LA DIÁS­PO­RA CO­MO OPOR­TU­NI­DAD

Lo más pro­ba­ble es que el éxo­do ve­ne­zo­lano no sea tran­si­to­rio en nin­gu­na de sus for­mas. Por eso, la ma­ne­ra co­mo Co­lom­bia se acer­que a ello de­ter­mi­na­rá si se agra­van los pro­ble­mas na­cio­na­les y la si­tua­ción de los in­mi­gran­tes, o si se lo­gran so­lu­cio­nes que

Arcadia - - PORTADA - So­co­rro Ra­mí­rez* Bo­go­tá

La des­truc­ción de Ve­ne­zue­la es tal que el país, an­tes re­cep­tor be­ne­fi­cia­do de la in­mi­gra­ción que huía de dic­ta­du­ras y gue­rras, o atraí­da por la bo­nan­za pe­tro­le­ra, se trans­for­mó en ex­pul­sor de más del 10 % de su po­bla­ción. Des­de la Uni­ver­si­dad Cen­tral de­ve­ne­zue­la, el Ob­ser­va­to­rio y la­voz de la Diás­po­ra mues­tra, sin em­bar­go, lo di­fí­cil que es cuan­ti­fi­car el éxo­do: cal­cu­la que, has­ta 2015, era de 1,6 mi­llo­nes, y a oc­tu­bre de 2018, en­tre 3,9 y cua­tro mi­llo­nes. La

ONU ha­bla de 2,3 mi­llo­nes en los dos úl­ti­mos años. Con­sul­to­res 21 mos­tró que, a fi­na­les de 2017, la hui­da ya al­can­za­ba cua­tro mi­llo­nes.

Esa diás­po­ra, que es una do­lo­ro­sa evi­den­cia de los efec­tos de un ré­gi­men ca­da vez más au­to­ri­ta­rio y co­rrup­to que des­tru­yó la eco­no­mía y la ins­ti­tu­cio­na­li­dad ve­ne­zo­la­nas, ha su­ce­di­do en va­rias olea­das. En 2002, la con­fis­ca­ción de em­pre­sas y ha­cien­das em­pu­jó a los em­pre­sa­rios ve­ne­zo­la­nos a emi­grar. Lue­go vino el des­pi­do en la pe­tro­le­ra es­ta­tal PDVSA. En 2006, se in­cre­men­tó la sa­li­da de pro­fe­sio­na­les; en 2010, de li­cen­cia­dos y téc­ni­cos. Con Ma­du­ro se ha ma­si­fi­ca­do la sa­li­da for­zo­sa de jó­ve­nes y de fuer­za la­bo­ral. Y da­do que des­de 2014 la ma­yor par­te de ae­ro­lí­neas han ce­rra­do ope­ra­cio­nes en Ve­ne­zue­la, se han en­ca­re­ci­do los pa­sa­jes y el éxo­do se en­ru­ta ha­cia los ve­ci­nos a pie o en bus.

Mien­tras tan­to, el go­bierno no acep­ta ayu­da hu­ma­ni­ta­ria y sus vo­ce­ros le atri­bu­yen co­sas ab­sur­das a la diás­po­ra: que son de­ser­to­res y trai­do­res, que es una mo­da o un mon­ta­je me­diá­ti­co, que lle­van dó­la­res en los bol­si­llos y for­man par­te de una cam­pa­ña con­tra el go­bierno. Un vo­ce­ro cha­vis­ta di­jo en la cum­bre ibe­roa­me­ri­ca­na: “quien no es­té de acuer­do, que se lar­gue”. Otro aña­dió que es un ro­bo de ce­re­bros im­pul­sa­do por el im­pe­rio.

Ma­du­ro ne­gó el éxo­do an­te la ONU, aun­que pi­dió 500 mi­llo­nes de dó­la­res a or­ga­nis­mos in­ter­na­cio­na­les pa­ra re­pa­triar ve­ne­zo­la­nos. Su go­bierno ha­ce im­po­si­ble el ac­ce­so de la po­bla­ción a cé­du­las, pa­sa­por­tes o apos­ti­lla­mien­to de do­cu­men­tos, in­cre­men­ta su al­to cos­to y hay que pa­gar­los en dó­la­res o en pe­tros, la crip­to­mo­ne­da ofi­cial. Den­tro de Ve­ne­zue­la, el por­ve­nir y la es­pe­ran­za que­da­ron re­du­ci­dos a lo que se pue­da con­se­guir con el “car­net de la pa­tria”, me­ca­nis­mo ofi­cial de con­trol.

EL MA­YOR VE­CINO, PRI­MER DES­TINO

De las cri­sis ve­ne­zo­la­nas, el país más afec­ta­do es Co­lom­bia, cu­ya fron­te­ra es la más ex­ten­sa y lle­na de po­bla­cio­nes co­mu­nes, in­ter­ac­cio­nes so­cia­les, eco­sis­te­mas com­par­ti­dos y eco­no­mías en­tre­cru­za­das. So­lo exis­ten cin­co pa­sos li­mí­tro­fes for­ma­les, pe­ro hay cen­te­na­res de tro­chas in­for­ma­les por de­sier­tos, zo­nas co­n­ur­ba­das, ríos o sel­vas, con­tro­la­das por la co­rrup­ción y los gru­pos ar­ma­dos.

La tra­ge­dia de la diás­po­ra co­mien­za pre­ci­sa­men­te en esa fron­te­ra, que en al­gu­nos si­tios es un cam­po mi­na­do, en es­pe­cial en Nor­te de San­tan­der, por don­de en­tra la ma­yor par­te de ve­ne­zo­la­nos a Co­lom­bia. La Fun­da­ción Ideas pa­ra la Paz mues­tra có­mo de La Gua­ji­ra al Guai­nía hay al me­nos cin­co gru­pos ar­ma­dos ile­ga­les en­fren­ta­dos en dispu­tas san­grien­tas que les co­bran a los mi­gran­tes, los re­clu­tan co­mo in­for­man­tes y pa­ra el nar­co­trá­fi­co, el si­ca­ria­to, el con­tra­ban­do o la ex­plo­ta­ción se­xual. Lue­go vie­ne “la mar­cha de la in­fa­mia”, co­mo la re­vis­ta Se­ma­na lla­mó al pa­de­ci­mien­to de quie­nes de­ben ca­mi­nar des­de Cú­cu­ta has­ta Bu­ca­ra­man­ga: 195 ki­ló­me­tros sin re­fu­gio al­guno y a tra­vés del pá­ra­mo.vie­nen a pie por fal­ta de re­cur­sos y por­que la nor­ma­ti­vi­dad co­lom­bia­na exi­ge a los ex­tran­je­ros pa­sa­por­te se­lla­do pa­ra po­der via­jar en bus.

En­tre más se pro­fun­di­za las cri­sis, más se pa­ra­li­za la ins­ti­tu­cio­na­li­dad bi­na­cio­nal pa­ra la ve­cin­dad, y los go­bier­nos cen­tra­les so­lo se co­mu­ni­can por mi­cró­fono.

DE DRA­MA A OPOR­TU­NI­DAD

Sin ha­ber si­do un re­cep­tor sig­ni­fi­ca­ti­vo de in­mi­gran­tes –y más bien ha­bien­do ex­pul­sa­do po­bla­ción en bus­ca de opor­tu­ni­da­des o de hui­da por el con­flic­to

ar­ma­do–, Co­lom­bia es aho­ra el prin­ci­pal des­tino del ma­si­vo éxo­do des­de­ve­ne­zue­la. Los co­lom­bia­nos re­tor­nan con fa­mi­lia bi­na­cio­nal y, en­tre los ve­ne­zo­la­nos que lle­gan, los hay de tres ti­pos: los que en­tran a apro­vi­sio­nar­se de bie­nes y ser­vi­cios de sa­lud, me­di­ci­nas, ali­men­tos, edu­ca­ción, re­pues­tos, etc. (El al­to co­mi­sio­na­do de Na­cio­nes Uni­das pa­ra los Re­fu­gia­dos, ac­nur, se de­cla­ró con­mo­vi­do por­que vio en Cú­cu­ta lo que no ha­bía vis­to en nin­gu­na par­te: que mi­les de per­so­nas pa­san la fron­te­ra a to­mar aun­que sea una so­la co­mi­da por día, y lue­go re­gre­san a su país.) Los de un se­gun­do ti­po, que cons­ti­tu­ye la ma­yo­ría de in­mi­gran­tes, se que­dan en Co­lom­bia, in­clui­do el li­de­raz­go opo­si­tor en el exi­lio.y el ter­cer ti­po es el de quie­nes si­guen ha­cia otros paí­ses su­r­ame­ri­ca­nos.

El go­bierno de Iván Du­que avi­zo­ra tres es­ce­na­rios pa­ra los pró­xi­mos tres años: si la si­tua­ción se man­tie­ne, Co­lom­bia al­ber­ga­ría 2.166.000 ve­ne­zo­la­nos; si me­jo­ra al­go, se­rían 1.850.000; si se em­peo­ra, el nú­me­ro su­biría a cua­tro mi­llo­nes.ta­les ci­fras re­tan la ca­pa­ci­dad de res­pues­ta na­cio­nal.

Sin em­bar­go, lo más pro­ba­ble es que nin­gu­na de las mo­da­li­da­des del éxo­do sea tran­si­to­ria. Por eso, la ma­ne­ra co­mo Co­lom­bia se acer­que a to­das ellas de­ter­mi­na­rá si se agra­van los pro­ble­mas na­cio­na­les y la si­tua­ción de los in­mi­gran­tes, o si se lo­gran so­lu­cio­nes que abran opor­tu­ni­da­des.

Pa­ra en­fren­tar pro­ble­mas hu­ma­ni­ta­rios ur­gen­tes y una in­ser­ción po­si­ti­va es cru­cial di­se­ñar es­tra­te­gias de cor­to, me­diano y lar­go pla­zo que atien­dan los desafíos y po­si­bi­li­da­des que abren los in­mi­gran­tes. Has­ta aho­ra, en Co­lom­bia ha pri­ma­do la aper­tu­ra pa­ra aco­ger a los ve­ne­zo­la­nos o a los co­lom­bia­nos que re­tor­nan, pe­ro los apo­yos hu­ma­ni­ta­rios no al­can­zan pa­ra so­bre­vi­vir; me­nos aún son su­fi­cien­tes pa­ra su in­clu­sión real, con de­re­chos y ha­bi­li­da­des. Hay una re­la­ción di­rec­ta en­tre la su­pera­ción de la me­ra so­bre­vi­ven­cia y la ca­pa­ci­dad de asu­mir em­pren­di­mien­tos que ge­ne­ren in­gre­sos le­ga­les y pro­duc­ti­vos, en­tre la no dis­cri­mi­na­ción y la po­si­ti­va in­te­gra­ción mul­ti­cul­tu­ral que be­ne­fi­cie tan­to a los in­mi­gran­tes co­mo al país que los aco­ge.

El Re­gis­tro Ad­mi­nis­tra­ti­vo de Mi­gran­tes ve­ne­zo­la­nos en Co­lom­bia (RAMV) y el Per­mi­so Es­pe­cial de Per­ma­nen­cia (PEP) les per­mi­te a los mi­gran­tes per­ma­ne­cer aquí, es­tu­diar y em­plear­se. Es ur­gen­te pro­mo­ver en­ton­ces opor­tu­ni­da­des de tra­ba­jo, vi­vien­da y ser­vi­cios, di­fun­dir esa in­for­ma­ción y fa­ci­li­tar trá­mi­tes que di­fi­cul­tan la in­ser­ción en el mer­ca­do la­bo­ral for­mal e in­ci­tan a una vin­cu­la­ción irre­gu­lar que atra­pa a mu­chos en la de­lin­cuen­cia.

Lo que mues­tran, de he­cho, las dis­tin­tas olas del éxo­do es que los ve­ne­zo­la­nos ya han de­ja­do su im­pron­ta en Co­lom­bia en ini­cia­ti­vas em­pre­sa­ria­les y co­mer­cia­les, o en es­pa­cios co­mo las uni­ver­si­da­des. Des­de ahí se ex­pre­sa par­te del li­de­raz­go opo­si­tor en el exi­lio. Si los hi­jos de los in­mi­gran­tes ve­ne­zo­la­nos no que­dan co­mo apá­tri­das en Co­lom­bia, en unos años se­rán po­bla­ción eco­nó­mi­ca­men­te ac­ti­va de re­le­vo, pe­ro eso de­pen­de de que se ayu­de a sus pa­dres a su­pe­rar la irre­gu­la­ri­dad, a en­trar al mer­ca­do la­bo­ral for­mal, y a los ni­ños al sis­te­ma edu­ca­ti­vo.

Tam­bién es cla­ve es­ti­mu­lar la hos­pi­ta­li­dad y evi­tar bro­tes de xe­no­fo­bia que se pro­du­cen cuan­do las so­lu­cio­nes no apa­re­cen. al­gu­nos sec­to­res co­lom­bia­nos in­si­núan ac­ti­tu­des hos­ti­les con los mi­gran­tes más po­bres, que in­ten­tan so­bre­vi­vir en es­pa­cios pú­bli­cos y com­pi­ten por ayu­das, em­pleo es­ca­so o re­bus­que in­for­mal de in­gre­sos.al mis­mo tiem­po, se mul­ti­pli­can las ini­cia­ti­vas ciu­da­da­nas que me­jo­ran la hos­pi­ta­li­dad y con­vi­ven­cia con los in­mi­gran­tes. Es­ta es una ga­nan­cia cul­tu­ral pa­ra Co­lom­bia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.