Tum­ba­te­cho

Arcadia - - EDITORIAL - Ma­rio Jur­sich

Aun­que in­fi­ni­dad de hom­bres en Co­lom­bia se ini­cia­ron se­xual­men­te con pros­ti­tu­tas; aun­que la gen­te jo­ven si­gue fre­cuen­tan­do bur­de­les y pa­gan­do por te­ner se­xo; aun­que cien­tos, tal vez mi­les de pe­rio­dis­tas sue­ñan con es­cri­bir pa­ra Soho o Don Juan su ex­pe­rien­cia co­mo tu­ris­tas en

al­gún con­gal bo­go­tano o me­de­lli­nen­se; y aun­que es­cri­to­res co­mo Eu­ge­nio Díaz, Ga­briel Gar­cía Már­quez, Jai­me Sa­nín Eche­ve­rri, Luis Za­la­mea Bor­da, Ma­nuel Me­jía Va­lle­jo, Ós­car Co­lla­zos, Ma­rio Men­do­za y, más re­cien­te­men­te, Gustavo Bo­lí­var y Ma­nuel Jo­sé Rin­cón han es­cri­to de mo­do am­plio so­bre esas “mu­je­res de cua­tro en con­duc­ta”, lo cier­to es que re­sul­ta di­fí­cil en­con­trar en nues­tra li­te­ra­tu­ra me­mo­rias per­so­na­les o tes­ti­mo­nios au­to­bio­grá­fi­cos don­de el pu­tañe­ro no se em­bo­ce en la fic­ción y ha­ble por per­so­na­je in­ter­pues­to de su ex­pe­rien­cia en el mun­do del amor mer­ce­na­rio.

No es que esos tes­ti­mo­nios fal­ten. Na­da más por dar un ejem­plo, en Pu­tu­ma­yo, 1933. Dia­rio de gue­rra, el poe­ta Car­los Ló­pez Nar­váez men­cio­na las ca­sas de ci­tas fre­cuen­ta­das por los sol­da­dos co­lom­bia­nos en los al­re­de­do­res de La Ta­gua y de­di­ca un par de en­tra­das a sus pol­vos de ga­llo con una in­dí­ge­na en­car­ga­da de la­var­le la ropa. (En aque­llos tiem­pos de con­flic­to esa transac­ción era tan co­mún que has­ta te­nía un nom­bre: se lla­ma­ba “gua­ras” a las mu­je­res que, sin ser chi­cas de la vi­da ale­gre, oca­sio­nal­men­te te­nían se­xo a cam­bio de di­ne­ro.) Sin em­bar­go, a des­pe­cho de que es­tas re­fe­ren­cias sean más o me­nos abun­dan­tes en nues­tra cul­tu­ra le­tra­da, por lo ge­ne­ral tie­nen un ca­rác­ter epi­só­di­co: ocu­pan, en el me­jor de los ca­sos, un par de lí­neas o un pá­rra­fo, de­jan­do en la ca­be­za del lec­tor una mul­ti­tud de in­te­rro­gan­tes no de­ve­la­dos.

Úni­ca­men­te por eso yo ce­le­bra­ría la pu­bli­ca­ción del li­bro To­ri­les: “el otro mun­do”, de Fer­nan­do Macías Vás­quez, de­di­ca­do al que fue­ra en­tre prin­ci­pios del si­glo xx y fi­na­les de los años se­ten­ta el bu­llan­gue­ro ba­rrio de las pu­tas en Sa­la­mi­na, Cal­das.

An­tes de re­se­ñar­lo, me sien­to obli­ga­do a de­cir que, co­mo al li­bro no se le brin­dó nin­gún ti­po de au­xi­lio edi­to­rial, el lec­tor se­gu­ra­men­te re­sen­ti­rá su caó­ti­ca pun­tua­ción, or­to­gra­fía y sin­ta­xis, pe­ro –con igual o ma­yor vehe­men­cia– tam­bién me sien­to im­pe­li­do a ex­hor­tar que esos de­fec­tos se pa­sen por al­to. No co­noz­co nin­gún otro li­bro co­lom­biano en que se ha­ble con tan­ta ri­que­za anec­dó­ti­ca de la pros­ti­tu­ción y se nos brin­den tan­tos de­ta­lles pa­ra la re­cons­truc­ción de un mun­do que es, por par­tes igua­les, tan om­ni­pre­sen­te co­mo des­co­no­ci­do. En el fu­tu­ro, ca­da vez que al­guien quie­ra ha­blar del se­xo pa­go y la bohe­mia, o del pu­dor y el re­la­jo,o de la for­ma en que se re­clu­ta­ba a las mu­je­res en las man­ce­bías del­vie­jo

Cal­das, en­con­tra­rá en es­tas pá­gi­nas una can­te­ra de in­for­ma­ción in­sos­pe­cha­da.

Se­ría di­fí­cil es­co­ger en­tre los mu­chos lan­ces pros­ti­bu­la­rios re­fe­ri­dos por Macías, pe­ro tal vez sea inevi­ta­ble men­cio­nar los có­mi­cos in­ten­tos de las au­to­ri­da­des por im­po­ner­le a la po­bla­ción mas­cu­li­na un má­xi­mo de dos vi­si­tas men­sua­les al ba­rrio de­to­ri­les.los in­frac­to­res re­ci­bían co­mo pe­na un día de tra­ba­jos for­za­dos; si re­in­ci­dían, el cas­ti­go se les au­men­ta­ba a cua­tro y “si en el tér­mino de tres me­ses el trans­gre­sor era en­con­tra­do por cin­co opor­tu­ni­da­des in­frin­gien­do la nor­ma, de­bía ser lle­va­do a la cár­cel mu­ni­ci­pal por in­con­mu­ta­bles cin­co días”. (So­bra de­cir­lo: las cel­das per­ma­ne­cían ates­ta­das.)

Tam­bién son ex­tre­ma­da­men­te lla­ma­ti­vos los coloridos de­ta­lles con que Macías tru­fa sus re­cuer­dos. Me re­sul­tó im­po­si­ble no sub­ra­yar la des­apa­re­ci­da cos­tum­bre de con­su­mir cer­ve­za por bul­tos (“Trái­ga­me un cos­tal de cas­qui­mo­nas” que­ría de­cir “trái­ga­me trein­ta y seis cer­ve­zas”); no re­pa­rar en que, a fal­ta de da­dos de hue­so, bue­nos eran los co­ro­zos; no asom­brar­me an­te “la es­gri­ma del ma­che­te” y los nom­bres da­dos a “ca­da guas­ca­zo de la sa­bia pei­ni­lla: des­pe­je, re­lum­brón, gui­llo­ti­na, me­dia­lu­na, de­ja sor­do, la co­ro­na, me­lla me­lla, no te ol­vi­des”; no reír­me de al­gu­nas des­crip­cio­nes he­chas por Macías (de una co­pe­ra con fa­ma de ca­lien­tahue­vos di­ce que era “un ex­ten­so ae­ro­puer­to de or­gas­mos ima­gi­na­rios”) o no me­mo­ri­zar los hu­mo­rís­ti­cos ver­sos del poe­ta Ós­car No­re­ña Ló­pez: “Ha fi­na­do la bá­qui­ca se­ma­na / En­tre brin­dis y ri­sa y al­bo­ro­to, / Que­dán­do­me en la bol­sa so­lo un ro­to /Y una cuen­ta de tra­go en Ca­lle Pla­na. // ¿Que si be­bí? / Lo que me dio la ga­na. / ¿Cuán­tas pie­zas bai­lé? Es da­to ig­no­to. / El tras­no­cho fue tan­to que ya no­to / Que le ten­go fas­ti­dio a la ma­ña­na”.

Pe­ro la his­to­ria que más me se­du­jo en es­te li­bro es la de Ma­ría Cano, una pros­ti­tu­ta ho­mó­ni­ma de la lí­der so­cial que, ade­más de ser la mu­jer más de­sea­da de To­ri­les, tam­bién era la pro­ta­go­nis­ta de un pe­cu­liar es­trip­tís etí­li­co. Ha­cia las dos o tres de la ma­ña­na, Cano in­ter­pre­ta­ba una se­rie de bai­les que cul­mi­na­ban con ella acos­ta­da y des­nu­da so­bre una lar­ga me­sa de ce­dro. La ma­da­ma del lu­gar se acer­ca­ba y le ver­tía un cho­rri­to de aguar­dien­te en el om­bli­go. So­lo los clien­tes más adi­ne­ra­dos po­dían, “an­te la mi­ra­da en­vi­dio­sa de los de­más con­cu­rren­tes”, be­ber de la que sin du­da fue la co­pa de anís más me­mo­ra­ble que re­gis­tren nues­tros li­bros de his­to­ria.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.