Es­to es el pe­rio­dis­mo per­for­má­ti­co

Arcadia - - EDITORIAL - Ale­jan­dro Gómez Du­gand Bo­go­tá Gómez es pe­rio­dis­ta y di­rec­tor del por­tal Ce­ro­se­ten­ta.

Tal vez al pe­rio­dis­mo y al per­for­man­ce so­lo los di­fe­ren­cian la re­sis­ten­cia del pri­me­ro a pen­sar­se por fue­ra de los so­por­tes tra­di­cio­na­les. Pe­ro mien­tras los me­dios cie­rran y des­pi­den a sus pe­rio­dis­tas tra­tan­do de su­pe­rar la cri­sis, ar­tis­tas y per­for­mers crean ac­cio­nes hí­bri­das que des­di­bu­jan los bor­des. Un acer­ca­mien­to al nue­vo pe­rio­dis­mo per­for­má­ti­co.

Un gru­po de mu­je­res que su­pe­ran los se­sen­ta años, ha­bi­tan­tes del ba­rrio San Cristóbal de Bo­go­tá, pro­ta­go­ni­za un ca­ba­ret. Sus cuer­pos, mar­ca­dos por to­do lo que el pa­so del tiem­po nos ha­ce a las per­so­nas y sus vi­das, cru­za­das por his­to­rias de vio­len­cia y aban­dono, son los ob­je­tos de un es­pec­tácu­lo bur­les­que. Sus ves­ti­dos, he­chos de re­cor­tes de pe­rió­di­cos con que bus­can na­rrar­se a ellas mis­mas, en­ga­la­nan esos cuer­pos “vie­jos”: los vis­ten de to­do lo que no es un ves­ti­do. Al­gu­nas los usan para bai­lar, otras se des­po­jan de ellos en un strip­tea­se rít­mi­co.

POS­TAL 2

Una can­di­da­ta –can­di­da­ta a to­do y a na­da– re­co­rre las ca­lles de la ciu­dad de Bo­go­tá para pro­mo­ver su cam­pa­ña. Su ro­pa im­pe­ca­ble, un tra­je tan mo­des­to co­mo ele­gan­te. En las pro­pues­tas que sa­len de es­te per­so­na­je en­co­pe­ta­do re­sue­nan los bo­risj­hon­sons y los jairs­bol­so­na­ros que de más en más ocu­pan los go­bier­nos del mun­do.“te­ne­mos un pro­ble­ma con el gran flu­jo de ve­ne­zo­la­nos que lle­gan a nues­tro país”, di­ce la can­di­da­ta en sus re­co­rri­dos pro­se­li­tis­tas. Los bo­go­ta­nos di­cen “sí”, di­cen “ob­vio”. Ella co­no­ce la res­pues­ta. La can­di­da­ta ha es­tu­dia­do a fon­do las frus­tra­cio­nes y los mie­dos de sus vo­tan­tes y sa­be agi­tar­los a su fa­vor.“¿de­be­mos se­guir man­te­nien­do los erro­res del dic­ta­dor?”. La gen­te res­pon­de que se va­yan, que no es pro­ble­ma de Co­lom­bia lo que ocu­rre en el país de al la­do.

POS­TAL 3

Una lu­jo­sí­si­ma bo­te­lla de agua lle­ga a la ofi­ci­na del due­ño de una em­pre­sa. Lle­ga en una ca­ja que pa­re­ce pen­sa­da por ex­per­tos en mar­ke­ting y di­se­ño. La bo­te­lla, que bien po­dría ador­nar el bar de al­gún apar­ta­men­to dú­plex de un ba­rrio de cla­se al­ta de la ca­pi­tal, es tam­bién una tram­pa: el agua que con­tie­ne es im­be­bi­ble.

Esas tres pos­ta­les, aca­so in­ve­ro­sí­mi­les, se­rán reales es­te no­viem­bre. Son los tres pro­yec­tos ga­na­do­res del Pri­mer La­bo­ra­to­rio de Pe­rio­dis­mo Per­for­má­ti­co de Co­lom­bia, di­ri­gi­do por la re­vis­ta An­fi­bia de Ar­gen­ti­na, pio­ne­ra del con­cep­to en Amé­ri­ca La­ti­na, e Idar­tes, con la rea­li­za­ción del por­tal Ce­ro­se­ten­ta (que yo di­ri­jo) y el apo­yo de Fes­col, la Fun­da­ción para la Li­ber­tad de Pren­sa (Flip) y la Fun­da­ción Ga­bo.

La pri­me­ra vez que oí el tér­mino per­ma­ne­cí es­cép­ti­co. En 2018, An­fi­bia, que di­ri­ge Cris­tian Alar­cón, pre­pa­ra­ba con el apo­yo de Ca­sa So­fía el pri­mer La­bo­ra­to­rio de Pe­rio­dis­mo Per­for­má­ti­co. Pe­rio­dis­mo, di­je. Per­for­má­ti­co, pen­sé. La pro­pues­ta de An­fi­bia era con­tun­den­te: en el “La­bo­ra­to­rio de Pe­rio­dis­mo Per­for­má­ti­co, ‘la pa­la­bra ya no tie­ne el po­der’, bus­ca pro­mo­ver el cru­ce en­tre la in­ves­ti­ga­ción pe­rio­dís­ti­ca y las ar­tes des­de una ma­triz in­no­va­do­ra, ex­plo­ran­do nue­vas for­mas de con­tar his­to­rias. Pro­po­ne una in­ter­ven­ción en el es­pa­cio y la agen­da pú­bli­ca, re­no­van­do el len­gua­je pe­rio­dís­ti­co de ma­ne­ra ex­pe­ri­men­tal y ma­si­va”.

Pe­rio­dis­mo, me se­guía di­cien­do. ¿Per­for­má­ti­co? Es po­si­ble que to­dos se­pa­mos, de ma­ne­ra in­tui­ti­va, lo que es un per­for­man­ce (ac­ción ar­tís­ti­ca).ya sea por­que en la me­mo­ria te­ne­mos el re­gis­tro de una Ma­ri­na Abra­mo­vic´ ju­gan­do a la ru­le­ta ru­sa, o de una Ta­nia Bru­gue­ra re­par­tien­do co­caí­na en­tre el pú­bli­co sor­pren­di­do de la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal, o por­que en los úl­ti­mos me­ses he­mos acu­di­do a ver pues­tas en es­ce­na hí­bri­das que no po­drían ca­ta­lo­gar­se del to­do co­mo obras de tea­tro ni obras de ar­te. Una no­che de ka­rao­ke jun­to a las mu­je­res que con­for­man la Red Co­mu­ni­ta­ria Trans pue­de ser un per­for­man­ce tan­to co­mo ver a una mu­jer que pre­pa­ra are­pas en el es­ce­na­rio en rui­nas del­tea­tro Faen­za mien­tras na­rra la ma­ne­ra en que fue des­pla­za­da. El per­for­man­ce es un ar­te que cons­tan­te­men­te bus­ca su­pe­rar las pla­ta­for­mas iner­tes del lien­zo, el pa­pel fo­to­grá­fi­co o la pie­dra. Es cual­quier ac­ción ar­tís­ti­ca cu­yo me­dio prin­ci­pal es el cuer­po.“no so­lo se tra­ta de crear ac­tos para ser vis­tos por una au­dien­cia de lo es­pec­ta­cu­lar –es­cri­bió la ar­tis­ta y per­for­mer Na­dia Gra­na­dos en Ce­ro­se­ten­ta–: es­te mo­do de ar­te que nos in­tere­sa desa­rro­llar se in­ser­ta en la so­cie­dad co­mo par­te de un mo­vi­mien­to que in­ten­ta ge­ne­rar cam­bios, y que par­ti­ci­pa des­de el cuer­po y la pre­sen­cia del crea­dor in­te­gra­do a la co­lec­ti­vi­dad co­mo uno más del gru­po que apor­ta des­de sus sa­be­res, des­de su lu­gar en el mun­do, te­nien­do en cuen­ta los re­la­tos que nos edi­fi­can co­mo su­je­tos so­cia­les”.

Va­ya uno a sa­ber en qué mo­men­to el pe­rio­dis­mo la­ti­noa­me­ri­cano, que du­ran­te tan­tos años al­ter­nó con la li­te­ra­tu­ra y el ar­te, se im­pu­so los lí­mi­tes del fe­ti­chis­mo rea­lis­ta del pe­rio­dis­mo an­glo.va­ya uno a sa­ber cuán­do fue que em­pe­za­mos a re­ci­tar aque­lla idea de que el pe­rio­dis­mo es el re­gis­tro de la reali­dad: una fo­to­gra­fía me­cá­ni­ca y no un agua­fuer­te arl­tiano. Pe­rio­dis­mo, cla­ro: el ejer­ci­cio de trans­mi­tir la reali­dad. Na­tu­ra­lis­mo, nun­ca im­pre­sio­nis­mo. ¿Có­mo pue­de es­te ofi­cio tan pu­ro –¿pu­ri­tano?–, en su mi­sión por atra­par el mun­do real, en­con­trar­se con el per­for­man­ce, tan en­ca­mi­na­do a re­tor­cer y des­di­bu­jar los lí­mi­tes de lo real?

El pri­mer la­bo­ra­to­rio que im­pul­só An­fi­bia tu­vo cien­to no­ven­ta y cua­tro pos­tu­la­cio­nes. Seis pro­yec­tos fue­ron se­lec­cio­na­dos y pre­mia­dos con ase­so­rías y re­cur­sos para em­pren­der una in­ves­ti­ga­ción pe­rio­dís­ti­ca y lue­go con­ver­tir­la en un per­for­man­ce. Para Alar­cón, “el re­sul­ta­do de es­ta mez­cla de for­ma­tos, dis­ci­pli­nas y ex­pe­rien­cias es una pie­za in­no­va­do­ra que ge­ne­ra co­no­ci­mien­to, pro­du­ce sen­ti­do, de­nun­cia, emo­cio­na, en­tre­tie­ne, con­mue­ve sub­je­ti­vi­da­des, sa­ca de la zo­na de con­fort a las au­dien­cias y re­bo­ta en la agen­da pú­bli­ca. El La­bo­ra­to­rio de Pe­rio­dis­mo Per­for­má­ti­co es un en­cuen­tro en­tre dos mun­dos que se com­bi­nan para re­ve­lar­se de ma­ne­ra iné­di­ta”.

An­fi­bia ya ha abier­to una con­vo­ca­to­ria para una se­gun­da ver­sión del la­bo­ra­to­rio y en ju­lio de es­te año abrió la ver­sión co­lom­bia­na.acá se die­ron más de se­sen­ta pos­tu­la­cio­nes de ar­tis­tas y pe­rio­dis­tas que que­rían con­tar el des­pla­za­mien­to, el ase­si­na­to sis­te­má­ti­co de lí­de­res so­cia­les, la co­rrup­ción po­lí­ti­ca, nues­tra re­la­ción con la tierra y el me­dioam­bien­te. Los tres ga­na­do­res se en­cuen­tran en fa­se de ase­so­rías con Na­dia Gra­na­dos y Edin­son Qui­ño­nes, dos de los nom­bres más re­le­van­tes del per­for­man­ce na­cio­nal, y el equi­po de Ce­ro­se­ten­ta para re­por­tear, or­ga­ni­zar in­for­ma­ción, con­sul­tar fuen­tes y, en­ton­ces, ha­cer lo real: pre­sen­tar un per­for­man­ce pe­rio­dís­ti­co.

En un prin­ci­pio, asu­mí que mi rol co­mo tu­tor se­ría el de de­fen­der el ri­gor pe­rio­dís­ti­co fren­te a la avan­za­da per­for­me­ra. No po­día es­tar más equi­vo­ca­do. En el fon­do, iría des­cu­brien­do, en el pro­ce­so de ase­so­rías y en con­ver­sa­cio­nes con mis co­le­gas tu­to­res, que el pe­rio­dis­mo y el per­for­man­ce no son tan dis­tin­tos. Un pri­mer va­so co­mu­ni­can­te en­tre am­bas dis­ci­pli­nas es cla­ro: las dos bus­can co­mu­ni­car la reali­dad, pe­ro in­ter­pre­tán­do­la –ha­cer una nue­va pues­ta en es­ce­na–, nu­trién­do­la así de sen­ti­do.y ese ejer­ci­cio de co­mu­ni­ca­ción, di­ría Ha­ber­mas, es un pro­ce­so sim­bó­li­co en que la reali­dad es pro­du­ci­da, man­te­ni­da, re­pa­ra­da y trans­for­ma­da.

Los sui­ci­das del sal­to del Te­quen­da­ma por los que se ob­se­sio­nó el cro­nis­ta co­lom­biano Xi­mé­nez; los fu­si­la­dos del ba­su­re­ro de Jo­sé León Suá­rez de esa catedral del pe­rio­dis­mo que es Ope­ra­ción Ma­sa­cre, del

ar­gen­tino Ro­dol­fo Walsh; las cró­ni­cas que re­crean las ma­sa­cres del Sa­la­do y Bo­ja­yá, y los re­por­ta­jes sobre los fal­sos po­si­ti­vos son ejer­ci­cios de re­in­ter­pre­ta­ción de los cuer­pos para do­tar­los de sen­ti­do y así in­for­mar, co­mu­ni­car y man­te­ner en pie una reali­dad. El per­for­man­ce y el pe­rio­dis­mo son ejer­ci­cios mi­mé­ti­cos, no de re­gis­tro. En su ar­tícu­lo “Jour­na­lism As a Per­fo­ma­tic Dis­cour­se”, el ca­te­drá­ti­co, his­to­ria­dor y pe­rio­dis­ta Mar­cel Broers­ma de la Uni­ver­si­dad de Gro­nin­gen ex­plo­ra es­ta idea in­clu­so en las for­mas más clá­si­cas del pe­rio­dis­mo:“una en­tre­vis­ta, es­truc­tu­ra­da sobre el in­ter­cam­bio de pre­gun­tas y res­pues­tas, su­gie­re tan­to una re­pre­sen­ta­ción mi­mé­ti­ca de una con­ver­sa­ción co­mo una cro­no­lo­gía y una tem­po­ra­li­dad real”. Un lector de En­tre­vis­ta con la his­to­ria no lee con­ver­sa­cio­nes en bru­to, sino una ren­de­ri­za­ción: una pues­ta en es­ce­na or­ga­ni­za­da y per­for­ma­da por Oria­na Fa­lla­ci.

Los cuer­pos pe­rio­dís­ti­cos –los cuer­pos del pe­rio­dis­mo– no son: per­for­man. Una fo­to­gra­fía del re­por­te­ro Je­sús Abad Co­lo­ra­do ha mar­ca­do su ca­rre­ra. En la fo­to en blan­co y ne­gro apa­re­ce Ani­ce­to, pos­tra­do sobre el ca­jón que trans­por­ta­rá el cuer­po muer­to de su mu­jer Uber­ti­na lue­go de mo­rir por una ba­la per­di­da. En la ima­gen Ani­ce­to no es car­ne, hue­sos y ce­re­bro. Ani­ce­to es más bien un ges­to. O me­jor,ani­ce­to es el ges­to: el llan­to que son to­dos los llan­tos, el al­ma ro­ta por la vio­len­cia. El Si­na­tra del ce­le­bra­dí­si­mo per­fil del re­por­te­ro Gay Ta­le­se no es el Si­na­tra del mun­do real: es otro, un me­ca­nis­mo na­rra­ti­vo que ac­túa ba­jo las ór­de­nes de un de­miur­go.

Y aun cuan­do la pla­ta­for­ma es vi­va, esos se­res del pe­rio­dis­mo si­guen eva­dien­do el ser, co­mo ver­bo, para con­ver­tir­se en me­ca­nis­mos per­for­má­ti­cos. El He­ri­ber­to de la Ca­lle de Jaime Gar­zón y el Ham­let de Sha­kes­pea­re –am­bos per­so­na­jes re­pre­sen­ta­dos por un ac­tor– no son se­res de un mis­mo uni­ver­so. El prín­ci­pe Ham­let exis­te so­lo en el uni­ver­so in­tra­die­gé­ti­co de esa Di­na­mar­ca que no exis­te en los ma­pas. Ham­let es úni­ca y ex­clu­si­va­men­te para ha­blar con Ro­sen­crantz y Guil­dens­tern, para ven­gar la muer­te de su pa­dre, para des­en­mas­ca­rar a su tío Clau­dio, ase­si­nar­lo y lue­go mo­rir en los bra­zos su ami­go Ho­ra­cio. Ham­let es, en efec­to, pe­ro des­de que se abre el te­lón has­ta que vuel­ve a caer.

No He­ri­ber­to. El per­so­na­je de Jaime Gar­zón, un pro­to­pe­rio­dis­ta per­for­má­ti­co que no tie­ne lí­mi­tes den­tro de una his­to­ria. Por el con­tra­rio, He­ri­ber­to se es­cri­bió en ca­da en­tre­vis­ta; en ca­da ac­ción, di­ría un per­for­mer. Más que un me­gá­fono de par­la­men­tos, He­ri­ber­to era un dis­po­si­ti­vo cer­te­ro; una má­qui­na pe­rio­dís­ti­ca no so­lo para ac­ti­var a la au­dien­cia, sino tam­bién para des­en­mas­ca­rar a sus fuen­tes.

Es­ta no­ción del per­so­na­je co­mo dis­po­si­ti­vo es así mis­mo un va­so co­mu­ni­can­te en­tre el pe­rio­dis­mo y el per­for­man­ce. Otra idea que se de­rrum­bó una vez ini­cia­do el pro­ce­so de tu­to­rías con los ga­na­do­res del la­bo­ra­to­rio fue la de que el per­for­man­ce se­ría el re­sul­ta­do fi­nal de las in­ves­ti­ga­cio­nes pe­rio­dís­ti­cas; que mi tra­ba­jo era guiar a los pro­yec­tos en su pro­ce­so de in­ves­ti­ga­ción para que, con el asun­to re­suel­to, Gra­na­dos y Qui­ño­nes se en­car­ga­ran de con­ver­tir esa in­ves­ti­ga­ción en una ac­ción per­for­má­ti­ca.

Na­da más le­jano de la reali­dad. Hay mu­chos ca­sos en la his­to­ria del pe­rio­dis­mo en que el re­por­te­ro per­for­mó para in­ves­ti­gar. En una no­ta para la re­vis­ta An­fi­bia ti­tu­la­da “Pe­rio­dis­mo per­for­má­ti­co: ha­cer lo real”, Julián Go­ro­dis­cher ha­ce un buen re­cuen­to: “en la cró­ni­ca per­for­má­ti­ca, el cuer­po se uti­li­za co­mo lien­zo u ofren­da. Hu­bo un hi­to eu­ro­peo (la pu­bli­ca­ción del li­bro Ca­be­za de tur­co, 1985, de Gün­ter Wall­raff, en que el au­tor se mi­me­ti­zó con un in­mi­gran­te tur­co en Ale­ma­nia) y otro la­ti­noa­me­ri­cano (el ar­tícu­lo “Seis me­ses con el sa­la­rio mí­ni­mo”, 2007, de An­drés Fe­li­pe So­lano para Soho). Para que am­bos se ins­cri­bie­ran co­mo per­for­man­ces hi­zo fal­ta ha­cer ex­plí­ci­ta su con­di­ción pro­gra­má­ti­ca: jus­ti­fi­car­se en ac­to, co­mo un or­ga­nis­mo vi­vo que pri­vi­le­gia el la­ti­do an­tes que el ter­mi­na­do del tex­to”.

Per­for­ma­mos los re­por­te­ros cuan­do, en en­tre­vis­ta, ha­ce­mos pre­gun­tas cu­ya res­pues­ta ya co­no­ce­mos pe­ro que­re­mos te­ner de pri­me­ra mano. Per­for­ma­mos los re­por­te­ros cuan­do, en te­rreno, ca­mi­na­mos de la mano de nues­tras fuen­tes para, por un ins­tan­te, ser par­te de esa his­to­ria. Per­for­mó Ger­mán Castro Cay­ce­do cuan­do, para su en­tre­vis­ta a Pa­blo Es­co­bar pu­bli­ca­da en En se­cre­to (1995), le pi­dió que le mos­tra­ra los ti­pos de ba­las que usa­ban los ca­pos en Co­lom­bia. Es­co­bar pu­so va­rias ba­las en una me­sa y ca­da ca­li­bre sir­vió de ex­cu­sa para ha­blar de un pe­rio­do de la his­to­ria del nar­co­trá­fi­co en Co­lom­bia. Ejer­ci­cios co­mo el de Cay­ce­do ha­blan de un ter­cer va­so co­mu­ni­can­te, y tal vez el más de­fi­ni­ti­vo, en­tre el pe­rio­dis­mo y el per­for­man­ce: am­bos en­tien­den la ac­ción co­mo el fin úl­ti­mo. El pe­rio­dis­mo y el per­for­man­ce no son na­da si no hay un cuer­po que se mue­va en una ac­ción.

Tal vez al pe­rio­dis­mo y al per­for­man­ce so­lo los di­fe­ren­cian la re­sis­ten­cia del pri­me­ro a pen­sar­se por fue­ra de los so­por­tes tra­di­cio­na­les (el pa­pel, la te­le­vi­sión, la ra­dio, la web, las re­des). Mien­tras los me­dios, ase­dia­dos por cie­rres y des­pi­dos ma­si­vos, si­guen pen­san­do có­mo su­pe­rar la cri­sis que tra­je­ron las nue­vas pla­ta­for­mas, ar­tis­tas y per­for­mers crean ac­cio­nes hí­bri­das que van des­de la crea­ción de crip­to­mo­ne­das has­ta la apro­pia­ción de las es­té­ti­cas web­cam.

Es­te Pri­mer La­bo­ra­to­rio de Pe­rio­dis­mo Per­for­má­ti­co en Co­lom­bia reivin­di­ca esa idea re­vo­lu­cio­na­ria del per­for­man­ce y la acer­ca al pe­rio­dis­mo: rom­per las for­mas, des­di­bu­jar los bor­des.al pe­rio­dis­mo hay que rom­per­lo an­tes de que se nos des­ha­ga en­tre las ma­nos.

Per­for­man­ce del la­bo­ra­to­rio de la re­vis­ta An­fi­bia, ti­tu­la­do La­be­rin­tos de cris­tal. En él, unas bai­la­ri­nas irrum­pie­ron en la Fa­cul­tad de De­re­cho de la Uni­ver­si­dad de Bue­nos Ai­res con te­jas trans­pa­ren­tes para sim­bo­li­zar el te­cho de cris­tal de las jue­zas y ma­gis­tra­das en la ad­mi­nis­tra­ción de la jus­ti­cia. Mien­tras tan­to, ac­tri­ces de­cla­ma­ban los tes­ti­mo­nios de esas mu­je­res, re­co­lec­ta­dos en en­tre­vis­tas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.