NA­DA SE­RÁ IGUAL

Arcadia - - CRÍTICA - Mau­ri­cio Sáenz

No hay na­da más pe­li­gro­so pa­ra un pen­sa­dor que la pren­sa lo de­cla­re gu­rú. Pe­ro eso es­tá pa­san­do con Yu­val Noah Ha­ra­ri, y sus mal­que­rien­tes apro­ve­chan pa­ra lla­mar­lo “el gu­rú del si­glo xxi” con un sar­cas­mo que no tra­tan de ocul­tar. Por lo de­más, el his­to­ria­dor is­rae­lí no ayu­da. Hay al­go de mer­ca­deo ti­po Pau­lo Coel­ho en eso de ofre­cer jus­to 21 lec­cio­nes pa­ra el si­glo xxi. ¿Si se hu­bie­ra tra­ta­do del si­glo xx, ha­brían si­do vein­te lec­cio­nes?

¿Y las cam­pa­ñas ma­si­vas de pu­bli­ci­dad no tri­via­li­zan su men­sa­je? Ha­ra­ri no ne­ce­si­ta avi­sos de pri­me­ra pla­na. Sus dos li­bros pre­vios, De ani­ma­les a dio­ses (2012) y Ho­mo deus (2017), tu­vie­ron un éxi­to mo­nu­men­tal y ya acu­mu­lan tra­duc­cio­nes a más de cua­ren­ta idio­mas. Ha­ce ape­nas seis años era un pro­fe­sor de la Uni­ver­si­dad He­brea de Je­ru­sa­lén y hoy se pe­lean por ha­blar con él des­de An­ge­la Mer­kel has­ta Em­ma­nuel Ma­cron. Mi­llo­nes si­guen sus con­fe­ren­cias por in­ter­net, le llue­ven en­tre­vis­tas por do­quier y las uni­ver­si­da­des se pe­lean por lle­var­lo a sus au­di­to­rios.

Na­da de eso es gra­tui­to. Por­que en reali­dad ni sus de­va­neos mer­ca­de­ris­tas ni la en­vi­dia de sus pa­res al­can­zan a qui­tar­les mé­ri­to a sus re­fle­xio­nes uni­ver­sa­lis­tas, de un apa­sio­na­do hu­ma­nis­mo y lai­cis­mo se­cu­lar, que lo con­vir­tie­ron en una su­per­es­tre­lla in­te­lec­tual.

En efec­to, en De ani­ma­les a dio­ses ofre­cía una mi­ra­da al éxi­to de los ho­mo sa­piens en su ca­rre­ra por do­mi­nar el pla­ne­ta, y en Ho­mo deus pre­sen­ta­ba sus pro­yec­cio­nes de un fu­tu­ro le­jano de pro­fun­da trans­for­ma­ción exis­ten­cial. Aho­ra, en sus 21 lec­cio­nes, Ha­ra­ri tie­ne un tono de ur­gen­cia. En efec­to, ha­cia 2050, cuan­do los más jó­ve­nes se­gui­rán vi­vos, mu­chas de las cer­te­zas ac­tua­les ha­brán des­apa­re­ci­do y su mun­do se­rá irre­co­no­ci­ble. No hay tiem­po que per­der, por­que se acer­can los ma­yo­res desafíos que nues­tra es­pe­cie ha­ya en­fren­ta­do ja­más.

Aun­que ese des­afor­tu­na­do tí­tu­lo ha­bla de lec­cio­nes, Ha­ra­ri en reali­dad se li­mi­ta a plan­tear los tér­mi­nos de la dis­cu­sión y a de­fi­nir las pers­pec­ti­vas his­tó­ri­cas e ideo­ló­gi­cas. Co­mien­za por la de­ca­den­cia del re­la­to li­be­ral, so­bre­vi­vien­te de un si­glo xx en que pe­re­cie­ron tan­to el co­mu­nis­ta co­mo el fas­cis­ta. El li­be­ra­lis­mo, apro­pia­do pa­ra ges­tio­nar un mun­do de re­fi­ne­rías, mo­to­res o te­le­vi­so­res, no tie­ne las he­rra­mien­tas pa­ra el co­lap­so eco­ló­gi­co y la dis­rup­ción tec­no­ló­gi­ca con una de sus ma­ni­fes­ta­cio­nes más cons­pi­cuas: la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial (ai).

Por­que la su­pues­ta li­ber­tad pa­ra vo­tar que­da­rá ca­da vez más en en­tre­di­cho a me­di­da que la bio­tec­no­lo­gía, com­bi­na­da con la in­fo­tec­no­lo­gía, mo­de­len nues­tros sen­ti­mien­tos. De tal ma­ne­ra que las dic­ta­du­ras del si­glo xxi no ten­drán na­da que ver con las del xx, pues a cam­bio de re­pre­sión ar­ma­da, re­gi­rán los al­go­rit­mos om­ni­pre­sen­tes y om­nis­cien­tes a par­tir de bio­sen­so­res que sa­brán más de no­so­tros que no­so­tros mis­mos.

Por otro la­do, la pér­di­da de tra­ba­jos en los ám­bi­tos más in­só­li­tos, a ma­nos de la ai, lle­va­rá a la cla­se tra­ba­ja­do­ra a lu­char ya no con­tra la ex­plo­ta­ción, sino con­tra un enemi­go peor: la irre­le­van­cia. Por eso, gran­des por­cio­nes de la po­bla­ción que­da­rán fue­ra del mer­ca­do la­bo­ral pre­gun­tán­do­se, sin res­pues­ta, por su iden­ti­dad y el sig­ni­fi­ca­do de sus vi­das. aun que, co­mo di­ce Ha­ra­ri, en pri­mer lu­gar hay que en­ten­der que la vi­da no es un re­la­to. “el uni­ver­so no tie­ne sen­ti­do y los sen­ti­mien­tos hu­ma­nos tam­po­co (…). No son par­te de un gran re­la­to cós­mi­co: so­lo vi­bra­cio­nes efí­me­ras que apa­re­cen y des­apa­re­cen sin pro­pó­si­to con­cre­to”.

No es fá­cil ha­cer­le jus­ti­cia a un li­bro de im­pli­ca­cio­nes tan va­ria­das y com­ple­jas. tras re­co­no­cer­lo, bas­ta de­cir que no es ex­tra­ño que mu­chos co­men­ta­ris­tas ha­yan em­pe­za­do a ata­car­lo con sa­ña. Mu­chos se sien­ten vul­ne­ra­dos, so­bre to­do aque­llos que vi­ven con el po­der y de­fien­den un sta­tu quo que qui­sie­ran ver pro­fun­di­za­do en el fu­tu­ro. Las ideas de Ha­ra­ri des­tru­yen sin pie­dad verdades con­ven­cio­na­les, no so­lo en cuan­to a la so­cie­dad y sus con­tor­nos, co­mo las creen­cias re­li­gio­sas, sino en cuan­to al in­di­vi­duo en sí mis­mo. y es­te li­bro no es la ex­cep­ción.

21 lec­cio­nes pa­ra el si­glo XXI Yu­val Noah Ha­ra­ri De­ba­te 300 pá­gi­nas

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.