Mil pa­la­bras

Arcadia - - EDITORIAL | CONTENIDO - por una ima­gen An­to­nio Ca­ba­lle­ro

Lle­va­mos si­glos aca­ban­do con nues­tros bos­ques en Co­lom­bia. Nos di­cen que los in­dios abo­rí­ge­nes no lo ha­cían, ni los que que­dan lo ha­cen hoy, y a lo me­jor es cier­to: en to­do ca­so, eran me­nos nu­me­ro­sos ha­ce cin­co si­glos que no­so­tros aho­ra, y en con­se­cuen­cia me­nos des­truc­to­res. Lle­ga­da la Con­quis­ta, sin em­bar­go, y con ella la cos­tum­bre

his­pá­ni­ca de la tie­rra arra­sa­da en la gue­rra con­tra los mo­ros, vino la ta­la: una fin­ca ru­ral no es­tá lim­pia si le que­da un so­lo ár­bol.y sin ir tan le­jos, des­de ha­ce más de me­dio si­glo ven­go oyen­do de­nun­ciar la ta­la cri­mi­nal de los ár­bo­les en es­te país, tan­to en las re­gio­nes den­sa­men­te sel­vá­ti­cas co­mo la Ama­zo­nía o el Cho­có co­mo en las que se abrie­ron a la lla­ma­da ci­vi­li­za­ción por la fuer­za del ha­cha, tal co­mo es­tá ho­me­na­jea­da por un mo­nu­men­to en Ar­me­nia, co­ra­zón de la co­lo­ni­za­ción an­tio­que­ña del si­glo XIX: cla­va­da con or­gu­llo en el an­cho to­cón de un ár­bol de­rri­ba­do, el ha­cha.

Se ta­la­ban ár­bo­les has­ta en los de­sier­tos: yo los he vis­to en La Gua­ji­ra y en el de­sier­to de la Can­de­la­ria.y en la mi­tad de las ciu­da­des: ha­ce po­cos años ta­la­ron un par­que pú­bli­co en­te­ro en Cú­cu­ta. Mi pa­dre, el es­cri­tor Eduar­do Ca­ba­lle­ro Cal­de­rón, es­cri­bió cen­te­na­res de ar­tícu­los en los pe­rió­di­cos y una do­ce­na de li­bros so­bre lo que él lla­ma­ba “el odio del hom­bre co­lom­biano por el ár­bol”, que con­si­de­ra­ba una de las ca­rac­te­rís­ti­cas pre­pon­de­ran­tes de la na­cio­na­li­dad.

Un odio que hoy se­gui­mos vien­do vi­vo en per­so­nas co­mo el al­cal­de de Bo­go­tá, En­ri­que Pe­ña­lo­sa, que man­da a los téc­ni­cos del Jar­dín Bo­tá­ni­co a lim­piar de ár­bo­les las ave­ni­das de la ca­pi­tal, que es su fin­ca, pa­ra que que­pan los bu­ses ar­ti­cu­la­dos y las bi­ci­cle­tas; y tam­bién, aún más gra­ve­men­te y con con­se­cuen­cias in­men­sas, en los ma­de­re­ros de em­pre­sas mul­ti­na­cio­na­les, los ga­na­de­ros en ex­pan­sión, los aca­pa­ra­do­res de tie­rras bal­días, los nar­co­tra­fi­can­tes co­ca­le­ros, los pe­que­ños co­lo­nos im­pul­sa­dos por la mi­se­ria que en los úl­ti­mos cin­co años han ta­la­do en­tre to­dos, se­gún in­for­ma la re­vis­ta Se­ma­na, 412.000 hec­tá­reas de bos­que vir­gen en la Ama­zo­nía co­lom­bia­na.

A prin­ci­pios de oc­tu­bre pu­bli­có Se­ma­na un ate­rra­dor in­for­me es­pe­cial de­nun­cian­do el cri­men “de le­sa na­tu­ra­le­za” con­tra la sel­va ama­zó­ni­ca, del cual es­tá to­ma­da la fo­to que ilus­tra es­te ar­tícu­lo. En el in­for­me hay unas cuan­tas más, ca­si to­das aé­reas, a cual más im­pre­sio­nan­te. Las fir­ma Ro­dri­go Bo­te­ro, di­rec­tor del FCDS (Fun­da­ción pa­ra la Con­ser­va­ción y el Desa­rro­llo Sos­te­ni­ble). Bos­ques que­ma­dos sem­bra­dos de tron­cos cal­ci­na­dos co­mo cha­mi­zos ne­gros; ca­rre­te­ras que se abren pa­so co­mo cu­le­bras ama­ri­llas, co­mo ríos, por las sa­ba­nas bor­dea­das de ár­bo­les caí­dos, o ca­mi­nos tan rec­tos co­mo las fa­mo­sas lí­neas del de­sier­to pe­ruano de Naz­ca que cru­zan cam­pos de ce­ni­za. Gran­des cal­ve­ros ne­gros, car­bo­ni­za­dos, ro­dea­dos por la ma­sa ver­de de la sel­va aún in­tac­ta. Pe­ro las que­mas, se­gún in­for­ma

la re­vis­ta, cu­brie­ron en el pri­mer tri­mes­tre de es­te año nue­ve mil hec­tá­reas de sel­va so­lo en el de­par­ta­men­to del Gua­via­re.y así es en el Ca­que­tá y en el Me­ta, en el Pu­tu­ma­yo, en el Ama­zo­nas, en el Vau­pés y en el Guai­nía. Los que an­tes de con­ver­tir­se en de­par­ta­men­tos he­chos y de­re­chos fue­ron lla­ma­dos “te­rri­to­rios na­cio­na­les”, ol­vi­da­dos por to­dos los go­bier­nos.tras la re­ti­ra­da de la gue­rri­lla de las Farc co­mo re­sul­ta­do de los acuer­dos de La Ha­ba­na, to­do ese me­dio país sin Es­ta­do que­dó abier­to sin de­fen­sa a la ex­plo­ta­ción ma­de­re­ra, a la mi­ne­ría ile­gal, a la siem­bra ex­ten­si­va de so­ja o de pal­ma afri­ca­na, a la ex­pan­sión in­con­tro­la­da de los cul­ti­vos de co­ca y a la ga­na­de­ría ex­ten­si­va que no so­lo des­tru­ye los bos­ques pa­ra des­pe­jar po­tre­ros, sino que tam­bién a con­ti­nua­ción des­tru­ye los po­tre­ros por el api­so­na­mien­to es­te­ri­li­zan­te de las tie­rras ba­jo las pe­zu­ñas de las va­cas.

Eso es lo que mues­tra la fo­to de es­te ar­tícu­lo, en apa­rien­cia tan bu­có­li­ca, he­cha de ver­des tier­nos, va­ria­dos y ju­go­sos: ver­de bi­che en los po­tre­ros re­cién abier­tos, os­cu­ro ver­de sel­va en lo que que­da de la sel­va, ra­ya­da ver­ti­cal­men­te de lar­gos y del­ga­dos tron­cos blan­cos y per­fo­ra­da de ho­yos de ne­gru­ra don­de sin du­da se es­con­den los ani­ma­les sel­vá­ti­cos en pro­ce­so de ex­tin­ción: las dan­tas ne­gras y los ja­gua­res pin­ta­dos, las ver­des y ca­be­zo­nas ra­ni­tas ar­bo­rí­co­las y los mo­nos ti­tíes de bar­ba ro­ja. Por un ca­mino de tie­rra ama­ri­lla pa­sa una lar­ga pun­ta de ga­na­do: cien o dos­cien­tas va­cas blan­cas y ne­gras o cas­ta­ñas al­gu­nas, arrea­das al fi­lo de la sel­va por cua­tro o cin­co va­que­ros a ca­ba­llo.aba­jo ya ver­dean los po­tre­ros de pas­to, tan nue­vos que to­da­vía les han que­da­do un par de tron­cos caí­dos sin tro­zar, y una er­gui­da pal­ma so­li­ta­ria.y al otro la­do del ca­mino, ha­cia arri­ba, aca­ban de caer más tron­cos me­dio que­ma­dos so­bre el ras­tro­jo gris, se­ña­lan­do el rum­bo de la ex­pan­sión de la fin­ca.

No se sa­be de quién es esa fin­ca. Se en­cuen­tra en ple­na zo­na pro­te­gi­da: en el Par­que Na­cio­nal Na­tu­ral de la Se­rra­nía de La Ma­ca­re­na, en los lí­mi­tes del Me­ta y el Gua­via­re, re­ser­va de la Hu­ma­ni­dad. O eso di­cen.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.