¿Qué pa­sa­rá si de ver­dad pa­sa­mos pá­gi­na?

Las mu­je­res per­te­ne­cien­tes a to­das las et­nias y cul­tu­ras del pla­ne­ta han su­fri­do do­ble­men­te los efec­tos de los con­flic­tos ar­ma­dos, los desas­tres na­tu­ra­les y los des­pla­za­mien­tos for­za­dos.

Arcadia - - PORTADA - Ana Du­rán Sal­va­tie­rra* Bo­go­tá

Re­cien­te­men­te, du­ran­te un con­ver­sa­to­rio con un gru­po de mu­je­res in­dí­ge­nas que com­par­tían sus tes­ti­mo­nios de vi­da, una de ellas, des­pués de des­car­gar su co­ra­zón al re­la­tar los su­fri­mien­tos pa­de­ci­dos du­ran­te el con­flic­to, nos ha­bló de sus obli­ga­cio­nes, sus sue­ños y sus am­bi­cio­nes. Lue­go con­clu­yó con una no­ta sen­ti­da y fa­mi­liar pa­ra to­das no­so­tras: “A ve­ces qui­sie­ra pa­sar pá­gi­na, pe­ro no pue­do”.

Las mu­je­res han si­do ac­to­ras de­ter­mi­nan­tes de la his­to­ria y, si es­ta se es­cri­bie­ra con jus­ti­cia, de­be­rían ser sus vo­ce­ras más con­fia­bles. Al fin y al ca­bo, han si­do sus víc­ti­mas y el mo­de­lo más cla­ro de la ca­pa­ci­dad de re­si­lien­cia.

De ca­da ca­pí­tu­lo trá­gi­co de la his­to­ria, sin im­por­tar la mag­ni­tud del su­fri­mien­to que es­ta le ha­ya cau­sa­do, la mu­jer ter­mi­na ex­tra­yen­do el ejem­plo y las lec­cio­nes que trans­mi­ti­rá a su des­cen­den­cia con el ob­je­ti­vo de ha­cer de sus in­te­gran­tes me­jo­res in­di­vi­duos. En el dra­ma im­pla­ca­ble de la his­to­ria, la mu­jer es un res­col­do in­mor­tal de la su­per­vi­ven­cia de la es­pe­cie.

Fren­te a la pre­dis­po­si­ción in­trín­se­ca de nues­tros pa­res mas­cu­li­nos a de­le­gar las faenas que no les gus­tan o no les in­tere­san, las mu­je­res siem­pre han an­te­pues­to las ne­ce­si­da­des e in­tere­ses de la fa­mi­lia y del tra­ba­jo a sus pro­pias am­bi­cio­nes. Lo han he­cho por­que asu­men que al fi­nal de ca­da día al­guien de­be de­jar la pá­gi­na co­rrec­ta­men­te es­cri­ta.

Las mu­je­res per­te­ne­cien­tes a to­das las et­nias y a to­das las cul­tu­ras han su­fri­do do­ble­men­te los efec­tos de los con­flic­tos ar­ma­dos, de los desas­tres na­tu­ra­les y de los des­pla­za­mien­tos for­za­dos. En es­tas cir­cuns­tan­cias se agu­di­zan las dis­cri­mi­na­cio­nes y las vul­ne­ra­bi­li­da­des que re­sul­tan de los pre­jui­cios que sir­ven de ci­mien­to al pa­triar­ca­do. Pe­ro, aun así, han cum­pli­do un rol fun­da­men­tal y de li­de­raz­go co­mo de­po­si­ta­rias de los sa­be­res an­ces­tra­les y del pa­tri­mo­nio cul­tu­ral.

Hoy las mu­je­res mi­gran­tes, que re­pre­sen­tan más del 48 % de las per­so­nas que se des­pla­zan en el mun­do, tam­bién ven in­cre­men­ta­do su lo­te de dis­cri­mi­na­ción. En su pro­yec­to mi­gra­to­rio, ade­más de ser víc­ti­mas de ve­já­me­nes en re­la­ción con su in­te­gri­dad fí­si­ca y emo­cio­nal, sis­te­má­ti­ca­men­te re­ci­ben me­nos re­co­no­ci­mien­to sa­la­rial que los hom­bres. Es­tá de­mos­tra­do que ellas en­vían re­me­sas pro­por­cio­nal­men­te más vo­lu­mi­no­sas, y más cons­tan­tes, a los fa­mi­lia­res que han de­ja­do atrás y con los cua­les man­tie­nen ma­yo­res la­zos afec­ti­vos que los hom­bres, más pro­pen­sos a crear nue­vos víncu­los fa­mi­lia­res en los lu­ga­res de des­tino y a de­jar en el ol­vi­do sus res­pon­sa­bi­li­da­des ori­gi­na­les.

Po­dría­mos in­cluir mu­chos otros ejem­plos, pe­ro lo cier­to es que de­le­gar y, más aún, “pa­sar pá­gi­na” es una al­ter­na­ti­va pa­ra los hom­bres, ve­da­da a sus pa­res mu­je­res.

Al ha­blar de “pa­sar la pá­gi­na”, en el fon­do siem­pre se tra­ta­rá de al­go que va más allá de una de­ci­sión per­so­nal, y si bien es­to apli­ca pa­ra ca­da ser in­di­vi­dual, es más com­ple­jo en el ca­so de ellas. Po­dría­mos pre­gun­tar­nos si la mu­jer del si­glo xxi es­tá pre­pa­ra­da pa­ra asu­mir es­to res­pon­sa­ble­men­te. Creo que sí. Mu­chas mu­je­res han lo­gra­do po­co a po­co dar vuel­ta a la pá­gi­na som­bría de sus vi­das en­fren­tan­do nue­vos desafíos, lo­gran­do el re­co­no­ci­mien­to de sus anó­ni­mos li­de­raz­gos y con­vir­tién­do­se en re­fe­ren­tes exi­to­sos no so­lo pa­ra otras mu­je­res, sino tam­bién pa­ra el mun­do, sin des­vin­cu­lar­se de sus de­be­res tra­di­cio­na­les.

Aho­ra bien, que­da abier­ta la pre­gun­ta de si, lle­ga­do el mo­men­to en que las mu­je­res de­ben dar prio­ri­dad a su pro­yec­to per­so­nal y de­le­gar equi­ta­ti­va­men­te sus obli­ga­cio­nes le­gen­da­rias, el mun­do del si­glo xxi es­tá pre­pa­ra­do pa­ra ello.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.