LOS NN DE LA GUE­RRA

Arcadia - - CRÍTICA - Pe­dro Adrián Zu­lua­ga

En la edi­ción n.° 165 de AR­CA­DIA, Andrés Suá­rez es­cri­be que la ar­ti­fi­cia­li­dad abru­ma­do­ra y con­tun­den­te de Mo­nos “es un dis­trac­tor que con­si­gue dis­tan­ciar al es­pec­ta­dor de las ex­pe­rien­cias de [sus] per­so­na­jes: la gue­rra se trans­for­ma en es­pec­tácu­lo”. Otros crí­ti­cos, que tam­bién han ro­to el con­sen­so a fa­vor del ter­cer lar­go­me­tra­je de Ale­jan­dro Lan­des, men­cio­nan su sa­dis­mo (Jor­dan Raup en The Film Sta­ge), o que “la lí­nea que se­pa­ra el re­tra­to y la ex­plo­ta­ción es in­có­mo­da y ofen­si­va­men­te bo­rro­sa” (Keith Uh­lich en The Holly­wood Re­por­ter). Con­si­de­ro, al con­tra­rio, que la re­pre­sen­ta­ción des­per­so­na­li­za­da o ge­né­ri­ca de los ocho mu­cha­chos y el Men­sa­je­ro, que for­man par­te de un gru­po ar­ma­do lla­ma­do La Or­ga­ni­za­ción, en­cuen­tra en esa apa­ren­te fal­ta de ma­ti­ces su ma­yor in­te­rés. Es des­de esa bo­rra­du­ra de la iden­ti­dad o la psi­co­lo­gía que es­tos “mo­nos” in­te­rro­gan a los es­pec­ta­do­res y les pi­den su com­pren­sión y pie­dad.

Por­que sí, es­tos ado­les­cen­tes so­me­ti­dos a un ri­gu­ro­so en­tre­na­mien­to mi­li­tar mien­tras cui­dan de una se­cues­tra­da y una va­ca pa­re­cen for­mar par­te de un reality so­bre la gue­rra.y en esa te­le­rrea­li­dad en que vi­ven so­mos tam­bién no­so­tros, el pú­bli­co, quie­nes los vi­gi­la­mos. Es a ex­pen­sas de nues­tro mor­bo que se en­tre­gan a sus pe­que­ños rituales en que con­vi­ven el ins­tin­to de su­per­vi­ven­cia y fu­ga, la cu­rio­si­dad se­xual y la con­cien­cia de que son exa­mi­na­dos por un or­den ajeno, en prin­ci­pio, a ellos mis­mos. La es­ca­sa in­for­ma­ción so­bre quién o qué es­tá de­trás de ese dis­po­si­ti­vo de gue­rra so­lo au­men­ta el po­der de esa en­ti­dad va­ga o en­cu­bier­ta que, al no po­der de­fi­nir­se ex­ter­na­men­te, se in­ter­na­li­za.y en­ton­ces los mu­cha­chos em­pie­zan a con­tro­lar­se en­tre sí y a re­pli­car los abu­sos del po­der que los apri­sio­nan. Oca­sio­nal­men­te, se ob­ser­van a tra­vés de unos pris­má­ti­cos de vi­sión noc­tur­na por los que ac­ce­de­mos a una ima­gen co­mo en ne­ga­ti­vo de ellos mis­mos. En esas de­ri­vas, Mo­nos ex­hi­be su in­te­li­gen­cia po­lí­ti­ca. La vi­gi­lan­cia es la re­gla cen­tral de es­te uni­ver­so dis­lo­ca­do. La gue­rra es esa dis­tor­sión de la reali­dad.

Lan­des com­po­ne una na­rra­ción que uti­li­za, sin es­pe­ci­fi­car­la, la ico­no­gra­fía so­bre las gue­rri­llas co­lom­bia­nas y sus prác­ti­cas mi­li­ta­res, y to­ma ele­men­tos de las

pe­lí­cu­las de gue­rra y aven­tu­ras, pe­ro tam­bién ex­plo­ra con­ven­cio­nes del ci­ne de co­ming of age.al des­te­rri­to­ria­li­zar la gue­rra con­vir­tién­do­la en par­que te­má­ti­co, y al no ple­gar­se a nin­gún gé­ne­ro es­pe­cí­fi­co pe­ro per­mi­tién­do­se tran­si­tar por mu­chos, Mo­nos nos in­vi­ta a de­jar de pen­sar la vio­len­cia co­mo nues­tra esen­cia na­cio­nal. Y a du­dar de to­da es­té­ti­ca esen­cia­lis­ta que dic­ta­mi­na, por ejem­plo, la in­fle­xión y so­lem­ni­dad con que debe ser re­pre­sen­ta­da la gue­rra. Es un pun­to de vis­ta arries­ga­do, que en­con­tra­rá en el ca­mino de­trac­to­res vehe­men­tes. La pro­pues­ta de Lan­des po­drá ser acu­sa­da de frí­vo­la e in­do­len­te. No creo que lo sea; en­cuen­tro más su­per­fi­cia­li­dad y pe­re­za en la du­pli­ca­ción de re­pre­sen­ta­cio­nes pre­vi­si­bles y po­lí­ti­ca­men­te co­rrec­tas que anes­te­sien los áni­mos y tran­qui­li­cen las con­cien­cias.

Mo­nos, en cam­bio, nos sa­cu­de des­de to­dos los flan­cos. La cá­ma­ra es­qui­zoi­de de­ja en­tre­ver el de­li­rio de to­da gue­rra, y el di­se­ño so­no­ro, que in­clu­ye vien­tos y per­cu­sio­nes, ahon­da en la ines­ta­bi­li­dad de ese tes­ti­go in­có­mo­do en que se con­vier­te el es­pec­ta­dor. La ten­sa mez­cla de ac­to­res no pro­fe­sio­na­les –que car­gan su inevi­ta­ble na­tu­ra­lis­mo– con ros­tros co­no­ci­dos, au­men­ta la sen­sa­ción de ex­tra­ñe­za del fil­me. Mo­nos es un ci­ne queer en el que los cuer­pos es­tán pres­tos a las­ti­mar­se. Cuer­pos que ex­hi­ben sus he­ri­das y nos gri­tan ¡mí­ren­nos! ¡So­mos ar­ti­fi­cio pe­ro po­de­mos ser reales! El jue­go y el es­pec­tácu­lo no siem­pre ador­me­cen; tam­bién ac­ti­van la ima­gi­na­ción. Lan­des mues­tra que no es un di­rec­tor frí­vo­lo al per­mi­tir que es­tos cuer­pos si­mu­la­cro, que in­clu­so en esa con­di­ción pue­den ser de­gra­da­dos, tam­bién so­li­ci­ten pro­tec­ción y cui­da­do. Es­tos mo­nos del reality nos lla­man pi­dien­do que los sal­ve­mos. Oja­lá que en­cuen­tren es­pec­ta­do­res dis­pues­tos, no úni­ca­men­te a mi­rar y vi­gi­lar, sino a ima­gi­nar esa sal­va­ción.

Mo­nos Ale­jan­dro Lan­des

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.