So­por i pi­ro­pos

Arcadia - - EDITORIAL | CONTENIDO - Ni­co­lás Mo­ra­les

Dig­na mues­tra de la ar­qui­tec­tu­ra na­cio­nal de los se­ten­ta, fiel com­pa­ñe­ro del Es­ta­dio El Cam­pín, el Co­li­seo Cu­bier­to de Bo­go­tá –me per­do­na­rán– lu­ce aho­ra vi­li­pen­dia­do, desai­ra­do, con­ver­ti­do re­cien­te­men­te en un gi­gan­tes­co mas­me­lo co­mo re­pre­sen­ta­ción de la peor po­lí­ti­ca pa­tri­mo­nial dis­tri­tal de la his­to­ria. Re­cor­de­ris: el Co­li­seo ini­ció su re­co­rri­do en 1959 cuan­do se or­de­nó su cons­truc­ción en los te­rre­nos del Cam­pín; sin em­bar­go, la co­lo­sal obra se inau­gu­ró fi­nal­men­te el pri­me­ro de ma­yo de 1973. Tras es­ta es­tu­vie­ron los ar­qui­tec­tos Ju­lio Ca­sas y Ra­mi­ro Pa­nes­so, y el in­ge­nie­ro Gui­ller­mo Gon­zá­lez Zu­le­ta, por lo que le me­re­ció a es­te úl­ti­mo el Pre­mio Na­cio­nal de In­ge­nie­ría en el año 74.

En 2010, cuan­do la ad­mi­nis­tra­ción del Co­li­seo le fue de­vuel­ta a la ciu­dad tras 16 años, el Con­ce­jo de­jó caer la bom­ba: ha­bía dis­cu­sio­nes muy se­rias so­bre de­mo­ler el es­ce­na­rio por su avan­za­do de­te­rio­ro y por­que con to­da ra­zón es­te ya se ha­bía que­da­do chi­co pa­ra gran­des even­tos en Bo­go­tá. En­ton­ces, mien­tras va­rios pri­va­dos pro­pu­sie­ron al Dis­tri­to le­van­tar en el mis­mo lu­gar una are­na con una ca­pa­ci­dad mí­ni­ma de 20.000 es­pec­ta­do­res, un gru­po de aca­dé­mi­cos y ex­per­tos re­cla­ma­ba por có­mo la ciu­dad iba a bo­tar un edi­fi­cio con no­ta­bles va­lo­res ar­qui­tec­tó­ni­cos y pa­tri­mo­nia­les pa­ra los ca­pi­ta­li­nos, una for­mi­da­ble obra de in­ge­nie­ría que ha­bía po­di­do aguan­tar la de­sidia y la fal­ta de man­te­ni­mien­to de to­das las ad­mi­nis­tra­cio­nes. La de­ci­sión “sa­lo­mó­ni­ca” adop­ta­da por el Dis­tri­to en 2015 fue la de con­ser­var sí el edi­fi­cio, pe­ro re­mo­de­lán­do­lo pa­ra con­ver­tir­lo en la are­na que Bo­go­tá ne­ce­si­ta­ba, y to­do so­na­ba muy bien sal­vo por­que hoy, en 2018, nos en­con­tra­mos con que no se lo­gró ni es­to ni aque­llo: ni se am­plió de ma­ne­ra sig­ni­fi­ca­ti­va la ca­pa­ci­dad del Co­li­seo, una de las prin­ci­pa­les ra­zo­nes adu­ci­das pa­ra ha­cer la nue­va are­na, ni se con­ser­va­ron los va­lo­res ar­qui­tec­tó­ni­cos ori­gi­na­les del edi­fi­cio.

Co­mo mé­ri­to, el nue­vo Mo­vis­tar Are­na Bo­go­tá, ade­más de me­jo­rar las con­di­cio­nes de so­ni­do, ilu­mi­na­ción y acús­ti­ca, in­clu­ye aho­ra gim­na­sio, zo­nas de gas­tro­no­mía, áreas co­mer­cia­les… Y pa­ra lo­grar es­to la gran obra ar­qui­tec­tó­ni­ca con­sis­tió en la cons­truc­ción de un edi­fi­cio de tres pi­sos al­re­de­dor de to­do el Co­li­seo, y el res­to –por­que el Co­li­seo tie­ne más de tres pi­sos– fue es­con­di­do de­trás de una nue­va fa­cha­da blan­ca. Las to­mas con dron que tan­to gus­tan a la al­cal­día nos mues­tran co­mo una es­ce­na tris­te la cu­bier­ta del Co­li­seo me­re­ce­do­ra de un pre­mio na­cio­nal de in­ge­nie­ría ape­nas aso­mán­do­se por en­ci­ma del en­vol­to­rio, y con es­to no se pue­de pen­sar más que en la Bi­blio­te­ca de Los Re­yes Ca­tó­li­cos en Me­de­llín, que es exac­ta­men­te lo mis­mo pe­ro a la in­ver­sa: mien­tras es­ta era un su­ges­ti­vo edi­fi­cio que ac­ci­den­tal­men­te de­ja caer su fa­cha­da pa­ra mos­trar­nos cuán ano­dino y bá­si­co es en reali­dad, en el Co­li­seo a una no­ta­ble es­truc­tu­ra se le se­pul­ta tras una en­vol­tu­ra plás­ti­ca. Pe­ro ojo, que si­gue más: no es cual­quier en­vol­tu­ra. El ges­to cul­men de la in­ge­nie­ría mun­dial que ha­ce de es­ta una edi­fi­ca­ción “ul­tra­mo­der­na”, “fu­tu­ris­ta” y “a la al­tu­ra de las me­jo­res del mun­do” es que de no­che la fa­cha­da se pren­de y cam­bia de co­lo­res.

A los que nos pre­gun­ta­mos si era ne­ce­sa­rio des­truir un sím­bo­lo ca­pi­ta­lino, se nos re­fie­re co­mo ejem­plo el Allianz Are­na de Mú­nich y con es­to co­mo que se nos qui­sie­ra de­cir “mi­ren, pro­vin­cia­nos, es­to es una obra del pri­mer mun­do”. Pe­ro la com­pa­ra­ción es po­co me­nos que có­mi­ca por­que más allá de una en­vol­tu­ra que alum­bra, el Allianz Are­na de Mú­nich es un es­ta­dio con ca­pa­ci­dad pa­ra 75.000 per­so­nas, que no im­pli­có el de­tri­men­to del pa­tri­mo­nio in­mue­ble de la ciu­dad y cu­ya cons­truc­ción fue ade­más con­sul­ta­da a los ciu­da­da­nos por me­dio de un re­fe­ren­do. El re­sul­ta­do es que la obra cos­mé­ti­ca del Are­na Mo­vis­tar tie­ne más bien po­co del Allianz Are­na de Mú­nich y sí mu­cho del Cen­tro Co­mer­cial Vi­da No­va en la sép­ti­ma con die­ci­nue­ve de Bo­go­tá, ese edi­fi­cio en­vuel­to en un feo cas­ca­rón plás­ti­co tan ano­dino que por su­pues­to na­die tie­ne pre­sen­te.

Pe­ro no to­dos son co­men­ta­rios ne­ga­ti­vos: hay que de­cir que fue acer­ta­dí­si­ma la inau­gu­ra­ción del Are­na con Fon­se­ca, pues no se me ocu­rre un ac­to que sim­bo­li­ce de me­jor ma­ne­ra la “tro­pi­po­pi­za­ción” ar­qui­tec­tó­ni­ca de la que fue ob­je­to el an­ti­guo Co­li­seo, si los ami­gos y ami­gas ar­qui­tec­tos me per­mi­ten con es­te neo­lo­gis­mo ha­blar de esa téc­ni­ca tan nues­tra de re­cu­brir, fi­gu­ra­da y li­te­ral­men­te, un ob­je­to “des­gas­ta­do” en una en­vol­tu­ra bri­llan­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.