El peor año del ci­ne co­lom­biano (se­gún las ci­fras)

A pe­sar de su cre­cien­te pres­ti­gio a ni­vel in­ter­na­cio­nal, en 2018 el ci­ne co­lom­biano re­gis­tra su peor au­dien­cia en los úl­ti­mos ocho años. Su con­su­mo, aven­tu­ran al­gu­nos, pa­re­ce es­tar por fue­ra de los tea­tros con­ven­cio­na­les. ¿Qué di­cen las ex­hi­bi­do­ras y los

Arcadia - - EDITORIAL | CONTENIDO - Ca­mi­la Bui­les* Bo­go­tá

El día del es­treno de So­mos ca­len­tu­ra, el lu­nes 10 de sep­tiem­bre, am­bas alas del Tea­tro Jor­ge Elié­cer Gai­tán se ates­ta­ron de es­pec­ta­do­res. Du­ran­te la pre­sen­ta­ción, Ste­ven Gri­sa­les, pro­duc­tor de la pe­lí­cu­la, lla­mó al equi­po al es­ce­na­rio. Ex­ta­sia­do por el mo­men­to, no pu­do con­te­ner las lá­gri­mas y con­fe­só que pre­sen­tar la pe­lí­cu­la en el Jor­ge Elié­cer Gai­tán era un sue­ño que pa­re­cía inal­can­za­ble. Ha­bló de los años que les to­mó ter­mi­nar­la, de las di­fi­cul­ta­des pa­ra con­se­guir la fi­nan­cia­ción y de la es­pe­ran­za que le da­ba ver el tea­tro lleno, un buen au­gu­rio pa­ra lo que ve­nía tres días des­pués: el lan­za­mien­to en sa­las co­mer­cia­les. Jor­ge Na­vas, su di­rec­tor, y Gri­sa­les se abra­za­ron en se­ñal de vic­to­ria y agra­de­cie­ron a quie­nes apo­ya­ron la pro­duc­ción de una pe­lí­cu­la so­bre sal­sa cho­ke rea­li­za­da en Bue­na­ven­tu­ra.

Cuan­do la pro­yec­ción ter­mi­nó, Na­vas le pi­dió al pú­bli­co que re­co­men­da­ra la cin­ta, que ayu­da­ra a evi­tar que, co­mo la ma­yo­ría de pe­lí­cu­las co­lom­bia­nas, sa­lie­ra de los ci­nes tras dos fi­nes de se­ma­na.

Po­co des­pués, Na­vas ase­gu­ró en una en­tre­vis­ta con El País de Ca­li que, a pe­sar de ha­ber te­ni­do 15.000 es­pec­ta­do­res en su pri­mer fin de se­ma­na, So­mos ca­len­tu­ra se­ría re­ti­ra­da de las sa­las de ci­ne, tras ape­nas nue­ve días en car­te­le­ra. “a las dis­tri­bui­do­ras no les im­por­ta el fac­tor cul­tu­ral, de me­mo­ria y ar­tís­ti­co de las pe­lí­cu­las. So­lo les in­tere­sa el di­ne­ro que se ge­ne­re con las bo­le­tas”, di­jo. Es­ta sen­sa­ción la tie­nen mu­chos ci­neas­tas co­lom­bia­nos, y una bue­na par­te de ellos ase­gu­ra que una de las ra­zo­nes por las que el ci­ne co­lom­biano no tie­ne aco­gi­da en­tre los es­pec­ta­do­res es por­que las ex­hi­bi­do­ras lo po­nen a com­pe­tir con las gran­des pro­duc­cio­nes de Holly­wood.

Pe­ro pa­ra em­pe­zar —o re­to­mar— es­ta dis­cu­sión, hay que re­cor­dar que dis­tri­bui­do­ras y ex­hi­bi­do­ras no son lo mis­mo y que en Co­lom­bia el úni­co tea­tro que tie­ne una lí­nea de dis­tri­bu­ción es Ci­ne Co­lom­bia, que in­vir­tió 150 mi­llo­nes en So­mos ca­len­tu­ra. O sea que Na­vas no es del to­do exac­to al de­cir que son las dis­tri­bui­do­ras las cul­pa­bles de la per­ma­nen­cia de las pe­lí­cu­las en las sa­las de ci­ne. Quie­nes de­ci­den cuán­to du­ra una cin­ta en los tea­tros son las ex­hi­bi­do­ras.

Sus de­cla­ra­cio­nes, en to­do ca­so, abrie­ron de nue­vo el de­ba­te so­bre la ex­hi­bi­ción de las pe­lí­cu­las. En en­tre­vis­ta con ARCADIA, Mu­nir Fa­lah, pre­si­den­te de Ci­ne Co­lom­bia, di­jo que en nin­gún ca­so el re­ti­ro de una cin­ta de los tea­tros tie­ne que ver con que sea o no co­lom­bia­na. “lo que nos in­tere­sa co­mo ex­hi­bi­do­ra es que la gen­te se iden­ti­fi­que con las pe­lí­cu­las, y pa­re­ce que eso no lo han en­ten­di­do los ci­neas­tas del país”. Se­gún Fa­lah, no exis­te una ci­fra mí­ni­ma pa­ra que una cin­ta se man­ten­ga en car­te­le­ra; to­dos los días se exa­mi­na cuán­tos es­pec­ta­do­res asis­ten y esas ci­fras son ana­li­za­das en con­jun­to. La que me­nos au­dien­cia ten­ga, sin im­por­tar su pro­ce­den­cia, sa­le. “es­to es un ne­go­cio que res­pon­de a un mo­de­lo eco­nó­mi­co mun­dial. Así fun­cio­nan to­das las sa­las de ci­ne co­mer­cial del mun­do”.

En el ca­so de una sa­la de ci­ne in­de­pen­dien­te co­mo Ci­ne­ma Pa­raí­so, en Bo­go­tá, los ho­ra­rios y el tiem­po de ex­hi­bi­ción de­pen­den de la du­ra­ción de las pe­lí­cu­las y de sus re­sul­ta­dos en la se­ma­na si­guien­te a su es­treno. Se­gún Fe­de­ri­co Me­jía Gui­nand, di­rec­tor de la dis­tri­bui­do­ra y pro­duc­to­ra in­de­pen­dien­te Ba­bi­lla Ci­ne: “gran par­te de las pe­lí­cu­las que se pro­du­cen en Co­lom­bia es­tá des­ti­na­da a un pú­bli­co in­de­pen­dien­te y des­afor­tu­na­da­men­te exis­ten muy po­cas sa­las de es­te ti­po en el país. El 95 % de las pan­ta­llas son pa­ra un ci­ne co­mer­cial o mains­tream, que es el de ma­yor con­su­mo aquí, co­mo en cual­quier país. El éxi­to o el fra­ca­so de una pe­lí­cu­la na­cio­nal de­pen­de, ade­más, de la cam­pa­ña de mer­ca­deo, de la co­ne­xión que ten­ga con el pú­bli­co y, en ese sen­ti­do, del voz a voz”.

A pe­sar de que ha­cer ci­ne en Co­lom­bia ya no es tan di­fí­cil co­mo ha­ce diez años (en gran par­te por la Ley de Ci­ne de 2003 y el tra­ba­jo del Fon­do pa­ra el

Desa­rro­llo Ci­ne­ma­to­grá­fi­co), y a pe­sar del es­fuer­zo de los rea­li­za­do­res, los es­pec­ta­do­res si­guen sin pre­fe­rir las pro­duc­cio­nes na­cio­na­les. Es­te año las ci­fras son preo­cu­pan­tes. Se­gún Proi­má­ge­nes, en el pri­mer se­mes­tre de 2018, 766.863 es­pec­ta­do­res han ido a las sa­las a ver pe­lí­cu­las co­lom­bia­nas, una can­ti­dad des­alen­ta­do­ra si se tie­ne en cuen­ta que dos mi­llo­nes de per­so­nas asis­tie­ron a ver ci­ne co­lom­biano du­ran­te el pri­mer se­mes­tre de 2015. Des­de ese año, la asis­ten­cia a ci­ne na­cio­nal ha ido en caí­da: en 2017, las pe­lí­cu­las co­lom­bia­nas re­gis­tra­ron 3,6 mi­llo­nes de es­pec­ta­do­res, 23 % me­nos que la asis­ten­cia re­gis­tra­da en 2016. De las 44 pe­lí­cu­las es­tre­na­das el año pa­sa­do (ci­fra ré­cord en es­treno de pro­duc­cio­nes na­cio­na­les), so­lo do­ce su­pe­raron los 20.000 es­pec­ta­do­res. De esas do­ce, so­lo cin­co pa­sa­ron los 500.000 es­pec­ta­do­res. Es­to sig­ni­fi­ca, en ge­ne­ral, que 39 pe­lí­cu­las no fue­ron ren­ta­bles en tér­mi­nos de ta­qui­lla.

Es­te año, las co­sas van peor. En lo que va de 2018, se han es­tre­na­do 22 pe­lí­cu­las co­lom­bia­nas. De esas, on­ce hi­cie­ron me­nos de 10.000 es­pec­ta­do­res, ocho pe­lí­cu­las hi­cie­ron en­tre 10.000 y 30.000 y so­lo tres cin­tas su­pe­raron los 100.000. Es de­cir que los tres días del Fes­ti­val Es­té­reo Pic­nic con­vo­can a mu­cha más gen­te que una pe­lí­cu­la co­lom­bia­na. So­lo la cin­ta Si sa­ben có­mo me pon­go ¿pa’ qué me in­vi­tan?, di­ri­gi­da por Fer­nan­do Ay­llón, lo­gró pa­sar los 400.000 es­pec­ta­do­res. Pá­ja­ros de ve­rano, una de las más es­pe­ra­das del año, lle­va ape­nas 220.000 asis­ten­tes en su no­ve­na se­ma­na en tea­tros.

EL VA­LOR DEL CI­NE

“Los di­rec­to­res co­lom­bia­nos no se han da­do cuen­ta de que es­to es un ne­go­cio. De­ben apren­der a com­pe­tir con la in­dus­tria mun­dial —di­ce Fa­lah—. Las pe­lí­cu­las de Da­go Gar­cía en cier­tas oca­sio­nes han su­pe­ra­do a las de Holly­wood. Las per­so­nas que es­tén en el me­dio de­ben apren­der có­mo fun­cio­na el ne­go­cio. Es im­po­si­ble que com­pa­ren el pú­bli­co de Co­lom­bia con el de Ar­gen­ti­na o el de Mé­xi­co, don­de la tra­di­ción ci­ne­ma­to­grá­fi­ca tie­ne dé­ca­das”. La dis­cu­sión so­bre el ti­po de ci­ne que se rea­li­za en Co­lom­bia mu­chas ve­ces ter­mi­na en ese pun­to: ¿a qué pú­bli­co le ha­blan los di­rec­to­res? ¿De­be­rían real­men­te, co­mo su­gie­re Fa­lah, “en­ten­der” al­go y ha­cer ci­ne en fun­ción de las au­dien­cias? ¿De­be­rían sa­cri­fi­car sus pro­pias bús­que­das y sus len­gua­jes pa­ra que sus pe­lí­cu­las sean más ta­qui­lle­ras?

Al pa­re­cer, hoy el ci­ne na­cio­nal res­pon­de a otros ti­pos de pú­bli­cos que no es­tán sien­do re­gis­tra­dos por las ci­fras ofi­cia­les y que se con­su­men en es­pa­cios por fue­ra de los tea­tros con­ven­cio­na­les. Se­gún Pe­dro Adrián Zu­lua­ga, pe­rio­dis­ta y crí­ti­co, “el va­lor cul­tu­ral del ci­ne co­lom­biano no se pue­de juz­gar en las sa­las de ci­ne. Hoy esa es una par­te ín­fi­ma de la vi­da de las pe­lí­cu­las; es pen­sar que las pe­lí­cu­las se ha­cen pa­ra quin­ce días o tres se­ma­nas, que es el tiem­po que con suer­te per­ma­ne­cen en car­te­le­ra. Las pro­duc­cio­nes co­lom­bia­nas se ha­cen pa­ra tiem­pos más lar­gos, pa­ra ser con­su­mi­das en dis­tin­tas ven­ta­nas.yo creo que a las ex­hi­bi­do­ras tam­bién les ha fal­ta­do en­ten­der que el ci­ne co­lom­biano no es un ne­go­cio”.

La pro­duc­to­ra Dia­na Bus­ta­man­te di­ce lo mis­mo: el ci­ne na­cio­nal no es­tá he­cho pa­ra vi­vir so­lo en la car­te­le­ra del tea­tro, y lo que las ex­hi­bi­do­ras lla­man “au­dien­cia” son re­sul­ta­dos de mer­ca­do que obe­de­cen a mu­chos fac­to­res. “el ci­ne co­mo ex­pre­sión ar­tís­ti­ca no pue­de co­rres­pon­der con los in­tere­ses del mer­ca­do, no so­lo por­que eso iría en con­tra de su na­tu­ra­le­za mis­ma, sino por­que ja­más lo­gra­ría es­tar ba­jo los pa­rá­me­tros de con­su­mo que el mer­ca­do exi­ge”. El ci­ne que se ha­ce con una fi­na­li­dad más ex­pre­si­va o ar­tís­ti­ca, en­ton­ces, co­rres­pon­de a otras ló­gi­cas, tie­ne otros im­pac­tos. ¿De­be­rían exis­tir aca­so he­rra­mien­tas pa­ra me­dir ese im­pac­to, más allá de las ci­fras de ta­qui­lla?

Un ejem­plo cla­ro so­bre la dis­pa­ri­dad en­tre ta­qui­lla y re­le­van­cia es El abra­zo de la ser­pien­te, que en su es­treno y re­es­treno (des­pués de su no­mi­na­ción al Ós­car se vol­vió a pre­sen­tar en ci­nes) no lo­gró su­pe­rar los 600.000 es­pec­ta­do­res. Esa ci­fra no es des­pre­cia­ble, pe­ro aún es­tá le­jos de los ré­cords que las pro­duc­cio­nes de Da­go Gar­cía han mar­ca­do en ta­qui­lla. Sin em­bar­go, es­ta cin­ta fue un an­tes y un des­pués en la ci­ne­ma­to­gra­fía na­cio­nal y pu­so nues­tro ci­ne en la mi­ra de la in­dus­tria mun­dial.

“No creo que la gen­te es­té ale­ja­da del ci­ne na­cio­nal; sim­ple­men­te se co­nec­ta con al­gu­nos pro­duc­tos y con otros no. Qui­zás la pre­gun­ta ha­bría que ha­cér­se­la a los pro­duc­to­res: ¿por qué sus pe­lí­cu­las no co­nec­tan con el gran pú­bli­co?”, di­ce Fe­de­ri­co Me­jía Gui­nand. Una res­pues­ta la dio Na­vas des­pués del lan­za­mien­to de So­mos ca­len­tu­ra con su evi­den­te des­con­ten­to an­te el tra­to de las ex­hi­bi­do­ras: “Sien­to un desáni­mo to­tal, un des­alien­to; uno no en­cuen­tra un pun­to de re­fe­ren­cia pa­ra rea­li­zar una pró­xi­ma pe­lí­cu­la. No sé qué pen­sar ni qué ha­cer. Qui­zá hay que es­pe­rar a que el go­bierno co­lom­biano re­gu­le es­to, im­pon­ga cuo­tas de pan­ta­lla”. Es­to su­ce­de en Ar­gen­ti­na, don­de, des­de 2014 y con una mo­di­fi­ca­ción que se fir­mó es­te año, el go­bierno obli­ga a las ex­hi­bi­do­ras a pro­yec­tar en ca­da tri­mes­tre del año una pe­lí­cu­la ar­gen­ti­na por sa­la, en to­das las fun­cio­nes, al me­nos du­ran­te una se­ma­na.

EL ROL DEL GO­BIERNO

Sin em­bar­go, Dia­na Bus­ta­man­te ase­gu­ra que la “cuo­ta de pan­ta­llas” no es una so­lu­ción de­fi­ni­ti­va al pro­ble­ma de ex­hi­bi­ción de las pe­lí­cu­las na­cio­na­les: “Nues­tro gran pro­ble­ma es la au­sen­cia de cir­cui­tos al­ter­na­ti­vos de ex­hi­bi­ción. El ci­ne de­be mi­rar con ma­yor aten­ción las ini­cia­ti­vas de otros sec­to­res cul­tu­ra­les y for­ta­le­cer­se con un pa­que­te de ac­cio­nes que su­pere el plan de di­gi­ta­li­za­ción de sa­las exis­ten­tes”.

Pa­ra Mu­nir Fa­lah y Fe­de­ri­co Me­jía Gui­nand, la in­ter­ven­ción del Es­ta­do en la ex­hi­bi­ción de las pe­lí­cu­las es per­ju­di­cial, pues el pa­pel del go­bierno “no es obli­gar a la gen­te a ver de­ter­mi­na­do ti­po de pe­lí­cu­las”. “lo que sí pue­de ha­cer el Es­ta­do es di­se­ñar po­lí­ti­cas pú­bli­cas que apo­yen la ex­hi­bi­ción de ci­ne co­lom­biano con es­tí­mu­los im­por­tan­tes pa­ra aque­llas sa­las que así de­ci­dan ha­cer­lo. No po­de­mos es­pe­rar que de la no­che a la ma­ña­na las sa­las pier­dan di­ne­ro por ex­hi­bir ci­ne na­cio­nal sin que el Es­ta­do pro­pon­ga nin­gu­na al­ter­na­ti­va pa­ra ha­cer­lo via­ble. Es ho­ra de for­ta­le­cer la in­fra­es­truc­tu­ra de sa­las in­de­pen­dien­tes y no so­lo pro­du­cir, pro­du­cir y pro­du­cir sin pen­sar dón­de van a ser ex­hi­bi­das esas pe­lí­cu­las”, di­ce Me­jía Gui­nand.

Fa­lah di­ce que es “ab­sur­do” que en un país de­mo­crá­ti­co y ca­pi­ta­lis­ta co­mo Co­lom­bia los ci­neas­tas pi­dan que el go­bierno in­ter­ven­ga los tea­tros y no se preo­cu­pen por ha­cer cin­tas que se de­fien­dan por sí mis­mas. “los pro­duc­to­res y di­rec­to­res de­ben acep­tar que ha­cer una pe­lí­cu­la en es­te país los va a so­me­ter a unas pér­di­das: nun­ca van a re­cu­pe­rar el 100 % de la in­ver­sión. yo les re­co­mien­do que ha­gan co­pro­duc­cio­nes. Las pe­lí­cu­las pue­den pro­yec­tar­se en más lu­ga­res del mun­do si se ha­cen en­tre di­fe­ren­tes paí­ses, que no su­fran de la in­se­gu­ri­dad de pro­duc­to pe­que­ño, que no ten­gan mie­do a pe­lear con pe­lí­cu­las de otra pro­ce­den­cia. En Ci­ne Co­lom­bia se les da cin­co pun­tos más de la ta­qui­lla a las pe­lí­cu­las que son na­cio­na­les, no sa­quen ex­cu­sas”. Pe­ro las co­pro­duc­cio­nes son co­mu­nes en nues­tro ci­ne. So­lo por men­cio­nar al­gu­nas de es­te año: Can­de­la­ria: Co­lom­bia, Ale­ma­nia, Ar­gen­ti­na, No­rue­ga, Cu­ba; Adiós en­tu­sias­mo: Ar­gen­ti­na; Ma­tar a Je­sús: Co­lom­bia, Ar­gen­ti­na; Na­die nos mi­ra: Co­lom­bia, ar­gen­ti­na, Es­ta­dos Uni­dos, Bra­sil; So­mos ca­len­tu­ra: Co­lom­bia, Ar­gen­ti­na; In­te­rior: Fran­cia, Co­lom­bia; Pá­ja­ros de ve­rano: Co­lom­bia, Mé­xi­co, Fran­cia, Di­na­mar­ca; Sal: Co­lom­bia, Fran­cia; Yo no me lla­mo Ru­bén Bla­des: Co­lom­bia, Pa­na­má, Ar­gen­ti­na.

Aun­que el año no ha ter­mi­na­do y aún fal­tan por es­tre­nar­se unas do­ce cin­tas, las ci­fras de es­tre­nos tam­bién dis­mi­nu­ye­ron. De 44 en 2017 a, más o me­nos, 36 pe­lí­cu­las que ce­rra­rían es­te año. Se­gún las ex­hi­bi­do­ras, 2018 no va a ter­mi­nar con más de dos mi­llo­nes de es­pec­ta­do­res del ci­ne na­cio­nal, la ci­fra más ba­ja des­de 2010.

“El ci­ne co­mo ex­pre­sión ar­tís­ti­ca no pue­de co­rres­pon­der con los in­tere­ses del mer­ca­do, eso iría en con­tra de su na­tu­ra­le­za y ja­más lo­gra­ría es­tar ba­jo los pa­rá­me­tros de con­su­mo”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.