El ha­ce­dor de dis­fra­ces de San Pa­cho

Mi­guel Án­gel Mos­que­ra Con­to es el más há­bil ela­bo­ra­dor de dis­fra­ces y mu­ñe­cos pa­ra las fies­tas pa­tro­na­les de su ciu­dad. He­re­dó el ofi­cio de su pa­dre, pe­ro él no po­drá he­re­dár­se­lo a na­die. Un per­fil.

Arcadia - - EDITORIAL | CONTENIDO - Quib­dó Juan Mi­guel Ál­va­rez*

I.“A mí ya los años se me en­re­dan”, di­ce Miam­co con el ros­tro ilu­mi­na­do por una luz ama­ri­lla. Es­ta­mos en el an­te­jar­dín de su ca­sa, se­pa­ra­dos por una re­ja de una ca­lle cén­tri­ca de Quib­dó. “no le pue­do de­cir fe­chas, pe­ro le cuen­to có­mo fue”. El sol que ha da­do lá­ti­go to­da la se­ma­na le da pa­so a una llu­via te­nue. Em­pie­za oc­tu­bre y las Fies­tas de San Pa­cho lle­gan a sus úl­ti­mas ho­ras.

Miam­co –acró­ni­mo de Mi­guel Án­gel Mos­que­ra Con­to– es re­co­no­ci­do co­mo el más há­bil ela­bo­ra­dor de dis­fra­ces pa­ra es­ta ce­le­bra­ción. Los más jó­ve­nes lo ven co­mo un maes­tro, y la gen­te que se de­di­ca a la con­fec­ción de tra­jes y atuen­dos de com­par­sa ase­gu­ra que en el Cho­có na­die más tie­ne su mano. Él ape­nas ad­mi­te: “al­go le apren­dí a mi pa­pá”.

Miam­co vo­ca­li­za con pa­cien­cia y ha­bla con mu­si­ca­li­dad, co­mo si la úl­ti­ma sí­la­ba de ca­da fra­se fue­ra el acor­de de una to­na­da a ve­ces al­ta y se­ca; a ve­ces ba­ja y es­ti­ra­da. Ca­mi­na con el pa­so ago­ta­do de unas ro­di­llas que sos­tie­nen ochen­ta años de vi­da, mien­tras sus ma­nos de de­dos grue­sos y pal­mas em­bra­ve­ci­das a mar­ti­llo se anu­dan en el re­ga­zo. Una bar­ba de ter­su­ra blan­ca le cu­bre el ros­tro y las ore­jas.

Las Fies­tas de San Pa­cho ocu­rren ca­da año en­tre el 3 de sep­tiem­bre y el 5 de oc­tu­bre, y en 2012, la Unes­co las re­co­no­ció co­mo Pa­tri­mo­nio Cul­tu­ral In­ma­te­rial de la Hu­ma­ni­dad. aun que tie­nen ori­gen cris­tiano, hoy son una jun­tu­ra sin­cré­ti­ca de no­ches de fies­ta en­lo­que­ci­da, mi­sas ma­ña­ne­ras, des­fi­les es­tri­den­tes ba­jo la ca­ní­cu­la, ser­mo­nes ca­tó­li­cos y ai­res de fol­clor –con­tra­dan­zas, bun­des, ma­zur­kas, po­rros y pol­kas–. En los ba­res no de­ja de so­nar sal­sa, va­lle­na­to, reg­gae­tón y cham­pe­ta.

Su nom­bre ins­ti­tu­cio­nal es Fies­tas Pa­tro­na­les de San Fran­cis­co de Asís, y aun­que su ca­rác­ter es po­pu­lar e in­clu­yen­te, el desa­rro­llo cen­tral de la juer­ga siem­pre es­tá a car­go de los do­ce ba­rrios fun­da­cio­na­les de Quib­dó, tam­bién lla­ma­dos “ba­rrios fran­cis­ca­nos”: To­más Pé­rez, Ken­nedy, Las Mar­ga­ri­tas, Es­me­ral­da, Cris­to Rey, El Si­len­cio, Cé­sar Con­to, Ro­ma, Pan­de­yu­ca, yes­qui­ta, yes­ca Gran­de, Ala­me­da Re­yes.

En­tre des­fi­les ali­co­ra­dos con chi­ri­mía y pro­ce­sio­nes de bi­blia, el día en que se mues­tran los dis­fra­ces pue­de ser el mo­men­to más po­lí­ti­co de

to­do San Pa­cho, por­que es la opor­tu­ni­dad de cues­tio­nar com­por­ta­mien­tos y usos po­pu­la­res que los rai­za­les mis­mos con­si­de­ran re­pro­cha­bles. Ca­da ba­rrio pla­nea su par­ti­ci­pa­ción en torno a su dis­fraz, y tra­ta que ese dis­fraz co­rres­pon­da con el men­sa­je que los or­ga­ni­za­do­res de las fies­tas pro­po­nen ca­da año. En 2018 qui­sie­ron ha­cer ho­me­na­je a la “mu­jer cho­coa­na”, y en 2017 ex­hor­tar al cui­da­do del me­dioam­bien­te.

Se le lla­ma dis­fraz a un en­sam­ble de per­so­na­jes y es­ce­na­rio que va so­bre una ca­rro­za ja­la­da por una ca­mio­ne­ta o un fur­gón. Los per­so­na­jes son re­pre­sen­ta­dos por mu­ñe­cos ca­pa­ces de mo­ver­se y si­mu­lar cier­tas ac­cio­nes, co­mo si fue­se una obra de tea­tro. “si se tra­ta de un per­so­na­je que se va a su­bir a un ca­ba­llo –ex­pli­ca Miam­co–, el mo­vi­mien­to de­be ser el del mu­ñe­co su­bien­do una pier­na, así no se suba del to­do”. Un equi­po de per­so­nas que va ocul­to den­tro de la ca­rro­za di­ri­ge a ca­da mu­ñe­co con po­leas y pa­lan­cas, lo que em­pa­ren­ta a es­te en­sam­ble con el tea­tro de ma­rio­ne­tas. “el mo­vi­mien­to de­be ser ex­pre­si­vo pa­ra que con­tri­bu­ya con la idea. El mo­vi­mien­to es un vehícu­lo del men­sa­je”.

II. Miam­co na­ció en 1939 en San Ra­fael de Ne­guá, co­rre­gi­mien­to de Quib­dó. Lle­gó a Quib­dó con sus pa­dres cuan­do te­nía tres años. Su ma­má se de­di­ca­ba a los queha­ce­res do­més­ti­cos y su pa­pá, a la es­cul­tu­ra en ma­de­ra, so­bre to­do de imá­ge­nes sa­cras. Se lla­ma­ba Mi­guel Án­gel Mos­que­ra Lo­zano y le de­cían “el San­te­ro” por su ha­bi­li­dad pa­ra ta­llar cris­tos, san­tos y vír­ge­nes. Ha­bía apren­di­do es­te ofi­cio de su pa­dre, Lo­ren­zo Mos­que­ra Me­ne­ses.

Des­de muy ni­ño, Miam­co se le pe­ga­ba a su pa­pá en el ta­ller. Lo veía tra­ba­jar, le pre­gun­ta­ba co­sas que no en­ten­día y les iba co­gien­do con­fian­za a las he­rra­mien­tas. La pri­me­ra que lle­gó a usar con su­ti­le­za fue la gu­bia, pa­ra des­bas­tar los re­lie­ves de la es­cul­tu­ra. Lue­go to­mó los pin­ce­les y em­pe­zó a ex­pe­ri­men­tar con el co­lor, las de­gra­da­cio­nes y las som­bras. “Yo te­nía un pul­so sua­ve y a mi pa­pá le gus­ta­ba el tono que yo lo­gra­ba dar­les a las imá­ge­nes”.

A los diez años ya se en­fun­da­ba en un tra­je de co­lo­res que él mis­mo ador­na­ba pa­ra co­lar­se en los des­fi­les san­pa­che­ros. Ca­si siem­pre en­con­tra­ba lu­gar en la co­la de la com­par­sa del ba­rrio Pan­de­yu­ca, has­ta que un día fal­tó al­guien que de­bía si­tuar­se en la pri­me­ra lí­nea, que es la más vis­to­sa por­que va re­ci­bien­do al pú­bli­co du­ran­te el re­co­rri­do. Los lí­de­res del ba­rrio vie­ron que Mi­gue­li­to, co­mo le de­cían de ni­ño, lu­cía el me­jor atuen­do. “Pá­se­se pa’ de­lan­te”, le di­je­ron. Des­de en­ton­ces no era ra­ro que en­ca­be­za­ra la com­par­sa de Pan­de­yu­ca.

Hi­zo su pri­mer dis­fraz a los do­ce años, un ri­no­ce­ron­te ca­za­do por un hom­bre se­me­jan­te a Tar­zán. El ani­mal era un mu­ñe­co y el ca­za­dor, un ve­cino del ba­rrio que se vis­tió co­mo el hé­roe de la his­to­rie­ta: pan­ta­lo­ne­ta de cue­ro fe­lino, la­zo y cu­chi­llo de mon­te. El pres­ti­gio del ni­ño Mi­guel fue cre­cien­do. Lo lla­ma­ban de otros ba­rrios, y con los años pu­do em­pe­zar a co­brar por su tra­ba­jo.

En aquel en­ton­ces, la or­ga­ni­za­ción de las fies­tas pre­mia­ba al me­jor dis­fraz. Miam­co re­sul­tó ga­na­dor va­rias ve­ces. Más ade­lan­te, los ju­ra­dos ele­va­ron la di­fi­cul­tad de ca­li­fi­ca­ción exa­mi­nan­do cua­tro ele­men­tos del en­sam­ble. El ca­non de pro­por­cio­nes: que el mu­ñe­co con­ser­ve una es­ca­la re­gu­lar en el ta­ma­ño de sus ex­tre­mi­da­des y ca­be­za; la ex­pre­sión: que el ges­to del ros­tro del mu­ñe­co sea cohe­ren­te con la ac­ción que es­tá desa­rro­llan­do; los mo­vi­mien­tos na­tu­ra­les: que el mu­ñe­co se mue­va lo me­nos ro­bó­ti­ca­men­te po­si­ble; y que el es­ce­na­rio des­ta­que y real­ce a los per­so­na­jes.

Hoy Miam­co re­cuer­da va­rios en­sam­bles pre­mia­dos que le gran­jea­ron la ad­mi­ra­ción de la gen­te. Uno fue “El Bru­jo”, la re­pre­sen­ta­ción de un ar­tis­ta cho­coano lla­ma­do Al­fon­so Cór­do­ba Mos­que­ra, al que le de­cían pre­ci­sa­men­te así, muer­to ha­cía un tiem­po. Por eso los ve­ci­nos del ba­rrio Yes­ca­gran­de qui­sie­ron ho­me­na­jear­lo. “La gen­te llo­ra­ba al ver­lo por lo pa­re­ci­do que me que­dó al per­so­na­je real”. Mien­tras la ca­rro­za re­co­rría el cen­tro de la ciu­dad, el mu­ñe­co iba imi­tan­do los mo­vi­mien­tos del bai­le y del can­to del ar­tis­ta.

Otro fue “El vo­ce­ro de mi pue­blo”, un per­so­na­je que iba sa­lu­dan­do en ca­da ba­rrio ape­nas en­tra­ba la ca­rro­za. “Los mo­vi­mien­tos eran tan na­tu­ra­les que mu­chos ase­gu­ra­ban que ahí aden­tro iba una per­so­na. Y a mí me to­ca­ba le­van­tar­le los pan­ta­lo­nes pa­ra que la gen­te vie­ra ese po­co de fie­rros aden­tro”.

III. El mé­to­do de Miam­co em­pie­za re­don­dean­do la idea en un bo­ce­to a mano al­za­da de for­mas muy grue­sas y ge­ne­ra­les. Le si­gue el di­se­ño del en­sam­ble que tam­bién es un bo­ce­to, pe­ro que ya re­ve­la los de­ta­lles. Lue­go vie­ne el di­bu­jo a co­lor y en pers­pec­ti­va, lo que per­mi­te cal­cu­lar el vo­lu­men si­guien­do un mo­de­lo a es­ca­la. Con­ti­núa la pro­yec­ción de mo­vi­mien­to, que es el pa­so en que Miam­co iden­ti­fi­ca qué ti­po de he­rra­mien­ta de­be usar: po­leas, win­ches, vie­las, ro­da­mien­tos. “Si es un mo­vi­mien­to de tras­la­ción, hay que usar ro­da­mien­tos –di­ce–. Pe­ro si es pa­ra dar­les vi­da a los ojos, es me­jor usar ten­so­res pen­du­la­res. Los win­ches no sir­ven pa­ra eso por­que em­plean más fuer­za y pue­den re­ven­tar la pie­za”. Si­gue ar­mar el cuer­po del mu­ñe­co y un son­deo de la es­ce­no­gra­fía, que él mis­mo pin­ta. Des­pués co­se la ro­pa del dis­fraz, siem­pre cui­dan­do la ex­pre­sión fi­nal del per­so­na­je. “To­do lo que lle­va el dis­fraz es­tá pro­gra­ma­do. Aquí no va­le de­cir: ‘Íba­mos a ha­cer tal co­sa y nos sa­lió es­to’. Eso no tie­ne pre­sen­ta­ción por­que ya no se es­tá cum­plien­do con el com­pro­mi­so”.

Por úl­ti­mo, Miam­co en­sa­ya du­ran­te días los mo­vi­mien­tos del en­sam­ble: que el mu­ñe­co gi­re co­mo él quie­re, que la es­ce­no­gra­fía se mue­va co­mo él lo pla­neó, que to­do el en­gra­na­je es­té acei­ta­do y ajus­ta­do. “Si en el di­se­ño uno lo­gra que el mo­vi­mien­to del mu­ñe­co sea sua­ve, se dis­mi­nu­ye el pe­so de las pie­zas, se ba­ja la can­ti­dad de fuer­za y se ha­ce más fá­cil el ajus­te”.

Aun­que to­dos re­co­no­cen que Miam­co es el maes­tro, ya no es fre­cuen­te ver dis­fra­ces su­yos en los des­fi­les san­pa­che­ros. Di­ce que aho­ra los mu­cha­chos que le si­guen en el ofi­cio es­tán tra­ba­jan­do a pre­cios que él no po­dría acep­tar. “Yo tra­ba­jo más ca­ro. A mí me exi­gen más, quie­ren que el mu­ñe­co ha­ga es­to, ha­ga lo otro. Co­mo hay esa con­fian­za en mí, yo co­bro fuer­te”. El en­sam­ble que desa­rro­lló pa­ra las fies­tas de 2016 cos­tó po­co me­nos de nue­ve mi­llo­nes de pe­sos y le to­mó tres me­ses de tra­ba­jo en com­pa­ñía de dos asis­ten­tes en­ten­di­dos. Era “La ale­go­ría de la muer­te”, una par­ca de gua­da­ña y ba­to­la que de­cía “A to­dos me los lle­vo” mien­tras iba blan­dien­do gua­da­ña­zos al ai­re.

Su si­tua­ción eco­nó­mi­ca no es la me­jor. No aguan­ta ham­bre, pe­ro ca­da vez es más es­ca­so el tra­ba­jo. Cuan­do lo con­tra­tan, pin­ta va­llas y avi­sos pu­bli­ci­ta­rios, res­tau­ra pie­zas de ar­te sa­cro y de ar­te en ge­ne­ral. Hu­bo épo­cas en que se desem­pe­ñó co­mo to­pó­gra­fo de la Go­ber­na­ción del Cho­có y de la Al­cal­día de Quib­dó. Con re­la­ti­va fre­cuen­cia da cla­ses en la uni­ver­si­dad.

Su co­no­ci­mien­to ar­tís­ti­co so­lo fue po­si­ble por he­ren­cia fa­mi­liar y hoy Miam­co tie­ne tres hi­jos uni­ver­si­ta­rios que lle­van vi­das ale­ja­das de es­te ofi­cio. A ve­ces, cuan­do han es­ta­do cer­ca de él, le dan una mano echan­do pin­tu­ra de bro­cha gor­da o alis­tan­do ma­te­ria­les. Su es­po­sa, en­tre tan­to, se ocu­pa de los asun­tos del ho­gar y de ha­blar bien de él: “Es el me­jor –di­ce–, en Quib­dó to­do el mun­do lo sa­be”.

“¿Le que­da al­gu­na in­con­for­mi­dad por el he­cho de que nin­guno de sus hi­jos ha­ya que­ri­do con­ti­nuar con su ar­te?”.

“No”, me di­ce en un tono des­preo­cu­pa­do. “Hay que acep­tar que los hi­jos eli­gen, y los míos eli­gie­ron otra co­sa”.

“Los mo­vi­mien­tos eran tan na­tu­ra­les que mu­chos ase­gu­ra­ban que ahí aden­tro iba una per­so­na. Y a mí me to­ca­ba le­van­tar­le los pan­ta­lo­nes pa­ra que la gen­te vie­ra ese po­co de fie­rros aden­tro”

Miam­co na­ció en 1939 en San Ra­fael de Ne­guá, un co­rre­gi­mien­to de Quib­dó. Hi­zo su pri­mer dis­fraz a los do­ce años.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.