LO MIS­MO QUE AN­TES

Arcadia - - CRÍTICA - Emi­lio San­mi­guel

Pa­ra la Fi­lar­mó­ni­ca de Bo­go­tá, edu­car a su pú­bli­co fue fae­na de ro­ma­nos. A fi­na­les de los años se­ten­ta fue ins­ta­la­da “pro­vi­sio­nal­men­te” en el Au­di­to­rio León de Greiff de la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal, que ha si­do su se­de “per­ma­nen­te”; los es­tu­dian­tes te­nían ac­ce­so li­bre y los con­cier­tos for­ma­ban par­te de las en­tre­ten­cio­nes del cam­pus: en­tra­ban, aplau­dían a des­tiem­po y si se abu­rrían sa­lían, mien­tras les chi­rria­ban los za­pa­tos en el li­nó­leo.

En fe­bre­ro de 1978 in­te­rrum­pie­ron un con­cier­to de Vi­val­di: “El día del aniver­sa­rio de Ca­mi­lo To­rres Res­tre­po no hay con­cier­to”. El di­rec­tor ti­tu­lar, Car­los Vi­lla, es­pe­ró, reanu­dó, vol­vió la aren­ga; to­có can­ce­lar.

Los jue­ves ha­bía fo­ros di­dác­ti­cos y des­pués de la mú­si­ca, al fi­nal, se res­pon­dían in­quie­tu­des del pú­bli­co. Cuan­do hi­cie­ron la Sin­fo­nía n.º 1 de Brahms, que ci­ta el co­ral de la No­ve­na de Beet­ho­ven, al­guien di­jo ha­ber­lo no­ta­do; Vi­lla le di­jo que lo mis­mo le ha­bían di­cho a Brahms y que es­te res­pon­dió: “Cual­quier asno se da cuen­ta de eso”. “¡Quién di­jo mie­do!” Se ar­mó el za­fa­rran­cho y le in­cre­pa­ron ha­ber “ofen­di­do” al es­pec­ta­dor; to­có sus­pen­der el fo­ro.

Las co­sas no siem­pre se desa­rro­lla­ban en un am­bien­te tan ten­so y fue mu­cho lo que el pú­bli­co apren­dió. Con el tiem­po, el in­ci­pien­te au­di­to­rio se con­vir­tió en mul­ti­tud y la or­ques­ta se con­vir­tió en lo que es hoy: la pri­me­ra del país.

Hoy en día ya no es una agru­pa­ción sino un sis­te­ma de or­ques­tas y co­ros que tra­ba­ja en to­da la ciu­dad. Cua­ren­ta años des­pués, Car­los Vi­lla di­ri­ge la Fi­lar­mó­ni­ca Ju­ve­nil, que es to­do un fe­nó­meno. El pa­sa­do 7 de oc­tu­bre se pre­sen­tó en el au­di­to­rio de la Bi­blio­te­ca Vir­gi­lio Bar­co con la Se­gun­da de Brahms: tre­men­do re­to. Pa­re­cía que es­tá­ba­mos de nue­vo en los años se­ten­ta. La en­tra­da era gra­tui­ta, el pú­bli­co en­tra­ba y sa­lía sin im­por­tar­le que se es­tu­vie­ra in­ter­pre­tan­do la obra de una ma­ne­ra tan ejem­plar y con tan­ta con­vic­ción, por­que era otra de las en­tre­ten­cio­nes do­mi­ni­ca­les de la bi­blio­te­ca. En ho­nor a la ver­dad, co­mo en los se­ten­ta, una bue­na frac­ción del pú­bli­co, en su ma­yo­ría jo­ven, dis­fru­ta­ba la mú­si­ca.

To­do es­to pa­ra de­cir que la Fi­lar­mó­ni­ca cum­ple con la que ha si­do su ra­zón de ser y su mi­sión: lle­var la mú­si­ca al bo­go­tano del co­mún, no a las éli­tes. Sin em­bar­go, to­do pa­re­ce in­di­car que la ad­mi­nis­tra­ción no es muy cons­cien­te de la im­por­tan­cia de esa la­bor. Se ne­ce­si­ta im­ple­men­tar al­gu­na es­tra­te­gia pa­ra con­tro­lar la pro­ce­sión por­que or­ques­ta, di­rec­tor y com­po­si­tor me­re­cen res­pe­to. Esa frac­ción de pú­bli­co se­rio ame­ri­ta con­si­de­ra­ción, y que se pon­ga a su dis­po­si­ción un pro­gra­ma de mano; no bas­ta con que una fun­cio­na­ria se pa­re, abra con el in­mar­ce­si­ble “sa­lu­do del al­cal­de En­ri­que Pe­ña­lo­sa Lon­do­ño”, lea las ho­jas de vi­da de los ar­tis­tas, re­ci­te el pro­gra­ma y pi­da apa­gar los ce­lu­la­res, pa­ra que des­pués de ini­cia­do el con­cier­to se tras­la­de la se­ño­ra al fi­nal del sa­lón, si­ga con su ce­lu­lar en­cen­di­do y con­ver­se: hay que dar ejem­plo.y un pro­gra­mi­ta de mano, en fo­to­co­pia, no va a afec­tar las fi­nan­zas dis­tri­ta­les. En cam­bio sí es una ma­ni­fes­ta­ción de com­pro­mi­so con una la­bor de ver­dad im­por­tan­te.

La di­rec­to­ra eje­cu­ti­va San­dra Me­luk es­tu­vo pre­sen­te du­ran­te la pri­me­ra par­te, la del Pot­pu­rrí de Hüm­mel, y se per­dió de lo real­men­te im­por­tan­te del tra­ba­jo de Car­los Vi­lla y la Ju­ve­nil, el Brahms. La­men­ta­ble, por­que de ella de­pen­de po­ner los co­rrec­ti­vos ne­ce­sa­rios. ¿El po­der pa­ra qué?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.