CRÍ­TI­CA

Arcadia - - EDITORIAL | CONTENIDO - Ca­mi­lo Ho­yos

Du­ran­te la ma­ña­na del sá­ba­do 9 de enero de 1993, Jean-clau­de Ro­mand, su­pues­to in­ves­ti­ga­dor y doc­tor de la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud, pa­dre ejem­plar, es­po­so ad­mi­ra­ble e hi­jo que­ri­do, ase­si­nó con un ro­di­llo de ma­de­ra a su es­po­sa Flo­ren­ce mien­tras aún dor­mía, pa­ra lue­go, con un ri­fle ca­li­bre 22 ajus­ta­do a un si­len­cia­dor, dis­pa­rar­les a sus dos hi­jos: Ca­ro­li­ne, de sie­te años, y An­toi­ne, de cin­co. Al día si­guien­te con­du­jo su vehícu­lo has­ta la ca­sa de sus pa­dres en Clair­vaux-les-lacs: Ai­mé re­ci­bió los dis­pa­ros por la es­pal­da, An­ne-ma­rie los re­ci­bió en pleno pe­cho. El pe­rro la­bra­dor tam­po­co se li­bró.a las cua­tro de la ma­dru­ga­da del do­min­go, lue­go de con­su­mir bar­bi­tú­ri­cos ven­ci­dos, Ro­mand pren­dió fue­go a su ca­sa, don­de aún re­po­sa­ban los ca­dá­ve­res de su fa­mi­lia, y nun­ca es­pe­ró des­per­tar, ho­ras des­pués, en ma­nos de los bom­be­ros.

Es­ta es una his­to­ria que mu­chos lec­to­res co­no­cen, pe­ro que en el úl­ti­mo mes ha co­bra­do una im­por­tan­cia re­le­van­te, pre­ci­sa­men­te por eso que a ve­ces ha­ce la li­te­ra­tu­ra: vol­ver so­bre la vi­da cuan­do se creía in­ser­ta en su jau­la de la fic­ción, o di­ga­mos de la no fic­ción. El au­tor fran­cés Em­ma­nuel Ca­rrè­re, quien re­ci­bió el Pre­mio de Li­te­ra­tu­ra en Len­guas Ro­man­ces en la edi­ción 31 de la Fe­ria In­ter­na­cio­nal del Li­bro de Gua­da­la­ja­ra (fil) re­crea en El ad­ver­sa­rio (1993) la vi­da de­trás de Ro­mand: es de­cir, la ma­ne­ra co­mo lo­gró en­ga­ñar du­ran­te 18 años a su fa­mi­lia más cer­ca­na, ha­cién­do­se pa­sar por quien nun­ca fue, y si­mu­lan­do te­ner lo que nun­ca tu­vo, en un ejer­ci­cio que los lec­to­res de li­te­ra­tu­ra po­drían re­co­no­cer co­mo la fic­ción traí­da a la vi­da.

Más allá de lo que es­te clá­si­co que Ana­gra­ma re­edi­tó en su co­lec­ción Com­pen­dium ofre­ce en su or­den te­má­ti­co, re­sal­ta un ele­men­to más in­tere­san­te aún: la ca­pa­ci­dad que tie­ne un au­tor pa­ra acer­car­se a su te­ma de es­cri­tu­ra, a su pro­pio fan­tas­ma na­rra­ti­vo, o sim­ple y lla­na­men­te a una ob­se­sión que se con­vier­te asi­mis­mo en ma­te­ria na­rra­ti­va: re­la­cio­nar­se con lo mal­di­to.tal co­mo lo cuen­ta en el li­bro, la im­po­si­bi­li­dad de con­tar la his­to­ria des­de una ter­ce­ra per­so­na le obli­gó a vin­cu­lar­se con la mis­ma, a for­mar par­te de ella, y así dio na­ci­mien­to a esa pri­me­ra fra­se que gol­pea: “la ma­ña­na del sá­ba­do 9 de enero de 1993, mien­tras Jean-clau­de Ro­mand ma­ta­ba a su mu­jer y a sus hi­jos, yo asis­tía con los míos a una reunión pe­da­gó­gi­ca en la es­cue­la de Ga­briel, nues­tro hi­jo pri­mo­gé­ni­to”. La re­la­ción con el te­ma va a más: no so­lo asis­te al jui­cio, sino que más tar­de se car­tea con Ro­mand, lo co­no­ce a tra­vés de la es­cri­tu­ra y por úl­ti­mo lo vi­si­ta en pri­sión. El 21 de no­viem­bre de 1996 le es­cri­be: “mi pro­ble­ma no es la in­for­ma­ción, co­mo pen­sé al prin­ci­pio. Es en­con­trar mi lu­gar en la his­to­ria”. ya pa­ra en­ton­ces Ro­mand ha­bía si­do con­de­na­do a ca­de­na per­pe­tua, con un tiem­po de re­clu­sión obli­ga­to­ria de 22 años; es de­cir, con po­si­bi­li­dad de sa­lir en 2015, a la edad de 61 años.

A me­dia­dos de sep­tiem­bre de 2018, Ro­mand so­li­ci­tó la li­ber­tad con­di­cio­nal. Pa­re­ce­ría, con es­ta no­ti­cia, que pue­de sa­lir del mun­do de la no-fic­ción de Ca­rrè­re pa­ra ca­mi­nar de nue­vo las ca­lles de una reali­dad que la ca­de­na per­pe­tua le ha­bía des­po­ja­do. ¿Quién se­rá aho­ra, có­mo se­rá su nue­va vi­da? Vuel­ven al­gu­nas de las pa­la­bras leí­das por Ca­rrè­re du­ran­te la acep­ta­ción del pre­mio de la fil, cuan­do se re­fie­re al mo­men­to en que Dic­kens re­ci­be una car­ta de una lec­to­ra en que le di­ce que por sus atri­bu­tos fí­si­cos, sus ve­ci­nos la com­pa­ran con la mal­va­da Miss Mow­cher de Da­vid Cop­per­field, no­ve­la que apa­re­cía por en­tre­gas. En vez de pa­sar por al­to la car­ta, ejer­ció su la­bor de no­ve­lis­ta: a par­tir de en­ton­ces mo­di­fi­có al per­so­na­je. Lo cam­bió. y afir­ma Ca­rrè­re, no po­de­mos de­jar de pen­sar en Ro­mand: “…Pien­so que mo­di­fi­car la reali­dad so­be­ra­na de su li­bro pa­ra no lastimar a una mu­jer pe­que­ña de pro­vin­cia no fue so­lo el ma­yor ges­to de ge­ne­ro­si­dad, sino tam­bién de la ma­yor li­ber­tad que pue­de ejer­cer un es­cri­tor. En el fon­do, ¿la ge­ne­ro­si­dad y la li­ber­tad no son lo mis­mo?”.

El ad­ver­sa­rio Em­ma­nuel Ca­rrè­re Ana­gra­ma Com­pen­dium 176 pá­gi­nas

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.