A LOS ELEC­TO­RES

BO­GO­TÁ, FE­BRE­RO 2018

Bocas - - CARTA ABIERTA -

Que­dan me­nos de tres se­ma­nas pa­ra una de las elec­cio­nes más im­por­tan­tes en la his­to­ria de­mo­crá­ti­ca de Co­lom­bia.

El pró­xi­mo do­min­go 11 de mar­zo se­rán ha­bi­li­ta­das las me­sas pa­ra ele­gir el Con­gre­so que tra­ba­ja­rá des­de el 20 de julio de 2018 has­ta el 20 de julio de 2022 y no es al­go de po­ca im­por­tan­cia. El Se­na­do y la Cá­ma­ra de Re­pre­sen­tan­tes tie­nen cua­tro fun­cio­nes cru­cia­les: pro­po­ner re­for­mas a la Cons­ti­tu­ción, ela­bo­rar las le­yes que ri­gen la vi­da dia­ria de los co­lom­bia­nos, vi­gi­lar la ac­tua­ción de los fun­cio­na­rios del go­bierno e in­ves­ti­gar y juz­gar a al­gu­nas de las fi­gu­ras po­lí­ti­cas más im­por­tan­tes del país, co­mo los ma­gis­tra­dos de las cor­tes, los fis­ca­les e, in­clu­so, al pre­si­den­te.

En po­cas pa­la­bras, los se­na­do­res y re­pre­sen­tan­tes que sean ele­gi­dos en unas se­ma­nas se­rán el pul­so de la vi­da po­lí­ti­ca du­ran­te los pró­xi­mos cua­tro años y, ade­más, ten­drán el po­der de for­ta­le­cer, o de ha­cer­le con­tra­pe­so, a las de­ci­sio­nes del pró­xi­mo go­bierno.

El Con­gre­so que se­rá ele­gi­do va a te­ner re­tos im­por­tan­tí­si­mos: la con­so­li­da­ción de las po­lí­ti­cas de paz y de pos­con­flic­to, la re­for­ma pen­sio­nal y la in­ves­ti­ga­ción de ca­sos co­mo el del lla­ma­do Car­tel de la To­ga. Y, so­bre to­do, ten­drán la enor­me res­pon­sa­bi­li­dad de des­mar­car­se del cán­cer de la co­rrup­ción.

Des­de BOCAS, que­re­mos ha­cer­les un lla­ma­do a to­dos y ca­da uno de los 36’024.467 elec­to­res ha­bi­li­ta­dos que hay en Co­lom­bia pa­ra que sal­gan a vo­tar. Por eso, en es­ta car­ta abier­ta, re­cor­da­mos al­gu­nas de las ra­zo­nes por las que es im­por­tan­tí­si­mo lle­nar el tar­je­tón con ar­gu­men­tos y, so­bre to­do, con mu­cha con­cien­cia.

Pa­ra em­pe­zar, hay que en­ten­der que el do­min­go 11 de mar­zo se ele­gi­rán en­tre 268 y 278 pues­tos en el Con­gre­so: en­tre 102 y 107 pa­ra el Se­na­do y en­tre 166 y 171 pa­ra la Cá­ma­ra de Re­pre­sen­tan­tes. El nú­me­ro pue­de va­riar por­que en los Acuer­dos de Paz se es­ta­ble­cie­ron mí­ni­mo cin­co cu­ru­les en Se­na­do y cin­co en Cá­ma­ra pa­ra el nue­vo par­ti­do de las Farc; en­ton­ces, si ellos no lo­gran so­bre­pa­sar el um­bral –la can­ti­dad de vo­tos mí­ni­mos que de­be sa­car un par­ti­do po­lí­ti­co pa­ra po­der as­pi­rar a te­ner pues­tos en el Con­gre­so– se crea­rán cu­ru­les adi­cio­na­les pa­ra ellos.

Aho­ra, ¿quié­nes es­ta­rán en el tar­je­tón? En to­tal 2.736 can­di­da­tos se ins­cri­bie­ron an­te la Re­gis­tra­du­ría: 943 as­pi­ran a una cu­rul en el Se­na­do y 1.793 a una en la Cá­ma­ra de Re­pre­sen­tan­tes. Sin em­bar­go, a prin­ci­pios de fe­bre­ro la Co­mi­sión Na­cio­nal Elec­to­ral ha­bía re­ci­bi­do 81 pe­ti­cio­nes pa­ra re­vo­car ins­crip­cio­nes de can­di­da­tos con in­ha­bi­li­da­des. ¡81! La Fis­ca­lía, in­clu­so, lla­mó a 15 can­di­da­tos que ha­bían si­do con­de­na­dos pre­via­men­te por de­li­tos que no tie­nen na­da que ver con el ejer­ci­cio de la po­lí­ti­ca.

Gra­cias a ci­fras co­mo las an­te­rio­res no sor­pren­de que el Con­gre­so ten­ga un des­pres­ti­gio que al­can­za ca­si 70 %. De he­cho, po­dría con­ti­nuar así: mu­chos de los can­di­da­tos que se pre­sen­ta­ron son ac­tual­men­te con­gre­sis­tas y, de la mis­ma ma­ne­ra, abun­dan fa­mi­lia­res de re­pre­sen­tan­tes in­ha­bi­li­ta­dos o acu­sa­dos por co­rrup­ción. Por eso se vuel­ve aún más im­por­tan­te vo­tar y, so­bre to­do, vo­tar cons­cien­te­men­te: pa­ra no pre­miar a al­guien que no lo me­rez­ca.

Ten­ga en cuen­ta tam­bién que sus vo­tos no so­lo sir­ven pa­ra ele­gir a los can­di­da­tos, sino tam­bién pa­ra de­ci­dir cuá­les par­ti­dos van a te­ner re­pre­sen­tan­tes. En es­te pun­to in­clu­so el vo­to en blan­co cuen­ta, pues ayu­da a su­bir el um­bral pa­ra ca­da uno de los par­ti­dos; y en ca­so de te­ner ma­yo­ría ab­so­lu­ta, se de­be­rían re­pe­tir las elec­cio­nes con nue­vos can­di­da­tos.

Un da­to lla­ma la aten­ción: más de 18 mi­llo­nes de los elec­to­res ha­bi­li­ta­dos pa­ra vo­tar el 11 de mar­zo, el 51,6 %, son mu­je­res. Sin em­bar­go, ellas ape­nas al­can­zan a ser el 30 % de los can­di­da­tos ins­cri­tos. ¿Fal­ta en el Con­gre­so una par­ti­ci­pa­ción más igua­li­ta­ria de la mu­jer?

Tam­bién hay que ha­cer una crí­ti­ca: ha­ce cua­tro años, cuan­do se eli­gió el con­gre­so 2014-2018, so­lo vo­ta­ron 14’300.000 per­so­nas; es de­cir, el 43 % de quie­nes es­ta­ban ha­bi­li­ta­dos pa­ra vo­tar. ¿Quié­nes fal­ta­ron? Mien­tras en ca­si to­dos los de­par­ta­men­tos vo­ta­ron al­re­de­dor del 50 % de las per­so­nas ins­cri­tas, en Bo­go­tá, Va­lle del Cau­ca y An­tio­quia ape­nas un po­co más del 35 % fue­ron los que hi­cie­ron la ta­rea.

Ade­más, se­gún la Mi­sión de Ob­ser­va­ción Elec­to­ral, aun­que los ries­gos de frau­de y vio­len­cia de es­tas elec­cio­nes son los me­no­res en to­da la his­to­ria, aún per­sis­ten 170 mu­ni­ci­pios –en don­de es­tán in­clui­das va­rias ciu­da­des ca­pi­ta­les– con po­si­bi­li­da­des de que se pre­sen­ten de­li­tos elec­to­ra­les, co­mo compra de vo­tos o coac­ción por me­dio de la vio­len­cia. Por eso, es im­por­tan­tí­si­mo an­ti­ci­par­se a es­tos pro­ble­mas y de­nun­ciar.

No hay na­da peor que in­ten­tar con­sul­tar a úl­ti­ma ho­ra dón­de es su pues­to de vo­ta­ción, lle­gar co­rrien­do a las ur­nas y no sa­ber qué ha­cer cuan­do ten­ga el tar­je­tón en­tre las ma­nos. Por eso, no se le ol­vi­de bus­car con tiem­po en la pá­gi­na de la Re­gis­tra­du­ría dón­de es­tá ins­cri­ta su cé­du­la y de te­ner cla­ro el par­ti­do y el nú­me­ro del can­di­da­to por el que quie­re vo­tar.

Fi­nal­men­te, no se de­je lle­var por las ca­de­nas de What­sapp, ni por las no­ti­cias fal­sas que so­lo in­ten­tan des­in­for­mar.

Por eso, lo in­vi­ta­mos a in­ves­ti­gar: bus­que en­tre­vis­tas en las que los can­di­da­tos ex­pli­quen sus pro­pues­tas y ave­ri­güe us­ted mis­mo en los ar­chi­vos de no­ti­cias si es­tán sal­pi­ca­dos por al­gún es­cán­da­lo o si se re­la­cio­nan con fi­gu­ras in­ha­bi­li­ta­das por co­rrup­ción o por ma­los ma­ne­jos po­lí­ti­cos.

Y, so­bre to­do, no se le ol­vi­de sa­lir a vo­tar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.