QUE NO CUN­DA EL PÁ­NI­CO

Arcadia - - CRÍTICA - Mau­ri­cio Sáenz

So­la en su ho­tel en Kio­to, Mart­ha Nuss­baum sin­tió mie­do. Su via­je a Ja­pón pa­ra re­ci­bir un pres­ti­gio­so pre­mio ha­bía coin­ci­di­do con el cie­rre de las elec­cio­nes de 2016. Mien­tras sus an­fi­trio­nes le an­ti­ci­pa­ban los por­me­no­res de la ce­re­mo­nia, ella es­cu­cha­ba en el fon­do la te­le­vi­sión. Po­co des­pués to­do es­ta­ba con­su­ma­do: Es­ta­dos Uni­dos te­nía un nue­vo pre­si­den­te, Do­nald Trump. Y a la ce­le­bra­da filósofa, pro­fe­so­ra de la Uni­ver­si­dad de Chica­go y au­to­de­cla­ra­da “li­be­ral so­cial­de­mó­cra­ta”, la in­va­dió una sor­da sen­sa­ción de alar­ma.

En esa no­che de sue­ño irre­gu­lar y ma­ri­po­sas en el es­tó­ma­go, lo en­ten­dió: “El mie­do es el pro­ble­ma. El mie­do ne­bu­lo­so y mul­ti­for­me que im­preg­na a la so­cie­dad es­ta­dou­ni­den­se”. Co­mo cuen­ta en el pre­fa­cio, en­ton­ces sin­tió el de­ber de pro­fun­di­zar las ideas que ya ha­bía plan­tea­do en obras an­te­rio­res.vein­te me­ses más tar­de pu­bli­có La mo­nar­quía del mie­do, re­cién lan­za­do en Co­lom­bia por Pai­dós.

Nuss­baum re­cu­rre a los grie­gos y ro­ma­nos, a la neu­ro­cien­cia, a la psi­co­lo­gía y has­ta al es­pec­tácu­lo pa­ra ex­plo­rar los orí­ge­nes y los efec­tos del te­mor ge­ne­ra­li­za­do. De esa sen­sa­ción con­fu­sa aso­cia­da a que­dar des­em­plea­do, a per­der ni­vel de vi­da, a com­pe­tir con la tec­no­lo­gía, a no vi­vir me­jor que los pa­dres. En fin, a la des­apa­ri­ción del “sue­ño ame­ri­cano”, aun­que sus re­fle­xio­nes fun­cio­nan igual de bien pa­ra la so­cie­dad ac­tual en su con­jun­to.

La autora co­mien­za por mos­trar que no hay na­da más pri­mi­ge­nio, ni uni­ver­sal, que el mie­do. El be­bé, lan­za­do a un mun­do hos­til que no pue­de con­tro­lar, se ve ava­sa­lla­do por esa sen­sa­ción que lo mar­ca­rá pa­ra siem­pre. Esa vul­ne­ra­bi­li­dad ani­mal im­pli­ca el fun­da­men­to de la de­mo­cra­cia, pe­ro tam­bién de la ti­ra­nía. El be­bé so­lo pue­de so­bre­vi­vir si es­cla­vi­za a las per­so­nas que lo ro­dean. Debe man­dar pa­ra no mo­rir. Con el tiem­po, apren­de­rá con­cep­tos co­mo co­la­bo­ra­ción y con­fian­za, in­ter­de­pen­den­cia mu­tua e igual­dad. Pe­ro siem­pre po­drá in­vo­lu­cio­nar ha­cia el nar­ci­sis­mo ori­gi­nal cuan­do sien­ta que lo ig­no­ran, o lo que es peor, que lo aban­do­nan. Con Rous­seau, Nuss­baum afir­ma que los be­bés y los mo­nar­cas ab­so­lu­tos ac­túan igual. Y en es­te pun­to es inevi­ta­ble en­tre­ver la re­fe­ren­cia al gi­gan­tes­co mu­ñe­co “be­bé

Trump”, tan­tas ve­ces pre­sen­te en las ma­ni­fes­ta­cio­nes con­tra el mag­na­te.

Cuan­do la ad­ver­si­dad, el des­am­pa­ro, la des­ti­tu­ción traen de re­gre­so ese mie­do que nu­bla las con­quis­tas del cre­ci­mien­to, la co­la­bo­ra­ción y la con­fian­za pa­san a un se­gun­do plano, re­em­pla­za­das por so­lu­cio­nes fá­ci­les.ya no hay que pen­sar en có­mo en­fren­tar ra­cio­nal­men­te pro­ble­mas com­ple­jos y co­mu­nes, sino echar­le la cul­pa al otro, léa­se mi­no­rías ra­cia­les o re­li­gio­sas, in­mi­gran­tes o in­clu­so mu­je­res.

Co­mo un au­tó­cra­ta in­se­gu­ro, ese ciudadano ate­mo­ri­za­do de­ja caer su odio so­bre quie­nes le cau­san ira, co­mo los in­mi­gran­tes; en­vi­dia, co­mo las per­so­nas que per­ci­be exi­to­sas; o as­co, co­mo las mu­je­res y su cor­po­ra­li­dad. Nuss­baum de­di­ca un ca­pí­tu­lo a la in­ter­ac­ción del mie­do con ca­da una de esas sen­sa­cio­nes, que for­man un coc­tel in­to­xi­can­te, ca­paz de mo­di­fi­car la per­cep­ción de la reali­dad. No obs­tan­te, en un arran­que de de­ba­ti­ble co­rrec­ción po­lí­ti­ca, acla­ra que la de­re­cha no lo mo­no­po­li­za:“en la iz­quier­da en­con­tra­mos te­mas si­mi­la­res en el odio a las ‘éli­tes’, a los ‘ban­que­ros’ y a los ‘gran­des ne­go­cios’, así co­mo al ‘ca­pi­ta­lis­mo en sí’”, lo cual im­pli­ca­ría la im­po­si­bi­li­dad de una re­bel­día jus­ti­fi­ca­da.

En to­do ca­so, Nuss­baum no quie­re ser ca­tas­tro­fis­ta. Por eso no de­ja de men­cio­nar a la con­tra­par­te del mie­do, la es­pe­ran­za. Con Adrien­ne Mar­tin, Im­ma­nuel Kant, Mar­tin Lut­her King Jr. y Nel­son Man­de­la, de­mues­tra có­mo la es­pe­ran­za pue­de ins­pi­rar una es­pi­ral de ac­cio­nes po­si­ti­vas. Pa­ra tal efec­to pro­po­ne “prac­ti­car­la” con un pa­pel más cen­tral de las ar­tes, el diá­lo­go cons­truc­ti­vo, el di­sen­so.y al­go más con­cre­to, con una ver­da­de­ra in­te­gra­ción en la edu­ca­ción, in­clui­do que los jó­ve­nes ha­gan un ser­vi­cio so­cial de tres años, en bus­ca de crear un pro­pó­si­to co­mún. Por­que mien­tras el mie­do es mo­nár­qui­co, la es­pe­ran­za y el amor son esen­cial­men­te de­mo­crá­ti­cos.

La mo­nar­quía del mie­do. Una mi­ra­da fi­lo­só­fi­ca a la cri­sis po­lí­ti­ca ac­tual Mart­ha Nuss­baum Pai­dós Es­ta­do y So­cie­dad 303 pá­gi­nas

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.