UNA OPOR­TU­NI­DAD

Arcadia - - CRÍTICA - Emi­lio San­mi­guel

Han pa­sa­do ca­si cua­ren­ta años de un con­cier­to ex­cep­cio­nal en el Tea­tro Co­lón. En esa no­che de vier­nes, co­mo era tra­di­cio­nal en las presentaci­ones de la –en ma­la ho­ra– de­sa­pa­re­ci­da Sin­fó­ni­ca de Co­lom­bia, se pre­sen­ta­ron so­lis­tas muy jó­ve­nes. De­bían ron­dar los vein­te años. Eran Pa­tri­cia Pérez, Ma­ría Ce­ci­lia­ve­lás­quez y Or­fa Ruiz, quie­nes de­mos­tra­ron su ta­len­to to­can­do con­cier­tos de Cho­pin, Men­dels­sohn y Pou­lenc. Lo im­por­tan­te fue que Col­cul­tu­ra les ofre­ció esa no­che al­go ne­ce­sa­rio en la ca­rre­ra de un mú­si­co: vi­vir la ex­pe­rien­cia de to­car con una or­ques­ta.años an­tes, dos ni­ñas an­tio­que­ñas,te­re­sa Gó­mez y Blan­ca Uri­be, vi­vie­ron esa mis­ma ex­pe­rien­cia de to­car con or­ques­ta. Hoy, Te­re­sa y Blan­ca si­guen vi­gen­tes, y no me ca­be la me­nor du­da de que eso fue de­ter­mi­nan­te en sus ca­rre­ras.

Que es­te quin­te­to de pia­nis­tas ha­ya te­ni­do se­me­jan­te opor­tu­ni­dad ha si­do una ex­cep­ción, por­que, sin áni­mo de po­le­mi­zar, no la tu­vie­ron pia­nis­tas, tam­bién ta­len­to­sí­si­mos des­de ni­ños, co­mo Ka­rol Ber­mú­dez o Andrés Li­ne­ro, quie­nes pa­ra po­der pre­sen­tar­se co­mo so­lis­tas con or­ques­ta tu­vie­ron que su­dar la go­ta gor­da, tan gor­da que sus ac­tua­cio­nes se po­drían con­tar con los de­dos de la mano.

Y no ci­to el ca­so de las her­ma­nas Ley­va, Pi­lar e Inés, pues no fal­ta­rá quien di­ga que si to­ca­ron con la Sin­fó­ni­ca fue gra­cias a que su pa­dre era un po­lí­ti­co muy im­por­tan­te. El tiem­po se en­car­gó de de­mos­trar que lo lo­gra­ron por­que eran unas ver­da­de­ras pro­fe­sio­na­les. Pe­ro pa­ra qué de­cir­nos men­ti­ras, to­das es­tas han si­do ex­cep­cio­nes. Nues­tro me­dio mu­si­cal no brin­da ese ti­po de opor­tu­ni­da­des a los jó­ve­nes ta­len­tos, y así no hay ta­len­to que pue­da desa­rro­llar­se. Con los de­más ins­tru­men­tos, me­jor ni ha­blar: po­co o na­da pue­de es­pe­rar un cla­ri­ne­tis­ta, un vio­lis­ta, un flau­tis­ta, fa­go­tis­ta y de­más is­tas de las fa­mi­lias ins­tru­men­ta­les, cuan­do sus con­di­cio­nes son más ade­cua­das pa­ra una ca­rre­ra so­lis­ta que de mú­si­co de atril.

Ya va sien­do ho­ra de que esa si­tua­ción cam­bie. En el pa­sa­do, los con­ser­va­to­rios de mú­si­ca en Co­lom­bia no lle­ga­ban a la de­ce­na, pe­ro hoy en día to­das las gran­des uni­ver­si­da­des del país los tie­nen y ca­da se­mes­tre gra­dúan a cen­te­na­res de mú­si­cos.

Ob­via­men­te no to­dos son ta­len­tos ex­cep­cio­na­les. Así es en el mun­do en­te­ro. Ni si­quie­ra con­ser­va­to­rios co­mo Tchai­kovsky de Moscú, Jui­lliard de Nue­va York o Ro­yal Aca­demy of Mu­sic de Lon­dres pue­den ga­ran­ti­zar una ca­rre­ra. Pe­ro el ta­len­to, el gran ta­len­to mu­si­cal, sur­ge de los lu­ga­res más in­sos­pe­cha­dos y sa­le a la luz cuan­do hay opor­tu­ni­da­des que, re­pi­to, prác­ti­ca­men­te no exis­ten en nues­tro me­dio. El ca­so del vio­lon­che­lis­ta San­tia­go Ca­ñón de­be ser una de esas ra­ras ex­cep­cio­nes en las úl­ti­mas dé­ca­das. Él tu­vo la suer­te de ser muy ta­len­to­so y na­cer en una fa­mi­lia mu­si­cal, lo cual le per­mi­tió ha­cer su de­but con la Fi­lar­mó­ni­ca de Bo­go­tá a los seis años; hoy en día, a sus 24, to­do pa­re­ce in­di­car que es­tán da­das las con­di­cio­nes pa­ra que desa­rro­lle una ca­rre­ra im­por­tan­te a ni­vel internacio­nal.

Aquí las or­ques­tas in­vier­ten ci­fras mi­llo­na­rias pa­ra pre­sen­tar a so­lis­tas de re­nom­bre. Eso es­tá muy bien, lo di­go en se­rio. Las ci­fras son esas por­que es un mer­ca­do internacio­nal en el que las gran­des sa­las se dispu­tan a las es­tre­llas co­mo si se tra­ta­ra de una subas­ta, y el me­jor pos­tor es el que pre­sen­ta a Tri­fo­nov, a Ar­ge­rich, a Yo-yo Ma o a An­ne Sop­hie Mut­ter en su es­ce­na­rio.tam­bién es cier­to que pa­ra una or­ques­ta, llá­me­se Fi­lar­mó­ni­ca de Bo­go­tá, Sin­fó­ni­ca Na­cio­nal, Fi­lar­mó­ni­ca de Ca­li o Sin­fó­ni­ca de An­tio­quia, la ex­pe­rien­cia de ac­tuar con un gran so­lis­ta es más im­por­tan­te de lo que el pú­bli­co per­ci­be en el mo­men­to del con­cier­to. Pe­ro no es­ta­ría de más tam­bién brin­dar­les una opor­tu­ni­dad a los jó­ve­nes so­lis­tas del país, por­que el fe­nó­meno se­ría, en­ton­ces, a la in­ver­sa: se­ría la ex­pe­rien­cia con la or­ques­ta la que nu­tri­ría a ese jo­ven ta­len­to­so, que sim­ple­men­te la ne­ce­si­ta. Pia­nis­tas, vio­li­nis­tas, flau­tis­tas con mu­chí­si­mo ta­len­to, pe­ro sin ex­pe­rien­cia, tie­nen que ha­ber en el país. Es ver­dad que la sa­la de con­cier­tos de la Bi­blio­te­ca Luis Án­gel Aran­go, des­de ha­ce dé­ca­das, po­ne su grano de are­na con su pro­gra­ma de con­cier­tos de jó­ve­nes ta­len­tos; pe­ro se tra­ta de re­ci­ta­les, no de con­cier­tos con or­ques­ta.

Una opor­tu­ni­dad no es pe­dir­les de­ma­sia­do a las or­ques­tas. En­tre esos cen­te­na­res de jó­ve­nes tie­ne que ha­ber ele­gi­dos. En Me­de­llín, por ejem­plo, he oí­do a más de uno.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.