La re­pú­bli­ca de la alu­ci­na­ción

El ala iz­quier­da Mir­cea Car­ta­res­cu Im­pe­di­men­ta | 432 pá­gi­nas

Arcadia - - LIBROS - Por Die­go Cas­ti­llo

Ce­ga­dor, la tri­lo­gía del fe­nó­meno li­te­ra­rio ru­mano Mir­cea Car­ta­res­cu, es una me­tá­fo­ra de la ma­ri­po­sa: El ala iz­quier­da, El cuer­po y El ala de­re­cha. El ala iz­quier­da, el pri­mer li­bro, aca­ba de ser edi­ta­do por Im­pe­di­men­ta, con la ex­ce­len­te tra­duc­ción de Ma­rian Ochoa de Eri­be. La no­ve­la em­pie­za con la ju­ven­tud de Mir­cea, un al­ter ego del au­tor, y se ex­tien­de has­ta la caí­da de Ni­co­lae Ceaușes­cu, un ex­pre­si­den­te co­mu­nis­ta, en 1989.Tie­ne tres par­tes, en tres tiem­pos: los años cua­ren­ta, cin­cuen­ta y ochen­ta. La pri­me­ra nos lle­va a la in­fan­cia y ado­les­cen­cia de Mir­cea, quien em­pren­de una bús­que­da de sus pro­pios orí­ge­nes a tra­vés de vie­jos cua­der­nos con que re­cuer­da su vi­da en Bu­ca­rest. Una vi­si­ta a Tan­ta­va, el pue­blo ma­terno, des­pier­ta la epo­pe­ya de su ge­nea­lo­gía búl­ga­ra, el via­je de los Ba­dis­lav, don­de el úni­co ca­mino y re­den­ción es el Da­nu­bio.

La me­mo­ria es un mo­ti­vo cla­ve del li­bro, y un dis­po­si­ti­vo pa­ra en­trar a ha­blar del len­gua­je en un mun­do don­de la gue­rra y la re­pre­sión co­mu­nis­ta han per­ver­ti­do y trai­cio­na­do el nom­bre y el sig­ni­fi­ca­do de las co­sas. y es que con la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial y la lle­ga­da del co­mu­nis­mo a Ru­ma­nia en 1947, los nom­bres se ale­ja­ron de las co­sas has­ta la fal­se­dad y la men­ti­ra. Co­mo Ril­ke o Schulz, el via­je de Mir­cea a la ma­dre se con­vier­te en­ton­ces en una for­ma de re­den­ción o de sal­va­ción, una apo­lo­gía en la que el “yo” pa­re­ce re­ba­sa­do por el ob­je­to (la ma­dre y su uni­ver­so), a la ma­ne­ra de Freud en Due­lo y me­lan­co­lía. El len­gua­je co­ti­diano, en­ton­ces, es som­bra de una som­bra, de­pre­cia­ción de una len­gua pri­me­ra, un frag­men­to de los mi­tos y los dio­ses.

La ne­ce­si­dad de na­rrar del au­tor se abre en es­ta no­ve­la co­mo un ca­lei­dos­co­pio, me­dian­te pro­ce­di­mien­tos ba­rro­cos: tram­pan­to­jos, de­for­ma­cio­nes de ima­gen, es­pe­jos, mun­dos den­tro de mun­dos, ca­jas chi­nas. Esa poé­ti­ca se ha­ce aún más evi­den­te ha­cia la par­te fi­nal del li­bro, des­pués de la ex­plo­ra­ción de la me­mo­ria co­mo te­ma y me­ca­nis­mo na­rra­ti­vo. So­mos no­so­tros, los lec­to­res, quie­nes da­mos uni­dad y sen­ti­do a aque­lla red de sig­ni­fi­ca­dos.

Mien­tras tan­to, el na­rra­dor nos lle­va al en­cuen­tro de Mir­cea con per­so­na­jes en­fer­mos, con­tra­he­chos o lo­cos en un pai­sa­je de cre­púscu­lo y rui­na digno de Dan­te o de Go­ya; al en­cuen­tro de una cons­pi­ra­ción y de los agen­tes de la Se­cu­ri­ta­te; y al de cier­tos es­pías jun­to a la sec­ta de los Co­no­ce­do­res. To­dos los en­cuen­tros son enig­má­ti­cos y le dan un tono y rit­mo ca­si po­li­cía­cos al li­bro, pe­ro qui­zá la ma­yor fuer­za de la no­ve­la es­tá en la dig­ni­dad y sin­gu­la­ri­dad de sus per­so­na­jes, y de las ciu­da­des que cons­tru­ye.

Un per­so­na­je par­ti­cu­lar­men­te con­mo­ve­dor es el de Ma­ría, la ma­dre, quien re­cuer­da su vi­da en el año 55, des­ga­rra­da por el mie­do y la nos­tal­gia. El mie­do atá­vi­co es una cons­tan­te en el li­bro, aun­que el hu­mor y la mi­ra­da del na­rra­dor le ha­gan a ve­ces con­tra­pe­so.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.