EL AR­TE RE­SIS­TE: la cri­sis ve­ne­zo­la­na y las ar­tes vi­sua­les

Arcadia - - EDITORIAL | CONTENIDO - Leo Fe­li­pe Cam­pos* Bo­go­tá Es­cri­tor y pe­rio­dis­ta ve­ne­zo­lano. Gan­cho al hí­ga­do (Tus­quets, 2018) es su más re­cien­te li­bro.

Cuan­do cie­rras una ma­le­ta pa­ra mu­dar­te de país ya has em­pa­ca­do en­tre los cal­ce­ti­nes li­bras de rui­do y pre­jui­cio; pro­ba­ble­men­te sin sa­ber­lo. Pue­de ha­ber re­fle­xión sin pe­na, pe­ro no un na­ci­mien­to sin do­lor. Cam­biar de vi­da si es­tás más cer­ca de los cua­ren­ta que de las ilu­sio­nes po­sa­do­les­cen­tes exi­ge tem­ple, se­re­ni­dad y pa­cien­cia. So­bre to­do, exi­ge sa­ber que aque­llo que de­jas­te ha que­da­do atrás. Arras­trar im­po­si­bles es un au­to­cas­ti­go y eso es­tá em­pa­ren­ta­do, de al­gu­na ma­ne­ra, con la crea­ción. Es lo que les di­go a los ve­ne­zo­la­nos que lle­gan y me bus­can pa­ra con­ver­sar, por lo ge­ne­ral en pro­cu­ra de tips que no exis­ten so­bre adap­ta­ción y re­sur­gi­mien­to.

Ca­da his­to­ria es una, por su­pues­to, con sus va­ria­bles in­fi­ni­tas, y la mía en Co­lom­bia, país al que llegué des­de Ve­ne­zue­la a me­dia­dos de 2015, es­tá ba­ña­da de ri­sas y pla­ce­res no tan fu­ga­ces. Hay in­mi­gran­tes que no se sien­ten des­te­rra­dos; por el con­tra­rio, se asu­men co­mo viajeros ale­gres ca­pa­ces de des­pla­zar­se en múl­ti­ples di­rec­cio­nes, le­jos del mie­do y la lás­ti­ma. Es­to no quie­re de­cir que des­co­noz­ca el mar­ti­rio que atra­vie­san cien­tos de mi­les o mi­llo­nes de mis com­pa­trio­tas en sus es­ca­pes for­zo­sos; la mi­ra­da vi­bra y se re­nue­va tam­bién a par­tir de los otros. Pe­ro en­tre las pre­gun­tas que me asal­tan, las ge­ne­ra­li­za­cio­nes más ro­mas, bur­das y su­per­fi­cia­les pier­den cual­quier sen­ti­do.

“Los ve­ne­zo­la­nos aque­llo”,“los co­lom­bia­nos es­to otro”. Por fa­vor, en­ve­ne­zue­la hay más de trein­ta mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes; en Co­lom­bia, más de cin­cuen­ta mi­llo­nes. Ha­bla­mos de so­cie­da­des com­ple­jas, no de me­mes o pan­fle­tos. Esas com­pe­ten­cias por apro­piar­se del in­fierno, co­mo si exis­tie­se un po­dio en que se pu­die­ran equi­pa­rar y pon­de­rar los ho­rro­res, es lo que más veo y es­cu­cho en re­des so­cia­les, en con­ver­sa­cio­nes ca­sua­les, en reunio­nes de ofi­ci­na, en la ca­lle, en el * trans­por­te pú­bli­co, y me re­sul­ta un ejer­ci­cio can­sino y va­cío. Del otro la­do: lo mis­mo. No­so­tros. Us­te­des. Los más fe­li­ces del mun­do.

El Ar­te, con ma­yús­cu­la, y en él in­clu­yo las ma­ni­fes­ta­cio­nes po­pu­la­res, y tam­bién el buen pe­rio­dis­mo y la bue­na li­te­ra­tu­ra, tie­nen la ca­pa­ci­dad de es­ta­ble­cer plan­tea­mien­tos que, sin eva­dir pa­ra­dig­mas co­mu­nes, his­tó­ri­cos, que se han im­pues­to a fuer­za de ver­dad, cons­tru­yan lec­tu­ras ín­ti­mas y a la vez es­cla­re­ce­do­ras de eso que so­mos.tam­bién de eso que no so­mos o no po­de­mos ser. Sue­na pa­ra­dó­ji­co, pe­ro creo que es­ta es ape­nas una de las po­si­bi­li­da­des ma­ra­vi­llo­sas que ofre­cen el des­arrai­go y los nue­vos en­cuen­tros: cre­cer mien­tras apren­de­mos a co­no­cer­nos, en­tre afec­tos y des­pre­cios.

Se­gún la Agen­cia de la ONU pa­ra los Re­fu­gia­dos (Ac­nur), a pe­sar de que las con­ver­sa­cio­nes en­tre el go­bierno co­lom­biano y la gue­rri­lla de las Farc con­clu­ye­ron con un acuer­do de paz, Co­lom­bia si­gue sien­do el país con más des­pla­za­dos in­ter­nos en el mun­do: 7,7 mi­llo­nes de per­so­nas, in­clu­so por de­lan­te de Si­ria, don­de se ha desata­do una de las gue­rras ci­vi­les más bru­ta­les de la úl­ti­ma dé­ca­da. ¿Qué sig­ni­fi­ca es­to pa­ra un ve­ne­zo­lano que, co­mo yo, aban­do­nó su país har­to de los ro­bos, se­cues­tros y ase­si­na­tos que ocu­rren a dia­rio? ¿No re­sul­ta cuan­do me­nos con­tra­dic­to­rio? Aun­que en prin­ci­pio pa­re­ce­ría que sí, me atre­ve­ría a res­pon­der lo con­tra­rio.

Gra­cias al pe­rio­dis­mo y a la li­te­ra­tu­ra he te­ni­do la opor­tu­ni­dad de co­no­cer San­ta Mar­ta, Ba­rran­qui­lla y Car­ta­ge­na; Cú­cu­ta y Bu­ca­ra­man­ga; Ca­pur­ga­ná y Tur­bo; Puer­to Bo­ya­cá y Puer­to Be­rrío; las afue­ras de Bo­go­tá; Mo­coa jus­to des­pués de su tra­ge­dia;tu­chín, Cau­ca­sia, Páez y Mi­ra­flo­res; he via­ja­do en avión y tam­bién he ro­da­do; he co­rre­gi­do li­bros a es­cri­to­res jó­ve­nes y con­sa­gra­dos, a em­pre­sa­rios y pre­can­di­da­tos pre­si­den­cia­les, a atle­tas, lin­güis­tas, pe­rio­dis­tas y fi­gu­ras de la fa­rán­du­la o las re­des; he es­cri­to diá­lo­gos pa­ra se­ries au­dio­vi­sua­les, pu­bli­qué un li­bro de cuen­tos, ade­más de al­gu­nas en­tre­vis­tas, cró­ni­cas y re­por­ta­jes; me mu­dé tres ve­ces en Bo­go­tá y tam­bién me ca­sé en Co­lom­bia con mi no­via, quien se vino a vi­vir con­mi­go des­de­ve­ne­zue­la.to­do en po­co más de tres años. He cons­trui­do nue­vas y pro­fun­das amis­ta­des.y a pe­sar de ha­ber te­ni­do con­tac­to con pa­ra­jes y gen­tes tan di­ver­sas –de lo ur­bano a lo ru­ral, del frío al ca­lor y de la no­che al día–, aún me cues­ta sen­tar pos­tu­ras ta­jan­tes fren­te al de­ve­nir po­lí­ti­co y so­cial de un país co­mo es­te, al que ten­go mu­cho que agra­de­cer­le y que me pa­re­ce tan en­ma­ra­ña­do co­mo her­mo­so.

Des­cu­brir a par­tir de la cu­rio­si­dad cons­tan­te y del res­pe­to, ha­cer si­len­cio y ob­ser­var con aten­ción, de­jar­se con­mo­ver y sor­pren­der: eso no es ha­cer tu­ris­mo ni eva­dir la reali­dad, es vi­vir. El mo­vi­mien­to exis­te y no­so­tros so­mos par­te de él. Na­ve­gar é pre­ci­so, es­cri­bió el ge­nio por­tu­gués Fer­nan­do Pes­soa, apro­pián­do­se de la fra­se que Plu­tar­co le atri­bu­ye a Pom­pe­yo, el ge­ne­ral ro­mano; una aren­ga que, se su­po­ne, Pom­pe­yo le de­cía a sus ma­ri­ne­ros mie­do­sos y ame­dren­ta­dos que no que­rían via­jar du­ran­te la gue­rra: Na­ve­gar é pre­ci­so; vi­ver não é pre­ci­so.

En­ton­ces, di­ce Pes­soa en su poe­ma, si se me per­mi­te la li­bre tra­duc­ción: Quie­ro pa­ra mí el es­pí­ri­tu de es­ta fra­se, trans­for­ma­da / la for­ma pa­ra li­gar­la a lo que soy: vi­vir no / es ne­ce­sa­rio; lo que es ne­ce­sa­rio es crear.

El tiem­po nos atra­vie­sa. Es de­fi­ni­ti­vo. No­so­tros es­ta­mos en él. Co­mo lo es­tán nues­tros cal­ce­ti­nes y el rui­do o los pre­jui­cios que me­te­mos en el equi­pa­je. Co­mo las dic­ta­du­ras u otros sis­te­mas de go­bierno. So­mos pe­que­ños. Ellos tam­bién. Po­cos sa­brán quién es Pom­pe­yo. O Plu­tar­co. O Pes­soa. De he­cho, yo ca­si ni co­noz­co de los dos pri­me­ros, aun­que sí he sa­bi­do de­ve­lar y des­ci­frar nue­vas for­mas del do­lor y la fe­li­ci­dad, de la me­mo­ria y el de­seo, gra­cias a esa idea, al es­pí­ri­tu de esa fra­se que hoy me acom­pa­ña en mi via­je por un país que no es el mío, si bien he sen­ti­do a ve­ces que he­mos co­men­za­do a per­te­ne­cer­nos de a po­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.