AR­TE VE­NE­ZO­LANO, ¿HE­CHO EN CO­LOM­BIA?

La cri­sis so­cial que con­du­jo a la mi­gra­ción ma­si­va del país ve­cino tam­bién ha to­ca­do, al me­nos su­til­men­te, al sec­tor de las ar­tes de nues­tro país. Va­rios crea­do­res han de­ci­di­do re­fun­dar sus ca­rre­ras le­jos de ca­sa. Ha­bla­mos con al­gu­nos de ellos.

Arcadia - - PORTADA - Eduar­do San­tos* Bo­go­tá

En Ve­ne­zue­la, Fe­de­ri­co Ova­lles-ar es una de las fi­gu­ras más pro­mi­nen­tes en el sec­tor de las ar­tes plás­ti­cas. Se for­mó en­tre el an­ti­guo Ins­ti­tu­to de Ar­tes Plás­ti­cas Armando Re­ve­rón en Ca­ra­cas e ins­ti­tu­tos de re­nom­bre en Lon­dres, y des­de su re­gre­so al país en 2003 fue ga­na­dor de va­rios re­co­no­ci­mien­tos co­mo el Jó­ve­nes con FIAT, el más im­por­tan­te de la ex­tin­ta Fe­ria In­ter­na­cio­nal de Ar­tes de Ca­ra­cas. En su país es un vie­jo co­no­ci­do de ga­le­rías y mu­seos; al­guien que se mue­ve con flui­dez en el cir­cui­to del ar­te. Pe­ro en Co­lom­bia si­gue sien­do prác­ti­ca­men­te un des­co­no­ci­do, un mi­gran­te más bus­can­do una opor­tu­ni­dad en el país ve­cino.

“Ve­nir de­ve­ne­zue­la, en don­de yo te­nía un desa­rro­llo im­por­tan­te, pa­ra ve­nir aquí y que no pa­se na­da... es un po­co du­ro, pe­ro en­ten­di­ble tam­bién”. Así, cru­da­men­te, re­su­me lo que han si­do tres años de ca­rre­ra en Co­lom­bia: un cam­bio trau­má­ti­co pa­ra un ar­tis­ta ya con­so­li­da­do, a raíz de la com­ple­ja si­tua­ción ve­ne­zo­la­na. Pa­ra Ova­lles-ar no te­nía sen­ti­do per­der uno, dos o has­ta tres días de tra­ba­jo ha­cien­do lar­gas fi­las pa­ra con­se­guir co­mi­da. Por eso, en 2015 hi­zo las ma­le­tas con su es­po­sa co­lom­bia­na y se vino a Bo­go­tá, don­de a pe­sar de lle­gar a al­gu­nas ga­le­rías y fe­rias in­de­pen­dien­tes tu­vo que bus­car otros tra­ba­jos fue­ra del cir­cui­to de las ar­tes plás­ti­cas pa­ra po­der sub­sis­tir.

La obra de Ova­lles-ar se ha cen­tra­do en los “no es­pa­cios”, esas zo­nas mar­gi­na­les den­tro de las gran­des ciu­da­des que mu­chas ve­ces nos ne­ga­mos a ver. Los es­pa­cios ha­bi­ta­bles cons­trui­dos con ma­te­ria­les co­mo ico­por, ma­de­ra o plás­ti­co han si­do la ins­pi­ra­ción pa­ra al­gu­nos de sus mon­ta­jes, que hoy pa­re­cen una re­pre­sen­ta­ción de la ma­ne­ra en que la gran ma­yo­ría de ve­ne­zo­la­nos in­ten­ta aco­mo­dar­se en una ciu­dad que le es aje­na. “El de­te­rio­ro so­cial que se vi­ve me ha re­en­con­tra­do con es­te te­ma que tra­ba­ja­ba des­de mi país”.

Se­gún da­tos de la Cruz Ro­ja, se es­ti­ma que cer­ca de un mi­llón de ve­ne­zo­la­nos han lle­ga­do a Co­lom­bia en los úl­ti­mos cua­tro años. La can­ti­dad de mi­gran­tes se ha con­ver­ti­do en un pa­no­ra­ma co­mún en las ciu­da­des y ca­da vez ha he­cho más evi­den­te una cri­sis que tam­bién ha per­mea­do a las ar­tes plás­ti­cas de un país que, has­ta ha­ce unos trein­ta años, era uno de los fo­cos im­por­tan­tes pa­ra la cul­tu­ra en Amé­ri­ca La­ti­na.

Un ol­vi­do es­truc­tu­ral de un go­bierno sin mu­cho in­te­rés por las ar­tes fue con lo que se en­con­tró Lin­da Phi­lips, una ar­tis­ta mul­ti­me­dial de Ca­ra­cas que hoy re­si­de en Bo­go­tá. Mien­tras tra­ba­ja­ba co­mo do­cen­te en la Armando Re­ve­rón, fue tes­ti­go de la de­ci­sión del go­bierno de Chá­vez de uni­fi­car los ins­ti­tu­tos de ar­tes, tea­tro y dan­za del país en un so­lo gran pro­yec­to lla­ma­do la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal Ex­pe­ri­men­tal de las Ar­tes. Ahí, en­tre la pre­ca­rie­dad pa­ra con­se­guir ma­te­ria­les pa­ra tra­ba­jar y unos idea­les po­lí­ti­cos le­ja­nos y cues­tio­na­bles, tra­ba­jó du­ran­te diez años. “Tan­to es­tu­dian­tes co­mo pro­fe­so­res te­nían que ha­cer fi­las pa­ra co­mer o bus­car me­di­ci­nas, y por eso mu­chas ve­ces no po­día­mos dic­tar cla­se”.

Aun­que por años se man­tu­vo op­ti­mis­ta y de­ci­dió em­pe­zar a tra­ba­jar con ma­te­ria­les re­ci­cla­dos pa­ra po­der dar sus cla­ses, cuan­do se dio cuen­ta de que va­rios de sus com­pa­ñe­ros eran pro­mo­vi­dos sim­ple­men­te por ser afi­nes al go­bierno, y que los nue­vos pro­fe­so­res que en­tra­ban eran sim­ples fi­chas bu­ro­crá­ti­cas, de­ci­dió ir­se del país con su es­po­so y su hi­ja.

Acá ha po­di­do co­nec­tar­se po­co a po­co con las ga­le­rías, don­de ha ex­pues­to pro­yec­tos co­mo Ac­ción con la­dri­llos ro­tos. Esa obra, pa­ra la que se gra­bó a ella mis­ma rom­pien­do una su­per­fi­cie de la­dri­llos ro­jos con unas bo­tas mi­li­ta­res pues­tas, re­pre­sen­ta di­rec­ta­men­te la me­tá­fo­ra del po­der mi­li­tar y la des­truc­ción de su país, una cons­tan­te en la obra de Phi­lips, quien se ha en­fo­ca­do en los efec­tos ne­ga­ti­vos del po­der ofi­cia­lis­ta so­bre la so­cie­dad.

En Bo­go­tá, que has­ta aho­ra es la ciu­dad que más ha re­ci­bi­do ar­tis­tas ve­ne­zo­la­nos, hay ve­ne­zo­la­nos de­di­ca­dos a la do­cen­cia, co­mo Co­ri­na Li­pavsky, quien se ha es­pe­cia­li­za­do en ha­cer ar­te con tec­no­lo­gía; Pe­dro Gó­mez, un ar­tis­ta so­no­ro; o el maes­tro Pe­dro Ta­glia­fi­co, quien lle­va tiem­po en­se­ñan­do pin­tu­ra en la ca­pi­tal.aún así, se­gún Ny­dia Gu­tié­rrez, una de las cu­ra­do­ras ve­ne­zo­la­nas más im­por­tan­tes en Co­lom­bia y quien ac­tual­men­te tra­ba­ja en el Mu­seo de An­tio­quia co­mo cu­ra­do­ra en je­fe, la diás­po­ra no se ha aglo­me­ra­do tan no­ta­ble­men­te acá co­mo sí ha su­ce­di­do en otros paí­ses co­mo Es­ta­dos Uni­dos o Mé­xi­co.

Gu­tié­rrez fue cu­ra­do­ra del Mu­seo de Be­llas Ar­tes de Ca­ra­cas, pe­ro pre­fi­rió de­vol­ver­se a su na­ti­vo San An­to­nio del Tá­chi­ra, en to­da la fron­te­ra con Cú­cu­ta, cuan­do ha­ce unos seis años la si­tua­ción de se­gu­ri­dad se hi­zo in­sos­te­ni­ble.a di­fe­ren­cia de otros mi­gran­tes, su re­la­ción con Co­lom­bia es de vie­ja da­ta. Es egre­sa­da de la Uni­ver­si­dad Ja­ve­ria­na, vi­vió por va­rios años en la fron­te­ra y hoy co­no­ce co­mo po­cos los cir­cui­tos ar­tís­ti­cos de am­bos paí­ses. “La ver­da­de­ra re­sis­ten­cia des­de el ar­te en­ve­ne­zue­la la es­tán ha­cien­do des­de las ga­le­rías in­de­pen­dien­tes que han lo­gra­do ha­cer co­sas en me­dio de una si­tua­ción muy di­fí­cil”, ase­gu­ra.

Las ga­le­rías in­de­pen­dien­tes y al­gu­nos mu­seos que no de­pen­den de fi­nan­cia­ción es­ta­tal, co­mo el Mu­seo de Ar­te Con­tem­po­rá­neo del Zu­lia, han man­te­ni­do vi­vo el cir­cui­to en Ve­ne­zue­la y ade­más han si­do cla­ves pa­ra que ar­tis­tas en el exi­lio si­gan man­te­nien­do un víncu­lo ar­tís­ti­co con el país. Ese es el ca­so de Nés­tor Gar­cía, otro egre­sa­do de la an­ti­gua Armando Re­ve­rón, ori­gi­na­rio del es­ta­do Tá­chi­ra y quien a pe­sar de re­si­dir en Bo­go­tá to­da­vía tra­ba­ja con al­gu­nas ga­le­rías co­mo la ABRA Ca­ra­cas o El Anexo, am­bas di­ri­gi­das por an­ti­guos ac­to­res de las ar­tes en Ve­ne­zue­la que fue­ron des­pla­za­dos de sus car­gos por no es­tar ali­nea­dos con el Es­ta­do.

Gar­cía es pin­tor e ini­cia­do en la ri­gu­ro­sa es­cue­la pai­sa­jís­ti­ca de las tie­rras an­di­nas del Tá­chi­ra. Pe­ro co­mo les su­ce­dió a mu­chos, cuan­do li­te­ral­men­te se que­dó sin có­mo con­se­guir pin­tu­ras o bro­chas tu­vo que par­tir y en­fren­tar­se al fu­tu­ro in­cier­to. Su obra, a di­fe­ren­cia de la de otros exi­lia­dos, no tra­ta de ex­po­ner o de­nun­ciar nin­gu­na reali­dad es­pe­cí­fi­ca, a pe­sar de que se en­cuen­tren re­pre­sen­ta­cio­nes de ele­men­tos de gue­rra co­mo bu­ques, avio­nes o tan­ques. “No me gus­ta el ar­te ca­tár­ti­co ni que sea un re­fle­jo con­tex­tual por­que pue­de de­ve­nir en pan­fle­to”.

Ade­más de la cir­cu­la­ción de obras, Trá­fi­co Vi­sual, un me­dio de co­mu­ni­ca­ción ve­ne­zo­lano de­di­ca­do al ar­te, tam­bién ha si­do im­por­tan­te pa­ra que ar­tis­tas co­mo Gar­cía se es­ta­bi­li­cen en Co­lom­bia mien­tras es­cri­ben y pro­ble­ma­ti­zan so­bre los pro­duc­tos de otros ar­tis­tas y fe­rias co­mo ARTBO. Su di­rec­to­ra, Ilea­na Ra­mí­rez, quien tam­bién tra­ba­ja co­mo ges­to­ra cul­tu­ral en Ca­ra­cas, ha si­do tes­ti­go de to­da la mi­gra­ción en los úl­ti­mos años. Pa­ra ella, sin em­bar­go, el éxo­do no ha si­do del to­do ne­ga­ti­vo. “Yo lo veo co­mo un cre­ci­mien­to. Adon­de va­yan, los ve­ne­zo­la­nos lle­van sus pen­sa­mien­tos y se­gu­ra­men­te así se pro­du­ci­rán si­tua­cio­nes de in­ter­cam­bio”.

En Co­lom­bia, esos in­ter­cam­bios tam­bién han te­ni­do lu­gar en la fron­te­ra gra­cias al tra­ba­jo de Su­sa­na Quin­te­ro co­mo cu­ra­do­ra del Mu­seo Ca­sa Na­tal del Ge­ne­ral San­tan­der, en el mu­ni­ci­pio de Vi­lla del Ro­sa­rio.a es­ca­sos cua­tro ki­ló­me­tros de la fron­te­ra, Quin­te­ro, quien lle­gó a Co­lom­bia por una se­rie de tra­ba­jos cu­ra­to­ria­les, ve to­dos los días la can­ti­dad de com­pa­trio­tas su­yos en­tran­do al país y se con­fron­ta con el pro­ble­ma de la otre­dad, un con­cep­to iró­ni­ca­men­te muy pre­sen­te en el dis­cur­so del ar­te con­tem­po­rá­neo. Con es­ta ex­pe­rien­cia, esa no­ción ad­quie­re una ma­te­ria­li­dad ate­rra­do­ra. “ca­da quien in­ten­ta afir­mar su pro­pia iden­ti­dad, muy fuer­te­men­te, pe­ro a la vez sien­to que no exis­te una se­pa­ra­ción tan mar­ca­da en­tre am­bos paí­ses”.

¿Pe­ro has­ta qué pun­to la lle­ga­da de ar­tis­tas plás­ti­cos ve­ne­zo­la­nos es­tá re­con­fi­gu­ran­do el me­dio ar­tís­ti­co en Co­lom­bia? Se­gún Ny­dia Gu­tié­rrez, aun­que ca­da vez es­tén lle­gan­do nue­vos re­fe­ren­tes al país a raíz de la dra­má­ti­ca si­tua­ción ve­ne­zo­la­na, to­da­vía fal­ta el grue­so de ar­tis­tas pa­ra que se pue­da con­tem­plar un ver­da­de­ro in­ter­cam­bio. Por esa mis­ma lí­nea es­tán Ova­lles-ar, Phi­lips y Gar­cía, quie­nes mien­tras pro­cu­ran con­so­li­dar­se co­mo crea­do­res en el país, es­tán bus­can­do ma­ne­ras de con­tac­tar ga­le­rías y em­pe­zar a mos­trar con cier­ta re­gu­la­ri­dad el tra­ba­jo de los ar­tis­tas ve­ne­zo­la­nos, por lo me­nos en Bo­go­tá.

Jai­ro Va­len­zue­la, di­rec­tor de la ga­le­ría Va­len­zue­la-klen­ner, di­ce que “el me­dio to­da­vía no es­tá muy abier­to a ar­tis­tas ‘des­co­no­ci­dos’ de otros paí­ses”, y que aún es muy pron­to pa­ra me­dir su im­pac­to en el cir­cui­to. Eso mis­mo di­ce Clau­dia Ha­kim, di­rec­to­ra del Mu­seo de Ar­te Mo­derno de Bo­go­tá (MAM­BO), quien cuen­ta que has­ta el mo­men­to no ha re­ci­bi­do pro­pues­tas de ex­po­si­cio­nes de ve­ne­zo­la­nos.

A pe­sar de que va­rios ar­tis­tas com­par­ten la tra­ge­dia de la mi­gra­ción, no se pue­de ha­blar aún de un ver­da­de­ro im­pac­to en nues­tro cir­cui­to. Hay un gru­po he­te­ro­gé­neo e in­co­ne­xo de ar­tis­tas tra­tan­do de ga­nar­se la vi­da. Co­mo co­men­ta el cu­ra­dor Jo­sé Ro­ca, so­lo el tiem­po per­mi­ti­rá eva­luar el im­pac­to de es­ta to­da­vía pe­que­ña pe­ro sig­ni­fi­ca­ti­va diás­po­ra en nues­tro mu­chas ve­ces ce­rra­do cir­cui­to del ar­te. Aún así, es de re­sal­tar que los or­ga­ni­za­do­res de un even­to co­mo ARTBO ha­yan he­cho un es­fuer­zo par­ti­cu­lar por for­ta­le­cer la pre­sen­cia de ve­ne­zo­la­nos en la fe­ria, que en es­ta edi­ción con­ta­rá con un nú­me­ro im­por­tan­te de ar­tis­tas y ga­le­ris­tas del país ve­cino. Aun­que la ma­yo­ría de ellos no re­si­da en Co­lom­bia, su par­ti­ci­pa­ción pue­de ser vis­ta co­mo un sín­to­ma in­ci­pien­te de que los es­pa­cios del ar­te en Co­lom­bia se abri­rán al ar­te plás­ti­co ve­ne­zo­lano, y que even­tual­men­te es­te ten­drá que ver con los ar­tis­tas re­si­den­tes en es­te país; con el ar­te ve­ne­zo­lano he­cho en Co­lom­bia.

Ma­pa, obra del ar­tis­ta ve­ne­zo­lano Armando Ruiz

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.