JOHN CAR­LIN

EN­TRE LA PO­LÍ­TI­CA Y EL DE­POR­TE

Bocas - - SUMARIO - POR AN­DRÉS WIESNER FO­TOS SE­BAS­TIÁN JA­RA­MI­LLO

EN 1989, JOHN CAR­LIN LLE­GÓ POR PRI­ME­RA VEZ A SU­DÁ­FRI­CA PA­RA CU­BRIR UNA GUE­RRA CI­VIL A PUN­TO DE ES­TA­LLAR. UNA DÉ­CA­DA DES­PUÉS, NIN­GÚN PE­RIO­DIS­TA EN EL MUN­DO EN­TEN­DÍA ME­JOR LAS CAU­SAS DEL APARTHEID Y SE­GUÍA TAN DE CER­CA LOS PA­SOS DE UNO DE LOS LÍ­DE­RES MÁS DE­TER­MI­NAN­TES EN LA HIS­TO­RIA DEL SI­GLO XX: NEL­SON MANDELA. EL RE­SUL­TA­DO DE ES­TA JUICIOSA Y VA­LIEN­TE REPORTERÍA FUE EL LI­BRO EL FAC­TOR HU­MANO –LLE­VA­DO AL CI­NE POR EL DI­REC­TOR CLINT EASTWOOD–, EN DON­DE MOS­TRÓ QUE ES PO­SI­BLE LA RE­CON­CI­LIA­CIÓN DE UN PAÍS EN CONFLICTO. PE­RO CAR­LIN NO ES SO­LO SU­DÁ­FRI­CA: SUS LI­BROS, CRÓ­NI­CAS Y CO­LUM­NAS PUBLICADAS POR ME­DIOS DE TO­DO EL MUN­DO, RE­CO­RREN LOS LU­GA­RES DON­DE HAN ACONTECIDO LOS SU­CE­SOS MÁS SAN­GRIEN­TOS DE LA HIS­TO­RIA CON­TEM­PO­RÁ­NEA. Y ALLÁ, DES­DE EL FAN­GO, SIEM­PRE EN­CUEN­TRA LA ES­PE­RAN­ZA.

Cuan­do caía la tar­de del 1 de mar­zo de 2013, el re­co­no­ci­do di­rec­tor de ci­ne bri­tá­ni­co Paul Green­grass (au­tor de la sa­ga Bour­ne) lla­mó al pe­rio­dis­ta John Car­lin: “¡Hey, John, de­be­rías es­cri­bir un li­bro so­bre Pis­to­rius!”. A Car­lin, que con­tes­tó des­de su ca­sa, en el nor­te de Londres, no le pa­re­ció ma­la idea. Él, al igual que me­dio mun­do, ha­bía vis­to dos se­ma­nas atrás có­mo el sud­afri­cano Os­car Pis­to­rius –el mis­mo que a los 11 me­ses le ampu­taron sus pier­nas y quien, 26 años des­pués, co­rrió los 400 me­tros de los Jue­gos Olím­pi­cos de Londres, con­vir­tién­do­se en uno de los ma­yo­res sím­bo­los de su­pera­ción en to­da la his­to­ria del de­por­te– era pri­me­ra pla­na de to­dos los me­dios por ase­si­nar a su es­po­sa.

Car­lin, sin em­bar­go, se pre­gun­tó: “¿Por qué es­te ti­po me lla­ma a mí?”. Y, la ver­dad, a Green­grass le so­bra­ban ra­zo­nes. Los apun­tes de la li­bre­ta de John Car­lin (Londres, 1956) se han con­ver­ti­do en fa­mo­sas cró­ni­cas, re­por­ta­jes y co­lum­nas publicadas en The New York Times, The Guar­dian, The In­de­pen­dent –y has­ta ha­ce muy po­co en El País, de Es­pa­ña–, por so­lo mencionar al­gu­nos dia­rios de la gran prensa in­ter­na­cio­nal. Los mis­mos, di­ce Car­lin, que leía cuan­do es­tu­dia­ba len­gua y li­te­ra­tu­ra in­gle­sa en la Uni­ver­si­dad de Ox­ford, pe­ro pa­ra los que nun­ca se ima­gi­nó es­cri­bir.

El pe­rio­dis­mo fue pa­ra John Car­lin, co­mo di­ría el poe­ta León de Greiff, al­go que “le de­pa­ró el ebrio azar”. Tras ter­mi­nar la uni­ver­si­dad, se fue a vi­vir a Bue­nos Ai­res bus­can­do re­me­mo­rar sus años de in­fan­cia en aque­lla ciudad a la que fue a pa­rar cuan­do a su pa­dre lo nom­bra­ron pri­mer se­cre­ta­rio de la Em­ba­ja­da bri­tá­ni­ca. El fi­nal de los años se­ten­ta no fue un tiem­po ama­ble pa­ra mu­chos en Ar­gen­ti­na. Car­lin se las in­ge­nió dic­tan­do cla­ses de in­glés con un sa­la­rio que ape­nas lo de­ja­ba in­vi­tar al ci­ne a su no­via. La mi­li­tan­cia de ella, que te­nía una her­ma­na des­apa­re­ci­da, le per­mi­tió en­te­rar­se de que en el dia­rio Bue­nos Ai­res He­rald, uno de los po­cos me­dios que se atre­vía a de­nun­ciar las atro­ci­da­des de la dic­ta­du­ra, ne­ce­si­ta­ba un re­dac­tor. Ha­cien­do re­se­ñas de ci­ne, es­cri­bien­do no­tas de fút­bol e in­ves­ti­gan­do so­bre los des­apa­re­ci­dos del ré­gi­men mi­li­tar pa­ra es­te me­dio, se hi­zo pe­rio­dis­ta. Y fue pre­ci­sa­men­te a es­te ofi­cio a lo que de­di­ca­ría el res­to de su vi­da. El sol de un me­dio día en Ca­zu­cá es in­ten­so. Nun­ca se tie­ne la ro­pa ade­cua­da pa­ra so­por­tar­lo. In­co­mo­da. Más, si te to­mas­te unas co­pas la no­che an­te­rior. John Car­lin lo hi­zo con la pe­rio­dis­ta Ma­ría Ji­me­na Du­zán y el ex co­mi­sio­na­do de paz Ser­gio Ja­ra­mi­llo. La úl­ti­ma vez que se ha­bían vis­to fue el 26 de sep­tiem­bre de 2016 en Car­ta­ge­na, a don­de Car­lin lle­gó a cu­brir la ce­le­bra­ción de los acuer­dos de paz en­tre el Go­bierno de Co­lom­bia y la gue­rri­lla de las Farc. No es el pri­mer acuer­do al que ha lle­ga­do co­mo re­por­te­ro. Tam­bién fue a Ruan­da, El Sal­va­dor e Ir­lan­da del Nor­te, por so­lo mencionar al­gu­nos.

Fal­tan 15 mi­nu­tos pa­ra la una de la tar­de del 14 de no­viem­bre de 2017. Car­lin re­co­rre las pre­ca­rias ca­lles de Ca­zu­cá, un ba­rrio crea­do por des­mo­vi­li­za­dos de gue­rri­llas de iz­quier­da ha­ce cua­ren­ta y pi­co de años en los lin­de­ros de Bo­go­tá con Soa­cha. Una loma que en los años no­ven­ta se con­vir­tió en la úl­ti­ma pa­ra­da de cien­tos de mi­les de des­pla­za­dos que sa­lie­ron de su tie­rra por cau­sa de la vio­len­cia, cre­yen­do que en Bo­go­tá es­ta­ban las opor­tu­ni­da­des. El mis­mo lu­gar que es­co­gie­ron el Blo­que Cen­tau­ros y el Blo­que Ca­pi­tal de las fuer­zas pa­ra­mi­li­ta­res pa­ra pla­near su ofen­si­va en Bo­go­tá. Ese, el de las pa­ndi­llas –di­rían al­gu­nos–, es un sec­tor po­co re­co­men­da­do pa­ra un ti­po de uno no­ven­ta que vis­te pan­ta­lo­nes ne­gros, ca­mi­sa azul pá­li­da y sa­co de pa­ño y que se fu­ma un ci­ga­rri­llo que so­bre­sa­le de un bi­go­te y una bar­ba es­pe­sa que ya se vuel­ven ce­ni­za. Car­lin, sin em­bar­go, sa­be pa­rar­se en es­tos te­rri­to­rios: en las co­lo­nias de río Zar­zo y La­ma­ta­pec en San Sal­va­dor y en Pa­ba­lle­lo, un dis­tri­to de co­mu­ni­dad ne­gra den­tro de Uping­ton, Su­dá­fri­ca, en don­de odia­ban a los blan­cos en la épo­ca del apartheid, tam­bién vie­ron pa­sar a es­te pe­rio­dis­ta que po­co a po­co, qui­zás gra­cias a que nun­ca es­tu­vo de pa­so, apren­dió de có­di­gos y mi­ra­das que le per­mi­ten ve­lar por su in­te­gri­dad.

In­vi­té a Car­lin a la ce­le­bra­ción de los on­ce años de la Fun­da­ción Tiem­po de Jue­go, que pre­ci­sa­men­te na­ció en Ca­zu­cá y que bus­ca uti­li­zar el fút­bol y el ar­te pa­ra ge­ne­rar ha­bi­li­da­des pa­ra la vi­da en los ni­ños de las zo­nas mar­gi­na­les del país. Un lu­gar en el que el fút­bol pue­de ser un buen es­ce­na­rio de re­con­ci­lia­ción con víc­ti­mas y ex­com­ba­tien­tes del conflicto ar­ma­do. “Me en­can­ta que uti­li­cen el fút­bol pa­ra for­mar a los chi­cos”, di­ce Car­lin. “Eso de­mues­tra, una vez más, que el fút­bol es un len­gua­je uni­ver­sal y que es la re­li­gión se­cu­lar más gran­de del mun­do. Oja­lá Tiem­po de Jue­go si­ga y se ex­tien­da por mu­chos lu­ga­res de Co­lom­bia”.

De es­to sí que sa­be Car­lin. Fue tes­ti­go di­rec­to de có­mo Nel­son Mandela con­vir­tió el rugby en un fac­tor de­ter­mi­nan­te pa­ra aca­bar con al apartheid en Su­dá­fri­ca, y que le sir­vió de ins­pi­ra­ción pa­ra es­cri­bir su gran li­bro Pla­ying the Enemy: Nel­son Mandela and the Ga­me that Ma­de a Na­tion (ti­tu­la­do en es­pa­ñol El fac­tor hu­mano), des­pués lle­va­do al ci­ne por el di­rec­tor Clint Eastwood y pro­ta­go­ni­za­do por Matt Da­mon y Mor­gan Free­man, con el tí­tu­lo de In­vic­tus. Co­mo a Green­grass, nos so­bra­ban las ra­zo­nes pa­ra bus­car­lo por­que es­ta­mos con­ven­ci­dos de que en la eta­pa que co­mien­za a tran­si­tar Co­lom­bia, Car­lin tie­ne mu­cho por con­tar­nos.

El li­bro de Pis­to­rius na­ció de una idea que tu­vo el di­rec­tor de ci­ne Paul Green­grass. ¿Có­mo se con­cre­tó to­do?

Lo úl­ti­mo que me di­jo Green­grass fue que le en­via­ra en dos ho­ras una si­nop­sis so­bre el pro­yec­to del li­bro. A pe­sar de lo apre­su­ra­do, es­cri­bí una idea y se la en­vié. Lue­go él me su­gi­rió un par de cam­bios y le en­via­mos la pro­pues­ta a mi agen­te, que es­ta­ba en Man­hat­tan. Tres días des­pués te­nía­mos fir­ma­do un con­tra­to con una edi­to­rial en Nue­va York. Mi idea fue con­tar la his­to­ria cro­no­ló­gi­ca­men­te de atrás ha­cia ade­lan­te y te­ner el jui­cio co­mo la lí­nea de sus­pen­so, así que asis­tí a to­das las au­dien­cias. La his­to­ria, de cual­quier mo­do, es ex­traor­di­na­ria. Tam­bién es­cri­bí un li­bro so­bre Ra­fa Na­dal... Y qui­zás ha­ya po­cos ti­pos con tan­ta dis­ci­pli­na y en­tre­ga, pe­ro es que la ha­za­ña de­por­ti­va de Pis­to­rius re­sul­ta fue­ra de se­rie. ¡Y pen­sar en lo que ter­mi­nó!

¿Qué fue lo que más le asom­bró de Ra­fael Na­dal?

Es un ti­po en­tra­ña­ble. Pe­ro no hay du­da de que su ca­pa­ci­dad de en­tre­ga y de su­fri­mien­to, y la dis­ci­pli­na ca­si es­par­ta­na a la que lo so­me­tió su tío y exen­tre­na­dor Tony Na­dal, me sor­pren­die­ron. Pa­ra Na­dal su fa­mi­lia es to­do. Son su­pre­ma­men­te uni­dos. Ca­si de­ma­sia­do: co­mo los So­prano, pe­ro sin pis­to­las. A pro­pó­si­to de es­to, re­cuer­do que cuan­do Ra­fa te­nía sie­te años, sa­lió a ju­gar un tor­neo en un lu­gar que que­da­ba a una ho­ra de su ca­sa en Ma­llor­ca. Al re­gre­sar, le te­nían pre­pa­ra­da una fies­ta sor­pre­sa por su cum­plea­ños. Era un al­muer­zo con al­gu­nos ami­gos y fa­mi­lia­res, y qui­zás par­tir un pas­tel, pe­ro la ra­bia de su tío Tony no tu­vo lí­mi­tes: arran­có to­dos los glo­bos y or­de­nó a Ra­fa ir a dor­mir. Era tan dis­ci­pli­na­do que no con­ce­bía una des­con­cen­tra­ción de tal mag­ni­tud.

¿Por qué esa ten­den­cia a es­cri­bir so­bre de­por­te y de­por­tis­tas?

Cuan­do no es­ta­mos en tiem­pos de gue­rra es en el de­por­te don­de más nos acor­da­mos de quié­nes so­mos, sen­ti­mos or­gu­llo pa­trió­ti­co y co­lec­ti­vo. Cien­tos de su­ce­sos de­por­ti­vos han mar­ca­do la his­to­ria mun­dial. El de­por­te es un te­rreno de los sen­ti­mien­tos en el que, de cier­to mo­do, sus­pen­de­mos la ac­ti­vi­dad ra­cio­nal y nos con­ver­ti­mos en pa­sión y co­ra­zón. Nel­son Mandela me di­jo: “Si quie­res lle­gar a la gen­te, ape­la a sus co­ra­zo­nes más que a sus men­tes”, y el de­por­te es el me­jor me­dio pa­ra ha­cer­lo. Cuan­do los aman­tes del de­por­te en­tra­mos en un acontecimiento de­por­ti­vo, se sus­pen­de la ra­zón y se da rien­da suel­ta a las emo­cio­nes, a la par­te más pri­ma­ria y tri­vial del ser. El de­por­te es un te­rreno en don­de ver­da­de­ra­men­te es­ta­mos to­dos, in­de­pen­dien­te­men­te de nues­tro es­tra­to so­cial, ra­za, re­li­gión, o lo que sea. Pe­ro a pro­pó­si­to de mis li­bros de de­por­tis­tas, el de Pis­to­rius fue por cul­pa de Green­grass y el de Na­dal por cul­pa de su fa­mi­lia que qui­so que yo lo es­cri­bie­ra.

El hi­lo na­rra­ti­vo de El fac­tor hu­mano, el li­bro en el que se re­tra­ta la vi­da de Nel­son Mandela y lo que fue la tran­si­ción a la de­mo­cra­cia en Su­dá­fri­ca, fue el rugby. ¿En qué mo­men­to de­ci­dió que ese fue­ra el pre­tex­to?

Mandela era so­bre to­do un ti­po prag­má­ti­co que en­ten­dió des­de el prin­ci­pio que de­bía co­no­cer a fon­do la his­to­ria de sus enemi­gos. Lo que sa­bía Mandela era que el rugby, y con­cre­ta­men­te la se­lec­ción sud­afri­ca­na, ha­bían si­do du­ran­te dé­ca­das sím­bo­los de di­vi­sión ra­cial y que la po­bla­ción ne­gra veía en el rugby mu­cho más el la­do vio­len­to que el la­do no­ble. El genio de Mandela fue ver en es­te sím­bo­lo de di­vi­sión la opor­tu­ni­dad de uni­fi­car a Su­dá­fri­ca. Un po­lí­ti­co co­mún y co­rrien­te hu­bie­ra vis­to más po­si­bi­li­da­des de ten­sión y conflicto que de paz y con­ci­lia­ción en aquel mo­men­to. Mandela en cam­bio en­ten­dió que po­día uti­li­zar el mun­dial de rugby pa­ra dar el se­llo fi­nal al pro­ce­so de­mo­crá­ti­co sud­afri­cano: cuan­do vi a Mandela en la fi­nal con uni­for­me y gorra de los Spring­boks [la se­lec­ción de Rugby Sud­afri­ca­na] y su ac­ti­tud de afi­cio­na­do, de­fi­ni­ti­va­men­te en­ten­dí que era un mo­men­to tras­cen­den­tal. En es­te par­ti­do se plas­ma­ba to­do por lo que Mandela ha­bía lu­cha­do y su­fri­do. Es­cri­bí so­bre eso pa­ra el pe­rió­di­co

“Mandela su­po com­pren­der que la iden­ti­dad po­lí­ti­ca es una ves­ti­men­ta y que por den­tro to­dos so­mos se­res hu­ma­nos. así, ge­ne­ró es­ce­na­rios pa­ra dia­lo­gar des­de la igual­dad y evi­tar des­hu­ma­ni­zar”.

y con los años me di cuen­ta de que era el pre­tex­to per­fec­to pa­ra el li­bro.

¿Fue una ge­nia­li­dad de Mandela o real­men­te el rugby in­fluen­cia­ba a tal ni­vel los ám­bi­tos po­lí­ti­cos sud­afri­ca­nos?

El rugby era el or­gu­llo y la iden­ti­dad de los blan­cos en Su­dá­fri­ca, es com­pa­ra­ble al fút­bol pa­ra los ar­gen­ti­nos. Los ne­gros lo odia­ban por ser el sím­bo­lo del sis­te­ma que los su­pri­mía. En los años se­sen­ta y se­ten­ta, cuan­do se vi­vió una vio­len­cia ra­cial ex­tre­ma en ese país, hu­bo un boi­cot in­ter­na­cio­nal: des­de un lu­gar eco­nó­mi­co, por ejem­plo, don­de nin­gún país les com­pra­ba vino, sien­do ellos gran­des pro­duc­to­res, y tam­po­co se les per­mi­tía a los Spring­boks par­ti­ci­par en nin­gún tor­neo. Así pre­sio­na­ban al go­bierno de Su­dá­fri­ca a cam­biar su po­si­ción. ¡Qui­zás si hoy se les prohi­bie­ra al Real Ma­drid y al Bar­ce­lo­na ju­gar la Cham­pions Lea­gue, de­ja­rían a un la­do el te­ma se­pa­ra­tis­ta! [ri­sas].

¿Có­mo lo­gró acer­car­se tan­to a Nel­son Mandela?

Lle­gué co­mo corresponsal del dia­rio The In­de­pen­dent a Su­dá­fri­ca, no te­nía ni idea de lo que pa­sa­ba en ese país y qui­zás so­lo un par de ve­ces ha­bía oí­do ha­blar de Mandela. Yo so­lo que­ría ha­cer bien mi tra­ba­jo, pe­ro me en­con­tré con un lu­gar don­de se vi­vía una vio­len­cia ab­sur­da y en don­de co­men­za­ban a su­ce­der acon­te­ci­mien­tos con­mo­ve­do­res, so­bre to­do en lo que con­cier­ne a Mandela. Me to­có cu­brir su sa­li­da de la cár­cel y el día des­pués, en su pri­me­ra rue­da de prensa, su­pe con to­tal cla­ri­dad que es­ta­ba en pre­sen­cia del lí­der po­lí­ti­co más gran­de que ha­bía co­no­ci­do o que co­no­ce­ría en mi vi­da.

¿Qué le vio?

So­bre to­do, un in­te­rés ge­nuino de an­te­po­ner el bien co­lec­ti­vo por en­ci­ma del bien in­di­vi­dual o par­ti­dis­ta. To­do pa­ra bus­car la paz y evi­tar la vio­len­cia.

¿Y cuán­do fue la pri­me­ra vez que ha­bla­ron?

Apro­xi­ma­da­men­te un año des­pués hi­ce mi pri­me­ra en­tre­vis­ta for­mal con él. Se­guí ha­cien­do re­por­ta­jes so­bre la vio­len­cia y so­bre có­mo se da­ba el pro­ce­so de ne­go­cia­ción, es­to me obli­ga­ba a con­sul­tar­lo y él ac­ce­día afa­ble. Yo in­ves­ti­gué mu­cho so­bre có­mo los de­re­chis­tas y la in­te­li­gen­cia mi­li­tar es­ta­ban ma­ni­pu­lan­do la vio­len­cia –es de­cir, ge­ne­ran­do más vio­len­cia– en los ba­rrios ne­gros, con el fin de en­tor­pe­cer los diá­lo­gos. Hi­ce al­gu­nos pro­gra­mas ra­dia­les y un do­cu­men­tal pa­ra la BBC so­bre es­te te­ma. Es­to le lla­mó la aten­ción a Mandela y ge­ne­ró que ca­da vez se alar­ga­ran más nues­tras con­ver­sa­cio­nes y en­tre­vis­tas. In­clu­so, en oca­sio­nes me in­vi­ta­ba a ce­nar a su ca­sa. Lue­go ya nos man­tu­vi­mos muy en con­tac­to por el pro­ce­so del li­bro.

¿Cuál fue su ob­je­ti­vo con el li­bro? He oí­do que no le gus­ta que se di­ga que es una bio­gra­fía.

Lo que qui­se fue re­tra­tar la pa­cí­fi­ca trans­fe­ren­cia del apartheid a la de­mo­cra­cia. Un li­bro que con­ta­ra có­mo un hé­roe de car­ne y hue­so ha­bía con­ven­ci­do a un pueblo de que en lu­gar de una ven­gan­za, ca­si jus­ti­fi­ca­da, el me­jor ca­mino era el per­dón y la re­con­ci­lia­ción.

¿Apar­te del rugby, que fue ca­si un pre­tex­to, cuá­les fue­ron las ver­da­de­ras ra­zo­nes pa­ra que Mandela lo­gra­ra im­pul­sar la re­con­ci­lia­ción en Su­dá­fri­ca?

El acier­to de­fi­ni­ti­vo de Mandela fue dar­se cuen­ta de que de­bía co­no­cer y com­pren­der a sus enemi­gos. Él te­nía to­das las ra­zo­nes pa­ra odiar­los, pe­ro se dio cuen­ta de que, en reali­dad, que seas de de­re­cha o de iz­quier­da, na­cio­na­lis­ta o se­pa­ra­tis­ta, no es más que una ca­sua­li­dad que obe­de­ce a cir­cuns­tan­cias de la vi­da. Mandela su­po com­pren­der que la iden­ti­dad po­lí­ti­ca es una ves­ti­men­ta y que por den­tro to­dos so­mos se­res hu­ma­nos. Así, ge­ne­ró es­ce­na­rios pa­ra dia­lo­gar des­de la igual­dad y evi­tó des­hu­ma­ni­zar. Des­hu­ma­ni­zar es fi­nal­men­te lo que te da li­cen­cia pa­ra ma­tar, pe­ro Mandela lo­gró hu­ma­ni­zar, es­car­bar y en­con­trar lo me­jor de sus enemi­gos.

¿Qué en­se­ñan­zas de Su­dá­fri­ca cree que po­dría­mos traer al pro­ce­so de paz en Co­lom­bia?

No me gus­ta opi­nar so­bre un pro­ce­so del cual soy ajeno, pe­ro di­ría –y es­to cons­ti­tu­ye otro acier­to de Mandela– que en Su­dá­fri­ca en­ten­die­ron que es muy di­fí­cil lo­grar una jus­ti­cia per­fec­ta.

¿Hay que per­do­nar a los vic­ti­ma­rios?

Más que de per­do­nar, se tra­ta de ser prag­má­ti­cos, de en­ten­der los lí­mi­tes de lo po­si­ble. Bus­car la im­pla­ca­bi­li­dad de la jus­ti­cia pue­de con­du­cir a más vio­len­cia. Jun­tar jus­ti­cia y paz es un error: la jus­ti­cia no va a traer la paz. Un ejem­plo pue­de ser el co­mu­nis­mo del si­glo pa­sa­do: que­rían lo­grar una igual­dad per­fec­ta, ¡y hay que ver en lo que ter­mi­nó!

Us­ted es­tu­vo pre­sen­te en la ce­le­bra­ción de los acuer­dos de paz en Car­ta­ge­na. ¿Lo sor­pren­dió que triun­fa­ra el No en el ple­bis­ci­to?

No es con áni­mo de com­pa­rar cuál vio­len­cia fue peor, pe­ro en el conflicto de Ruan­da mu­rie­ron un mi­llón de per­so­nas en cien días. Des­pués de la am­nis­tía, los vic­ti­ma­rios re­gre­sa­ron a vi­vir en las al­deas con sus víc­ti­mas. La po­bla­ción víc­ti­ma en Ruan­da es su­ma­men­te po­bre, lu­cha por so­bre­vi­vir ca­da día y no te­nía tiem­po pa­ra po­ner­se a es­pe­rar una jus­ti­cia per­fec­ta, así que le di­je­ron “sí” al pro­ce­so de re­con­ci­lia­ción. Aho­ra: ¿quié­nes vo­ta­ron por el No en el ple­bis­ci­to en Co­lom­bia?

¿Y en Ruan­da tam­bién hu­bo ex­pe­rien­cias en las que uti­li­za­ron el de­por­te co­mo he­rra­mien­ta de re­con­ci­lia­ción?

Sí, el fút­bol. Fue im­pre­sio­nan­te. Pre­sen­cié par­ti­dos en los que ju­ga­ban vic­ti­ma­rios con­tras sus víc­ti­mas di­rec­tas que ge­ne­ra­ban un diá­lo­go en­tre ellos. Al fi­nal de un par­ti­do es­ta­ba tan sor­pren­di­do, qui­zás tan ner­vio­so, que les hi­ce las pre­gun­tas tí­pi­cas de un pe­rio­dis­ta de­por­ti­vo, so­bre los go­les y las ju­ga­das. Los ti­pos me de­cían: “¿En se­rio no se da cuen­ta de que eso es lo de me­nos?”.

¡Muy fut­bo­le­ro us­ted!

Mi pa­pá es un afi­cio­na­do fu­ri­bun­do del fút­bol y yo vi­ví en Ar­gen­ti­na en­tre los tres y los diez años. Im­po­si­ble no ser­lo.

¿Cuál es su equipo en Ar­gen­ti­na?

Ex­cur­sio­nis­tas, un equipo de se­gun­da de Ba­rra­cas. El hi­jo del por­te­ro de mi edi­fi­cio era el la­te­ral iz­quier­do y me lle­va­ba a la can­cha a ver los par­ti­dos

¿Quién va a ga­nar el mun­dial?

Es­pa­ña, sin du­da.

¿Real Ma­drid o Bar­ce­lo­na?

Soy hin­cha de Lio­nel Mes­si.

Pe­ro leí que us­ted di­jo que nun­ca que­ría vol­ver a en­tre­vis­tar­lo.

Cuan­do Mes­si pa­sa la lí­nea blanca del cam­po de jue­go no hay otro igual, pe­ro an­tes es co­mo si na­die estuviera en ca­sa.

¿Por qué sa­lió de El País, de Es­pa­ña?

An­to­nio Caño, el di­rec­tor del pe­rió­di­co es un fa­ná­ti­co del Real Ma­drid. Se­gu­ro no le gus­tó que yo fue­ra tan hin­cha de Mes­si [ri­sas].

Y aho­ra, la ver­dad…

¡De ver­dad! Es­cri­bí un ar­tícu­lo que ti­tu­lé “Mi re­li­gión es Lio­nel Mes­si”. Eso les ca­yó muy mal a los de El País, que son to­dos ma­dri­dis­tas.

Bueno, ya en se­rio...

Ya he ha­bla­do mu­cho so­bre es­te te­ma. In­clu­so pa­ra el pe­rió­di­co con el que cir­cu­la es­ta re­vis­ta. Pe­ro, en re­su­men, sien­to que tu­vi­mos di­fe­ren­cias fren­te al te­ma de Ca­ta­lu­ña y a la lí­nea edi­to­rial que asu­mió El País. No en cuan­to al te­ma de la se­pa­ra­ción, por­que yo, al igual que ellos, es­toy en desacuer­do. Pe­ro sí en el tor­pe ma­ne­jo que le dio el Par­ti­do Po­pu­lar a es­ta si­tua­ción. El ca­so fue que es­cri­bí un ar­tícu­lo pa­ra The Times, de Londres, ti­tu­la­do: “Pi­qué pre­si­den­te”, en el que ha­bla­ba de to­do es­to. Ese ar­tícu­lo ter­mi­nó hi­rien­do la sus­cep­ti­bi­li­dad de mu­chos en el dia­rio. Es in­creí­ble la preo­cu­pa­ción de Es­pa­ña an­te lo que el mun­do pien­sa de ellos. Al otro día re­ci­bí la car­ta de can­ce­la­ción de mi con­tra­to.

¿Y qué cree que hu­bie­ra he­cho Mandela si fue­ra pre­si­den­te de Es­pa­ña?

Hu­bie­ra pro­cla­ma­do un dis­cur­so en ca­ta­lán des­de la Pla­za San Jau­me. Ha­bría co­men­za­do ha­blan­do de que no hay na­da co­mo un buen pan tu­ma­ca con ja­món se­rrano acom­pa­ña­do de unas ca­ñas muy frías. Ha­bría ala­ba­do el fút­bol del Bar­ce­lo­na y hu­bie­ra di­cho que tra­ba­jan­do en equipo con los es­pa­ño­les del Real Ma­drid no ha­bría du­da de que Es­pa­ña ga­na­ría el mun­dial de Ru­sia. Así, to­dos con­ten­tos.

Us­ted cri­ti­có a Ja­mes por no to­mar una po­si­ción con­cre­ta fren­te al pro­ce­so de paz de Co­lom­bia.

Ya sa­be lo que pien­so so­bre la in­fluen­cia que pue­de te­ner un de­por­tis­ta o el de­por­te en la so­cie­dad. Pe­ro eso ya pa­só. Te pi­do per­dón, Ja­mes.

Fi­nal­men­te, ¿có­mo le fue por Co­lom­bia?

Me gus­ta mu­cho ve­nir a Co­lom­bia, ten­go mu­chos ami­gos y es­toy se­gu­ro de que van a po­der cum­plir el pro­pó­si­to que tie­nen co­mo país de al­can­zar la paz. Ha si­do muy ins­pi­ra­dor ver el tra­ba­jo de la Fun­da­ción Tiem­po de Jue­go por­que sien­to que es una prue­ba de que los co­lom­bia­nos, y so­bre to­do los jó­ve­nes, ya no se que­jan, sino que to­man el des­tino en sus ma­nos y se or­ga­ni­zan pa­ra crear un mun­do me­jor; en es­te ca­so un ba­rrio me­jor. Así se em­pie­za.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.