Guía de aho­rro es obli­ga­to­ria en Co­lom­bia

Area Caribe - - PORTADA - Por An­gé­li­ca Cano an­ge­li­ca.cano@el­he­ral­do.co

A par­tir de ju­lio es­ta nor­ma­ti­va, que in­cor­po­ra ma­te­ria­les sos­te­ni­bles y pre­ten­de re­du­cir el con­su­mo de agua y ener­gía, de­be re­gir en to­do el país, en las nue­vas cons­truc­cio­nes.

Des­pués de un año de exi­gen­cia, de la Guía pa­ra el aho­rro de agua y ener­gía, en edi­fi­ca­cio­nes nue­vas en Bo­go­tá, Me­de­llín, Cali y Ba­rran­qui­lla, en cum­pli­mien­to de la Re­so­lu­ción 549 de 2015, des­de el 11 de ju­lio la me­di­da es obli­ga­to­ria en to­do el país.

Se­gún el Mi­nis­te­rio de Vi­vien­da, Ciu­dad y Te­rri­to­rio –MVCT– con la nor­ma­ti­va “se pre­ten­de que las nue­vas cons­truc­cio­nes sean más efi­cien­tes; pa­ra lo cual, se es­ta­ble­cen por­cen­ta­jes obli­ga­to­rios de aho­rro de ener­gía y agua en las edi­fi­ca­cio­nes de co­mo mí­ni­mo un 15%”.

Pa­ra Cris­ti­na Gam­boa, di­rec­to­ra eje­cu­ti­va del Con­se­jo Co­lom­biano de Cons­truc­ción Sos­te­ni­ble –CCCS–, es­te ti­po de po­lí­ti­cas son una ex­ce­len­te vía pa­ra pro­mo­ver la in­no­va­ción en el di­se­ño y, ba­jo cri­te­rios de gra­dua­li­dad y fac­ti­bi­li­dad, lo­grar ga­ran­ti­zar cier­tos mí­ni­mos de efi­cien­cia en con­su­mos en ener­gía y agua en nue­vas cons­truc­cio­nes.

“Es­to es ne­ce­sa­rio y bien­ve­ni­do fren­te a los re­tos eco­nó­mi­cos, am­bien­ta­les y so­cia­les de nues­tros tiem­pos. Así mis­mo to­das es­tas po­lí­ti­cas pú­bli­cas sig­ni­fi­can un cre­cien­te com­pro­mi­so res­pec­to a ma­si­fi­car el cre­ci­mien­to ver­de pa­ra me­jo­rar la ca­li­dad de vi­da, que hoy día es apo­ya­do por to­dos los es­la­bo­nes de la ca­de­na de va­lor de la cons­truc­ción”, pre­ci­sa.

CON­TROL DE LA NOR­MA

Pa­ra el cum­pli­mien­to de la nor­ma­ti­va a ni­vel na­cio­nal se­rá un reto pa­ra el Mi­nis­te­rio de Vi­vien­da, quien re­gla­men­ta­rá el me­ca­nis­mo de re­por­te y ve­ri­fi­ca­ción (MRV) pa­ra el se­gui­mien­to y con­trol del aho­rro de agua y ener­gía en los nue­vos pro­yec­tos in­mo­bi­lia­rios (cu­ya li­cen­cia ha­ya si­do ex­pe­di­da a par­tir de agos­to de 2016).

“Con­tar con una he­rra­mien­ta de re­por­te y ve­ri­fi­ca­ción fa­ci­li­ta a las au­to­ri­da­des lo­ca­les pa­ra que otor­guen in­cen­ti­vos reales a aque­llos pro­yec­tos in­mo­bi­lia­rios que lo­gren por­cen­ta­jes de aho­rro su­pe­rio­res a los es­ta­ble­ci­dos en la guía”, ex­pli­ca Gam­boa. La fun­cio­na­ria na­cio­nal des­ta­ca que la in­dus­tria de la cons­truc­ción ve en la sos­te­ni­bi­li­dad una opor­tu­ni­dad de me­jo­ra de sus pro­ce­sos, de ase­gu­ra­mien­to de la ca­li­dad de los mis­mos y un fac­tor di­fe­ren­cia­dor en el que las ac­cio­nes orien­ta­das al uso ra­cio­nal de los re­cur­sos tie­ne un im­pac­to po­si­ti­vo fren­te a los com­pro­mi­sos ad­qui­ri­dos en la Con­fe­ren­cia de Pa­rís so­bre Cam­bio Cli­má­ti­co –Con­fe­ren­cia de las Par­tes– (COP21), y el ca­len­ta­mien­to global, pe­ro tam­bién en la sa­lud y el bie­nes­tar de las per­so­nas que ocu­pan los es­pa­cios que se cons­tru­yen ba­jo es­ta pers­pec­ti­va.

¿qUé TI­PO DE EDI­FI­CA­CIO­NES?

El cum­pli­mien­to de los por­cen­ta­jes de aho­rro es obli­ga­to­rio pa­ra to­das las edi­fi­ca­cio­nes que tra­mi­ten li­cen­cias de obra nueva in­cor­po­ra­dos en la re­so­lu­ción (vi­vien­da, ofi­ci­nas, hos­pi­ta­les, cen­tros co­mer­cia­les, ho­te­les y cen­tros edu­ca­ti­vos), con ex­cep­ción de los pro­yec­tos de Vi­vien­da de In­te­rés So­cial –VIS– y Vi­vien­da de In­te­rés Prio­ri­ta­rio –VIP–.

La nor­ma, pun­tual­men­te, ha­ce re­fe­ren­cia a Vi­vien­da No VIS, cen­tros co­mer­cia­les con un área to­tal cons­trui­da ma­yor a 6.000 m2, a ofi­ci­nas su­pe­rio­res a 1.500 m2, a ho­te­les con más de 50 ha­bi­ta­cio­nes, a equi­pa­mien­tos edu­ca­ti­vos des­ti­na­dos pa­ra más de 1.500 alum­nos, y a hos­pi­ta­les, clí­ni­cas, em­pre­sas so­cia­les e ins­ti­tu­cio­nes pri­va­das con área igual o su­pe­rior a 5.000 m2.

El ABC de la guía de aho­rro de agua y ener­gía des­ta­ca que “la im­ple­men­ta­ción de las me­di­das de cons­truc­ción sos­te­ni­ble, no so­lo per­mi­ti­rá me­jo­rar la ca­li­dad y con­fort de las edi­fi­ca­cio­nes e im­pul­sar la in­dus­tria de la cons­truc­ción pa­ra que sea más com­pe­ti­ti­va, tam­bién con­tri­bui­rá en la economía de los ho­ga­res, in­dus­trias y co­mer­cios al re­du­cir el con­su­mo de ser­vi­cios pú­bli­cos y ayu­da­rá a mi­ti­gar el im­pac­to del cam­bio cli­má­ti­co y dis­mi­nuir las emi­sio­nes de ga­ses de efec­to in­ver­na­de­ro”.

bE­NE­FI­CIOS

El do­cu­men­to tam­bién re­sal­ta que el be­ne­fi­cio de los co­lom­bia­nos con es­ta me­di­da, “ade­más de te­ner un país ami­ga­ble con el me­dio am­bien­te, los que vi­van en las nue­vas edi­fi­ca­cio­nes sos­te­ni­bles ten­drán ac­ce­so a me­jo­res cons­truc­cio­nes que op­ti­mi­zan las con­di­cio­nes de ha­bi­ta­bi­li­dad de los ha­bi­tan­tes, ga­ran­ti­zan­do su con­fort”.

Con la re­duc­ción del con­su­mo de re­cur­sos, ex­pli­ca la guía que “se pre­ten­de ge­ne­rar aho­rros en los gas­tos de los ho­ga­res, lo que se tra­du­ce en más di­ne­ro pa­ra las fa­mi­lias que lo pue­den in­ver­tir en ali­men­ta­ción u otros ele­men­tos fun­da­men­ta­les de la vi­da co­ti­dia­na”.

DES­PER­DI­CIO DE LA ENER­GíA

Betty García, ge­ren­te de Elec­tri­ca­ri­be, ha­ce un lla­ma­do a la ciu­da­da­nía en ge­ne­ral pa­ra que ana­li­ce có­mo es­tá uti­li­zan­do ca­da equi­po en su ho­gar.

Ase­gu­ra que el cos­to ele­va­do del re­ci­bo de la ener­gía ra­di­ca fun­da­men­tal­men­te en el des­per­di­cio del ser­vi­cio.

“Lo ca­ro de una fac­tu­ra en es­ta re­gión es el des­per­di­cio, cuan­do no se ha­ce uso efi­cien­te y ra­cio­nal de los ar­te­fac­tos eléc­tri­cos”, en­fa­ti­za la fun­cio­na­ria.

García des­ta­ca la im­por­tan­cia de que tan­to cons­truc­to­res co­mo ór­ga­nos cer­ti­fi­ca­do­res exi­jan el cum­pli­mien­to obli­ga­to­rio del Re­gla­men­to Téc­ni­co de Ins­ta­la­cio­nes Eléc­tri­cas –Re­tie–, que ayu­da­rá a me­jo­rar el pla­ne­ta.

“No­so­tros da­mos las tác­ti­cas de aho­rro, pe­ro quién las im­ple­men­ta es la co­mu­ni­dad, y quien quie­ra que dis­mi­nu­ya el va­lor de la fac­tu­ra de ener­gía”, re­cal­ca.

La ge­ren­te de Elec­tri­ca­ri­be afir­ma que, por lo ge­ne­ral, los con­tra­tis­tas le dan ma­yor im­por­tan­cia al pro­ce­so eléc­tri­co y, a úl­ti­ma ho­ra, se preo­cu­pan por la ins­ta­la­ción del trans­for­ma­dor cuan­do es­tá cul­mi­na­do el pro­yec­to.

“Se de­be cum­plir una se­rie de pa­sos pre­vios a la cer­ti­fi­ca­ción, ve­ri­fi­car el es­ta­do de los equi­pos, pa­ra ga­ran­ti­zar que las ins­ta­la­cio­nes in­ter­nas fue­ron cons­trui­das con los ma­te­ria­les y es­pe­ci­fi­ca­cio­nes ade­cua­das, y de acuer­do con el plano pre­sen­ta­do”, agre­ga.

SE­GU­RI­DAD - RE­TIE

La se­gu­ri­dad eléc­tri­ca del ho­gar no bas­ta con com­prar equi­pos de ca­li­dad o cam­biar to­dos los fo­cos de la casa, si su ins­ta­la­ción eléc­tri­ca es­tá so­bre­car­ga­da, es­tá des- per­di­cian­do ener­gía.

Héc­tor Ve­lan­dia, ge­ren­te de es­tan­da­ri­za­ción pa­ra el clús­ter an­dino de Sch­nei­der Elec­tric, afir­ma que el cum­pli­mien­to de la nor­ma ga­ran­ti­za la se­gu­ri­dad de las ins­ta­la­cio­nes eléc­tri­cas, que pue­den ver­se re­pre­sen­ta­das en la re­duc­ción del cos­to de ener­gía y, ade­más, fa­vo­re­ce en una ma­yor pro­duc­ti­vi­dad en las in­dus­trias y ho­ga­res.

“El uso de pro­duc­tos cer­ti­fi­ca­dos con nor­ma Re­tie mi­ti­ga po­si­bles ries­gos y emer­gen­cias de ori­gen eléc­tri­co, co­mo so­bre­car­gas, da­ños en los equi­pos, in­cen­dios, en­tre otros”, es­pe­ci­fi­ca.

Co­mo in­ge­nie­ro elec­tri­cis­ta ase­gu­ra que ad­qui­rir pro­duc­tos de ca­li­dad y con el res­pal­do de la cer­ti­fi­ca­ción no so­lo le per­mi­te re­du­cir cos­tos sino que tam­bién pro­te­ge y pre­ser­va los re­cur­sos na­tu­ra­les con pro­duc­tos ami­ga­bles con el me­dio am­bien­te.

“La ido­nei­dad del téc­ni­co que reali­ce la ins­ta­la­ción y la ca­li­dad del pro­duc­to son fac­to­res cru­cia­les pa­ra rea­li­zar cual­quier pro­yec­to, por eso la im­por­tan­cia de ad­qui­rir pro­duc­tos nue­vos, de mar­cas re­co­no­ci­das con el so­por­te y ca­li­dad de la nor­ma Re­tie”, con­clu­ye Ve­lan­dia.

bUEN USO DEL AGUA

La cultura de aho­rro del ser­vi­cio de agua po­ta­ble, más que una im­po­si­ción es un ele­men­to de­ter­mi­nan­te en la so­lu­ción al des­per­di­cio de es­te re­cur­so.

Ra­món He­mer, ge­ren­te ope­ra­ti­vo de Tri­ple A, re­cal­ca so­bre la ne­ce­si­dad de prac­ti­car la cultura de aho­rro del agua, pa­ra evi­tar da­ños o re­per­cu­sio­nes am­bien­ta­les.

“Ade­más de to­dos los equi­pa­mien­tos aho­rra­do­res que deben te­ner las vi­vien­das, hay que evi­tar la ma­la cultura del des­per­di­cio de agua y las co­ne­xio­nes frau­du­len­tas pa­ra te­ner el ser­vi­cio”, ex­pli­ca.

He­mer des­ta­ca que, pa­ra in­cen­ti­var a los usua­rios en el con­su­mo ra­cio­nal del ser­vi­cio, la Tri­ple A cuen­ta con pla­nes de aho­rro y pres­ta­ción efi­cien­te y, a tra­vés del re­ci­bo de pa­go, ha­ce cam­pa­ñas pa­ra trans­mi­tir el buen uso del re­cur­so.

Aun­que el di­rec­ti­vo re­sal­ta que el uso de equi­pos de nueva tec­no­lo­gía y efi­cien­tes, co­mo gri­fos y sa­ni­ta­rios, en­tre otros, son un im­por­tan­te apor­te pa­ra dis­mi­nuir el con­su­mo y con­tri­bu­yen en el aho­rro; reite­ra que la bue­na cultura y ac­ti­tud del usua­rio in­ci­den mu­cho en el buen uso del ser­vi­cio.

“Pue­des te­ner to­dos los dis­po­si­ti­vos mo­der­nos,

pe­ro de na­da va­len si no tie­nes ac­ti­tud aho­rra­ti­va del re­cur­so”, fi­na­li­za el ge­ren­te de ope­ra­cio­nes de la Tri­ple A.

CONS­TRUC­CIO­NES SOS­TE­NI­bLES vIS Y vIP

El Con­se­jo Co­lom­biano de Cons­truc­ción Sos­te­ni­ble, CCCS, con­ven­ci­do de las bon­da­des de la cons­truc­ción sos­te­ni­ble en el uso re­si­den­cial pa­ra la po­bla­ción de me­no­res in­gre­sos, ofre­ce al mer­ca­do el sis­te­ma de cer­ti­fi­ca­ción ‘Re­fe­ren­cial CASA Co­lom­bia’.

Cris­ti­na Gam­boa, tam­bién vi­ce­pre­si­den­te de la Jun­ta Di­rec­ti­va del World Green Buil­ding Coun­cil con­fir­ma que es­ta he­rra­mien­ta de cer­ti­fi­ca­ción en cons­truc­ción sos­te­ni­ble, que es­tá en ope­ra­ción en fa­se de pro­yec­tos pi­lo­to, fa­ci­li­ta­rá la es­truc­tu­ra­ción cos­to–efi­cien­te.

Agre­ga ade­más que pro­mo­ve­rá el con­cep­to de sos­te­ni­bi­li­dad in­te­gral, me­di­ción y ve­ri­fi­ca­ción de in­di­ca­do­res de los nue­vos pro­yec­tos in­mo­bi­lia­rios con uso re­si­den­cial en el país.

Por lo an­te­rior, Gam­boa

con­si­de­ra que “se es­pe­ra ge­ne­rar un mer­ca­do y re­co­pi­lar evi­den­cia con el fin de que en la even­tual fu­tu­ra re­vi­sión de la Res. 549/15 se in­clu­ya co­mo de obli­ga­to­rio cum­pli­mien­to el seg­men­to VIS y VIP”.

CER­TI­FI­CA­CIóN LED

6,2 mi­llo­nes de m2 de pro­yec­tos in­mo­bi­lia­rios en Co­lom­bia uti­li­zan la cer­ti­fi­ca­ción en cons­truc­ción sos­te­ni­ble.

Se­gún el úl­ti­mo in­for­me del Cen­tro de Co­no­ci­mien­to e In­no­va­ción del CCCS, ya son 339 los pro­yec­tos in­mo­bi­lia­rios que re­gis­tra el lis­ta­do ofi­cial de Leed (Di­rec­ti­va en ener­gía y di­se­ño ambiental), des­de 2008 en Co­lom­bia.

Las in­ver­sio­nes de es­tos pro­yec­tos en 44 ciu­da­des y 22 de­par­ta­men­tos del país su­pe­ran los $23 bi­llo­nes. El do­cu­men­to ade­más re­por­ta que se en­cuen­tran 102 pro­yec­tos in­mo­bi­lia­rios cer­ti­fi­ca­dos en cons­truc­ción sos­te­ni­ble con Leed, que su­man 1,5 mi­llo­nes de m2 y 237 pro­yec­tos es­tán en pro­ce­so de cer­ti­fi­ca­ción.

Los sa­ni­ta­rios de hoy aho­rran es­pa­cio y tie­nen ba­jo con­su­mo de agua.

Abrir y ce­rrar la ne­ve­ra, mu­chas ve­ces al día, con­su­me más ener­gía.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.