Ri­car­do Sil­va Ro­me­ro: li­te­ra­tu­ra y re­des so­cia­les

No es co­mún que los es­cri­to­res ha­blen de re­des so­cia­les en sus li­bros. Sil­va lo ha­ce en su más re­cien­te no­ve­la, Có­mo per­der­lo to­do, pa­ra ha­blar de amor; de có­mo las re­la­cio­nes hu­ma­nas pa­san hoy por esas nue­vas for­mas de co­mu­ni­car­nos, de es­con­der­nos, de mo

Arcadia - - EDITORIAL | CONTENIDO - An­drés Mau­ri­cio Mu­ñoz* Bo­go­tá

En la vi­da de un es­cri­tor a ve­ces un te­ma, un per­so­na­je o una his­to­ria la­ten en él du­ran­te al­gún tiem­po. A ve­ces pos­ter­ga el pro­yec­to por fal­ta de con­vic­ción; otras ve­ces, el es­cri­tor se en­fren­ta a una apues­ta que re­quie­re pre­ci­sa­men­te de ese tiem­po, pa­ra que la idea ma­du­re, pa­ra re­co­ger la in­for­ma­ción ne­ce­sa­ria. Pe­ro pa­sa tam­bién, co­mo le su­ce­dió a Ri­car­do Sil­va Ro­me­ro con su nue­va no­ve­la, Có­mo per­der­lo to­do (Al­fa­gua­ra), que una re­ve­la­ción lle­ga de re­pen­te. En es­te ca­so la chis­pa que sus­ci­tó el des­te­llo fue la mi­ra­da acu­cio­sa de Ca­ro­li­na Ló­pez, edi­to­ra y es­po­sa de Sil­va, que ad­vir­tió un su­til cam­bio de tono en uno de los ca­pí­tu­los de la no­ve­la His­to­ria ofi­cial del amor. Fue co­mo si a ella se le re­ve­la­ra otra pers­pec­ti­va des­de la que él ha­bía es­ta­do mi­ran­do el amor. Ca­ro­li­na le plan­teó en­ton­ces la po­si­bi­li­dad de es­cri­bir so­bre la vi­da en pa­re­ja de otra ma­ne­ra. Sil­va Ro­me­ro com­pren­dió que te­nía den­tro de sí va­rias his­to­rias por con­tar, y que tam­bién lo se­du­cía la idea de ce­le­brar él mis­mo su pro­pia re­la­ción, agra­de­cién­do­le a quien co­rres­pon­da por la suer­te de es­tar jun­tos, co­mo di­ce en los cré­di­tos del li­bro.

“Des­de ha­ce un tiem­po sien­to que he per­di­do la de­vo­ción por los cuen­tos, en­ton­ces su­pe de in­me­dia­to que de­bía tra­tar­se de una no­ve­la; una cu­ya es­truc­tu­ra ar­ti­cu­la­ra la his­to­ria de va­rias pa­re­jas a quie­nes el amor les mos­tró to­do ti­po de re­ve­ses”, di­ce Sil­va Ro­me­ro. Un acier­to, por­que pa­sa que el amor no so­lo nos enamo­ra, sino que tam­bién nos aza­ra la exis­ten­cia; y aquí se em­pe­ci­na en tras­ta­bi­llar, en ame­na­zar a ca­da tan­to con lle­var­nos de na­ri­ces con­tra el pi­so. Así nos lo anun­cia el na­rra­dor des­de las pri­me­ras lí­neas: “Es mi­la­gro­so e in­ve­ro­sí­mil que tan po­cos ma­tri­mo­nios aca­ben en ase­si­na­to. Tal vez sea así pa­ra pro­bar que el cas­ti­go no es la muer­te. Qui­zás el amor sea esa sen­sa­tez de úl­ti­mo mi­nu­to, aquel in­dul­to, o sea tal vez esa bue­na es­tre­lla”.

En es­ta no­ve­la, los pro­ta­go­nis­tas se al­ter­nan el pro­ta­go­nis­mo en me­dio de un año en que las cons­te­la­cio­nes de­fi­nie­ron tan­tas co­sas. La voz que na­rra lo di­ce así: “Di­cen los as­tró­lo­gos con­fia­bles que des­de el do­min­go 1 de enero has­ta el do­min­go 31 de di­ciem­bre del pa­sa­do 2016, que fue, se­gún se ha pro­ba­do, el peor año bi­sies­to que se en­cuen­tre en las bi­tá­co­ras del uni­ver­so, una con­ju­ra de pla­ne­tas for­zó a mi­llo­nes de pa­re­jas de acá aba­jo a la de­ses­pe­ra­ción y a la ago­nía. Re­pi­ten que se­me­jan­te com­plot as­tral ni si­quie­ra nos em­pu­jó a ma­tar­nos de una bue­na vez co­mo pa­res de mons­truos en­jau­la­dos, que ha­bría si­do lo prác­ti­co y lo hu­mano, sino que nos ani­mó a su­su­rrar­nos ‘voy a amar­gar­le es­te día’”.

Sil­va Ro­me­ro qui­so que su no­ve­la fue­ra con­tem­po­rá­nea, es de­cir, so­bre las re­la­cio­nes de aho­ra, al­te­ra­das por el di­na­mis­mo de es­tos tiem­pos, y que pa­re­cen res­pon­der a otros có­di­gos más vo­lá­ti­les, más eté­reos, de­ma­sia­do ex­pues­tos. Le pre­gun­té có­mo veía las re­la­cio­nes más clá­si­cas, co­mo las de nues­tros pa­dres y abue­los, en con­tra­po­si­ción con las de aho­ra, por­que de al­gún mo­do de la no­ve­la se des­pren­de la idea de que tal vez las re­la­cio­nes que han du­ra­do tan­to no son un triun­fo del amor, sino una apo­lo­gía vi­tal a la pos­ter­ga­ción de la de­rro­ta. “Creo que hoy, con las re­des so­cia­les, con Fa­ce­ti­me, con to­do, si­gue ha­bien­do re­la­cio­nes muy fuer­tes, muy im­por­tan­tes. Es por eso que creo que las co­sas tie­nen sen­ti­do, for­ma. La gen­te se en­cuen­tra por al­go y pa­ra al­go. Es evi­den­te que los tiem­pos han cam­bia­do, aho­ra las pa­re­jas pue­den en­con­trar­se por las re­des, pe­ro tam­bién se­pa­rar­se por cul­pa de ellas. Las re­la­cio­nes de an­tes, en efec­to, te­nían me­nos obs­tácu­los pa­ra pen­sar que eran de­fi­ni­ti­vas, pe­ro, co­mo creo en des­ti­nos y esos líos, tam­bién creo que las de aho­ra son más de­fi­ni­ti­vas, más im­por­tan­tes de lo que pue­de in­tuir­se y que sim­ple­men­te hay más ten­ta­cio­nes y más tram­pas pa­ra no dar­se cuen­ta de que uno da con las per­so­nas que lo con­fron­tan, que lo em­pu­jan. Por su­pues­to que son más di­fí­ci­les la leal­tad y la fi­de­li­dad y la amis­tad por­que hay más po­si­bi­li­da­des de co­me­ter trai­cio­nes y más teo­rías pa­ra jus­ti­fi­car­las, pe­ro creo que si­gue ha­bien­do pa­re­jas fir­mes y sol­te­ros eter­nos y ro­mán­ti­cos frus­tra­dos co­mo an­tes. Yo, sin em­bar­go, ha­blo des­de la pers­pec­ti­va de un vie­jo. No di­go que sea vie­jo, por­que me da pe­na con los vie­jos de­cir­lo. Pe­ro sí que so­lo una per­so­na co­mo yo, que lle­gó a in­ter­net ha­ce vein­te años, pe­ro que fue edu­ca­do cuan­do no ha­bía 500 ca­na­les de te­le­vi­sión ni re­des so­cia­les, se po­ne a pen­sar es­tas co­sas. Hay gen­te que na­ció y cre­ció y lle­gó a adul­ta en­tre re­des. Y así han si­do sus re­la­cio­nes: por What­sapp, por mail, por Fa­ce­book. Y su­pon­go que el con­cep­to de ‘sen­tar ca­be­za’ se­rá muy di­fe­ren­te pa­ra ellos, pe­ro, por­que co­noz­co a mu­chas per­so­nas de esas ge­ne­ra­cio­nes, ten­go la sen­sa­ción de que tam­bién se pa­san la vi­da tra­tan­do de es­ta­ble­cer en­cuen­tros cer­ca­nos del ter­cer ti­po con sus ami­gos, con sus pa­re­jas, con sus fa­mi­lia­res. Eso si­gue sien­do igual. Y qui­zás lo nue­vo —el nue­vo obs­tácu­lo— sea es­to de te­ner ac­ce­so a la tras es­ce­na del otro y es­ta ten­den­cia a su­po­ner que la ho­nes­ti­dad bru­tal es el úni­co ca­mino”.

ES­CRI­BIR DE LAS RE­DES

Las re­fe­ren­cias tec­no­ló­gi­cas que men­cio­na Sil­va Ro­me­ro, que re­ver­be­ran en las pá­gi­nas de su no­ve­la co­mo una olla de agua hirviendo, me hi­cie­ron pen­sar en que mu­chos au­to­res aún sien­ten te­mor de abor­dar la tec­no­lo­gía den­tro de sus obras li­te­ra­rias, co­mo si es­to las ba­na­li­za­ra o en­tur­bia­ra la pro­sa. En es­te li­bro, Sil­va Ro­me­ro de­ci­dió ha­blar de eso de fren­te, tal vez an­te el con­ven­ci­mien­to de que no tie­ne sen­ti­do elu­dir lo que es aho­ra par­te sus­tan­cial de nues­tra co­ti­dia­ni­dad.

Pe­ro es­tar fa­mi­lia­ri­za­do con un fe­nó­meno no es ne­ce­sa­ria­men­te lo mis­mo que es­cri­bir al res­pec­to y con­ver­tir­lo en una no­ve­la, en una his­to­ria de ca­rác­ter li­te­ra­rio. aún así, Sil­va Ro­me­ro afir­ma con mu­cha con­vic­ción lo si­guien­te: “no soy na­ti­vo di­gi­tal, pe­ro eso fue jus­ta­men­te lo que más me sir­vió pa­ra la no­ve­la, pa­ra en­ten­der a un per­so­na­je que no so­por­ta que las pa­la­bras pier­dan su pe­so y la jus­ti­cia se ha­ga allí co­mo ven­gan­za y los ami­gos de­jen de ser ami­gos por­que son in­fa­mes en pú­bli­co, pe­ro no­bles en pri­va­do. Así que pa­sar de ser usua­rio de las re­des a es­cri­bir de las re­des fue pa­ra mí lo mis­mo que pa­sar de vi­vir al­go a es­cri­bir so­bre ello. Ha­bré leí­do y es­cri­to en­sa­yos y co­lum­nas so­bre la me­ga­lo­ma­nía y las tram­pas de las re­des, pe­ro es que lle­vo mu­chos años me­ti­do allí, co­mo to­dos no­so­tros. Pa­ra mí, co­mo pa­ra to­dos, las re­des son ya una bue­na par­te de la vi­da y de la reali­dad, y es­toy es­cri­bien­do de ello des­de la ex­pe­rien­cia y des­de la ob­ser­va­ción. He es­cri­to al­gu­nas no­ve­las que pa­san en es­tos tiem­pos: Pa­re­ce que va a llo­ver, Co­me­dia ro­mán­ti­ca y Có­mo per­der­lo to­do. Y la ver­dad es que la de­ci­sión de que la tec­no­lo­gía es­té pre­sen­te –la de­ci­sión de que se ha­ble de mails, chats, compu­tado­res, ce­lu­la­res– no ha si­do ni si­quie­ra una de­ci­sión, por­que no he te­ni­do du­das al res­pec­to. No sa­bía que a cier­tos es­cri­to­res les da­ba

te­mor abor­dar el te­ma. Creo, cla­ro, que la gra­cia es que ca­da quien ha­ga lo que le pa­rez­ca me­jor con sus his­to­rias. Pe­ro la ver­dad es que mi ma­ne­ra de es­cri­bir des­de el prin­ci­pio ha es­ta­do lle­na de ci­fras: fe­chas, te­lé­fo­nos, di­rec­cio­nes. y, en el ca­so de las no­ve­las que su­ce­den en es­tos tiem­pos, lle­na de tec­no­lo­gías. A mi mo­do de ver, na­da se en­tur­bia sino que se acla­ra. Me­jor di­cho: le veo la be­lle­za. Y no me hu­bie­ra da­do cuen­ta de que pue­de ser leí­do co­mo una ba­na­li­dad si no me lo pre­gun­tas”.

Con es­ta no­ve­la, por otra par­te, asis­ti­mos a la re­crea­ción de unos per­so­na­jes que no ad­vir­tie­ron en qué mo­men­to se les ins­ta­ló el has­tío; peor aún, que no vis­lum­bra­ron las trans­for­ma­cio­nes a las que los so­me­tía la vi­da, cons­ta­tan­do de re­pen­te, en aquel año en que los as­tros se pu­sie­ron ca­pri­cho­sos, que el tiem­po los ha­bía de­for­ma­do, que un hom­bre o una mu­jer ma­yor, o por lo me­nos di­fe­ren­te, ha­bía to­ma­do po­se­sión de ellos, com­pro­ban­do que aho­ra el es­pe­jo les de­vol­vía la ima­gen de al­guien aba­ti­do y can­sa­do que vi­vía o com­par­tía es­pa­cios con al­guien a quien un amor en­co­na­do tam­bién le ha­bía he­cho lo su­yo. Los as­tros se mo­vían em­pu­jan­do a las pa­re­jas a la sú­bi­ta des­di­cha, a des­per­tar un día mi­ran­do con re­ce­lo. Es fá­cil pen­sar que a lo me­jor al­gu­na voz in­ter­na pro­cu­ró ad­ver­tir­les del cam­bio que se ha­bía es­ta­do co­ci­na­do a fue­go len­to.

“De pron­to to­do se ve del co­lor que es y se ve cuar­tea­do e irre­ver­si­ble, y hay ne­gru­ras y plie­gues y aquí va a ocu­rrir lo irre­me­dia­ble”, di­ce el na­rra­dor so­bre uno de los per­so­na­jes, quien se pre­pa­ra pa­ra aten­der las bo­das de oro de sus pa­dres. Pe­ro en días de Fa­ce­book, twit­ter e Ins­ta­gram, aquel su­su­rro se opa­ca, co­mo le su­ce­de al emi­nen­te pro­fe­sor de Fi­lo­so­fía Ho­ra­cio Pi­za­rro, per­so­na­je que ac­túa co­mo de­to­nan­te de to­da la no­ve­la. Los su­su­rros del re­fri­ge­ra­dor o los rui­dos de la no­che que lo per­tur­ba­ban ya no lo ha­cen por­que es­tá con­cen­tra­do en la de­fen­sa de su hon­ra, en en­ten­der en qué mo­men­to se le vino en­ci­ma un lin­cha­mien­to so­cial por ha­ber de­ja­do ir un li­ge­ro co­men­ta­rio en Fa­ce­book que a su ami­ga Ga­brie­la Te­rán le re­sul­tó abier­ta­men­te ma­chis­ta.

Se abre así una di­men­sión de la no­ve­la que hus­mea en ám­bi­tos po­co ex­plo­ra­dos en la li­te­ra­tu­ra. El in­ci­den­te de Pi­za­rro nos po­ne de ma­ni­fies­to esa fron­te­ra, que al­gu­na vez es­tu­vo bien de­li­mi­ta­da – des­pués fue un po­co más di­fu­sa, y aho­ra ni si­quie­ra al­can­za los ni­ve­les de la su­ti­le­za– en­tre lo real y lo vir­tual, en­tre esos que so­mos en nues­tro en­torno real y lo que so­mos en las re­des.al pro­fe­sor Ho­ra­cio Pi­za­rro, preo­cu­pa­do por sus asun­tos fa­mi­lia­res u hon­du­ras fi­lo­só­fi­cas de ín­do­les más no­bles, le de­vino el lin­cha­mien­to jus­ta­men­te por des­co­no­cer que ya no exis­te esa fron­te­ra. Es­cri­bió: “las mu­je­res que tie­nen hi­jos son de le­jos las más in­te­li­gen­tes”, y lue­go so­bre­vino la ava­lan­cha, la de él y la de la no­ve­la, por­que a par­tir de ahí se desata una suer­te de reac­ción en ca­de­na, y va­rios per­so­na­jes apa­re­cen pa­ra mos­trar­nos to­do ti­po de aflic­cio­nes.

Sil­va Ro­me­ro cree que el pro­fe­sor Pi­za­rro es víc­ti­ma del lin­cha­mien­to por­que no en­tien­de el mun­do de las re­des. “cree que aún es­tá ha­blán­do­le a la gen­te que lo co­no­ce, que le da el be­ne­fi­cio de la du­da. y no en­tien­de que hoy más que nun­ca hay po­li­cías se­cre­tas en bús­que­da de pa­la­bras que sean de­li­tos. En efec­to, él no ve di­fe­ren­cia en­tre lo vir­tual y lo real por­que per­te­ne­ce a otro mo­do de pen­sar o a una ge­ne­ra­ción que no se es­con­de en lo vir­tual, sino que lo ve co­mo una pla­ta­for­ma pa­ra ser la per­so­na que se es. y creo que ca­da vez es me­nos con­vin­cen­te eso de que uno pue­de te­ner un per­so­na­je vir­tual y no res­pon­der por él en la reali­dad. Hu­bo un mo­men­to, ha­ce unos años, en que la gen­te po­día de­cir ‘Yo soy un hi­jo de pu­ta en las re­des, pe­ro una bue­na per­so­na en la vi­da real’. La gen­te in­clu­so ju­ga­ba a ha­cer fic­ción con su pro­pia vi­da. Pe­ro hoy es cla­ro que las re­des son la vi­da real, que uno es la per­so­na que es afue­ra y aden­tro de las re­des, y que tie­ne que res­pon­der por lo que di­ce ahí, por lo que es ahí”.

FE­LI­CI­DAD POR SEL­FIE

Otra co­sa que le im­pre­sio­na a Sil­va Ro­me­ro es có­mo las per­so­nas, que por de­fi­ni­ción son mis­te­rio­sas y se es­con­den de­trás de más­ca­ras, pue­den con­ver­tir­se en ac­to­res de esos a los que ya na­die les cree por­que han pro­mo­cio­na­do más de la cuen­ta su in­ti­mi­dad:“nos atraen las per­so­nas que que­re­mos pe­ro no po­de­mos des­ci­frar, y hoy hay mu­chos que bo­rran las lí­neas en­tre lo pú­bli­co y lo pri­va­do con mu­cha fa­ci­li­dad. Por su­pues­to, en las re­des pue­de se­guir sien­do la per­so­na que es, con­tan­do lo que quie­re y guar­dán­do­se la in­ti­mi­dad que quie­ra guar­dar­se, pe­ro mu­chos vi­ven la in­ti­mi­dad allí: en Ins­ta­gram, en Twit­ter. y ten­go la sen­sa­ción de que se sa­cri­fi­ca el mis­te­rio por al­go que qui­zás ten­ga otro pú­bli­co, otro es­pec­ta­dor”.

Mag­da­le­na Vi­lla, la te­ra­pis­ta de Pi­za­rro, bus­ca men­guar sus do­len­cias mus­cu­la­res pro­duc­to de sus con­go­jas. El na­rra­dor la de­fi­ne muy bien cuan­do di­ce: “Mag­da­le­na Vi­lla, trein­ta y seis años, capricornio, era una mu­jer op­ti­mis­ta que odia­ba per­der el tiem­po en la idea de la de­rro­ta: ha­bía apren­di­do muy pron­to, en esos pri­me­ros se­mes­tres de uni­ver­si­dad, a ele­gir la co­me­dia por en­ci­ma de la tra­ge­dia, la fe por en­ci­ma de la in­cer­ti­dum­bre”. Ella per­te­ne­ce a otra ge­ne­ra­ción, a una que sue­le ex­po­ner­se de­ma­sia­do, pre­gun­tán­do­se que a lo me­jor la vi­da de los de­más es mu­cho más in­tere­san­te sim­ple­men­te por la fe­li­ci­dad “ni­vel sel­fies” que pa­re­ce en­cum­brar­se en tan­tos mu­ros de Fa­ce­book. En­ton­ces nos des­cu­bri­mos pre­sas de la ob­se­sión de la va­li­da­ción, de có­mo nos ob­ser­van los de­más. “Las re­des aus­pi­cian la me­ga­lo­ma­nía, de­vol­vién­do­nos ca­pri­chos que ha­bían que­da­do en la in­fan­cia. Tam­bién se han con­ver­ti­do en tri­bu­na­les de jus­ti­cia que no ne­ce­si­tan prue­bas, que pue­den ser un ca­nal muy pe­li­gro­so pa­ra el pen­sa­mien­to de ma­na­da, que pue­den em­po­bre­cer las per­so­na­li­da­des de quie­nes no pue­den ser sin pre­va­le­cer y con­ver­tir en án­ge­les ex­ter­mi­na­do­res y en pro­ta­go­nis­tas de no­ve­la a per­so­nas que de otro mo­do ha­brían po­di­do se­guir sien­do gen­te da­da a la ge­ne­ro­si­dad. Quie­ro de­cir que las re­des pue­den exa­cer­bar­les a al­gu­nos el nar­ci­sis­mo y la me­ga­lo­ma­nía, y que en­ton­ces no son fá­ci­les las re­la­cio­nes con ellos. Hay quie­nes se que­dan atra­pa­dos en una sel­fie. Hay quie­nes creen que es­tán cons­tru­yen­do un per­so­na­je a par­tir de la per­so­na que han si­do, y no se dan cuen­ta de que aho­ra son la per­so­na que son en las re­des. Y re­la­cio­nar­se con ellos se vuel­ve so­me­ter­se a ellos”, di­ce Sil­va Ro­me­ro.

Al per­so­na­je de Mag­da­le­na tam­bién la do­ble­gan las re­des so­cia­les: un li­ke sa­ca a la luz un vie­jo amor que en otros tiem­pos ha­bría que­da­do se­pul­ta­do ba­jo tie­rra. Ese ges­to vir­tual le es­cu­pe el pa­sa­do de vuel­ta y la lle­va a ser in­fiel. Un so­lo li­ke los co­nec­ta de nue­vo.

Ca­da quien lle­va sus aflic­cio­nes a cues­tas con el ma­yor de­co­ro po­si­ble, pa­re­ce anun­ciar a vi­va voz es­ta no­ve­la. La vi­da siem­pre ha trans­cu­rri­do lle­van­do a ras­tras to­dos sus la­dos chue­cos, pe­ro aho­ra los ex­hi­bi­mos en una gran vi­tri­na en la que aún nos mo­ve­mos con re­la­ti­va sol­tu­ra, pues de al­gu­na ma­ne­ra no he­mos sa­bi­do asi­mi­lar es­ta nue­va no­ción del cau­ti­ve­rio. Re­sul­ta pa­ra­dó­ji­co que an­tes, cuan­do no te­nía­mos la po­si­bi­li­dad de al­zar la voz an­te los pro­ble­mas na­cio­na­les que nos aque­ja­ban, co­mo no fue­ra en la sa­la de nues­tras ca­sas o en la me­sa del bar en la que dis­cu­tía­mos con los ami­gos, nues­tros ra­cio­ci­nios so­cia­les o po­lí­ti­cos tal vez fue­sen más ati­na­dos. aho­ra la tec­no­lo­gía ha dis­pues­to una tri­bu­na que vi­ra­li­za lo que le vie­ne en ga­na. Nues­tras pro­pias opi­nio­nes, per­cep­cio­nes y pos­tu­ras mo­ra­les se ven em­pu­ja­das por la fuer­za arro­lla­do­ra de la ma­na­da. De ahí que es­ta no­ve­la re­cree y des­ti­le tam­bién el abru­mo de lo que su­ce­dió en Co­lom­bia con el ple­bis­ci­to, con per­so­na­jes que ha­cen lo que pue­den pa­ra en­de­re­zar sus pa­sos en un ca­mino que de un mo­men­to a otro se tor­nó es­car­pa­do y pe­dre­go­so.

Es­ta­mos in­mer­sos en una épo­ca que ha lo­gra­do trans­for­mar­nos, aglu­ti­nán­do­nos al­re­de­dor de un úni­co ce­re­bro del que, a lo me­jor, no so­mos más que neu­ro­nas, hi­pó­te­sis que aven­tu­ra una de las alum­nas del ilus­tre Pi­za­rro. En tiem­pos en que la fe­ti­dez de la po­lí­ti­ca se nos cue­la por puer­tas y ven­ta­nas en olas de in­dig­na­ción que nos lle­gan por la compu­tado­ra o el te­lé­fono mó­vil, a lo me­jor no es es­ta una idea des­ca­be­lla­da; ame­ri­ta que pen­sa­do­res dis­pon­gan su mi­ra­da acu­cio­sa pa­ra com­pren­der los nue­vos có­di­gos. El pro­fe­sor Ho­ra­cio Pi­za­rro, ob­se­sio­na­do con la fi­lo­so­fía del len­gua­je, a su mo­do lo­gra re­ve­lar­nos al­go de es­te cu­rio­so mis­te­rio. Sil­va Ro­me­ro tam­bién hi­zo lo su­yo dán­do­le vi­da a es­te per­so­na­je des­de su pro­pia tri­bu­na, que no es otra que apli­car­se con de­vo­ción y com­pro­mi­so al ofi­cio de es­cri­bir.

“Las re­des aus­pi­cian la me­ga­lo­ma­nía, de­vol­vién­do­nos ca­pri­chos que ha­bían que­da­do en la in­fan­cia”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.