Ley TIC si­gue su cur­so

Arcadia - - OPINIÓN -

La sa­li­da de Juan Pa­blo Bie­ri (fo­to) de rtvc por un ac­to de cen­su­ra re­la­cio­na­do con el­pro­yec­to de la Ley tic ge­ne­ró mu­cho rui­do en enero. Pe­ro esa nor­ma si­gue su cur­so en el Con­gre­so: ya pa­só en pri­mer de­ba­te en co­mi­sio­nes Sex­tas con­jun­tas, tie­ne más de cien pro­po­si­cio­nes no tra­mi­ta­das y aho­ra lo es­tán so­cia­li­zan­do a la es­pe­ra de que se abra la le­gis­la­tu­ra pa­ra con­ti­nuar el trá­mi­te

(lo que su­ce­de­ría en mar­zo). Es­ta es, me­jor di­cho, una “an­ti­con­tro­ver­sia”, pues aun­que de­be­ría­mos es­tar ha­blan­do del te­ma, las aguas se han cal­ma­do y es po­si­ble que el pro­yec­to ter­mi­ne apro­ba­do en si­len­cio.

Por eso es im­por­tan­te re­cor­dar por qué re­sul­tan gra­ves al­gu­nas pro­pues­tas del tex­to. Co­mo es­cri­bió Pe­dro Va­ca, di­rec­tor de la Fun­da­ción pa­ra la Li­ber­tad de Pren­sa (Flip), en una co­lum­na de Se­ma­na.com, el mi­co del pro­yec­to de ley, que ade­más ha te­ni­do muy po­co de­ba­te, es­tá en el ar­tícu­lo 39 o 40, se­gún la ver­sión (el tex­to pa­só a co­mi­sio­nes con­jun­tas con men­sa­je de ur­gen­cia y ahí su­frió un cam­bio). Ese ar­tícu­lo di­ce que “to­das las fun­cio­nes de ins­pec­ción, vi­gi­lan­cia y con­trol que la ley asig­na­ba a la antv se­rán ejer­ci­das por el mi­nis­te­rio de Tec­no­lo­gías de la In­for­ma­ción y las Co­mu­ni­ca­cio­nes”. El go­bierno se apro­pia­ría así de fa­cul­ta­des san­cio­na­to­rias y pro­pon­dría un re­gu­la­dor de­pen­dien­te del po­der eje­cu­ti­vo. Se le tras­fe­ri­rían fun­cio­nes co­mo abrir in­ves­ti­ga­cio­nes con po­si­bi­li­dad de or­de­nar vi­si­tas a ope­ra­do­res, con­ce­sio­na­rios de tv y con­tra­tis­tas, y exi­gir la pre­sen­ta­ción de li­bros de con­ta­bi­li­dad y do­cu­men­tos pri­va­dos sin que se le pue­da opo­ner re­ser­va.“una suer­te de Fis­ca­lía de co­mu­ni­ca­cio­nes –es­cri­be­va­ca– (…). Cuan­do la fa­cul­tad de san­cio­nar es­tá en un ac­tor con in­tere­ses po­lí­ti­cos en el de­ba­te pú­bli­co, eso se pres­ta pa­ra re­ta­lia­cio­nes por pu­bli­ca­cio­nes que in­co­mo­den al pre­si­den­te o, in­clu­so, a exa­ge­rar las san­cio­nes pa­ra si­len­ciar”.

Sur­gen en­ton­ces pre­gun­tas: ¿por qué el go­bierno quie­re apro­piar­se de las fun­cio­nes de san­cio­nar en te­le­vi­sión, si des­de la Car­ta Po­lí­ti­ca de 1991 esa fun­ción co­rres­pon­de a cuer­pos co­le­gia­dos in­de­pen­dien­tes? ¿Por qué no de­ja esas fun­cio­nes en el re­gu­la­dor con­ver­gen­te? ¿No de­be­ría­mos preo­cu­par­nos aún más por la in­de­pen­den­cia de ese re­gu­la­dor con res­pec­to al po­der pre­si­den­cial? En el pro­yec­to ac­tual, el go­bierno con­ser­va las fa­cul­ta­des de: re­gis­tro, vi­gi­lan­cia y con­trol, pro­tec­ción de usua­rios y ad­mi­nis­tra­ción del fon­do úni­co tic. Eso es sim­ple­men­te de­ma­sia­do po­der, e im­pli­ca un al­to ries­go de pér­di­da de in­de­pen­den­cia y de cen­su­ra ofi­cial.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.