Las car­ti­llas pe­da­gó­gi­cas de las Farc

Arcadia - - EDITORIAL - An­drea Me­jía* Bo­go­tá

HIS­TO­RIA

En es­tos do­cu­men­tos re­cién re­ve­la­dos, las Farc se da­ban a “la du­ra la­bor de edu­car y de edu­car­nos”. Leí­dos hoy, con los fu­si­les si­len­cia­dos, mues­tran que es­tar en la gue­rri­lla no fue una ac­ti­vi­dad tran­si­to­ria, sino una for­ma de vi­da que des­co­no­ci­mos y se­gui­mos des­co­no­cien­do.

Las car­ti­llas de las Farc, que con­for­man el in­for­me de die­ci­ocho mil pá­gi­nas que una de­le­ga­ción de mi­li­ta­res le en­tre­gó el pa­sa­do 21 de agos­to a la Co­mi­sión de la Ver­dad, son una es­pe­cie de pro­yec­to en­ci­clo­pé­di­co en el que se in­ten­tó plas­mar una vi­sión del mun­do; un me­dio de en­se­ñan­za y adoc­tri­na­mien­to que for­mó par­te de un pro­yec­to po­lí­ti­co hoy fa­lli­do, fa­lli­do por­que his­tó­ri­ca­men­te los ca­mi­nos pa­ra la lu­cha ar­ma­da se han cerrado. Las car­ti­llas re­co­gen con­fe­ren­cias me­ca­no­gra­fia­das, pá­gi­nas man­cha­das de tie­rra y ba­rro, ar­chi­vos di­gi­ta­les con tex­tos es­cri­tos por al­tos miem­bros de la or­ga­ni­za­ción o en co­la­bo­ra­ción de ellos, fac­sí­mi­les de fo­to­co­pias des­co­lo­ri­das so­bre la teo­ría de la gue­rra. Hay una car­ti­lla de lec­toes­cri­tu­ra y ma­te­má­ti­cas, una ex­ten­sa car­ti­lla de fi­lo­so­fía, tex­tos so­bre psi­co­lo­gía in­di­vi­dual y de ma­sas, una car­ti­lla de “ins­truc­ción de fue­go” con di­bu­jos a mano que ilus­tran prin­ci­pios al pa­re­cer bá­si­cos de es­tra­te­gia mi­li­tar, fór­mu­las quí­mi­cas pa­ra la fa­bri­ca­ción de ex­plo­si­vos, ma­ne­jo de ar­mas, co­sas úti­les de ese es­ti­lo; es de­cir, una com­bi­na­ción ex­tra­ña de ma­nua­les pa­ra la gue­rra y tex­tos es­co­la­res im­pro­vi­sa­dos pe­ro rea­li­za­dos con es­me­ro y, se pue­de de­cir, con cier­to ca­ri­ño.

LAS LETRAS Y LOS NÚ­ME­ROS

“Con el es­tu­dio so­mos in­de­pen­dien­tes en la idea y en obra, pen­sa­mos co­mo que­re­mos y no co­mo otros quie­ren que pen­se­mos. El hom­bre de­be apren­der to­do por sí mis­mo”, es­cri­be Ru­bín Mo­rro en la in­tro­duc­ción a la car­ti­lla de lec­toes­cri­tu­ra y ma­te­má­ti­cas. y aña­de: “las Fuer­zas Ar­ma­das Re­vo­lu­cio­na­rias de Co­lom­bia, Ejér­ci­to del Pue­blo (Farc-ep), es­tán in­te­gra­das por el pue­blo, al­gu­nos tie­nen unos ru­di­men­tos bá­si­cos, otros un po­co más avan­za­dos y, a de­cir ver­dad, una gran can­ti­dad son anal­fa­be­tas. Las Farc son una gran es­cue­la, acá en nues­tras fi­las es una obli­ga­ción es­tu­diar”.

En­tre letras con los co­lo­res del ar­coí­ris y cán­ti­cos

so­bre los te­so­ros del sa­ber, apa­re­ce el al­fa­be­to. Be de “ba­la”, de “bo­tas”, de “bi­no­cu­la­res”, de “bom­ba”, de “bún­ker”, no de be­bé bur­gués. Ce de “ca­ñón” o de “ca­le­ta”. De de “di­na­mi­ta”. Efe de “fu­sil”. Ge de “gra­na­das”, o de “gue­rri­lla”, o de “gue­rra”. En la eme en­con­tra­mos el ada­gio “Ma­nuel ama al pue­blo” en vez del fa­mo­so “mi ma­má me mi­ma”. La pe es de “po­pu­lar”, pe­ro no en el sen­ti­do de una per­so­na­li­dad que go­ber­na­rá den­tro de diez años o que se­rá nues­tra can­tan­te pop pre­fe­ri­da.

En ca­da le­tra, ade­más de ob­je­tos y con­cep­tos pre­sen­tes en la vi­da co­ti­dia­na de un gue­rri­lle­ro o una gue­rri­lle­ra, hay otros que per­te­ne­cen a to­das par­tes y a nin­gu­na, co­mo “ma­go” o “sa­po” o “som­bre­ro”. Y la ye, que es de “ya­te”, pa­re­ce más un chis­te afor­tu­na­do o in­for­tu­na­do, de­pen­dien­do des­de dónde se mi­re.

Ca­da le­tra vie­ne acom­pa­ña­da por una ora­ción no pre­ci­sa­men­te neu­tral en tér­mi­nos ideo­ló­gi­cos. Se tra­ta de las tra­di­cio­na­les pla­nas, es de­cir de ejer­ci­cios de re­pe­ti­ción y reite­ra­ción de letras y pa­la­bras, pe­ro tam­bién del sen­ti­do que ellas for­man, de con­sig­nas o con­se­jos, de má­xi­mas: “las Farc-ep son an­te to­do una or­ga­ni­za­ción re­vo­lu­cio­na­ria”, pa­ra la le­tra ce y sus com­bi­na­cio­nes; o “Los re­vo­lu­cio­na­rios de­be­mos ser sen­ci­llos y res­pe­tuo­sos con la po­bla­ción ci­vil”, pa­ra la pe; “En los úl­ti­mos 59 años, el ré­gi­men co­lom­biano ha apun­ta­do sus ca­ño­nes con­tra el pue­blo”, pa­ra la le­tra eñe. De tal ma­ne­ra que al apren­der a leer se es­tán apren­dien­do tam­bién ver­da­des bá­si­cas pa­ra la vi­da, in­de­mos­tra­bles pe­ro al pa­re­cer au­to­evi­den­tes.

En cuan­to a las en­se­ñan­zas ma­te­má­ti­cas, que­da cla­ro que hay una di­fe­ren­cia en­tre las ver­da­des ma­te­má­ti­cas y las ver­da­des con­si­de­ra­das his­tó­ri­cas. Sin em­bar­go, tam­bién son di­cien­tes los ejem­plos y ejer­ci­cios:“si en un pro­vee­dor ca­ben trein­ta ti­ros y he­mos dis­pa­ra­do sie­te, ¿cuán­tos que­dan en el pro­vee­dor? Si que­re­mos pa­rar cuan­do lle­gue­mos a quin­ce, ¿cuán­tos más po­de­mos dis­pa­rar?”. No sé por qué es­te pro­ble­ma arit­mé­ti­co me hi­zo re­cor­dar un cuen­to que yo ado­ra­ba cuan­do era ni­ña. Tra­ta­ba de dos her­ma­nas a las que les de­jan de ta­rea un pro­ble­ma en el que tie­nen que cal­cu­lar, se­gún los da­tos, el nú­me­ro de ár­bo­les que hay en un bos­que x, y el pro­ble­ma es tan di­fí­cil que ellas se van al bos­que a con­tar los ár­bo­les.

Ade­más de las letras y sus com­bi­na­cio­nes y de las pla­nas de escritura, hay tex­tos pa­ra prac­ti­car la lec­tu­ra. Uno de ellos es la na­rra­ción que ha­ce Ma­nuel Ma­ru­lan­da Vé­lez de sus pri­me­ras ex­pe­rien­cias de com­ba­te. El es­cri­to pue­de leer­se co­mo un do­cu­men­to his­tó­ri­co que nos per­mi­te re­cor­dar los orí­ge­nes de las Farc en el sur­gi­mien­to es­pon­tá­neo e im­pro­vi­sa­do de un gru­po de au­to­de­fen­sas li­be­ra­les cam­pe­si­nas en con­di­cio­nes muy pre­ca­rias. Des­pués de con­tar unas pri­me­ras de­rro­tas y unas pe­que­ñas vic­to­rias, Ma­ru­lan­da Vé­lez, quien lle­gó a ser el gue­rri­lle­ro más viejo del mun­do, in­ter­pe­la a su au­dien­cia di­cien­do: “Vean us­te­des có­mo ha co­men­za­do ese pro­ce­so pa­ra ir con­si­guien­do las ar­mas”. Hoy en día las Farc han en­tre­ga­do sus ar­mas. 26 to­ne­la­das de ar­mas. Con la ter­ce­ra par­te de ellas se fun­dió el sue­lo gri­sá­ceo y co­rru­ga­do que ser­vi­rá de es­pa­cio pa­ra la re­fle­xión y la me­mo­ria en el con­tra­mo­nu­men­to he­cho por Do­ris Sal­ce­do en Bo­go­tá. Las de­más ar­mas se­rán la ma­te­ria de dos in­ter­ven­cio­nes ar­tís­ti­cas más, una en Nue­va York y otra en Cu­ba, tal co­mo que­dó pac­ta­do en los acuer­dos de paz. Pe­ro lo que su­ce­da con la trans­fi­gu­ra­ción po­lí­ti­ca de las Farc, con el trán­si­to de una gue­rri­lla ar­ma­da a un par­ti­do po­lí­ti­co, es al­go mu­cho más in­cier­to que la me­ta­mor­fo­sis ar­tís­ti­ca de las ar­mas de­pues­tas por es­ta gue­rri­lla re­cién di­suel­ta.

El tex­to “Pa­sa­jes de la vi­da gue­rri­lle­ra y la lu­ciér­na­ga fa­ria­na”, car­ga­do de li­ris­mo, cuen­ta ex­pe­rien­cias co­ti­dia­nas de la vi­da gue­rri­lle­ra: la cons­truc­ción de un cam­pa­men­to pa­ra una asam­blea ge­ne­ral, ca­mi­na­tas en­tre la sel­va, el bai­le de un 31 de diciembre cons­tan­te­men­te in­te­rrum­pi­do por alar­mas an­ti­aé­reas, la idea que tu­vo una en­fer­me­ra de en­ce­rrar co­cu­yos den­tro de una lin­ter­na pa­ra alum­brar la os­cu­ri­dad de la no­che. “La gue­rri­lla es una gran co­mu­ni­dad, co­lec­ti­va y tras­hu­man­te, cons­tru­ye ba­jo la in­men­sa sel­va sus cam­bu­ches”, es­cri­be Ru­bín Mo­rro, au­tor tam­bién de es­te tex­to. La vi­da gue­rri­lle­ra apa­re­ce aquí ro­man­ti­za­da, cla­ro, pe­ro tam­bién apa­re­ce des­de una pers­pec­ti­va cer­ca­na, si­tua­da, que nos re­cuer­da que un tes­ti­mo­nio nun­ca es neu­tro y que por eso pre­ci­sa­men­te es im­por­tan­te oír­lo y pres­tar­le aten­ción.

Es­tas car­ti­llas no so­lo trans­pa­ren­tan la ideo­lo­gía fa­ria­na, co­sa que no es sor­pren­den­te, sino tam­bién una for­ma de vi­da con­cre­ta. La gue­rri­lla no fue una ac­ti­vi­dad pa­sa­je­ra, tran­si­to­ria. Tam­po­co fue una ideo­lo­gía abs­trac­ta. Fue una for­ma de vi­da que des­co­no­ci­mos y se­gui­mos des­co­no­cien­do. Co­mo si “al mar­gen de la ley” la vi­da se hu­bie­ra sus­pen­di­do. Una for­ma de vi­da qui­zá ex­tin­ta, pe­ro que mar­có el des­tino de mu­chos se­res hu­ma­nos de car­ne y hue­so du­ran­te más de cin­cuen­ta años de his­to­ria. EL MA­TE­RIA­LIS­MO CO­MO FI­LO­SO­FÍA ÚNI­CA

La gue­rri­lla no fue una ac­ti­vi­dad pa­sa­je­ra. Tam­po­co fue una ideo­lo­gía abs­trac­ta. Fue una for­ma de vi­da que des­co­no­ci­mos y se­gui­mos des­co­no­cien­do

Es­cri­ta por Joa­quín Gó­mez, la car­ti­lla de fi­lo­so­fía (mon­ta­ñas de Co­lom­bia, 2008), es par­ti­cu­lar­men­te in­tere­san­te. Se ins­cri­be en una noción an­ti­gua de la fi­lo­so­fía, se­gún la cual es­ta es la cien­cia que se ocu­pa de la phy­sis, es de­cir, de la na­tu­ra­le­za, de los prin­ci­pios de la ma­te­ria y el mo­vi­mien­to, de las cau­sas, de los prin­ci­pios pri­me­ros de la reali­dad, de to­do lo que es. Fi­lo­so­fía y fí­si­ca fue­ron un do­mi­nio in­dis­tin­to has­ta que la fi­lo­so­fía se de­di­có a la crea­ción y al aná­li­sis de con­cep­tos, con­cep­tos que son in­ma­te­ria­les aun­que reales, o eso cree al me­nos una bue­na par­te de los fi­ló­so­fos, em­pe­zan­do por Pla­tón.

La car­ti­lla fa­ria­na de fi­lo­so­fía no es una his­to­ria de la fi­lo­so­fía en ge­ne­ral, ni una his­to­ria de las ideas o de cier­tas ideas, sino más bien una his­to­ria del ma­te­ria­lis­mo y de la ma­te­ria, una his­to­ria en­ca­mi­na­da al ma­te­ria­lis­mo dia­léc­ti­co de Marx y En­gels. El ma­te­ria­lis­mo es la doc­tri­na fi­lo­só­fi­ca que cree que to­do lo que hay es ma­te­ria. Es de­cir, que en la reali­dad no hay es­pí­ri­tu, ni men­te, ni ideas, ni

sen­ti­do, o al me­nos no de la mis­ma for­ma fun­da­men­tal y pri­me­ra en que hay ma­te­ria. De­mó­cri­to, Epi­cu­ro, Lu­cre­cio, Hob­bes y, por su­pues­to, Karl Marx, el ma­te­ria­lis­ta más fa­mo­so de la his­to­ria, ha­cen par­te del pan­teón del ma­te­ria­lis­mo fi­lo­só­fi­co.

Los de­más ca­mi­nos de la fi­lo­so­fía ape­nas si se in­si­núan en la car­ti­lla y son des­car­ta­dos co­mo de­li­rios fi­lo­só­fi­cos: el es­cep­ti­cis­mo de Da­vid Hu­me, o el idea­lis­mo tras­cen­den­tal de Kant, por de­cir al­go, no son más que fan­ta­sías,“ex­tra­va­gan­cias fi­lo­só­fi­cas”.

To­da la pri­me­ra par­te de la car­ti­lla de fi­lo­so­fía es una com­pi­la­ción de prin­ci­pios bá­si­cos de cos­mo­lo­gía: qué es el uni­ver­so y có­mo se for­mó, cuá­les son sus es­truc­tu­ras y qué ti­pos de cuer­pos ce­les­tes gra­vi­tan en él. Ga­la­xias,vía Lác­tea, Sis­te­ma So­lar; la Tie­rra con sus mo­vi­mien­tos y sus es­truc­tu­ras geo­ló­gi­cas; la me­di­da ima­gi­na­ria del tiem­po por los pa­ra­le­los; el ori­gen de la vi­da y los ca­mi­nos evo­lu­ti­vos que lle­va­ron por se­lec­ción y azar a la es­pe­cie hu­ma­na. Mu­chas ci­tas de au­to­ri­dad acom­pa­ñan es­te rá­pi­do com­pen­dio ma­te­ria­lis­ta, co­mo es­ta de Jo­seph Sta­lin: “No­so­tros sa­be­mos, por ejem­plo, que en un tiem­po la Tie­rra era una masa íg­nea in­can­des­cen­te; des­pués se fue en­frian­do po­co a po­co, más tar­de sur­gie­ron los ve­ge­ta­les y los ani­ma­les, al desa­rro­llo del mun­do ani­mal si­guió la apa­ri­ción de una de­ter­mi­na­da va­rie­dad de si­mios y lue­go a to­do ello, su­ce­dió la apa­ri­ción del hom­bre. Así se ha pro­du­ci­do en lí­neas ge­ne­ra­les el desa­rro­llo de la na­tu­ra­le­za”. Lo de Sta­lin era al pa­re­cer la cien­cia pu­ra.

EDU­CAR PA­RA LA LI­BER­TAD

Las car­ti­llas de las Farc, ade­más de ser un do­cu­men­to his­tó­ri­co va­lio­so y una for­ma de acer­car­nos a “el gue­rri­lle­ro”, un otro le­jano, ro­man­ti­za­do o de­mo­ni­za­do, son una opor­tu­ni­dad pa­ra re­fle­xio­nar so­bre lo que sig­ni­fi­ca un pro­yec­to pe­da­gó­gi­co. En al­gún mo­men­to en las car­ti­llas se ha­bla de “la du­ra la­bor de edu­car y edu­car­nos”. Su­po­nien­do que se­pa­mos qué quie­re de­cir “edu­car”, co­sa de la que no es­toy se­gu­ra en ab­so­lu­to, ¿por qué la edu­ca­ción ha si­do por lo ge­ne­ral li­ga­da a la la­bor y a la du­re­za y no a la di­cha, a la crea­ti­vi­dad y a la li­ber­tad? No so­lo en es­te pro­yec­to fa­riano de iz­quier­da, sino tam­bién en pro­yec­tos edu­ca­ti­vos ca­tó­li­cos, o fas­cis­tas, o in­clu­so en pro­yec­tos cu­ya ob­se­sión es el mé­to­do ra­cio­nal cuan­ti­fi­ca­ble, la edu­ca­ción se aso­cia con el es­fuer­zo pe­no­so. “El ser hu­mano que no ha si­do mal­tra­ta­do no ne­ce­si­ta ser edu­ca­do”, di­jo Goet­he, y me pa­re­ce un jui­cio no­ta­ble. No es que Goet­he sea una fi­gu­ra de au­to­ri­dad que de­ba re­em­pla­zar a Marx. Marx es un ge­nio. Goet­he es otro. Qui­zá en­tre más fi­gu­ras de au­to­ri­dad gra­vi­ten en torno a nues­tras ca­be­zas, más ri­cos se­rán nues­tros pen­sa­mien­tos y nues­tros jui­cios. Pe­ro creo tam­bién que la edu­ca­ción, o el apren­di­za­je con­ti­nuo a lo lar­go de una vi­da hu­ma­na, de­be pro­pi­ciar la ex­pe­rien­cia de orien­tar­se en ausencia de to­da au­to­ri­dad. La bús­que­da de la ver­dad so­lo tie­ne sen­ti­do en la ausencia de la au­to­ri­dad. De lo con­tra­rio no es más que la trans­mi­sión de un dog­ma, pen­sa­mien­to pe­tri­fi­ca­do.

Qui­zá se pue­da edu­car pa­ra la li­ber­tad. Pa­ra que el pen­sa­mien­to se vi­vi­fi­que y la vi­da se lle­ne de más vi­da.a lo me­jor edu­car pue­de que­rer de­cir edu­car pa­ra pen­sar, pa­ra pen­sar de otros mo­dos po­si­bles, es de­cir, pa­ra abrir ca­mi­nos nue­vos en el pen­sa­mien­to y no pa­ra reite­rar­los de for­ma re­cal­ci­tran­te.

De­be exis­tir una di­fe­ren­cia en­tre adoc­tri­nar y edu­car.y de­be tam­bién exis­tir una di­fe­ren­cia en­tre usar se­res hu­ma­nos co­mo he­rra­mien­ta de un pro­yec­to re­vo­lu­cio­na­rio y for­mar se­res com­pe­ti­ti­vos y fun­cio­na­les pa­ra una so­cie­dad ca­pi­ta­lis­ta. Lo se­gun­do co­mo pro­yec­to edu­ca­ti­vo es muy tris­te tam­bién.

“Nues­tros man­dos y se­cre­ta­rios po­lí­ti­cos de­ben en­se­ñar­nos a cons­truir y a pu­lir nues­tra per­so­na­li­dad”, pue­de leer­se en las car­ti­llas. En ellas que­da cla­ro có­mo un pro­yec­to ideo­ló­gi­co im­pli­ca siem­pre la cons­truc­ción de una per­so­na­li­dad, de una sub­je­ti­vi­dad in­di­vi­dual y co­mún, del mis­mo mo­do en que el ca­pi­ta­lis­mo li­be­ral su­po­ne y re­fuer­za creen­cias, há­bi­tos, for­mas de ser, per­so­na­li­da­des, su­je­tas tam­bién, al consumo, a un he­do­nis­mo po­bre e irre­fle­xi­vo. Pe­ro la “sub­je­ti­vi­dad” no es so­lo un pro­duc­to, y las po­ten­cias aními­cas y crea­ti­vas de los se­res hu­ma­nos no se re­du­cen a las ideo­lo­gías que sos­tie­nen un sis­te­ma. La pre­gun­ta por la edu­ca­ción es en­ton­ces có­mo lle­gar a ser lo que po­de­mos ser de la ma­ne­ra más li­bre po­si­ble. Sin ser me­ros ins­tru­men­tos de las ne­ce­si­da­des pro­duc­ti­vas de un sis­te­ma de va­lo­res, sin que nues­tra exis­ten­cia se re­duz­ca a un ajus­tar­se a las re­glas de una cier­ta for­ma de vi­da. La pre­gun­ta que sur­ge tam­bién es có­mo go­zar de lo co­mún sin per­der nues­tra sin­gu­la­ri­dad y có­mo des­ple­gar los pro­pios po­de­res sin ais­lar­nos en un in­di­vi­dua­lis­mo de­sér­ti­co.

To­das es­tas pre­gun­tas pue­den ser im­por­tan­tes. Pe­ro hay una re­fle­xión que me pa­re­ce ur­gen­te: la afir­ma­ción de Ru­bín Mo­rro en la in­tro­duc­ción a la car­ti­lla de lec­toes­cri­tu­ra, se­gún la cual una gran par­te de los com­ba­tien­tes de las Farc no sa­bía leer y es­cri­bir, y otra muy bue­na par­te ha­bía re­ci­bi­do una edu­ca­ción muy po­bre, co­rres­pon­de a una reali­dad his­tó­ri­ca. Pa­ra ellos se es­cri­bie­ron es­tas car­ti­llas. La pre­gun­ta es si un Es­ta­do que no ha po­di­do si­quie­ra ofre­cer una edu­ca­ción bá­si­ca a to­dos sus ciu­da­da­nos no es tam­bién un pro­yec­to po­lí­ti­co en gran par­te fa­lli­do.

* Es­cri­to­ra, fi­ló­so­fa y co­lum­nis­ta de ARCADIA. Au­to­ra de La na­tu­ra­le­za se­guía pro­pa­gán­do­se en la os­cu­ri­dad (Pla­ne­ta, 2018), su pri­mer li­bro de cuen­tos

Pá­gi­nas de la car­ti­lla de lec­toes­cri­tu­ra y ma­te­má­ti­cas de las Farc

Una pá­gi­na del ma­nual de fi­lo­so­fía de las Farc, es­cri­to por Joa­quín Gó­mez

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.