El de­cre­to con­tra la do­sis mí­ni­ma, por Ale­jan­dro Ga­vi­ria

ARCADIA le pi­dió a Ale­jan­dro Ga­vi­ria, ex­mi­nis­tro de Sa­lud, es­cri­bir so­bre el de­ba­te de las dro­gas ilí­ci­tas a pro­pó­si­to del de­cre­to ex­pe­di­do por el go­bierno que per­mi­te con­fis­car la do­sis mí­ni­ma. La me­di­da no so­lo va en con­tra de la ju­ris­pru­den­cia de la Co

Arcadia - - EDITORIAL | CONTENIDO - Ale­jan­dro Ga­vi­ria* Bo­go­tá

Lo que quie­ro, pues, son he­chos reales […] en la vi­da so­lo hay una co­sa ne­ce­sa­ria: los he­chos”, es­cri­bió Char­les Dic­kens en Tiem­pos di­fí­ci­les, su no­ve­la so­cial. Quie­ro to­mar­me en se­rio la ad­mo­ni­ción, de­jar de la­do las dis­qui­si­cio­nes fi­lo­só­fi­cas, las lu­chas li­ber­ta­rias, las de­cla­ra­cio­nes de prin­ci­pios, etc.voy a cir­cuns­cri­bir­me a los he­chos del mun­do, a la evi­den­cia cien­tí­fi­ca, a los re­sul­ta­dos de las in­da­ga­cio­nes de in­ves­ti­ga­do­res, cien­tí­fi­cos so­cia­les y eva­lua­do­res de po­lí­ti­cas pú­bli­cas. El de­ba­te so­bre las dro­gas ilí­ci­tas de­be­ría par­tir, en mi opi­nión, del es­ta­do ac­tual del co­no­ci­mien­to so­bre la ma­te­ria.

Sin pre­ten­der una síntesis com­ple­ta, los quin­ce pun­tos si­guien­tes re­su­men bue­na par­te de la evi­den­cia re­le­van­te.

1. Los es­tu­dios más se­rios y ex­haus­ti­vos so­bre el da­ño in­di­vi­dual y so­cial de las sus­tan­cias psi­coac­ti­vas mues­tran que el al­cohol y el ta­ba­co son más da­ñi­nos que la ma­rihua­na, el éx­ta­sis, el lsd y los hon­gos alu­ci­nó­ge­nos. En­tre las di­men­sio­nes del da­ño in­di­vi­dual se cuen­tan la mor­ta­li­dad di­rec­ta e in­di­rec­ta, la de­pen­den­cia y la dis­ca­pa­ci­dad men­tal aso­cia­da al con­su­mo. En­tre las di­men­sio­nes del da­ño so­cial so­bre­sa­len el cri­men, los cos­tos eco­nó­mi­cos de la aten­ción en sa­lud y el de­te­rio­ro de la cohe­sión co­mu­ni­ta­ria. En Es­ta­dos Uni­dos, por ejem­plo, el ta­ba­co ma­ta más de 400.000 per­so­nas al año; el al­cohol, 100.000, y las sus­tan­cias ilí­ci­tas, 25.000.

2. Las dos gran­des cri­sis re­cien­tes de sa­lud pú­bli­ca aso­cia­das al con­su­mo de sus­tan­cias, una en Ru­sia y otra en Es­ta­dos Uni­dos, fue­ron ge­ne­ra­das por sus­tan­cias le­ga­les. En Ru­sia, por el al­cohol; en Es­ta­dos Uni­dos, por los anal­gé­si­cos opioi­des. Am­bas cri­sis oca­sio­na­ron una dis­mi­nu­ción no­ta­ble en la es­pe­ran­za de vi­da al na­cer en es­tos dos paí­ses, los mis­mos que pa­ra­dó­ji­ca­men­te han li­de­ra­do la gue­rra glo­bal con­tra las dro­gas.

3. La cla­si­fi­ca­ción in­ter­na­cio­nal de sus­tan­cias psi­co­tró­pi­cas, adop­ta­da por el con­ve­nio in­ter­na­cio­nal so­bre la ma­te­ria, fir­ma­do en­vie­na en 1971, no guar­da nin­gu­na re­la­ción con el da­ño pre­vis­to o la evi­den­cia cien­tí­fi­ca co­rres­pon­dien­te. La Lis­ta I, que en teo­ría in­clu­ye las sus­tan­cias más pe­li­gro­sas, con­tie­ne en ge­ne­ral dro­gas de ba­ja to­xi­ci­dad y ba­ja adic­ción. En pa­la­bras de An­to­nio Es­coho­ta­do, las lis­tas III y IV, las de me­nor pe­li­gro­si­dad en teo­ría, “in­clu­yen dro­gas que tie­nen en co­mún crear to­le­ran­cia e in­du­cir una de­pen­den­cia fí­si­ca in­ten­sa, con apa­ra­to­sos sín­dro­mes abs­ti­nen­cia­les, cuan­do me­nos tan gra­ves co­mo la mor­fi­na y en al­gu­nos ca­sos (co­mo el de los bar­bi­tú­ri­cos) bas­tan­te peo­res”. No exis­te nin­gu­na evi­den­cia cien­tí­fi­ca que jus­ti­fi­que, por ejem­plo, que la ma­rihua­na ha­ga par­te to­da­vía de la Lis­ta I.

4. El con­su­mo abu­si­vo va­ría se­gún el ti­po de sus­tan­cia.va de un 10 % pa­ra los con­su­mi­do­res de ma­rihua­na a un 30 % pa­ra los con­su­mi­do­res de crack y he­roí­na. En el ca­so de la ma­rihua­na, el con­su­mo pro­ble­má­ti­co es mi­no­ri­ta­rio. En pa­la­bras de Mark A. R. Klei­man,“so­lo una mi­no­ría, den­tro de la mi­no­ría que desa­rro­lla un mal há­bi­to, desa­rro­lla, a su vez, el ti­po de mal há­bi­to per­sis­ten­te que pue­de ser des­cri­to por la pa­la­bra adic­ción o por la pa­la­bra abu­so, es­to es, un des­or­den cró­ni­co con re­pe­ti­das re­caí­das”.

5. El acer­vo de co­no­ci­mien­to so­bre las pro­pie­da­des mé­di­cas de la ma­rihua­na ha cre­ci­do rá­pi­da­men­te. Exis­te evi­den­cia creí­ble, por ejem­plo, so­bre los efec­tos be­né­fi­cos del can­na­bis en el tra­ta­mien­to de la agi­ta­ción en pa­cien­tes con de­men­cia, las náu­seas en pa­cien­tes on­co­ló­gi­cos o la epi­lep­sia en pa­cien­tes re­frac­ta­rios a los tra­ta­mien­tos tra­di­cio­na­les. La ma­rihua­na pa­re­ce, ade­más, mu­cho más se­gu­ra que los opioi­des pa­ra el ma­ne­jo del do­lor cró­ni­co. De la mis­ma ma­ne­ra, las pro­pie­da­des mé­di­cas de la psi­lo­ci­bi­na, un al­ca­loi­de pre­sen­te en los hon­gos alu­ci­nó­ge­nos, han des­per­ta­do un re­no­va­do in­te­rés en la co­mu­ni­dad cien­tí­fi­ca. Es­tu­dios re­cien­tes su­gie­ren que la psi­lo­ci­bi­na tie­ne pro­pie­da­des be­né­fi­cas en el tra­ta­mien­to de la an­sie­dad y la de­pre­sión. Cien­tí­fi­cos de to­do el mun­do han pe­di­do la re­cla­si­fi­ca­ción del can­na­bis y la psi­lo­ci­bi­na; pe­ro na­da ha cam­bia­do.

6. La prohi­bi­ción no fun­cio­na co­mo es­tra­te­gia o po­lí­ti­ca pre­ven­ti­va.to­do lo con­tra­rio. La lla­ma­da “re­gla de ace­ro de la prohi­bi­ción” re­su­me de ma­ne­ra pre­ci­sa un efec­to ad­ver­so que ha si­do am­plia­men­te do­cu­men­ta­do, que ha es­ta­do pre­sen­te en los mu­chos em­ba­tes prohi­bi­cio­nis­tas: a ma­yor in­ter­ven­ción, ma­yor ile­ga­li­dad y más da­ñi­nas las sus­tan­cias que se dis­tri­bu­yen o co­mer­cia­li­zan ile­gal­men­te: la prohi­bi­ción del can­na­bis dio pa­so a los can­na­bi­noi­des sin­té­ti­cos, la de la co­ca, a la co­caí­na y el ba­zu­co, la del opio, a la he­roí­na, etc.

7. La prohi­bi­ción ha con­tri­bui­do am­plia­men­te a la vio­la­ción de los de­re­chos hu­ma­nos de per­so­nas vul­ne­ra­bles, cam­pe­si­nos sin tie­rra, mi­no­rías ra­cia­les, etc. Es­ta­dos Uni­dos re­pre­sen­ta un ca­so pa­ra­dig­má­ti­co. Ha­ce va­rias dé­ca­das, mu­chas ciu­da­des de ese país ex­pe­ri­men­ta­ron un pro­ce­so ace­le­ra­do de se­gre­ga­ción ra­cial. Los blan­cos se mu­da­ron a los su­bur­bios, lle­ván­do­se los me­jo­res em­pleos y las opor­tu­ni­da­des. En el cen­tro que­da­ron los ne­gros, atra­pa­dos fí­si­ca y so­cial­men­te. Las fa­mi­lias se frac­tu­ra­ron, el cri­men se dis­pa­ró y el trá­fi­co de dro­gas se con­vir­tió en la prin­ci­pal ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca de mu­chas áreas de­pri­mi­das. La so­cie­dad op­tó, en­ton­ces, por lo fá­cil, por en­car­ce­lar a quie­nes ha­bían en­con­tra­do en el trá­fi­co de dro­gas una úni­ca sa­li­da. Es­ta­dos Uni­dos se con­vir­tió en una na­ción de car­ce­le­ros. Los pre­sos su­man ac­tual­men­te más de dos mi­llo­nes de per­so­nas. Por ca­da blan­co en la cár­cel, hay ocho ne­gros.

8. La pre­ven­ción es di­fí­cil. In­clu­so los me­jo­res pro­gra­mas pre­ven­ti­vos, aque­llos cen­tra­dos si­mul­tá­nea­men­te en to­das las sus­tan­cias, le­ga­les e ile­ga­les, tie­nen efec­tos mo­des­tos so­bre el con­su­mo. Mu­chos pro­gra­mas no fun­cio­nan en ab­so­lu­to; otros no son más que una for­ma de ac­ti­vis­mo in­efi­caz.

9. Los pro­gra­mas de re­duc­ción del da­ño, el in­ter­cam­bio de je­rin­gas, los tra­ta­mien­tos de sus­ti­tu­ción de he­roí­na con me­ta­do­na, etc., lo­gran pre­ve­nir los efec­tos más ne­ga­ti­vos del con­su­mo pro­ble­má­ti­co de sus­tan­cias. En Co­lom­bia, por ejem­plo, la pre­va­len­cia de vih/si­da es va­rios ór­de­nes de mag­ni­tud ma­yor en las per­so­nas que se in­yec­tan dro­gas. En es­te con­tex­to, los pro­gra­mas de re­duc­ción del da­ño son una po­lí­ti­ca re­co­men­da­ble pa­ra dis­mi­nuir la trans­mi­sión de es­ta en­fer­me­dad y mi­ni­mi­zar las con­se­cuen­cias de sa­lud pú­bli­ca.

10. Las po­lí­ti­cas re­gu­la­to­rias que com­bi­nan, por ejem­plo, im­pues­tos, res­tric­cio­nes a la pu­bli­ci­dad y ad­ver­ten­cias sa­ni­ta­rias, han mos­tra­do ser efi­ca­ces pa­ra dis­mi­nuir el con­su­mo de sus­tan­cias le­ga­les co­mo el ta­ba­co. La re­gu­la­ción en ge­ne­ral fun­cio­na me­jor que la prohi­bi­ción. En Co­lom­bia, la in­ci­den­cia de con­su­mo de ci­ga­rri­llos ha dis­mi­nui­do sus­tan­cial­men­te en los úl­ti­mos años. Es­te he­cho su­gie­re que una re­gu­la­ción ade­cua­da pue­de ha­cer com­pa­ti­bles los ob­je­ti­vos de sa­lud pú­bli­ca y las li­ber­ta­des ci­vi­les. Ayu­da a los pri­me­ros sin coar­tar las se­gun­das.

11. La le­ga­li­za­ción de la ma­rihua­na no ha traí­do con­si­go un au­men­to sus­tan­cial del con­su­mo. El ca­so del es­ta­do de Co­lo­ra­do, en Es­ta­dos Uni­dos, es ilus­tra­ti­vo. Fue el pri­mer es­ta­do en le­ga­li­zar el uso re­crea­ti­vo de la ma­rihua­na en 2014. Los da­tos más re­cien­tes mues­tran que, con pos­te­rio­ri­dad a la le­ga­li­za­ción, el con­su­mo de ma­rihua­na en ado­les­cen­tes dis­mi­nu­yó a los ni­ve­les más ba­jos en una dé­ca­da. En es­te ca­so al me­nos, la re­gu­la­ción pa­re­ce ha­ber re­sul­ta­do más efi­caz que la prohi­bi­ción.

12. La acep­ta­ción so­cial de la ma­rihua­na ha cre­ci­do en bue­na par­te del mun­do, y en Co­lom­bia tam­bién. Las ci­fras de Es­ta­dos Uni­dos per­mi­ten una com­pa­ra­ción de lar­go pla­zo. En 1969, 12 % es­ta­ba de acuer­do con la le­ga­li­za­ción de la ma­rihua­na; en 1980, 30 %; en 2018, 62 %. En­tre los mi­llen­nials, el por­cen­ta­je co­rres­pon­dien­te sube a 74 %. Ya ocho es­ta­dos han le­ga­li­za­do el con­su­mo re­crea­ti­vo. Ca­na­dá hi­zo lo mis­mo. Uru­guay tam­bién.

13. Los pro­gra­mas de con­trol de la ofer­ta, co­mo el Plan Co­lom­bia, por ejem­plo, no han te­ni­do un efec­to dis­cer­ni­ble en la dis­po­ni­bi­li­dad de dro­gas en el país o los paí­ses de des­tino. Ca­ben por su­pues­to al­gu­nas dis­tin­cio­nes. En pa­la­bras de Mark A. R. Klei­man y sus coau­to­res, “la in­ter­dic­ción ha te­ni­do un ma­yor éxi­to que la erra­di­ca­ción, la cual ha te­ni­do, a su vez, un ma­yor éxi­to que el desa­rro­llo al­ter­na­ti­vo […]. Sin em­bar­go, el men­sa­je es cla­ro: no hay so­lu­cio­nes má­gi­cas en los paí­ses de ori­gen pa­ra re­sol­ver el pro­ble­ma de las dro­gas en los paí­ses de des­tino”. Cien­tos de mi­les de muer­tos des­pués, Co­lom­bia si­gue ex­por­tan­do 80 % de la co­caí­na que con­su­me Es­ta­dos Uni­dos.

14. Los mer­ca­dos ile­ga­les ali­men­tan la vio­len­cia, con­ges­tio­nan la jus­ti­cia y des­bor­dan las ca­pa­ci­da­des del Es­ta­do. La evi­den­cia al res­pec­to es por­ten­to­sa, pe­ro ca­si re­dun­dan­te pa­ra un ob­ser­va­dor co­lom­biano.

15. La gue­rra con­tra las dro­gas no fun­cio­na. Un mun­do li­bre de dro­gas es un ob­je­ti­vo im­po­si­ble. La evi­den­cia, eso sí, su­gie­re mu­chas for­mas de ha­cer me­jor las co­sas, de no ha­cer da­ño al me­nos. Pe­ro la evi­den­cia mues­tra tam­bién que, en es­te asun­to, los he­chos cien­tí­fi­cos no han si­do te­ni­dos en cuen­ta por quie­nes for­mu­lan las po­lí­ti­cas y to­man las de­ci­sio­nes.

Los he­chos re­su­mi­dos en es­te ar­tícu­lo tie­nen tres fuen­tes prin­ci­pa­les: el li­bro His­to­ria ge­ne­ral de las dro­gas, de An­to­nio Es­coho­ta­do; el li­bro Drugs and Drug Po­licy: What Ever­yo­ne Needs to Know, de Mark A. R. Klei­man, Jo­nat­han Caul­kins y An­ge­la Haw­ken, y la li­te­ra­tu­ra cien­tí­fi­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.