Pa­sar fi­ján­do­se

Arcadia - - EDITORIAL | CONTENIDO - Ca­ro­li­na Sa­nín

Las hi­jas de la es­cri­to­ra co­lom­bia­na Mar­vel Mo­reno ac­ce­die­ron fi­nal­men­te, se­gún di­ce la pren­sa, a que un lec­tor con­tra­ta­do por una edi­to­rial es­pe­cí­fi­ca lea El tiem­po de las ama­zo­nas, la no­ve­la iné­di­ta de su ma­dre, y dé su opi­nión so­bre ella, pa­ra sa­ber si es con­ve­nien­te o no que se pu­bli­que. Unos días an­tes, an­te la pro­tes­ta de un gru­po de

lec­to­ras en la Fe­ria del Li­bro de Ba­rran­qui­lla, el exes­po­so de la es­cri­to­ra muer­ta con­tó que la no­ve­la, se­gún las hi­jas, ha­bía si­do es­cri­ta “pre­ci­pi­ta­da­men­te”, que no te­nía “cla­ri­dad ni pro­fun­di­dad en los per­so­na­jes” y que “no va­lía la pe­na” pu­bli­car­la por­que le “da­ña­ría” a Mar­vel Mo­reno “su repu­tación de es­cri­to­ra”. El pro­ble­ma vie­ne de ha­ce dé­ca­das: una y otra vez se ha re­cla­ma­do la pu­bli­ca­ción de El tiem­po de las ama­zo­nas, y pa­ra ello se ha adu­ci­do que la vo­lun­tad ex­pre­sa de su au­to­ra fue que se pu­bli­ca­ra.

Hay en el ca­so va­rios pre­su­pues­tos pro­ble­má­ti­cos: pri­me­ro, la no­ción de que la ca­li­dad de una obra li­te­ra­ria de­be o pue­de ser juz­ga­da –an­tes que por na­die más– por las per­so­nas “cer­ca­nas” (los fa­mi­lia­res, los ami­gos) a la au­to­ra de la obra. Se­gun­do, la no­ción de que la ca­li­dad de una obra de­pen­de de la ve­lo­ci­dad con que fue es­cri­ta o la “pro­fun­di­dad” de sus per­so­na­jes.ter­ce­ro, la pre­sun­ción de que la ca­li­dad es el úni­co cri­te­rio con el que se re­suel­ve que una obra de­ba ser co­no­ci­da o no por el pú­bli­co. Cuar­to, la idea de la afec­ta­ción de la “repu­tación” de un muer­to co­mo ar­gu­men­to pa­ra que no sal­ga a la luz al­go que el muer­to efec­ti­va­men­te hi­zo, y la idea con­tra­dic­to­ria (y bas­tan­te cí­ni­ca) de que la repu­tación li­te­ra­ria de al­guien de­ba cui­dar­se por en­ci­ma de (y de­fen­der­se de) las obras que su­pues­ta­men­te cons­tru­yen tal repu­tación.y quin­to, la idea de que la pre­té­ri­ta vo­lun­tad de su au­to­ra, que ya no es­tá vi­va, de­ba ser de­ter­mi­nan­te a la ho­ra de pu­bli­car pós­tu­ma­men­te una obra li­te­ra­ria.

La ra­zón por la que de­be­ría pu­bli­car­se la no­ve­la de Mo­reno no es por­que ella lo ha­ya que­ri­do (si los vi­vos obe­de­cie­ran la vo­lun­tad de si­len­cio o elo­cuen­cia de los que ya no vi­ven, en­ton­ces no de­be­ría ha­ber­se pu­bli­ca­do la obra de Franz Kaf­ka, que ma­ni­fes­tó su de­seo de que se que­ma­se). Tam­po­co de­be pu­bli­car­se la obra de Mo­reno so­lo si es bue­na. Qui­zá El tiem­po de las ama­zo­nas ten­ga un gran va­lor es­té­ti­co, o qui­zás su va­lor sea prin­ci­pal­men­te do­cu­men­tal o bio­grá­fi­co; la co­sa es que el pú­bli­co quie­re leer­la, pa­ra en ella bus­car el mun­do y bus­car­se a sí mis­mos. An­tes que nin­gu­na otra con­si­de­ra­ción (his­tó­ri­ca, pa­trió­ti­ca, po­lí­ti­ca, es­té­ti­ca o de gé­ne­ro) de­be con­si­de­rar­se esa de la cu­rio­si­dad: si unas per­so­nas quie­ren ver al­go que en el mo­men­to es­tá ocul­to y ese al­go pue­de mos­trar­se, en­ton­ces de­be mos­trar­se. Pue­do con­ce­bir al­go así co­mo una obli­ga­ción ge­ne­ral, pri­mor­dial, a la vi­si­bi­li­za­ción.

La dispu­ta so­bre la pu­bli­ca­ción de El tiem­po de las ama­zo­nas nos ha lle­va­do a pen­sar

en días re­cien­tes so­bre vie­jos te­mas. Por una par­te es­tá la opo­si­ción en­tre el in­te­rés pri­va­do (de la fa­mi­lia) y el pú­bli­co (di­ga­mos, de los lec­to­res de la na­ción); de­ri­va­da de esa cues­tión, es­tá la pre­gun­ta so­bre qué ha­ce que un au­tor sea con­si­de­ra­do de in­te­rés na­cio­nal y otro no. Lue­go, te­ne­mos la dis­cu­sión acer­ca de si es ra­zo­na­ble que los de­re­chos de au­tor sean he­re­di­ta­rios. ¿No se­ría más sen­sa­to que a la muer­te de un au­tor, su obra pa­sa­ra in­me­dia­ta­men­te a ser de do­mi­nio pú­bli­co? ¿O po­dría en­con­trar­se una so­lu­ción in­ter­me­dia, que ga­ran­ti­za­ra cier­tos de­re­chos pa­tri­mo­nia­les pa­ra la viu­da y los huér­fa­nos, pe­ro im­pi­die­ra que es­tos con­tro­la­ran la obra y la me­mo­ria de la muer­ta?

El ca­so su­gie­re tam­bién otros pro­ble­mas de ín­do­le más poé­ti­ca –o fi­lo­só­fi­ca, que es o de­be­ría ser lo mis­mo–. ¿Son más pa­rien­tes de una au­to­ra muer­ta su viu­do o sus hi­jas que su lec­to­ra? ¿La per­so­na muer­ta lla­ma­da Mar­vel Mo­reno (ma­dre de unas per­so­nas, ciu­da­da­na de de­ter­mi­na­do país, etc.) es la mis­ma au­to­ra de El tiem­po de las ama­zo­nas? En otras pa­la­bras, ¿hay al­guien que real­men­te pue­da de­cir que es he­re­de­ro (hi­jo, viu­do) de la au­to­ra de una no­ve­la, o la au­to­ra es un per­so­na­je dis­tin­to, que so­lo en el tex­to pue­de ha­ber vi­vi­do y po­dría se­guir vi­vien­do? ¿Pue­de al­guien ha­blar por un muer­to que, en tan­to au­tor de un li­bro, es­cri­bió pa­ra nun­ca es­tar muer­to en ese li­bro, y pa­ra nun­ca es­tar vi­vo más que en él? Y, por úl­ti­mo, ¿qué de­re­chos tie­ne una obra –no ya su au­tor–?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.