Tum­ba­te­cho

Arcadia - - EDITORIAL | CONTENIDO - Ma­rio Jur­sich

Aco­mien­zos de es­te año, mien­tras leía en una fin­ca el pri­mer es­bo­zo de lo que ter­mi­nó sien­do la Poe­sía se­lec­ta de Da­río Ja­ra­mi­llo Agu­de­lo, tu­ve una es­pe­cie de con­fu­sión sig­ni­fi­ca­ti­va. Al re­pa­sar los ver­sos “un sol ma­dru­ga­dor y mi­nu­cio­so / exa­mi­na los co­lo­res del cam­po” me pa­re­ció

por un ins­tan­te que esas lí­neas eran mías y que yo a lo me­jor se las ha­bía men­cio­na­do a Ja­ra­mi­llo en al­gu­na de nues­tras mu­chas con­ver­sa­cio­nes. Ca­si en­se­gui­da me di cuen­ta del error, pe­ro lo in­tere­san­te es qué me lle­vó a en­can­di­lar­me con ese es­pe­jis­mo.

A di­fe­ren­cia de otros lec­to­res asi­duos de ver­sos, yo nun­ca leo poe­mas con el pro­pó­si­to de me­mo­ri­zar­los.aun así, ten­go con­cien­cia de que in­clu­so sin que­rer­lo se me que­dan en la ca­be­za nu­me­ro­sos frag­men­tos de los li­bros que leo y que es­tos acu­den a mí en las cir­cuns­tan­cias más ines­pe­ra­das. (To­da­vía hoy me cues­ta su­bir­me a un Uber sin re­cor­dar la “se­cre­ta pe­num­bra de los ta­xis” des­cri­ta por Ra­fael Al­ber­ti en La ar­bo­le­da per­di­da.) Pe­ro esa fe­li­ci­dad de mi re­ten­ti­va, más que ex­pli­car, ha­cía aún más enig­má­ti­ca mi apro­pia­ción in­vo­lun­ta­ria. ¿Por qué, me pre­gun­ta­ba mi­ran­do los fa­ra­llo­nes de la cor­di­lle­ra, ha­bía in­terio­ri­za­do tan­to esa lí­nea de la “Sui­te N.° 4”, si los poe­mas de Ja­ra­mi­llo re­cha­zan la idea de que la me­mo­ria sea una fa­cul­tad an­ci­lar de la poe­sía?

Esa re­la­ción exis­tió du­ran­te al me­nos si­glo y me­dio en Co­lom­bia. En los co­le­gios no so­lo se apro­ve­cha­ban las vir­tu­des mne­mo­téc­ni­cas de la ri­ma pa­ra en­se­ñar, por ejem­plo, las re­glas de la pun­tua­ción y la or­to­gra­fía (“Lle­van la jo­ta / te­je­ma­ne­je / ob­je­to, he­re­je”, co­mo nos re­cuer­da, con ri­sue­ña gra­cia, el Tra­ta­do de or­to­gra­fía en ver­so de Jo­sé Ma­nuel Ma­rro­quín), sino que sa­ber­se poe­mas de me­mo­ria y re­ci­tar­los era una ha­bi­li­dad so­cial de enor­me pres­ti­gio. Se de­cla­ma­ban poe­mas en las ve­la­das fa­mi­lia­res, en las iza­das de ban­de­ra de los co­le­gios, en las ter­tu­lias de los ca­fés, en los ce­nácu­los po­lí­ti­cos y en los fu­ne­ra­les. Con poe­mas se cor­te­ja­ba a la mu­jer o al hom­bre de nues­tros sue­ños, se le pe­día pla­ta pres­ta­da a los pa­rien­tes o se le agra­de­cía un fa­vor a los com­pa­dres. Con poe­mas se exal­ta­ba el amor fi­lial y con poe­mas se re­fren­da­ba el amor a la pa­tria y a la na­tu­ra­le­za.

El ca­non li­te­ra­rio co­lom­biano mues­tra por to­das par­tes las hue­llas de es­ta pre­di­lec­ción. Mu­chos de los poe­mas me­mo­ri­za­dos por nues­tros pa­dres te­nían co­mo de­no­mi­na­dor co­mún el que pu­die­ran ser di­chos de ma­ne­ra es­cé­ni­ca, exal­ta­da, in­clu­so pa­ro­xís­ti­ca, an­te una au­dien­cia. Cuan­do en una reunión al­guien se atre­vía con “A so­las” de Is­mael En­ri­que Ar­ci­nie­gas, los con­cu­rren­tes es­pe­ra­ban que de­cla­ma­ra ese poe­ma con un tono de voz afec­ta­do, y que la re­ci­ta­ción fue­ra acom­pa­ña­da por un hi­per­bó­li­co

re­per­to­rio de ges­tos tea­tra­les. (“¿Quie­res que ha­ble­mos?... Es­tá bien... em­pie­za: / Ha­bla a mi co­ra­zón co­mo otros días... / ¡Pe­ro no!... /¿qué di­rías? / ¿Qué po­drías de­cir a mi tris­te­za?”.) Po­si­ble­men­te de allí ven­ga la in­ve­ro­sí­mil fa­ma de una de­cla­ma­do­ra co­mo la ru­so-ar­gen­ti­na Ber­ta Sin­ger­man.al oír­la re­ci­tar en You­tu­be “El men­di­go” o “Tú me quie­res blan­ca”, en­ten­de­mos por qué al­guien con una voz tan mo­nó­to­na y una dic­ción tan en­re­ve­sa­da lo­gra­ba sin em­bar­go aba­rro­tar una y otra vez el Tea­tro Co­lón de Bo­go­tá o el Ju­nín de Me­de­llín.

Aun­que Ja­ra­mi­llo se apar­ta de esa tra­di­ción (la pri­me­ra de sus ar­tes poé­ti­cas en­fa­ti­za que “Uno de­be­ría apro­ve­char la poe­sía / pa­ra des­tro­zar con iro­nías a to­das las tías del mun­do: / la que qui­so que apren­die­ras gui­ta­rra, / la que te hi­zo re­ci­tar en las vi­si­tas”) y aun­que sus poe­mas re­cha­zan cual­quier aso­mo de so­lem­ni­dad o pro­so­po­pe­ya, don­de en ver­dad es­ta­ble­ce un cor­te con la lí­ri­ca de épo­cas an­te­rio­res es en el pa­pel que con­ce­de a la me­mo­ria. En sus ver­sos la me­mo­ria ya no es la ca­pa­ci­dad de re­cor­dar, el bas­tón or­to­pé­di­co del ar­te de­cla­ma­to­rio, sino la fa­cul­tad de la men­te que nos per­mi­te ates­ti­guar el inexo­ra­ble pa­so del tiem­po. Poe­sía –pa­re­ce de­cir­nos Ja­ra­mi­llo– es lo que hu­ye con las ho­ras, lo que no po­de­mos re­cu­pe­rar y por eso mis­mo co­lo­rea con un ha­lo trá­gi­co el re­tra­to de nues­tras vi­das. De allí que sus te­mas pre­di­lec­tos siem­pre sean ele­gía­cos: la nos­tal­gia, los amo­res im­po­si­bles, la pa­sión por la mú­si­ca –to­dos ellos, no ne­ce­si­to ex­pli­car­lo, for­mas por ex­ce­len­cia de la fu­ga­ci­dad–.

Las dispu­tas so­bre la su­per­vi­ven­cia fu­tu­ra de la ac­tual li­te­ra­tu­ra co­lom­bia­na pue­den ser in­ter­mi­na­bles.yo, sin el me­nor es­pí­ri­tu ca­nó­ni­co, me li­mi­ta­ré a se­ña­lar que ha­ce trein­ta y tres años el poe­ta Gus­ta­vo Co­lo­ra­do nos le­yó a va­rios ami­gos unos ver­sos pu­bli­ca­dos por Ja­ra­mi­llo en la re­vis­ta Eco. Des­de en­ton­ces esa lí­ri­ca an­ti­rre­tó­ri­ca, esa poe­sía que se re­sis­te a ser de­cla­ma­da, esa voz due­ña de una exac­ti­tud y un tono in­con­fun­di­bles, no ha de­ja­do un so­lo día de re­so­nar en mi in­te­rior. Lo que in­ten­to de­cir es que si creí que esos ver­sos de la “Sui­te N.° 4” eran míos es por­que la poe­sía, co­mo to­dos los he­chi­zos en­can­ta­to­rios, ac­túa tan te­naz­men­te so­bre la me­mo­ria que in­clu­so lle­ga a su­plan­tar­la. Lo que re­cor­da­mos, lo que años y años más tar­de to­da­vía per­sis­te en no­so­tros: eso –no otra co­sa– es la poe­sía.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.