El jo­ven Fer­nan­do Bo­te­ro: el ol­vi­da­do

La ex­po­si­ción El jo­ven maes­tro: Bo­te­ro, obra tem­pra­na (1948-1963), abier­ta al pú­bli­co has­ta el 28 de oc­tu­bre, re­cu­pe­ra al pri­mer Bo­te­ro, el de la ex­pe­ri­men­ta­ción sin pre­ce­den­tes en el ar­te co­lom­biano, pe­ro so­me­ti­do des­de ha­ce tiem­po al des­cui­do.

Arcadia - - EDITORIAL - Ha­lim Ba­da­wi* Bo­go­tá

AR­TE

Una pa­ra­do­ja en­vuel­ve la fi­gu­ra del ar­tis­ta co­lom­biano Fer­nan­do Bo­te­ro. En cier­tos círcu­los in­te­lec­tua­les es (ca­si) un lu­gar co­mún afir­mar que su obra tem­pra­na, la pin­ta­da en­tre 1949 y 1965, es el mo­men­to de su pro­duc­ción que re­vis­te ma­yor in­te­rés en tér­mi­nos de ex­plo­ra­ción crea­ti­va y plás­ti­ca. Es­ta épo­ca ha si­do nom­bra­da de mu­chas ma­ne­ras: Cynthia Jaf­fee Mc­ca­be la lla­ma­ba su “épo­ca clásica”, y Ch­ris­tian Pa­di­lla, su “eta­pa de for­ma­ción”. Sin em­bar­go, a pe­sar del gri­to po­si­ti­vo ca­si uná­ni­me de los his­to­ria­do­res y crí­ti­cos, es­te mo­men­to de su tra­yec­to­ria ha si­do el me­nos in­ves­ti­ga­do, pu­bli­ca­do y ex­pues­to, e in­clu­so, en tér­mi­nos co­mer­cia­les, es el que tie­ne me­nor va­lor.

Mu­chas ra­zo­nes ayu­da­rían a ex­pli­car la ma­la suer­te y crí­ti­ca si­tua­ción de la obra re­cien­te de Bo­te­ro (ma­la suer­te in­ver­sa­men­te pro­por­cio­nal a las ci­fras del mer­ca­do del ar­te): una de ellas es que la in­fla­ción vo­lu­mé­tri­ca bo­te­ria­na, pre­sen­te en su tra­ba­jo de 1965 en ade­lan­te, va di­ri­gi­da a la con­so­li­da­ción de un “es­ti­lo”, y en el ar­te de nues­tro tiem­po lo que Bo­te­ro en­tien­de co­mo “es­ti­lo”, a lo que el ar­tis­ta ha de­di­ca­do tan­to es­fuer­zo, ya no se­rá más un fac­tor re­le­van­te en la crea­ción ar­tís­ti­ca.a di­fe­ren­cia del ar­te mo­derno, el ar­te con­tem­po­rá­neo pri­vi­le­gia la in­ves­ti­ga­ción li­bre, la bús­que­da per­ma­nen­te por en­ci­ma de las fór­mu­las ar­tís­ti­cas o de éxi­to. Hoy los ar­tis­tas, al me­nos los más in­tere­san­tes, per­si­guen un ar­te de ideas, un ar­te crí­ti­co, un ar­te de la mo­les­tia y de la in­con­for­mi­dad más que un ar­te de la fac­tu­ra, la ha­bi­li­dad téc­ni­ca o la re­pe­ti­ción.

Y en es­te sen­ti­do, la pin­tu­ra re­cien­te de Bo­te­ro, más que la per­se­cu­ción de un es­ti­lo, pa­re­ce la bús­que­da de una mar­ca dis­tin­ti­va en el mer­ca­do del ar­te, co­mo cual­quier otro pro­duc­to ar­te­sa­nal o co­mer­cial que ne­ce­si­ta di­fe­ren­ciar­se de sus com­pe­ti­do­res. Mien­tras que, en un pri­mer mo­men­to, Bo­te­ro pa­re­cía un alma sal­va­je, lle­na de una atre­vi­da y ra­di­cal ex­pe­ri­men­ta­ción sin pre­ce­den­tes en el ar­te co­lom­biano, lo cier­to es que es­te pri­mer mo­men­to de in­quie­tud, bús­que­da y cu­rio­si­dad fue so­me­ti­do a una mar­chi­ta­ción for­zo­sa por el au­ge de los pre­cios, por las exi­gen­cias de los co­lec­cio­nis­tas (esos que desea­ban ver col­ga­das en sus ca­sas obras de ar­te fá­cil­men­te re­co­no­ci­bles), por el sen­ti­mien­to na­cio­na­lis­ta que nu­bla el jui­cio crí­ti­co (sí,“bo­te­ro, el me­jor ar­tis­ta co­lom­biano” o “el más cos­to­so del mun­do”) y por el di­ti­ram­bo de los me­dios de co­mu­ni­ca­ción al­re­de­dor de su fi­gu­ra.

Con res­pec­to a es­to úl­ti­mo, hay que ano­tar que to­dos los me­dios de co­mu­ni­ca­ción en Co­lom­bia, al me­nos los más vi­si­bles y po­de­ro­sos, se han en­car­ga­do de exal­tar la fi­gu­ra del ar­tis­ta sin si­quie­ra con­fron­tar las fuen­tes de sus afir­ma­cio­nes. So­bre Bo­te­ro se han di­cho tan­tas co­sas que ya no im­por­tan los he­chos sino las creen­cias, y así co­mo se ha afir­ma­do de Co­lom­bia, Bo­te­ro se ha vuel­to un ac­to de fe. Por ejem­plo, la pren­sa lo­cal sue­le re­pe­tir, ca­si al uní­sono que es “el ar­tis­ta la­ti­noa­me­ri­cano más cos­to­so y más im­por­tan­te del mun­do”,“el ar­tis­ta me­jor pa­ga­do del mun­do” o “el ar­tis­ta vi­vo más exi­to­so del mun­do” (frases to­ma­das del pro­gra­ma Los In­for­man­tes, del Ca­nal Ca­ra­col, del 1 de mar­zo de 2015). Por otro la­do, en su mo­men­to la pe­rio­dis­ta Glo­ria­va­len­cia de Cas­ta­ño afir­mó en te­le­vi­sión na­cio­nal que “en el pa­no­ra­ma mun­dial de las ar­tes plás­ti­cas el nom­bre del pin­tor co­lom­biano Fer­nan­do Bo­te­ro ocu­pa un pri­me­rí­si­mo lu­gar sin dis­cu­sión al­gu­na”; mien­tras que Mar­lon Be­ce­rra, en una en­tre­vis­ta te­le­vi­sa­da del 27 de ju­lio de 2011, afir­ma­ba que Bo­te­ro es “el ar­tis­ta vi­vo más co­ti­za­do del mun­do”. Otros me­dios co­mo las re­vis­tas Cam­bio, Cro­mos o Se­ma­na le han de­di­ca­do nu­me­ro­sas por­ta­das con ti­tu­la­res co­mo “¡Ge­ne­ro­so!”, “El hom­bre del año” o “Pa­rís co­ro­na a Bo­te­ro”.y bueno, no so­bra de­cir que en los lis­ta­dos que se pu­bli­can anual­men­te de los ar­tis­tas más co­ti­za­dos de Amé­ri­ca La­ti­na o del mun­do, el nom­bre de Bo­te­ro no apa­re­ce en­tre los pri­me­ros. Así mis­mo, cier­tas ca­rac­te­ri­za­cio­nes al­re­de­dor de su fi­gu­ra co­mo el ar­tis­ta “más exi­to­so” o “más im­por­tan­te del mun­do” no son me­di­bles de ma­ne­ra al­gu­na y avan­zan en con­tra­vía del jui­cio crí­ti­co aca­dé­mi­co. En ese mar de elo­gios y con­de­co­ra­cio­nes, los ár­bo­les de los me­dios de co­mu­ni­ca­ción no de­jan ver el bos­que del ar­te en su ple­ni­tud.

El “es­ti­lo di­ti­rám­bi­co” apli­ca­do so­bre Bo­te­ro ya ha­bía si­do cri­ti­ca­do por Mar­ta Tra­ba ha­ce me­dio si­glo en un ar­tícu­lo “No tan­ta glo­ria” (Es­tam­pa, 1961). Ella afir­ma­ba: “Los pro­fe­sio­na­les del di­ti­ram­bo lan­za­ban sus ca­ta­ra­tas de ad­je­ti­vos ca­li­fi­ca­ti­vos; el pú­bli­co que­da­ba pa­si­va­men­te inun­da­do por ellos, es­tu­pe­fac­to an­te tan­ta ge­nia­li­dad, y el ar­tis­ta se ajus­ta­ba, sa­tis­fe­cho, su co­ro­na de lau­re­les.así es co­mo se van con­so­li­dan­do, no so­lo en Bo­go­tá, des­de lue­go, sino en to­dos los gru­pos pe­que­ños de po­bla­ción de cual­quier par­te del mun­do, los Olim­pos lo­ca­les”.

BO­TE­RO VER­SUS BO­TE­RO

Más allá de la mar­ca y del di­ti­ram­bo sen­sa­cio­na­lis­ta, ¿cuál es el Bo­te­ro ver­da­de­ra­men­te in­tere­san­te? ¿Cuál es el Bo­te­ro del pa­sa­do, del fu­tu­ro y de la in­quie­tud? ¿Cuál es el Bo­te­ro que no po­de­mos ver en el Mu­seo Bo­te­ro de Bo­go­tá (ins­ti­tu­ción con­sa­gra­da al Bo­te­ro de fór­mu­la, al Bo­te­ro más es­tá­ti­co)? ¿Cuál es el Bo­te­ro sig­ni­fi­ca­ti­vo pa­ra nues­tra his­to­ria del ar­te? El cu­ra­dor Ch­ris­tian Pa­di­lla se ha pro­pues­to traer­lo al pre­sen­te a tra­vés de una ex­po­si­ción abier­ta ac­tual­men­te en el Mu­seo Na­cio­nal de Co­lom­bia, El jo­ven maes­tro: Bo­te­ro, obra tem­pra­na (1948-1963), una mues­tra que bus­ca re­cu­pe­rar al pri­mer Bo­te­ro, al Bo­te­ro de la ex­pe­ri­men­ta­ción li­bre, ese que du­ran­te mu­cho tiem­po ha si­do so­me­ti­do al ol­vi­do, un ol­vi­do del que pro­ba­ble­men­te no ten­gan tan­ta cul­pa los crí­ti­cos o los his­to­ria­do­res co­mo el pro­pio Bo­te­ro, el Bo­te­ro más re­cien­te. Pa­ra de­cir­lo con­cre­ta­men­te, el se­gun­do Bo­te­ro, su úl­ti­ma ver­sión de sí mis­mo, la ver­sión de los ti­tu­la­res y de los ré­cords de ven­ta, tal vez sea el prin­ci­pal ene­mi­go his­tó­ri­co, crí­ti­co y has­ta eco­nó­mi­co del pri­me­ro.

Mar­ta Tra­ba, re­fi­rién­do­se a la pri­me­ra épo­ca del ar­tis­ta, afir­ma­ba que ha­bía tan­tos Bo­te­ros co­mo ex­po­si­cio­nes ha­bía he­cho. In­du­da­ble­men­te, du­ran­te sus pri­me­ros quin­ce años, Bo­te­ro reunió las in­fluen­cias más di­sí­mi­les: a fi­na­les de los años cua­ren­ta era pal­pa­ble la in­fluen­cia de Pe­dro Nel Gó­mez, el ar­tis­ta an­tio­que­ño de los años trein­ta y cua­ren­ta. A prin­ci­pios de la dé­ca­da de los cin­cuen­ta, Bo­te­ro via­jó a To­lú, un pe­que­ño pue­blo en el gol­fo de Mo­rros­qui­llo, tal vez bus­can­do se­guir los pa­sos de Paul Gau­guin, el ar­tis­ta fran­cés que a fi­na­les del si­glo xix via­jó a Tahi­tí bus­can­do un mun­do pri­mi­ti­vo que pa­re­cía tan ajeno a la ci­vi­li­za­da y re­gla­men­ta­da Pa­rís del ba­rón Hauss­mann. Pos­te­rior­men­te, Bo­te­ro re­ci­bió in­fluen­cias im­pre­vis­tas en sus via­jes a Mé­xi­co e Ita­lia: en el pri­me­ro be­bió de la mo­nu­men­ta­li­dad y la pe­sa­dez prehis­pá­ni­ca, co­mo ve­mos en aque­llas enor­mes ca­be­zas tol­te­cas que pa­re­cen no te­ner cue­llo; mien­tras que en Ita­lia be­bió del hie­ra­tis­mo de los ros­tros im­pá­vi­dos de la pin­tu­ra ita­lia­na del quat­tro­cen­to, ros­tros ca­ren­tes de ex­pre­sión al­gu­na, con­ge­la­dos en el es­pa­cio y en el tiem­po, una pin­tu­ra ejem­pli­fi­ca­da en las mo­nu­men­ta­les com­po­si­cio­nes de Pao­lo Uc­ce­llo o en esos re­tra­tos, tam­bién mo­nu­men­ta­les a pe­sar de su for­ma­to pe­que­ño, de Pie­ro de­lla Fran­ces­ca. En Es­pa­ña, en el Mu­seo del Pra­do, Bo­te­ro co­no­ció a Ve­lás­quez, de quien hi­zo va­rias ver­sio­nes es­plén­di­das, co­mo la se­rie de­di­ca­da a El ni­ño de Va­lle­cas, un bu­fón de la cor­te es­pa­ño­la be­lla­men­te re­tra­ta­do por­ve­lás­quez.

Ya en la dé­ca­da de los se­sen­ta, Bo­te­ro fue “en­con­tran­do su es­ti­lo” (co­mo él mis­mo lo lla­ma), ese que re­co­no­ce­mos hoy: en un pri­mer mo­men­to, su pin­tu­ra, a pe­sar de acer­car­se ca­da vez más a

Ver una nue­va ex­po­si­ción de Bo­te­ro, que no se pa­re­ce prác­ti­ca­men­te a nin­gu­na de las que he­mos vis­to, es un pun­to a fa­vor de la his­to­ria

“la reali­dad”, con­ti­nua­ba sien­do “feís­ta” (tér­mino ca­ri­ño­sa­men­te apo­da­do por la mis­ma Tra­ba), con esos co­lo­res an­ti­na­tu­ra­les y el tra­zo des­ga­rra­do, con una pin­ce­la­da muy vi­si­ble, es­pe­cial­men­te li­bre en los con­tor­nos. En oca­sio­nes, co­mo ve­mos en sus re­tra­tos, hay ausencia de na­rra­ción en la com­po­si­ción. Sin em­bar­go, con el tiem­po sus obras se hi­cie­ron más na­rra­ti­vas, sus co­lo­res se vol­vie­ron na­tu­ra­les y dul­zo­nes, le­jos de los vie­jos contrastes vio­len­tos, y la pin­ce­la­da se fue re­la­mien­do, ha­cién­do­se in­vi­si­ble ca­si has­ta des­apa­re­cer, ce­dien­do an­te los con­tor­nos más es­cul­tó­ri­cos, mo­de­la­dos no sin cier­ta pre­ten­sión quat­tro­cen­tis­ta.

De he­cho, Mar­ta Tra­ba, en un ar­tícu­lo pu­bli­ca­do en Cro­mos (1980), afir­ma­ba que en el úl­ti­mo pe­río­do de Bo­te­ro “so­bre­vie­ne una co­di­cia ex­ce­si­va por na­rrar la his­to­rie­ta, la anéc­do­ta o ese detalle di­ver­ti­do que el pú­bli­co se­ña­la con el de­do y recibe a car­ca­ja­das o mo­vien­do la ca­be­za, mur­mu­ran­do ¡Es­te lo­co de Bo­te­ro!”. Sin du­da, la au­da­cia cro­má­ti­ca de fi­na­les de los años cin­cuen­ta, ple­na de ro­sa­dos, gri­ses y púr­pu­ras, aho­ra se ha­bía con­ver­ti­do en cie­los azu­les, pra­dos ver­des, ves­ti­dos apas­te­la­dos, de­ta­lles pin­to­res­cos y fa­mi­lias felices.ya en­tre 1975 y 1982, Bo­te­ro for­mu­la y con­so­li­da su im­pron­ta ac­tual. Los vo­lú­me­nes em­pe­za­rían a ser es­ce­ni­fi­ca­dos en for­ma re­pe­ti­ti­va, di­ri­gi­dos a un es­pec­ta­dor que bus­ca una re­la­ción fá­cil con la obra, al com­pra­dor que se mue­ve lla­na­men­te en­tre un “me gus­ta” o un “no me gus­ta”. Una obra des­pro­vis­ta de cual­quier ras­tro del viejo “feís­mo” o de cual­quier ar­ti­lu­gio pic­tó­ri­co-crí­ti­co: un “si­llón de re­po­so”, co­mo de­cía Ma­tis­se y tan­to le gus­ta re­pe­tir a Bo­te­ro. Ade­más, el ar­tis­ta res­pon­de al nue­vo gus­to de cier­tos co­lec­cio­nis­tas co­lom­bia­nos por las pin­tu­ras de gran for­ma­to, am­pu­lo­sas y mo­nu­men­ta­les co­mo los vo­lú­me­nes que en­cie­rran.

Ch­ris­tian Pa­di­lla pre­fi­rió con­cen­trar­se no en es­ta se­gun­da épo­ca tan po­pu­lar y tan co­no­ci­da, sino en la pri­me­ra, esa que ha­bía lla­ma­do la aten­ción de la crí­ti­ca es­pe­cia­li­za­da. Pa­di­lla afir­ma que “Mar­ta Tra­ba se ha­bía en­car­ga­do de ca­ta­pul­tar a su ge­ne­ra­ción de pro­te­gi­dos (Bo­te­ro, Obre­gón, Ne­gret, Vi­lla­mi­zar, et­cé­te­ra) ba­jo la pre­mi­sa de que era un gru­po sin pre­ce­den­tes y de rup­tu­ra; así que un pri­mer pun­to de par­ti­da en mi cu­ra­du­ría era re­vi­sar có­mo Bo­te­ro en­ca­ja­ba. Bo­te­ro no so­lo par­te de esa mi­ra­da na­cio­na­lis­ta lo­cal, ad­mi­ra­do­ra de lo prehis­pá­ni­co y lo po­pu­lar co­mo ex­ten­sión del mu­ra­lis­mo me­xi­cano, sino ade­más in­te­gra­do al len­gua­je in­ter­na­cio­nal de las van­guar­dias nor­te­ame­ri­ca­nas.tal vez fue el pri­me­ro en ha­cer­lo, y muy pre­coz­men­te. Na­die ha­bía re­ve­la­do eso en el ar­tis­ta co­lom­biano más re­co­no­ci­do, así que des­de un ini­cio me pro­pu­se ana­li­zar­lo des­de una pers­pec­ti­va aca­dé­mi­ca de la que tam­bién ca­re­cía”.

Ver una nue­va ex­po­si­ción de Bo­te­ro que no se pa­re­ce prác­ti­ca­men­te a nin­gu­na de las que he­mos vis­to an­te­rior­men­te (un an­ti­guo Bo­te­ro que no nos ha­bla ni de via­cru­cis ni del ka­ma­su­tra sino de pin­tu­ra), in­du­da­ble­men­te es un pun­to a fa­vor de la his­to­ria, un pun­to pa­ra la me­jor com­pren­sión de nues­tro ar­te sin la ne­bli­na de los na­cio­na­lis­mos y de las exal­ta­cio­nes su­mi­sas. Más allá del “maes­tro” y del “ge­nio”, ana­li­zar el sen­ti­do y el sig­ni­fi­ca­do del pri­mer Bo­te­ro, en su jus­ta me­di­da, al mar­gen de las di­ná­mi­cas del mer­ca­do del ar­te y de la in­dus­tria edi­to­rial, es un pe­que­ño triun­fo pa­ra la in­te­li­gen­cia.

Crí­ti­co de ar­te. Di­rec­tor de de la Fun­da­ción Ark­hé: Ar­chi­vos de Ar­te La­ti­noa­me­ri­cano

Pin­tu­ra de la se­rie Mo­na Li­sa (1959)

Obis­pos muer­tos (1958)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.