¿Por qué los es­cri­to­res co­lom­bia­nos (ca­si) no ven­den?

Arcadia - - EDITORIAL - Christopher Tib­ble* Pe­rio­dis­ta. Exe­di­tor de ARCADIA

En tiem­pos en que más de 500.000 per­so­nas asis­ten a la Fe­ria del Li­bro de Bo­go­tá y los co­lom­bia­nos su­pues­ta­men­te leen más que nun­ca, una mi­ra­da de­ta­lla­da al mun­do edi­to­rial re­ve­la que, a pe­sar de los gran­des es­fuer­zos es­ta­ta­les y una sur­ti­da ofer­ta, en el país la ven­ta de li­te­ra­tu­ra de fic­ción no des­pe­ga.

En el apar­ta­men­to del es­cri­tor bo­go­tano Ricardo Sil­va Ro­me­ro hay po­co es­pa­cio pa­ra cua­dros. Ha­ce cin­co años, cuan­do se mu­dó allí, los li­bros no tar­da­ron en to­mar­se las paredes de las zo­nas co­mu­nes. Or­ga­ni­za­dos en or­den al­fa­bé­ti­co, los dos mil ejem­pla­res mal con­ta­dos que ocu­pan las es­tan­te­rías de la ca­sa de­la­tan, co­mo una ho­ja de vi­da in­vo­lun­ta­ria, las eta­pas de la ca­rre­ra del no­ve­lis­ta de 43 años.allí es­tán los lo­mos de las no­ve­las de Paul Aus­ter, el te­ma de su te­sis uni­ver­si­ta­ria. Allí es­tá el anaquel ates­ta­do de li­bros so­bre ci­ne, un re­cuer­do de la épo­ca en que cri­ti­ca­ba pe­lí­cu­las pa­ra la re­vis­ta Se­ma­na. Allí es­tán, tam­bién, las obras que han he­cho las ve­ces de an­da­mios pa­ra la cons­truc­ción de sus no­ve­las; en­tre ellas, la bio­gra­fía que En­ri­que San­tos Mo­lano es­cri­bió so­bre Jo­sé Asun­ción Sil­va, y en la que se ins­pi­ró pa­ra es­cri­bir El li­bro de la en­vi­dia (2014), su in­ves­ti­ga­ción li­te­ra­ria so­bre la muer­te del poe­ta.

En me­dio de esas paredes ati­bo­rra­das de li­bros, en una ofi­ci­na que com­par­te con su es­po­sa –la edi­to­ra Ca­ro­li­na Ló­pez–, Sil­va Ro­me­ro se sien­ta por lo me­nos seis ho­ras al día a es­cri­bir. “Que los dos tra­ba­je­mos en un mis­mo es­pa­cio es bueno –me di­ce–. Ayu­da a que rin­da más, pues nos da cul­pa mu­tua no tra­ba­jar”. Por la ma­ña­na, el no­ve­lis­ta es­cri­be des­pués de de­jar a su hi­ja en el jar­dín, y por la tar­de pu­le sus tex­tos an­tes de que sus hi­jos vuel­van de la es­cue­la. Los miér­co­les y los sá­ba­dos pre­pa­ra las co­lum­nas que pu­bli­ca, res­pec­ti­va­men­te, en El Tiem­po y en El País de Es­pa­ña. Du­ran­te el res­to de la se­ma­na, ade­más de re­dac­tar ar­tícu­los, se con­cen­tra en al­gún pro­yec­to li­te­ra­rio. Su ru­ti­na la in­te­rrum­pe, aca­so, un al­muer­zo con un ami­go o una sa­li­da a ci­ne. Pe­ro si an­tes de­ja­ba un pe­rio­do de res­pi­ro des­pués de ter­mi­nar

ca­da li­bro, hoy no le in­tere­sa de­te­ner­se. “Es muy di­fí­cil pa­ra mí pa­sar una no­che fue­ra de la ca­sa, pues ca­da vez ten­go más la sen­sa­ción de que es­to es lo que quie­ro ha­cer real­men­te con mi vi­da”.

El pró­xi­mo 18 de oc­tu­bre, Sil­va Ro­me­ro pu­bli­ca Có­mo per­der­lo to­do, una nue­va no­ve­la que tra­ta “so­bre la vi­da es­pi­no­sa y mo­ve­di­za de las pa­re­jas de es­tos días”, co­mo él mis­mo se la des­cri­bió en un post de agos­to a sus ocho mil se­gui­do­res en Fa­ce­book. Con li­kes y co­men­ta­rios, mu­chos le hi­cie­ron lle­gar sus fe­li­ci­ta­cio­nes. En los días pre­vios a la lle­ga­da de la no­ve­la a li­bre­rías, lo más pro­ba­ble es que Pen­guin Ran­dom Hou­se, la edi­to­rial de Sil­va Ro­me­ro, se en­car­gue de po­ner a cir­cu­lar la obra en los me­dios de co­mu­ni­ca­ción. Sal­drán re­se­ñas, ade­lan­tos, entrevistas, en una afa­ble pe­ro fu­gaz llo­viz­na pro­mo­cio­nal. No sor­pren­de­ría, ade­más, si uno de los con­ta­dos crí­ti­cos li­te­ra­rios del país aplau­die­ra el li­bro en al­gún me­dio o en re­des, a juz­gar por có­mo fue­ron re­ci­bi­das sus dos obras an­te­rio­res, El li­bro de la en­vi­dia (2014) e His­to­ria ofi­cial del amor (2016), am­bas finalistas del Pre­mio Bi­blio­te­ca de Na­rra­ti­va Co­lom­bia­na.

Pe­ro to­do pa­re­ce in­di­car que no mu­cha gen­te lee­rá Có­mo per­der­lo to­do. A pe­sar de ha­ber pu­bli­ca­do 19 li­bros en 19 años, el im­pul­so de los me­dios o la po­pu­la­ri­dad que ha ga­na­do en círcu­los más am­plios gra­cias a sus dos co­lum­nas, la no­ve­la más exi­to­sa de Sil­va Ro­me­ro, His­to­ria ofi­cial del amor, ha ven­di­do ape­nas 15.000 ejem­pla­res. La can­ti­dad pa­re­ce pequeña. Pe­ro pa­ra el mer­ca­do edi­to­rial co­lom­biano se tra­ta de un éxi­to ro­tun­do; un nú­me­ro al que po­cos au­to­res de fic­ción lo­gran lle­gar en un país en el que la Cá­ma­ra Co­lom­bia­na del Li­bro re­gis­tra ca­da año al me­nos 800 nue­vos tí­tu­los de li­te­ra­tu­ra co­lom­bia­na.

Mu­chas obras que han ga­na­do pre­mios o que se con­si­de­ran éxi­tos ni si­quie­ra se acer­can a los 15.000 ejem­pla­res. Por ejem­plo, Tres ataú­des blan­cos (2010), de An­to­nio Un­gar, la úni­ca no­ve­la co­lom­bia­na en ga­nar el Pre­mio He­rral­de que otor­ga la edi­to­rial es­pa­ño­la Ana­gra­ma, ven­dió 4000 uni­da­des. Cha­pi­ne­ro (2014), de An­drés Os­pi­na, una es­pe­cie de best se­ller bo­go­tano, no su­pera las 7000. Fe­li­pe Os­sa, el librero de ca­be­ce­ra de la Li­bre­ría Na­cio­nal –el pun­to de ven­ta de li­bros más im­por­tan­te en el país jun­to a Pa­na­me­ri­ca­na–, ase­gu­ra que “ven­der 5000 ejem­pla­res de un li­bro en Co­lom­bia ya es un lo­gro”. A una con­clu­sión si­mi­lar ha lle­ga­do un edi­tor que tra­ba­ja pa­ra uno de los gru­pos edi­to­ria­les más gran­des del país, pe­ro que no qui­so que se co­no­cie­ra su iden­ti­dad: “En el se­llo li­te­ra­rio que ma­ne­jo, si vendo los 1000 ejem­pla­res de una pri­me­ra edi­ción, me lim­pio el su­dor de la fren­te. Cuan­do lle­go a 2000, el li­bro ya se vuel­ve uno de mis éxi­tos, y si pa­sa los 5000, lo con­si­de­ro un best se­ller”. Una ópera pri­ma, di­ce, ven­de en pro­me­dio unas 200 co­pias, pe­ro si le va mal, no al­can­za ni las cien.

La si­tua­ción no es ex­clu­si­va de Co­lom­bia. Los Dan Brown del mun­do, aque­llos es­cri­to­res que ven­den mi­llo­nes de li­bros, son con­ta­dos. Se­gún Niel­sen, una em­pre­sa que ana­li­za da­tos de la in­dus­tria del li­bro en más de se­ten­ta paí­ses, los au­to­res na­ci­dos des­pués de 1980 ven­den en pro­me­dio 300 ejem­pla­res. En Fran­cia, uno de los paí­ses más lec­to­res, 68,5 % de los au­to­res ven­de me­nos de mil ejem­pla­res, y so­lo el 3,2 % su­pera los 10.000.

Ade­más de no ven­der mu­cho, o co­mo con­se­cuen­cia de ello, en Co­lom­bia, la gran ma­yo­ría de los no­ve­lis­tas no pue­de vi­vir de lo que es­cri­be.se­gún Fe­li­pe Gon­zá­lez, fun­da­dor de La­gu­na Li­bros, una de las prin­ci­pa­les edi­to­ria­les in­de­pen­dien­tes del país, un au­tor por lo ge­ne­ral se lle­va el 10 % del va­lor de la ven­ta de un li­bro. El res­to de la tor­ta ter­mi­na en ma­nos de la li­bre­ría (40 %), la dis­tri­bui­do­ra (10 % a 15 %) y la edi­to­rial, que recibe lo de­más,“aun­que de ahí tam­bién se pa­ga el cos­to de la pro­duc­ción”. Si se ha­cen las cuen­tas, el pa­no­ra­ma no es muy alen­ta­dor. Una obra de fic­ción cues­ta en pro­me­dio 42.000 pe­sos en li­bre­rías. Eso quie­re de­cir que por ca­da ejem­plar ven­di­do un es­cri­tor recibe 4200 pe­sos. Así, el au­tor de una pri­me­ra no­ve­la que ven­de 200 co­pias se em­bol­sa la di­mi­nu­ta can­ti­dad de 840.000 pe­sos, ape­nas 60.000 pe­sos más que un sa­la­rio mí­ni­mo.al au­tor de un best se­ller tam­po­co le va muy bien. Si por ejem­plo lle­ga a ven­der 5000 ejem­pla­res, recibe en re­ga­lías 21 mi­llo­nes de pe­sos, asu­mien­do que ya pa­gó en ven­tas el an­ti­ci­po que le dio la edi­to­rial. aun­que el mon­to es sig­ni­fi­ca­ti­vo, es­cri­bir li­te­ra­tu­ra to­ma tiem­po.“así un au­tor ga­ne cua­ren­ta mi­llo­nes por un li­bro, es im­po­si­ble que vi­va de eso, pues se­gu­ro de­mo­ró tres años en es­cri­bir­lo”, di­ce­va­len­tín Or­tiz, di­rec­tor de la Aso­cia­ción Co­lom­bia­na de Li­bre­ros In­de­pen­dien­tes (Acli).

Mu­chos de los no­ve­lis­tas en­tre­vis­ta­dos pa­ra es­te re­por­ta­je me con­fir­ma­ron que sus ven­tas no les dan pa­ra el día a día. Por eso, el grue­so de sus in­gre­sos no pro­vie­ne di­rec­ta­men­te de los li­bros, sino de las opor­tu­ni­da­des que sur­gen de ellos. Un es­cri­tor con el que ha­blé, pe­ro que pi­dió per­ma­ne­cer anó­ni­mo, ase­gu­ra que, si bien su pri­me­ra no­ve­la cuen­ta ya con va­rias edi­cio­nes y se­rá pu­bli­ca­da en in­glés en 2019, las re­ga­lías que ha re­ci­bi­do no le “per­mi­ten vi­vir”. Pe­ro acla­ra que el éxi­to de la obra le ha abier­to otras puer­tas, co­mo in­vi­ta­cio­nes a fe­rias del li­bro, a dic­tar ta­lle­res o a re­dac­tar ar­tícu­los; opor­tu­ni­da­des que, se­gún él, sí le han de­ja­do “ga­nar­se el pan con tra­ba­jos re­la­cio­na­dos con los li­bros”. En esa mis­ma si­tua­ción se en­cuen­tra la es­cri­to­ra ca­le­ña Pi­lar Quin­ta­na, cu­ya no­ve­la La pe­rra (2017) ga­nó el pa­sa­do enero el Pre­mio Bi­blio­te­ca de Na­rra­ti­va Co­lom­bia­na. Pa­ra ella, asis­tir a las fe­rias, que trans­cu­rren en su ma­yo­ría du­ran­te la se­gun­da mi­tad del año, le ayu­da a “aho­rrar lo su­fi­cien­te pa­ra es­tar bien de no­viem­bre a enero, que son tiem­pos muer­tos pa­ra el free­lan­ce”. En Co­lom­bia, las fe­rias del li­bro les pa­gan a sus in­vi­ta­dos en­tre 500.000 y dos mi­llo­nes de pe­sos.

Por su­pues­to hay ex­cep­cio­nes. En el país, un ma­no­jo de es­cri­to­res sí vi­ven de las re­ga­lías de sus li­bros. Co­no­cer el nú­me­ro exac­to re­sul­ta di­fí­cil, pues las edi­to­ria­les no sue­len com­par­tir sus ci­fras. “Al­gu­nos nom­bres de los que es­toy ca­si se­gu­ro se­rían Juan Ga­briel Vás­quez, To­más Gon­zá­lez, San­tia­go Gam­boa, Ma­rio Men­do­za, Wi­lliam Os­pi­na, Lau­ra Res­tre­po, Fer­nan­do Va­lle­jo, Pie­dad Bon­nett y yo mis­mo”, me di­jo Héctor Abad, au­tor de la obra li­te­ra­ria qui­zá más exi­to­sa en lo que va de es­te si­glo en Co­lom­bia, El ol­vi­do que se­re­mos, que ha ven­di­do unos 300.000 ejem­pla­res. “No sé cuán­tos es­cri­to­res ha­ya en Co­lom­bia, de­be ha­ber cen­te­na­res, tal vez mi­les –con­ti­núa Abad–. En­ton­ces el por­cen­ta­je de los que po­de­mos vi­vir de la li­te­ra­tu­ra es pe­que­ño. Pe­ro lo­grar­lo no es im­po­si­ble”.

Pe­ro es muy di­fí­cil.

En la más re­cien­te edi­ción de la Fe­ria In­ter­na­cio­nal del Li­bro de Bo­go­tá (fil­bo), Ma­rio Men­do­za, de 54 años, fir­mó li­bros du­ran­te 24 ho­ras. Sus no­ve­las de tin­tes gó­ti­cos, di­ri­gi­das so­bre to­do a ado­les­cen­tes, lo han con­ver­ti­do en un fe­nó­meno edi­to­rial in­dis­cu­ti­ble. Un em­plea­do de Pla­ne­ta, su edi­to­rial, me con­fir­mó que el au­tor de Sa­ta­nás es “de le­jos uno de los es­cri­to­res que más ven­de en Co­lom­bia”. Pe­ro sus li­bros no se han ven­di­do so­los. “Ma­rio nun­ca pa­ra –ex­pli­có el em­plea­do, que pre­fi­rió per­ma­ne­cer anó­ni­mo–. En re­des siem­pre se mue­ven sus obras y sa­le mu­cho a la ca­lle.va a co­le­gios, a uni­ver­si­da­des, a cár­ce­les. Le ha­bla a la gen­te de cla­se me­dia del país”.

Por te­lé­fono, Men­do­za me des­cri­bió a ca­da uno de sus lec­to­res co­mo “una con­quis­ta” que ha lo­gra­do con “un tra­ba­jo in­can­sa­ble” por pro­mo­cio­nar la lec­tu­ra de fic­ción, pues con­si­de­ra que se de­be fo­men­tar “la pro­fun­da re­la­ción que exis­te en­tre la li­te­ra­tu­ra y la de­mo­cra­cia par­ti­ci­pa­ti­va”. Aun así, me con­fe­só que so­lo has­ta ha­ce po­co ha lo­gra­do vi­vir ex­clu­si­va­men­te de las re­ga­lías, y so­lo gra­cias a la con­fluen­cia de va­rios fac­to­res:“si tu­vie­ra hi­jos, ma­trí­cu­las, gas­tos fa­mi­lia­res, se­ría im­po­si­ble vi­vir de mis li­bros –me di­jo–. Ah, pa­ra com­ple­tar el retrato: vi­vo en Ce­dri­tos, en un apar­ta­men­to de es­tra­to cua­tro, no ten­go ca­rro y ando en bi­ci­cle­ta”.

A to­dos es­tos ca­sos los atra­vie­sa una pre­gun­ta: ¿por qué no se lee más fic­ción en Co­lom­bia? En tiem­pos en que más de me­dio mi­llón de per­so­nas vi­si­tan la fil­bo; en que las fe­rias del li­bro pu­lu­lan en el país; en que cien­tos de edi­to­ria­les ofre­cen a los lec­to­res una sur­ti­da va­rie­dad de tí­tu­los; en que el go­bierno sa­ca pe­cho, con jus­ti­cia, por ha­ber cons­trui­do más de 200 bi­blio­te­cas, y en que se de­cla­ra con or­gu­llo que Co­lom­bia es uno de los pri­me­ros paí­ses lec­to­res de Amé­ri­ca La­ti­na, ¿qué sig­ni­fi­ca que aquí so­lo unos cuan­tos au­to­res pue­dan vi­vir de lo que escriben? Con­clui­do un go­bierno cu­ya car­te­ra de Cul­tu­ra in­vir­tió un ter­cio de su pre­su­pues­to en fo­men­tar la lec­tu­ra (más de 750.000 mi­llo­nes de pe­sos), ¿có­mo es po­si­ble que un edi­tor con­si­de­re best se­ller a un li­bro que ven­de 5000 ejem­pla­res? En un en­sa­yo re­cien­te, el agen­te li­te­ra­rio Gui­ller­mo Scha­vel­zon afir­mó que “el ma­yor desafío pa­ra los edi­to­res no es en­con­trar au­to­res, sino con­se­guir lec­to­res pa­ra los li­bros que de­ci­den pu­bli­car”. La pre­gun­ta, en­ton­ces, no so­lo es­tá di­ri­gi­da a la in­dus­tria y a las ins­ti­tu­cio­nes res­pon­sa­bles de im­pul­sar la cul­tu­ra.tam­bién a la ciu­da­da­nía, y a nues­tra idio­sin­cra­sia. ¿Dónde es­tán los lec­to­res co­lom­bia­nos?

EL BOOM DEL LI­BRO

A co­mien­zos del si­glo xx, me­nos de la mi­tad de la po­bla­ción del país sa­bía leer o es­cri­bir. De­bi­do a las gue­rras ci­vi­les y a los es­ca­sos re­cur­sos dis­po­ni­bles, en 1990 Co­lom­bia era, con una ta­sa de anal­fa­be­tis­mo del 66 %, “uno de los paí­ses más atra­sa­dos del mun­do en ma­te­ria edu­ca­ti­va”, co­mo se lee en el in­for­me “La edu­ca­ción pri­ma­ria y se­cun­da­ria en Co­lom­bia en el si­glo xx”, que el Ban­co de la Re­pú­bli­ca pu­bli­có en 2006. Du­ran­te los si­guien­tes ochen­ta años, las campañas pa­ra au­men­tar el nú­me­ro de lec­to­res se die­ron en el plano tan­to pú­bli­co co­mo pri­va­do. Las ini­cia­ti­vas pu­sie­ron, so­bre to­do en la Re­pú­bli­ca Li­be­ral, a maes­tros am­bu­lan­tes a re­co­rrer el país pa­ra ha­cer re­co­men­da­cio­nes a los go­bier­nos de turno; pro­du­je­ron pro­yec­tos de tin­te so­cia­lis­ta co­mo los que la Fun­da­ción Lau­bach lle­vó a ca­bo a par­tir de la dé­ca­da de los se­ten­ta en An­tio­quia, e in­clu­ye­ron los pro­gra­mas es­ta­ta­les de al­fa­be­ti­za­ción que im­pul­sa­ron go­bier­nos co­mo el de Ma­riano Os­pi­na Pé­rez (1946-1950) y el de Be­li­sa­rio Be­tan­cur (1982-1986). En su­ma, las ini­cia­ti­vas de es­tas dé­ca­das con­du­je­ron a un es­ce­na­rio me­nos dra­má­ti­co, pe­ro aún preo­cu­pan­te: a me­dia­dos de los años ochen­ta, la ta­sa de anal­fa­be­tis­mo en el país dis­mi­nu­yó a me­nos del 20 %.

Pa­ra ese en­ton­ces, el mer­ca­do edi­to­rial co­lom­biano ya ha­bía em­pe­za­do a cua­jar. En la pri­me­ra mi­tad del si­glo xx exis­tía un pu­ña­do de pro­yec­tos edi­to­ria­les pri­va­dos, pe­ro el sec­tor es­ta­lló en las dé­ca­das de los se­ten­ta y ochen­ta, cuan­do se hi­zo evi­den­te “un cre­cien­te in­te­rés del Es­ta­do por im­pul­sar la in­dus­tria edi­to­rial, por con­si­de­rar­la un ren­glón so­bre­sa­lien­te en el desa­rro­llo del país”, se­gún es­cri­be Pau­la An­drea Ma­rín Co­lo­ra­do en “Edi­ción en Co­lom­bia: del boom de la in­dus­tria grá­fi­ca a la di­ver­si­fi­ca­ción de la in­dus­tria edi­to­rial” (2018). Du­ran­te esos años, el go­bierno apro­bó la Ley de De­re­chos de Au­tor, re­co­no­ció le­gal­men­te la pro­fe­sión del es­cri­tor y ac­tua­li­zó dos ve­ces la Ley del Li­bro, que in­tro­du­jo el no gra­va­men a la ven­ta de li­bros y re­vis­tas. En paralelo, des­de los años se­sen­ta apa­re­cie­ron edi­to­ria­les de iz­quier­da que se en­car­ga­ron de alla­nar el ca­mino pa­ra que “el li­bro co­lom­biano, so­bre te­mas co­lom­bia­nos y de au­to­res co­lom­bia­nos tu­vie­ra un lu­gar vi­si­ble en las li­bre­rías y en­tre los lec­to­res”, co­mo es­cri­be Ma­rín Co­lo­ra­do en el mis­mo tex­to.

“Si tu­vie­ra hi­jos, se­ría im­po­si­ble vi­vir de mis li­bros. Ah, pa­ra com­ple­tar el retrato: vi­vo en Ce­dri­tos, en un apar­ta­men­to de es­tra­to cua­tro, no ten­go ca­rro y ando en bi­ci­cle­ta”, Ma­rio Men­do­za

Si en un co­mien­zo es­tas edi­to­ria­les se con­cen­tra­ron en pu­bli­car li­bros po­lí­ti­cos, a fi­na­les de los años se­ten­ta mu­chas vi­ra­ron ha­cia la li­te­ra­tu­ra. Ove­ja Negra, una de ellas, se es­tre­nó en 1968 con la tra­duc­ción y pu­bli­ca­ción de Con­tri­bu­ción a la crí­ti­ca de la eco­no­mía po­lí­ti­ca, de Karl Marx. Una dé­ca­da des­pués, ba­jo la di­rec­ción de Jo­sé Vi­cen­te Ka­ta­raín, la edi­to­rial pu­bli­có, con ti­ra­jes sin pre­ce­den­tes, la obra de Ga­briel Gar­cía Már­quez: en 1981 im­pri­mió más de un mi­llón de ejem­pla­res de Crónica de una muer­te anun­cia­da y, en 1985, 720.000 de El amor en los tiem­pos del có­le­ra. Se­gún el Anua­rio Bi­blio­grá­fi­co Co­lom­biano, en 1971, el au­tor con más tí­tu­los pu­bli­ca­dos en Co­lom­bia fue Marx (con sie­te). Ocho años des­pués, el pri­me­ro era el fu­tu­ro no­bel (con cua­tro), quien se man­tu­vo en esa po­si­ción has­ta 1989, año en que se pu­bli­ca­ron sie­te de sus tí­tu­los.

Pe­ro en­ton­ces la di­so­nan­cia en­tre fe­nó­me­nos pun­tua­les co­mo el de Gar­cía Már­quez y la reali­dad del sec­tor se ha­cía sen­tir con fuer­za: sus ci­fras desor­bi­tan­tes no re­fle­ja­ban el es­ta­do real del mer­ca­do. En los años ochen­ta, las edi­to­ria­les con se­llos li­te­ra­rios co­mo Car­los Va­len­cia, o las es­pa­ño­las Pla­za y Ja­nés y Pla­ne­ta, pu­bli­ca­ban en pro­me­dio ti­ra­jes de 3000 ejem­pla­res. Aun así, en esos años el país atra­ve­só un inusi­ta­do boom de im­pre­sión: a fi­na­les de esa dé­ca­da, Co­lom­bia ex­por­ta­ba más li­bros que cual­quier otro país de Amé­ri­ca La­ti­na; in­clu­so más que Ar­gen­ti­na y Mé­xi­co, don­de a me­dia­dos del si­glo xx ya se ha­bían ma­si­fi­ca­do las in­dus­trias edi­to­ria­les. En Co­lom­bia, sin em­bar­go, esas “enor­mes can­ti­da­des de li­bros im­pre­sos”, co­mo es­cri­be Ma­rín Co­lo­ra­do, no lo­gra­ron ge­ne­rar “un há­bi­to de lec­tu­ra”, pues “ha­bía una gran ausencia de tí­tu­los que re­sis­tie­ran una se­gun­da edi­ción”. De to­das ma­ne­ras, ese boom “vol­vió más co­ti­dia­na la pre­sen­cia del li­bro co­lom­biano y sen­tó la ba­se pa­ra la exis­ten­cia de edi­to­ria­les que lo­gra­ron con­so­li­dar pro­yec­tos edi­to­ria­les na­cio­na­les de hu­ma­ni­da­des, li­te­ra­tu­ra, cien­cias so­cia­les y periodismo”.

En los años no­ven­ta, las im­pren­tas del país des­ace­le­ra­ron su pro­duc­ción y el mer­ca­do se ajus­tó a la reali­dad de consumo na­cio­nal, que a to­das lu­ces era in­quie­tan­te: en 1989, los co­lom­bia­nos leían en pro­me­dio 0,5 li­bros al año. En lí­nea con las ten­den­cias in­ter­na­cio­na­les, las edi­to­ria­les adop­ta­ron en­ton­ces la fór­mu­la que ca­rac­te­ri­za has­ta hoy el mer­ca­do edi­to­rial: dis­mi­nu­ye­ron el nú­me­ro de ejem­pla­res e in­cre­men­ta­ron el de tí­tu­los pu­bli­ca­dos. Sa­car más obras pe­ro en can­ti­da­des me­no­res, ex­pli­ca Ju­lia­na Ba­rre­ro, di­rec­to­ra de la con­sul­to­ra de eco­no­mías crea­ti­vas La­do B, les per­mi­tió a las edi­to­ria­les “dis­tri­buir el ries­go” de sa­car un li­bro, pues no exis­te fór­mu­la má­gi­ca pa­ra ha­cer un best se­ller. Así, la can­ti­dad de obras re­gis­tra­das en Co­lom­bia se tri­pli­có en los pri­me­ros años de es­te si­glo: pa­só de 6556 tí­tu­los en 2000 a 17.759 en 2015, se­gún el es­tu­dio “La red edi­to­rial en Co­lom­bia” (2018), que La­do B reali­zó. En ese mis­mo lap­so, el nú­me­ro de edi­to­ria­les se quin­tu­pli­có, en par­te por la irrup­ción de las edi­to­ria­les in­de­pen­dien­tes que, con fon­dos pe­que­ños, em­pe­za­ron a sa­tis­fa­cer la de­man­da de ni­chos par­ti­cu­la­res.

Sin em­bar­go, que ha­ya más va­rie­dad de tí­tu­los no sig­ni­fi­ca que se es­tén ven­dien­do más li­bros de fic­ción. Si se tie­nen en cuen­ta los li­bros co­lom­bia­nos de in­te­rés ge­ne­ral (ca­te­go­ría del sec­tor edi­to­rial que in­clu­ye la fic­ción) ven­di­dos tan­to en Co­lom­bia co­mo en el ex­te­rior, así co­mo los im­por­ta­dos, en la úl­ti­ma dé­ca­da la ven­ta de ese ti­po de li­bros ha dis­mi­nui­do: pa­só de 15,7 mi­llo­nes en 2008 a 15,1 mi­llo­nes en 2016, se­gún ci­fras de la Cá­ma­ra Co­lom­bia­na del Li­bro. En ese mis­mo pe­rio­do, la can­ti­dad de ejem­pla­res de esa mis­ma ca­te­go­ría pro­du­ci­dos en Co­lom­bia tam­bién ba­jó una cuar­ta par­te: la ci­fra pa­só de 16,6 mi­llo­nes a 12,4 mi­llo­nes. Ese ba­jo­na­zo preo­cu­pa, pues, co­mo es­cri­be Scha­vel­zon, “lo que real­men­te in­di­ca el ta­ma­ño, la for­ta­le­za o de­bi­li­dad de un mer­ca­do edi­to­rial es cuán­tos ejem­pla­res en to­tal se pu­bli­can ca­da año”. Lo cu­rio­so es que las ven­tas to­ta­les de li­bros en Co­lom­bia sí han au­men­ta­do en los úl­ti­mos años, pe­ro so­bre to­do por un fe­nó­meno par­ti­cu­lar: el boom de los li­bros re­li­gio­sos, que ha re­sul­ta­do, co­mo ex­pli­ca el edi­tor y co­lum­nis­ta de ARCADIA Ni­co­lás Mo­ra­les,“de un fuer­te tra­ba­jo de evan­ge­li­za­ción pro­tes­tan­te”.

Has­ta hoy no re­sul­ta fá­cil sa­ber a qué se de­ben las ba­jas ven­tas de fic­ción. El pre­cio de los li­bros po­dría te­ner un impacto, pe­ro pa­re­ce no ser el prin­ci­pal res­pon­sa­ble. Eso su­gie­re la En­cues­ta de Consumo Cul­tu­ral de 2016, que pre­gun­tó a los co­lom­bia­nos que no leen por qué no le­ye­ron

“Que la gen­te en el país pue­da leer y es­cri­bir es nue­vo. Aho­ra fal­ta la se­gun­da eta­pa: que el que sepa leer, pues lea”, En­ri­que Gon­zá­lez

li­bros en el úl­ti­mo año. La ma­yo­ría (52 %) res­pon­dió que no lo hi­zo por “de­sin­te­rés” o por­que “no le gus­ta”, mien­tras que un buen nú­me­ro se­ña­ló que se de­bía a “fal­ta de tiem­po” (40 %), o por­que pre­fe­ría “leer re­vis­tas y pe­rió­di­cos” (15 %). Me­nos del 10 % afir­mó que no com­pró li­bros por fal­ta de di­ne­ro. Aun así, pa­ra al­gu­nos, co­mo el pro­fe­sor Car­los Sán­chez Lo­za­da, en años re­cien­tes las edi­to­ria­les han au­men­ta­do los pre­cios de los li­bros a una ve­lo­ci­dad exor­bi­tan­te, y eso les pe­sa a los com­pra­do­res ha­bi­tua­les: “En 2017, yo com­pra­ba un li­bro de bol­si­llo por 24.000 pe­sos. Es­te año me cues­ta 35.000. Eso es una au­men­to muy gran­de, que sin du­da afec­ta a los que te­ne­mos in­gre­sos li­mi­ta­dos”.

A pe­sar de que las ven­tas de in­te­rés ge­ne­ral han ba­ja­do en su to­ta­li­dad, En­ri­que Gon­zá­lez Vi­lla, di­rec­tor de la Cá­ma­ra Co­lom­bia­na del Li­bro, de­fien­de los re­sul­ta­dos de los úl­ti­mos años. Se­ña­la que, a pe­sar de las fluc­tua­cio­nes de la eco­no­mía, el “nú­me­ro de ejem­pla­res ven­di­dos se ha man­te­ni­do más o me­nos es­ta­ble”. Cuan­do le pre­gun­té qué sig­ni­fi­ca que un edi­tor til­de de best se­ller a una no­ve­la que ape­nas ha ven­di­do 5000 ejem­pla­res, se re­fi­rió al au­men­to de tí­tu­los: “An­tes so­lo te­nía­mos a un au­tor re­co­no­ci­do, que era Gar­cía Már­quez, pe­ro hoy las ven­tas se reparten en­tre los mu­chos au­to­res de pri­me­ra lí­nea que exis­ten en el país. Y co­mo la ofer­ta se ha tri­pli­ca­do, es di­fí­cil que ha­ya best se­llers con­tun­den­tes”. Con­ce­dió, eso sí, que el tre­cho por re­co­rrer aún es lar­go: “Que la gen­te en el país pue­da leer y es­cri­bir es nue­vo, no ol­vi­de­mos eso. Aho­ra fal­ta la se­gun­da eta­pa: que el que sepa leer, pues lea”. Pe­ro que eso ocu­rra no es tan fá­cil.

LA CA­DE­NA RO­TA

Ca­da mar­tes y jue­ves, el es­cri­tor Nel­son Pé­rez se reúne en la bi­blio­te­ca pú­bli­ca de la ciu­dad de Arau­ca con un gru­po de vein­te mu­cha­chos pa­ra li­de­rar Arau­ca Lee, Es­cri­be y Cuen­ta, uno de los 56 ta­lle­res de la Red de Escritura Re­la­ta. Esa ini­cia­ti­va del mi­nis­te­rio de Cul­tu­ra bus­ca es­ti­mu­lar la pro­duc­ción li­te­ra­ria fue­ra de los gran­des cas­cos ur­ba­nos. Es­te año, una se­sión con­tó con la pre­sen­cia de la no­ve­lis­ta Pi­lar Quin­ta­na. Si bien la vi­si­ta de la es­cri­to­ra emo­cio­nó a los par­ti­ci­pan­tes del ta­ller, nin­guno pu­do con­se­guir sus no­ve­las an­tes de que lle­ga­ra, por la sim­ple ra­zón de que en Arau­ca no exis­ten li­bre­rías. “Acá el te­ma bi­blio­grá­fi­co es nu­lo –di­ce Pé­rez–. Te­ne­mos pa­pe­le­rías, pe­ro uno du­da de la le­ga­li­dad de sus li­bros, y por lo ge­ne­ral so­lo tie­nen tí­tu­los co­mo Po­pol Vuh o el Can­tar de Mio Cid”.

El ca­so de Arau­ca, aun­que ex­tre­mo, no es atí­pi­co. Hoy, en to­do el país, ape­nas hay al­re­de­dor de 650 pun­tos de ven­ta de li­bros, se­gún la red edi­to­rial en Co­lom­bia. La ma­yo­ría es­tá en las ca­pi­ta­les: Bo­go­tá (41 %), Me­de­llín (14 %), Ca­li (7 %), Ba­rran­qui­lla (6 %) y Bu­ca­ra­man­ga (5 %). De­par­ta­men­tos en­te­ros co­mo Cho­có y La Gua­ji­ra cuen­tan ape­nas con una pa­pe­le­ría, mien­tras que Gua­via­re y Vau­pés no tie­nen pun­tos de ven­ta. Más allá de có­mo es­tán dis­tri­bui­dos, la ci­fra preo­cu­pa. Ideal­men­te, un país de­be­ría te­ner un pun­to de ven­ta por ca­da 15.000 ha­bi­tan­tes, se­gún un es­tu­dio de La­do B. En Co­lom­bia so­lo hay uno por ca­da 78.000 per­so­nas.

Las po­cas li­bre­rías del país tam­bién tie­nen que li­diar con el he­cho de que, a ve­ces, la ca­de­na del li­bro pa­sa por en­ci­ma de ellas. Por ejem­plo, va­rios li­bre­ros con los que ha­blé se que­jan de que las edi­to­ria­les les ven­dan sus li­bros di­rec­ta­men­te a los co­le­gios. Os­sa, de la Na­cio­nal, di­ce que eso es “una cla­ra mues­tra de com­pe­ten­cia des­leal”, mien­tras que Ana Ma­ría Ara­gón, de Ca­sa To­ma­da, una li­bre­ría in­de­pen­dien­te en Bo­go­tá, di­ce: “Eso pa­sa cuan­do el sec­tor edi­to­rial pien­sa so­lo en las ven­tas a cor­to pla­zo, y no se da cuen­ta de que en el

pro­ce­so ma­ta a las li­bre­rías”. En su opi­nión, lo ideal pa­ra que la ca­de­na sea sa­lu­da­ble “es que se res­pe­ten los ro­les que se desem­pe­ñan en ella”.

Pa­ra las edi­to­ria­les, la fal­ta de li­bre­rías re­pre­sen­ta un cue­llo de bo­te­lla pa­ra la dis­tri­bu­ción: “El aba­ni­co de la edi­ción ha subido su ca­li­dad en los úl­ti­mos quin­ce años, apos­tan­do por ca­tá­lo­gos que in­clu­yen lo li­te­ra­rio –se­ña­la Juan Da­vid Co­rrea, di­rec­tor edi­to­rial de Pla­ne­ta–. El pro­ble­ma es que los es­pa­cios de ex­hi­bi­ción son mi­no­ri­ta­rios”. Va­rios en­tre­vis­ta­dos ha­bla­ron so­bre el mo­de­lo que exis­te en Fran­cia, don­de el Es­ta­do con­vier­te a los equi­pa­mien­tos cul­tu­ra­les de las ciudades en li­bre­rías, co­mo una po­si­ble fór­mu­la pa­ra au­men­tar el nú­me­ro de pun­tos de ven­ta en el país. “No va­mos a en­con­trar soluciones pa­ra es­ta pro­ble­má­ti­ca”, di­ce Va­len­tín Or­tiz, de la Acli, has­ta que el go­bierno no se in­vo­lu­cre y “apre­cie que las li­bre­rías son más que es­pa­cios de co­mer­cio”.

El Es­ta­do, sin em­bar­go, ha bus­ca­do otras ave­ni­das pa­ra com­ba­tir la es­ca­sez de li­bros en el te­rri­to­rio na­cio­nal. Des­de 2010, la car­te­ra de Cul­tu­ra de San­tos asu­mió co­mo pro­yec­to ban­de­ra el plan Leer es mi Cuen­to. La ini­cia­ti­va, que se hi­zo en tán­dem con la car­te­ra de Edu­ca­ción, se en­fo­có “en la do­ta­ción bi­blio­grá­fi­ca” pa­ra que “quie­nes no ha­bían te­ni­do ac­ce­so a los li­bros se en­con­tra­ran con ellos y los hi­cie­ran par­te de su vi­da”, co­mo se lee en su in­for­me de ges­tión (2018). Así, el go­bierno cons­tru­yó 221 bi­blio­te­cas, co­nec­tó 91 % de ellas a in­ter­net, di­gi­ta­li­zó 96.000 con­te­ni­dos y ca­pa­ci­tó a más de mil bi­blio­te­ca­rios. El plan, ade­más, re­par­tió vein­te mi­llo­nes de li­bros en­tre ho­ga­res del icbf, sa­las de lec­tu­ra del pro­gra­ma De Ce­ro a Siem­pre y la Red Na­cio­nal de Bi­blio­te­cas Pú­bli­cas (rnbp). Es­ta úl­ti­ma pa­só a te­ner al­re­de­dor de seis mi­llo­nes de li­bros en sus 1500 pun­tos, el do­ble de los que te­nía en 2010.

El nú­me­ro de ejem­pla­res que el mi­nis­te­rio do­tó, sin em­bar­go, de­be exa­mi­nar­se con pin­zas. Si bien el país nun­ca ha­bía vis­to una do­ta­ción de ese ta­ma­ño, la can­ti­dad de ejem­pla­res dis­po­ni­bles hoy en la rnbp to­da­vía que­da cor­ta. Co­lom­bia aún se en­cuen­tra le­jos de la su­ge­ren­cia de la Fe­de­ra­ción In­ter­na­cio­nal de Aso­cia­cio­nes de Bi­blio­te­ca­rios y Bi­blio­te­cas (ifla), que re­co­mien­da que ha­ya co­mo mí­ni­mo 1,5 li­bros por ha­bi­tan­te en bi­blio­te­cas pú­bli­cas. Más im­por­tan­te aún, mu­chos han pues­to en te­la de jui­cio la ca­li­dad de los li­bros, pues la gran ma­yo­ría (14 mi­llo­nes) no pro­vie­ne de edi­to­ria­les, sino de una co­lec­ción ti­tu­la­da Leer es mi Cuen­to que im­pri­mió el mi­nis­te­rio mis­mo. “Yo to­da­vía no en­tien­do por qué el go­bierno se en­fo­có en esos li­bros, que ni si­quie­ra son li­bros, sino fo­lle­ti­cos. Es la idea equivocada de lo que es un li­bro pa­ra ni­ños”, di­ce la edi­to­ra in­fan­til y li­bre­ra Ma­ría Oso­rio. Nel­son Pé­rez, el ta­lle­ris­ta de Arau­ca, afir­ma que “no son de muy bue­na ca­li­dad”, pe­ro re­co­no­ce que por lo me­nos “son una ayu­da”.

En cuan­to a las bi­blio­te­cas es­co­la­res, la si­tua­ción es crí­ti­ca. Pa­ra em­pe­zar, ni si­quie­ra se co­no­ce cuán­tas hay en el país. Se­gún Jeimy Her­nán­dez, de Cer­lalc, “en Co­lom­bia no se ha lo­gra­do te­ner un cen­so de ellas. Ni un es­ti­ma­do. En al­gu­nos co­le­gios, la bi­blio­te­ca es ape­nas un sa­lón con li­bros re­co­gi­dos en do­na­cio­nes, y que no es­tán ar­ti­cu­la­dos al pro­yec­to del co­le­gio”.

Si las li­bre­rías es­ca­sean en el país y las bi­blio­te­cas no tie­nen li­bros su­fi­cien­tes, ¿có­mo pue­de ha­cer el pú­bli­co pa­ra en­te­rar­se de la ofer­ta? Los me­dios de co­mu­ni­ca­ción re­pre­sen­tan un ca­nal na­tu­ral de ex­po­si­ción, pe­ro la ma­yo­ría no le de­di­ca mu­cho es­pa­cio a cu­brir no­ve­da­des, y el nú­me­ro de me­dios es­pe­cia­li­za­dos se pue­den con­tar con una mano. “¿Cuán­tos li­bros re­se­ña al año ARCADIA?”, me in­ter­pe­la Oso­rio. “¿Me­nos de 200? Eso es un pe­da­ci­to de mi es­tan­te­ría ¿Y quién más re­se­ña re­gu­lar­men­te?”. Cuan­do le pre­gun­té por el es­ta­do de la crí­ti­ca a otra edi­to­ra, me di­jo off the re­cord que “sien­te ver­güen­za” cuan­do un au­tor ex­tran­je­ro vi­si­ta el país pa­ra pro­mo­ver su nue­va obra. Ca­da vez, di­ce, re­za pa­ra “que por lo me­nos le to­que un pe­rio­dis­ta que se ha­ya leí­do el li­bro”.

El úni­co ca­nal que les per­mi­te a los lec­to­res co­no­cer el aba­ni­co en­te­ro de las no­ve­da­des son las fe­rias del li­bro, que han au­men­ta­do en nú­me­ro re­cien­te­men­te. So­lo en 2018 se inau­gu­ró una en Ba­rran­qui­lla, en sep­tiem­bre, y otra en Car­ta­ge­na, en oc­tu­bre. El re­fe­ren­te in­dis­cu­ti­ble, de to­das for­mas, es la fil­bo. En su pa­sa­da edi­ción, en la que Ar­gen­ti­na fue país in­vi­ta­do de ho­nor, más de me­dio mi­llón de per­so­nas se pa­sea­ron por los pa­be­llo­nes de Cor­fe­rias. Se­gún la Cá­ma­ra Co­lom­bia­na del Li­bro, es­te año las ven­tas de los ex­po­si­to­res subie­ron en­tre 5 % y 6 %. Pe­ro esas ci­fras pa­ra al­gu­nos no di­cen mu­cho, pues no se tra­du­cen en ven­tas de li­bros du­ran­te el res­to del año. “El es­ta­lli­do de las fe­rias del li­bro per­mi­te que la gen­te ten­ga la opor­tu­ni­dad de apren­der so­bre el li­bro –di­ce Co­rrea–. Pe­ro no de­ja de ser un mo­men­to al año, y su pú­bli­co no es el mis­mo que va a li­bre­rías”.

En eso con­cuer­da Fe­li­pe Os­sa, de la Na­cio­nal: “El en­tu­sias­mo efí­me­ro del pú­bli­co que acu­de a la Fe­ria del Li­bro es un es­pe­jis­mo. La gen­te va co­mo va a to­das las fe­rias: por los es­pec­tácu­los, por los even­tos, por­que hay que sa­car a pa­sear a la fa­mi­lia y apro­ve­char pa­ra com­prar al­guno que otro li­bro re­ba­ja­do”. Pa­ra los li­bre­ros, a me­nu­do las fe­rias re­sul­tan pro­ble­má­ti­cas, pues los des­cuen­tos que ofre­cen las edi­to­ria­les y los sal­de­ros “dis­tor­sio­nan”, co­mo di­ce Os­sa, el pre­cio del li­bro. Pa­ra Ara­gón, de Ca­sa To­ma­da, eso ha­ce que “la gen­te no crea en el pre­cio real de los li­bros”. Me­jor di­cho, el de las li­bre­rías. Por su par­te, Ele­na Gó­mez, di­rec­to­ra ge­ne­ral de Pen­guin Ran­dom Hou­se en el país, con­si­de­ra que los sal­dos sí son pro­ble­má­ti­cos, pe­ro de­fien­de los des­cuen­tos de las edi­to­ria­les: “Las pro­mo­cio­nes no se pue­den cri­ti­car por­que es­ta­mos en un país don­de hay li­bre co­mer­cio”.

Más allá de los des­cuen­tos que pue­dan lle­gar a dar, las fe­rias re­pre­sen­tan una opor­tu­ni­dad pa­ra que las edi­to­ria­les pue­dan in­ter­ac­tuar con su pú­bli­co y dar a co­no­cer la to­ta­li­dad de sus ca­tá­lo­gos. Es­to es es­pe­cial­men­te im­por­tan­te pa­ra las in­de­pen­dien­tes, pues se tra­ta de una ven­ta­na de ex­hi­bi­ción cru­cial. En la pa­sa­da edi­ción de la

fil­bo, por ejem­plo, La­gu­na Li­bros ven­dió 1500 ejem­pla­res, un ré­cord per­so­nal en una fe­ria.

A pe­sar de que hoy hay en Co­lom­bia cien­tos de edi­to­ria­les in­de­pen­dien­tes, mon­tar una es un ries­go eco­nó­mi­co. A ve­ces, in­clu­so, se tra­ta más bien de una es­pe­cie de pa­sa­tiem­po. “Des­de el pri­mer mo­men­to sa­bía­mos que es­to no era un ne­go­cio –di­ce el es­cri­tor Ál­va­ro Ro­ble­do, quien, jun­to con Juan Da­vid Co­rrea, fun­dó en 2011 la edi­to­rial El Pe­re­grino–. Era más bien un lu­gar de re­sis­ten­cia, una qui­jo­ta­da que no te­nía sen­ti­do eco­nó­mi­ca­men­te”. La edi­to­rial tar­dó cua­tro años en lo­grar su pun­to de equi­li­brio y des­de en­ton­ces no ha per­di­do pla­ta, pe­ro tam­po­co ha ge­ne­ra­do in­gre­sos a sus fun­da­do­res. Al­gu­nos de los li­bros de El Pe­re­grino han ven­di­do muy bien, co­mo la se­rie de cró­ni­cas de via­je que sa­can ca­da año, ti­tu­la­da In­mi­gran­tes, o El ce­re­bro y el mi­to del yo, del neu­ro­fi­sió­lo­go Ro­dri­go Lli­nás, de la cual se han ven­di­do mil ejem­pla­res. Otros li­bros no al­can­zan a ven­der 200 ejem­pla­res en un año, pe­ro Ro­ble­do acla­ra que nin­guno de los so­cios se “ha me­ti­do de lleno en el te­ma”, pues si de una co­sa pa­re­ce es­tar con­ven­ci­do es de que en Co­lom­bia “na­die lee, así nos di­gan que suben los ín­di­ces”.

Sen­ta­do en la ofi­ci­na de su apar­ta­men­to en el nor­te de Bo­go­tá, ro­dea­do de los mi­les de li­bros que ha ido reunien­do a lo lar­go de su vi­da, des­pués de una ho­ra y me­dia de char­la, Ricardo Sil­va Ro­me­ro me pi­de per­mi­tir­le aña­dir una úl­ti­ma co­sa.“la la­bor de to­das las edi­to­ria­les, ni ha­blar de las in­de­pen­dien­tes, hoy es muy im­por­tan­te, pues es­tán de­jan­do sa­lir mu­chas ver­sio­nes de Co­lom­bia en una apues­ta ca­si por nues­tra sanidad men­tal”, di­ce. “La gen­te es­tá in­tere­sa­da en leer su vi­da. En

“Una ópera pri­ma ven­de en pro­me­dio unas 200 co­pias, pe­ro si le va mal, no al­can­za ni las cien”

leer lo que ve y lo que no sa­bía có­mo con­tar”. Al­go si­mi­lar me di­jo Juan Da­vid Co­rrea, de Pla­ne­ta, cuan­do ha­blé con él: “La gen­te reac­cio­na me­jor cuan­do los li­bros se apa­lan­can en he­chos his­tó­ri­cos”.y a juz­gar por las ci­fras y el impacto que es­tas pu­bli­ca­cio­nes han te­ni­do, am­bos tie­nen ra­zón. El des­ba­rran­ca­de­ro, de Fer­nan­do Va­lle­jo; His­to­ria mí­ni­ma de Co­lom­bia, de Jor­ge Or­lan­do Me­lo; El rui­do de las co­sas al caer, de Juan Ga­briel Vás­quez, y El ol­vi­do que se­re­mos, de Héctor Abad Fa­cio­lin­ce son no so­lo best se­llers, sino tam­bién re­fe­ren­tes fun­da­men­ta­les de una ge­ne­ra­ción de lec­to­res. His­to­ria ofi­cial del amor, la no­ve­la que más ha ven­di­do de Sil­va Ro­me­ro, tam­bién po­dría en­ca­jar en ese molde. En el li­bro, el es­cri­tor te­je una in­ves­ti­ga­ción pe­rio­dís­ti­ca de diez me­ses con las he­rra­mien­tas pro­pias de la fic­ción pa­ra con­tar la his­to­ria de su fa­mi­lia.

En me­dio del di­fí­cil pa­no­ra­ma del li­bro en Co­lom­bia, Sil­va Ro­me­ro se man­tie­ne optimista. Cuan­do le pre­gun­to por el fu­tu­ro de la in­dus­tria edi­to­rial, di­ce: “Cuan­do la gen­te asu­me que na­die lee, o que la in­dus­tria es pa­ra po­cos, o que ven­der mil li­bros no es mu­cho, no es­tá ha­cien­do las re­fle­xio­nes co­rrec­tas sino con­fir­ma una con­cep­ción apo­ca­líp­ti­ca”. Ha­ce una pau­sa. Lue­go aña­de: “Y es­te no es el apo­ca­lip­sis. To­do lo con­tra­rio: es­ta épo­ca tie­ne to­dos los ele­men­tos pa­ra que el li­bro sea co­mún. Cual­quier ofi­cio es du­ro, y vi­vir de es­tos es com­ple­jo. Pe­ro hay una can­ti­dad de co­sas que se han he­cho bien. Aho­ra hay que se­guir ha­cién­do­las”.

“El ma­yor desafío pa­ra los edi­to­res no es en­con­trar au­to­res, sino con­se­guir lec­to­res pa­ra los li­bros que de­ci­de pu­bli­car”, Gui­ller­mo Scha­vel­zon

El es­cri­tor Ricardo Sil­va Ro­me­ro es uno de los po­cos que ha lo­gra­do ven­der una ci­fra de li­bros que pa­re­ce pequeña, pe­ro que en el con­tex­to co­lom­biano es sig­ni­fi­ca­ti­va: 15.000 ejem­pla­res de His­to­ria ofi­cial del amor.

El es­cri­tor Ma­rio Men­do­za for­ma par­te de un gru­po muy re­du­ci­do de es­cri­to­res co­lom­bia­nos que di­cen po­der vi­vir (mo­des­ta­men­te) de lo que escriben.

Fe­li­pe Gon­zá­lez, fun­da­dor y di­rec­tor de una de las edi­to­ria­les in­de­pen­dien­tes más im­por­tan­tes en Co­lom­bia: La­gu­na Li­bros

Ma­ría Oso­rio es arquitecta de pro­fe­sión, pe­ro tra­ba­ja co­mo edi­to­ra de li­bros in­fan­ti­les y li­bre­ra.

Ju­lia­na Ba­rre­ro es ase­so­ra de in­dus­trias cul­tu­ra­les del mi­nis­te­rio de Cul­tu­ra. Ha­ce unos años tra­ba­jó en Cer­lalc en te­mas de há­bi­tos de lec­tu­ra y consumo de li­bros en Ibe­roa­mé­ri­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.