“Hay que sa­cu­dir el sta­tu quo”

La sec­ción Ar­te­cá­ma­ra de ARTBO siem­pre ha es­ta­do orien­ta­da a dar­les un es­pal­da­ra­zo a jó­ve­nes ar­tis­tas co­lom­bia­nos. Es­te año, por de­ci­sión de su cu­ra­do­ra, Ca­ro­li­na Pon­ce de León, ten­drá ade­más una par­ti­ci­pa­ción ma­yo­ri­ta­ria de mu­je­res.

Arcadia - - ESPECIAL - Ca­mi­lo Ji­mé­nez San­to­fi­mio* Bo­go­tá

Us­ted ha di­cho que, al se­lec­cio­nar prin­ci­pal­men­te mu­je­res pa­ra Ar­te­cá­ma­ra, no bus­ca cum­plir una cuo­ta o al­can­zar equi­dad. ¿Cuál es el ob­je­ti­vo? His­tó­ri­ca­men­te, los ar­tis­tas hom­bres han pre­do­mi­na­do en los es­ce­na­rios del ar­te, en las ex­po­si­cio­nes, las ga­le­rías, las co­lec­cio­nes y en la crí­ti­ca e his­to­ria del ar­te. Pa­ra con­fron­tar eso, no me in­tere­só bus­car la equi­dad per se, es de­cir, el 50/50, por­que eso no bas­ta pa­ra sa­cu­dir el sta­tu quo. Pa­ra crear un con­tras­te, era ne­ce­sa­rio ser más ra­di­cal. Por eso in­ver­tí la pro­por­ción ha­bi­tual, se­lec­cio­nan­do 70 % mu­je­res ver­sus 30 % hom­bres, pa­ra crear las con­di­cio­nes que per­mi­ten des­cu­brir un mun­do de ar­te en el que las sen­si­bi­li­da­des do­mi­nan­tes pue­den lle­gar a ser otras. Po­dría ha­ber se­lec­cio­na­do so­lo mu­je­res, y lo pen­sé, pe­ro esa ex­clu­sión ex­tre­ma ha­bría im­pli­ca­do una for­ma de fe­mi­nis­mo esen­cia­lis­ta, que no me in­tere­sa, y ha­bría pro­du­ci­do un men­sa­je con­tra­pro­du­cen­te.

Ha­ble más del con­tex­to de es­ta de­ci­sión de in­ver­tir la pro­por­ción.

La de­ci­sión fue ins­pi­ra­da por una pu­bli­ca­ción en el Pe­rió­di­co de Crí­ti­ca Co­lom­bia­na so­bre los por­cen­ta­jes de re­pre­sen­ta­ción en las ga­le­rías de Bo­go­tá se­gún gé­ne­ros bio­ló­gi­cos. La des­pro­por­ción es alar­man­te y más ex­tre­ma que el 70/30 que pro­po­ne es­ta cu­ra­du­ría, es­pe­cial­men­te si con­si­de­ra­mos el gran nú­me­ro de mu­je­res que se gra­dúa ca­da año de los pro­gra­mas de ar­te. Es di­fí­cil ex­pli­car es­te fe­nó­meno sin pen­sar que se de­be a los es­te­reo­ti­pos —ins­ti­tu­cio­na­li­za­dos— que exis­ten con res­pec­to a las iden­ti­da­des de gé­ne­ro. Se tra­ta al ar­tis­ta hom­bre co­mo ge­nio y a la ar­tis­ta mu­jer con con­des­cen­den­cia por con­si­de­rar su tra­ba­jo “fe­me­nino”, co­mo una sub­ca­te­go­ría del ar­te.

¿Por qué ha di­cho que no le in­tere­sa mu­cho lo­grar una equi­dad?

Sí me in­tere­sa la equi­dad, pe­ro no en tér­mi­nos ma­te­má­ti­cos. Es­te es un mo­men­to par­ti­cu­lar, con el mo­vi­mien­to #Metoo, con el sur­gi­mien­to de lí­de­res mu­je­res en el cam­po po­lí­ti­co y so­cial co­mo Fran­cia Már­quez, ale­xan­dría Oca­sio-cor­tez o la pri­me­ra mi­nis­tra de Nue­va Ze­lan­da. Que nue­vas pers­pec­ti­vas, nue­vas sub­je­ti­vi­da­des, ten­gan fuer­za y vi­si­bi­li­dad no de­pen­de de una equi­dad nu­mé­ri­ca, sino cua­li­ta­ti­va. Cuan­do hay un des­ba­lan­ce en asun­tos de gé­ne­ro sur­ge, se­gún sus pro­pias pa­la­bras,“una dis­tor­sión”, y es­ta ha es­ta­do de­fi­ni­da has­ta hoy por los hom­bres, due­ños tra­di­cio­nal y sis­te­má­ti­ca­men­te de las ma­yo­rías. ¿Se da tam­bién una “dis­tor­sión” cuan­do el ma­yor pe­so lo tie­nen la mu­je­res?

Al dar pre­va­len­cia a las mu­je­res no se crea otra dis­tor­sión. La dis­tor­sión es pro­duc­to de una pre­va­len­cia sis­te­má­ti­ca que se le ha da­do al ar­te rea­li­za­do por hom­bres a lo lar­go de la his­to­ria.a mi mo­do de ver, in­ver­tir la pro­por­ción por una vez no ge­ne­ra dis­tor­sión sino un equi­li­brio sim­bó­li­co y mo­men­tá­neo. Si el pre­do­mi­nio de mu­je­res se vol­vie­ra nor­ma, qui­zás ya po­dría­mos ha­blar de una dis­tor­sión in­ver­ti­da.

¿Se tra­du­ce esa in­ver­sión en las obras o los me­dios que usan las ar­tis­tas? ¿Hay lí­neas re­co­no­ci­bles?

No to­das las ar­tis­tas mu­je­res par­ten de una pre­mi­sa de gé­ne­ro. Que las hay, las hay. Pe­ro es un pre­jui­cio asu­mir que las mu­je­res crean ex­pre­sio­nes que di­fie­ren fun­da­men­tal­men­te del ar­te rea­li­za­do por hom­bres. Ar­tis­tas de gru­pos his­tó­ri­ca­men­te re­le­ga­dos —ar­tis­tas mu­je­res, ar­tis­tas lgbtq, ar­tis­tas de las di­fe­ren­cias ét­ni­cas o ra­cia­les— pue­den tra­ba­jar te­mas de iden­ti­dad, co­lo­nia­lis­mo, ra­cis­mo, mar­gi­na­li­za­ción, et­cé­te­ra, pa­ra dar vi­si­bi­li­dad a te­mas que son obli­te­ra­dos por las cul­tu­ras do­mi­nan­tes. Pe­ro un ar­tis­ta con una iden­ti­dad es­pe­cí­fi­ca no crea ne­ce­sa­ria­men­te, ni ex­clu­si­va­men­te, ar­te que se ca­rac­te­ri­za por esa es­pe­ci­fi­ci­dad.

Pe­ro us­ted es­ta­ba ha­blan­do de “sen­si­bi­li­da­des do­mi­nan­tes”. ¿Cuá­les nos es­pe­ran en un

Ar­te­cá­ma­ra pre­do­mi­nan­te­men­te fe­me­nino?

En reali­dad, las sen­si­bi­li­da­des son más de or­den ge­ne­ra­cio­nal que del gé­ne­ro del ar­tis­ta, pues des­de di­fe­ren­tes pers­pec­ti­vas, tan­to hom­bres co­mo mu­je­res ex­plo­ran las par­ti­cu­la­ri­da­des cul­tu­ra­les del mo­men­to: la ab­sor­ción de la pri­va­ci­dad por lo pú­bli­co; el im­pac­to de las re­des en los com­por­ta­mien­tos so­cia­les y en la per­cep­ción del mun­do; la li­ber­tad de con­tro­lar la ima­gen pú­bli­ca en las re­des ver­sus los al­go­rit­mos que con­vier­ten los per­fi­les en iden­ti­da­des de con­su­mo. Los te­mas y len­gua­jes de las mu­je­res son am­plios: des­de las ac­cio­nes crí­ti­cas de Na­dia Gra­na­dos so­bre la cons­truc­ción de un dis­cur­so po­lí­ti­co vio­len­to (mas­cu­lino) pro­pa­ga­do a tra­vés de ca­na­les co­mo­you­tu­be, la mi­ra­da iró­ni­ca del Co­lec­ti­vo Zun­ga so­bre las re­pre­sen­ta­cio­nes de la mu­jer en los me­dios, has­ta las ana­lo­gías poé­ti­cas en­tre lo co­ti­diano, lo ex­tra­or­di­na­rio y lo fe­no­me­no­ló­gi­co de ar­tis­tas co­mo So­fía Re­yes, yo­rely­va­le­ro y Na­ta­lia Ló­pez.

Tra­tán­do­se de me­no­res de cua­ren­ta años, y si nos en­fo­ca­mos en las mu­je­res, ¿qué ar­tis­tas re­co­ge es­ta ver­sión de la fe­ria? Se­gu­ra­men­te, da­do el des­ba­lan­ce tra­di­cio­nal, hay mu­chas que no ha­bían es­ta­do nun­ca en ARTBO.

Una ar­tis­ta de cua­ren­ta años, sin re­pre­sen­ta­ción de ga­le­ría, pue­de te­ner diez, quin­ce o más años de re­co­rri­do pro­fe­sio­nal por los es­pa­cios al­ter­na­ti­vos del ar­te. Que lle­gue a Ar­te­cá­ma­ra a una edad que ro­za los cua­ren­ta no de­ja de ser sin­to­má­ti­co de las fuer­zas de ex­clu­sión de los cir­cui­tos le­gi­ti­ma­do­res. Por eso me pa­re­ció re­le­van­te in­vi­tar al Co­lec­ti­vo Zun­ga a ha­cer una an­to­lo­gía de su tra­ba­jo ar­tís­ti­co de los úl­ti­mos diez años. Ha­cer­les una re­tros­pec­ti­va en un es­pa­cio de ar­te jo­ven es, tam­bién, una pro­vo­ca­ción.

¿Qué im­pac­to con­si­de­ra pro­ba­ble pro­du­cir con las de­ci­sio­nes que ha to­ma­do pa­ra es­te año?

Una ex­po­si­ción es un te­rri­to­rio sim­bó­li­co tem­po­ral y, en es­te ca­so, bre­ve, pues so­lo du­ra­rá cua­tro días. Así que no an­ti­ci­po un im­pac­to trans­for­ma­dor. Es­tas de­ci­sio­nes son ape­nas ges­tos pa­ra ge­ne­rar la fic­ción mo­men­tá­nea, en­tre pa­rén­te­sis, de có­mo se­ría un mun­do del ar­te al re­vés. No es más que eso y tam­po­co es me­nos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.