LOS HI­LOS IN­VI­SI­BLES

Bocas - - EL VEREDICTO DE NINA - POR NI­NA GAR­CÍA

Es­cri­bo es­ta pri­me­ra co­lum­na del año ho­ras des­pués de ha­ber vis­to la ex­traor­di­na­ria pe­lí­cu­la Phan­tom Th­read (El hi­lo in­vi­si­ble), di­ri­gi­da por Paul Tho­mas An­der­son y pro­ta­go­ni­za­da por el siem­pre per­fec­to Da­niel Day-le­wis. En es­ta pro­duc­ción, que com­pi­te en los pre­mios Ós­car, el ac­tor bri­tá­ni­co da vi­da a un di­se­ña­dor de al­ta cos­tu­ra lla­ma­do Rey­nolds Wood­cock: un mo­dis­to que a me­dia­dos de los años cin­cuen­ta ves­tía a la flor y na­ta de la al­ta so­cie­dad lon­di­nen­se y eu­ro­pea.

Ver es­ta pe­lí­cu­la fue pen­sar en Char­les Ja­mes, en Cris­tó­bal Balenciaga y en to­dos los di­se­ña­do­res que ha­bi­ta­ron ta­lle­res ex­clu­si­vos don­de se pro­du­cía ma­gia con los te­ji­dos y los bor­da­dos, con la for­ma y los dra­pea­dos. Un uni­ver­so cre­pus­cu­lar que pa­só por una pro­fun­da cri­sis a fi­na­les de la dé­ca­da de 1960, cuan­do los mo­vi­mien­tos ju­ve­ni­les que agi­ta­ron Eu­ro­pa le pu­sie­ron fe­cha de ca­du­ci­dad a un ofi­cio al que, de re­pen­te, se le ha­bía col­ga­do la eti­que­ta de old fas­hio­ned. Dos fe­chas nos con­fir­man es­te pe­río­do de tur­bu­len­cias: en 1966 el siem­pre avis­pa­do Yves Saint Lau­rent abrió su pri­me­ra tien­da de ready-to-wear (prêt-à-por­ter), que bau­ti­zó co­mo Ri­ve Gau­che, y en 1968 el es­pa­ñol Cris­tó­bal Balenciaga –con­si­de­ra­do el Pi­cas­so de la mo­da– ce­rró su ate­lier de Pa­rís y pu­so pun­to fi­nal a una tra­yec­to­ria bri­llan­te que es­ta­ba ha­cien­do so­ñar a una Eu­ro­pa que se es­ta­ba re­cu­pe­ran­do de las he­ri­das de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial.

Avan­ce­mos el re­loj y si­tué­mo­nos en enero de 2018. Si ha­ce­mos zoom en Goo­gle Maps po­de­mos ir a uno de los sa­lo­nes del Hô­tel Sa­lo­mon de Roths­child, en Pa­rís. Allí, Pier­pao­lo Pic­cio­li, el di­se­ña­dor de Va­len­tino, pre­sen­tó una co­lec­ción de al­ta cos­tu­ra que nos de­jó a to­dos sin res­pi­ra­ción: el ita­liano, de ma­ne­ra cla­ra, qui­so ha­cer­le un ho­me­na­je al uni­ver­so que ha­bi­ta­ba en la pe­lí­cu­la de Tho­mas An­der­son y, mo­de­lo tras mo­de­lo, pre­sen­tó una co­lec­ción de al­ta cos­tu­ra pen­sa­da pa­ra la épo­ca de Ins­ta­gram. Sus di­se­ños iban y ve­nían en­tre el gran dra­ma de me­dia­dos del si­glo XX, el mi­ni­ma­lis­mo de los no­ven­ta y el street sty­le de la era di­gi­tal. En la no­ta de prensa de es­ta co­lec­ción leí que ca­da ves­ti­do lle­va­ba el nom­bre de uno de los tra­ba­ja­do­res del ate­lier de Va­len­tino en Ita­lia y al pre­gun­tar­le a Si­ri qué mú­si­ca se ha­bía uti­li­za­do du­ran­te el des­fi­le, re­ci­bí una res­pues­ta que ter­mi­nó de ce­rrar el círcu­lo: la ban­da so­no­ra de Phan­tom Th­read. ¡Bra­vo, Pier­pao­lo!

Ha­blan­do de mú­si­ca y de mo­da: los ami­gos y ami­gas que han leí­do mis co­lum­nas men­sua­les pa­ra es­ta re­vis­ta re­cor­da­rán que en re­pe­ti­das oca­sio­nes he ha­bla­do del cam­bio de di­se­ña­do­res que han ex­pe­ri­men­ta­do la ma­yo­ría de las ca­sas de mo­da uti­li­zan­do la me­tá­fo­ra del jue­go de las si­llas mu­si­ca­les. Pues bien, du­ran­te la Se­ma­na de la Al­ta Cos­tu­ra de Pa­rís pu­di­mos ver el ex­tra­or­di­na­rio de­but de Cla­re Waight Ke­ller –an­tes en Ch­loé– pa­ra Gi­venchy con una co­lec­ción muy pre­ci­sa, que su­po via­jar en­tre pa­sa­do y fu­tu­ro con mu­cha sen­si­bi­li­dad… ¡Y dra­ma!

De he­cho, el jue­go de las si­llas mu­si­ca­les so­nó con mu­cha fuer­za du­ran­te esa se­ma­na. Fue LVMH, el gi­gan­te del lu­jo fran­cés, quien nos sor­pren­dió a to­dos con el anun­cio de que el en­fant te­rri­ble He­di Sli­ma­ne –que re­vo­lu­cio­nó ha­ce unos años la ca­sa YSL, pro­pie­dad de Ke­ring, el ri­val de LVMH– to­ma­ría las rien­das de una de mis mar­cas fa­vo­ri­tas: Cé­li­ne. La ver­dad es que es­ta­mos to­dos ex­pec­tan­tes so­bre qué ti­po de cam­bio lle­va­rá el crea­dor fran­cés a una mai­son co­no­ci­da por su mi­ni­ma­lis­mo y por tras­la­dar a sus pren­das una cier­ta ac­ti­tud in­te­lec­tual. Ade­más, dos se­ma­nas an­tes, el bri­tá­ni­co Kim Jones anun­ció su sa­li­da de Louis Vuit­ton y de­jó abier­ta la puer­ta –se­gún al­gu­nos ru­mo­res– pa­ra su fi­cha­je en Bur­berry, una mar­ca que se que­dó sin di­rec­tor crea­ti­vo cuan­do se mar­chó Ch­ris­top­her Bai­ley. A es­tas sa­li­das ha­bría que su­mar­les la de Ni­co­la For­mi­chet­ti –al­gu­nos lo re­cor­da­rán por ha­ber si­do el es­ti­lis­ta de la Lady Ga­ga más radical en la al­fom­bra ro­ja–, de Die­sel, la de Da­vid Ko­ma, de Mu­gler y la de Jo­nat­han Saun­ders, de DVF.

Con to­dos es­tos cam­bios no hay nin­gu­na du­da de que le ten­dré que dar la ra­zón a mi ma­ri­do: en mi mun­do no nos po­de­mos abu­rrir. Es cier­to: el gen del cam­bio es­tá ins­cri­to en el ADN de la mo­da, de la mis­ma ma­ne­ra en la que Balenciaga, o el mis­mo Da­niel Day-le­wis, es­con­dían men­sa­jes ocul­tos en las cos­tu­ras de sus ves­ti­dos. En­tre de­da­les y agu­jas el dra­ma, las in­tri­gas y las sor­pre­sas nun­ca de­ja­rán de aban­do­nar las ha­bi­ta­cio­nes de las ca­sas de mo­da. ¡La aven­tu­ra con­ti­núa! Nos lee­mos en un mes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.