In­for­ma­ción en­ga­ño­sa

Arcadia - - OPINIÓN -

EL PA­SA­DO 16 de sep­tiem­bre, el por­tal pe­rio­dís­ti­co 070 pu­bli­có una in­ves­ti­ga­ción del co­lec­ti­vo La Li­ga Con­tra el Si­len­cio que re­ve­la que des­de 2016 la ad­mi­nis­tra­ción del al­cal­de de Bo­go­tá, En­ri­que Pe­ña­lo­sa, ha in­ver­ti­do más de 100.000 mi­llo­nes de pe­sos en pu­bli­ci­dad ofi­cial que, en al­gu­nos ca­sos, ha si­do pre­sen­ta­da al pú­bli­co co­mo si se tra­ta­ra de no­tas pe­rio­dís­ti­cas y no co­mo con­te­ni­do pa­go. Ca­ra­col, RCN y el dia­rio El Tiem­po son los que más se be­ne­fi­cian de la es­tra­te­gia, lle­va­da a ca­bo, ade­más, me­dian­te con­tra­tos con en­ti­da­des co­mo etb, co­mo si es­ta fue­se una cen­tral de me­dios y no una em­pre­sa de te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes.

“So­lo en­tre ju­nio y agos­to de es­te año –di­ce la in­ves­ti­ga­ción– se pu­bli­ca­ron en el dia­rio (...) al me­nos cin­co es­pe­cia­les (…) de­di­ca­dos a in­for­mar as­pec­tos po­si­ti­vos de Bo­go­tá. Las pie­zas so­lo in­clu­yen vo­ces ofi­cia­les y, a ve­ces, tes­ti­mo­nios de ciu­da­da­nos com­pla­ci­dos con la ges­tión del al­cal­de”. Pao­la To­var, con­se­je­ra de Co­mu­ni­ca­cio­nes de la al­cal­día, sos­tie­ne que en la ad­mi­nis­tra­ción de Pe­ña­lo­sa se ha­bla de con­te­ni­dos pa­gos y alian­zas es­tra­té­gi­cas, sin que la di­fe­ren­cia en­tre am­bos asun­tos es­té cla­ra en los con­tra­tos con los me­dios: “A ve­ces apa­re­ce co­mo con­te­ni­do ins­ti­tu­cio­nal, y a ve­ces no (…). Bus­ca­mos que los me­dios se ha­gan alia­dos, no una sim­ple pau­ta. O sea, no que­re­mos pen­sar que a los me­dios les pa­ga­mos, sa­le un men­sa­je y pa­só. Bus­ca­mos que se com­pro­me­tan en la ge­ne­ra­ción de con­te­ni­dos que ayu­den a pro­du­cir te­mas que sean bue­nos pa­ra la ciu­dad”. A los con­te­ni­dos fi­nan­cia­dos por la al­cal­día, To­var los lla­ma con­tent mar­ke­ting.

Co­mo bien di­ce la in­ves­ti­ga­ción, las no­tas en cues­tión no res­pe­tan las re­glas bá­si­cas del periodismo: mues­tran un so­lo án­gu­lo del te­ma, no in­clu­yen vo­ces de otros sec­to­res y se pre­sen­tan co­mo con­te­ni­do edi­to­rial, sien­do que los me­dios han re­ci­bi­do mi­llo­nes por pu­bli­car­las. Ese ti­po de “es­tra­te­gias” en­ga­ño­sas ha­cen da­ño a los lec­to­res, en tan­to que pue­den crear en ellos una per­cep­ción fal­sa de ciu­dad, que vie­ne di­rec­ta­men­te del po­der. Pe­ro tam­bién nos ha­ce da­ño a no­so­tros, los mis­mos me­dios: en tiem­pos de des­in­for­ma­ción y des­con­fian­za de los lec­to­res, ges­tos co­mo es­tos so­lo con­tri­bu­yen a for­ta­le­cer la ima­gen de des­pres­ti­gio que al­gu­nos me­dios ya car­gan; tam­bién po­nen en cues­tión su ca­li­dad pe­rio­dís­ti­ca y, por si fue­ra po­co, au­to­má­ti­ca­men­te pier­den su fun­ción de cuar­to po­der, mos­trán­do­se al ser­vi­cio del go­bierno de turno.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.