CAR­TA ABIER­TA

Bocas - - SUMARIO -

Es­ti­ma­do se­ñor Zuc­ker­berg:

Ha­ce 13 años us­ted tu­vo una idea ge­nial. Gra­cias a Fa­ce­book hoy po­de­mos reencontrarnos con ami­gos per­di­dos y for­ta­le­cer amis­ta­des le­ja­nas: su in­ven­to nos per­mi­te ce­le­brar en tiem­po real el ma­tri­mo­nio de un vie­jo ami­go, emo­cio­nar­nos por las fo­tos del via­je de un pri­mo le­jano y man­te­ner el con­tac­to con esas per­so­nas im­por­tan­tes que se fue­ron a vi­vir en otros paí­ses. In­clu­so, Fa­ce­book cam­bió la for­ma en que la gen­te se re­la­cio­na: en es­ta red so­cial es po­si­ble en­te­rar­se de si al­guien es­tá sol­te­ro o no, de cuá­les son sus si­tios fa­vo­ri­tos pa­ra ir a co­mer, de su edad, de su fe­cha de cum­plea­ños y has­ta de sus gus­tos mu­si­ca­les.

Y to­do eso fue po­si­ble gra­cias a us­ted.

Sin em­bar­go, en las úl­ti­mas se­ma­nas se pu­bli­có una in­ves­ti­ga­ción que re­ve­ló có­mo los da­tos de 50 mi­llo­nes de usua­rios de su red so­cial fue­ron usa­dos por Cambridge Analytica, una em­pre­sa con­sul­to­ra que es­tu­vo vin­cu­la­da a la cam­pa­ña de Do­nald Trump pa­ra la pre­si­den­cia de Es­ta­dos Uni­dos. Sí, la in­for­ma­ción de 50 mi­llo­nes de per­so­nas fue uti­li­za­da pa­ra crear una ba­se de da­tos que te­nía el ob­je­ti­vo de in­fluir en el vo­to de las per­so­nas. ¡Ho­rror!

Hoy Fa­ce­book cuen­ta con más de 2.000 mi­llo­nes de usua­rios y mu­chos de ellos han ex­pre­sa­do –y con ra­zón– gra­ves preo­cu­pa­cio­nes por la se­gu­ri­dad de su in­for­ma­ción. Por eso, se­ñor Zuc­ker­berg, que­re­mos di­ri­gir­le es­ta car­ta abier­ta pa­ra pre­gun­tar­le có­mo va a asu­mir las res­pon­sa­bi­li­da­des de se­gu­ri­dad y de con­fian­za que le co­rres­pon­den a us­ted co­mo un agen­te so­cial de ta­lla glo­bal.

Pa­ra em­pe­zar, de­be­mos de­cir­le que el es­cán­da­lo de Cambridge Analytica ge­ne­ró una grie­ta en­tre Fa­ce­book y sus usua­rios. In­clu­so Elon Musk, fun­da­dor de Tes­la y de Spa­cex, de­ci­dió eli­mi­nar su cuen­ta per­so­nal e in­vi­tó a sus se­gui­do­res a ha­cer lo mis­mo. ¿Te­ne­mos que lle­gar has­ta ese pun­to o se pue­de re­cu­pe­rar la con­fian­za?

Pa­ra vol­ver a cons­truir con­fian­za en es­ta red so­cial es ne­ce­sa­rio asu­mir el com­pro­mi­so de de­cir­les a los usua­rios qué da­tos guar­dan en sus ser­vi­do­res, qué ha­cen con ellos y có­mo se pue­den pro­te­ger las in­for­ma­cio­nes per­so­na­les que ma­ne­ja su com­pa­ñía. Pe­ro no se tra­ta de in­for­mar en la le­tra pe­que­ña de los con­tra­tos que to­dos los usua­rios acep­tan, la ma­yo­ría sin leer, cuan­do abren una cuen­ta: es ne­ce­sa­rio ha­cer gran­des cam­pa­ñas de co­mu­ni­ca­ción.

En no­viem­bre, por ejem­plo, un ar­tícu­lo de la BBC re­ve­ló que Fa­ce­book, pa­ra ca­da uno de sus usua­rios, guar­da de­ta­lles de re­co­no­ci­mien­to fa­cial, de los lu­ga­res del mun­do –y de la ciu­dad– des­de don­de se co­nec­tan a las cuen­tas e, in­clu­so, de ca­da uno de los per­fi­les y de las pá­gi­nas que vi­si­tan: un re­gis­tro de ca­da clic que ha­cen los usua­rios en la red so­cial. Su com­pa­ñía lo sa­be to­do de sus usua­rios: có­mo se ven, dón­de vi­ven y qué les gus­ta bus­car en in­ter­net. ¿Qué ha­cen us­te­des con se­me­jan­te can­ti­dad de in­for­ma­ción?

Su red fue crea­da ba­jo la pre­mi­sa de la “trans­pa­ren­cia ra­di­cal”, una fi­lo­so­fía ba­sa­da en la li­ber­tad de las per­so­nas pa­ra com­par­tir sus da­tos, sus fo­to­gra­fías y sus gus­tos con el fin de for­ta­le­cer las co­ne­xio­nes y co­no­cer­se del to­do: un mun­do utó­pi­co y op­ti­mis­ta ba­sa­do en los li­kes. ¿Pe­ro no le pa­re­ce que es­to es un ar­ma de do­ble fi­lo? Si Fa­ce­book les pi­de trans­pa­ren­cia a sus usua­rios, la red de­be­ría tam­bién ser trans­pa­ren­te y co­mu­ni­car­les a sus usua­rios có­mo usa to­da es­ta in­for­ma­ción y, so­bre to­do, có­mo la con­vier­te en un mo­de­lo de ne­go­cio.

So­mos cons­cien­tes de que la in­for­ma­ción in­vo­lu­cra­da en el es­cán­da­lo de Cambridge Analytica no la en­tre­gó di­rec­ta­men­te su com­pa­ñía, sino los mis­mos usua­rios que au­to­ri­za­ron a una apli­ca­ción que ofre­cía un di­ver­ti­do quiz de per­so­na­li­dad. Sin em­bar­go, ¿no de­be­rían us­te­des po­ner mu­chos más avi­sos de aler­ta pa­ra que las per­so­nas sean cons­cien­tes de las con­se­cuen­cias pro­fun­das de com­par­tir sus da­tos per­so­na­les con desa­rro­lla­do­res externos?

Lo más preo­cu­pan­te es que su com­pa­ñía se en­te­ró ha­ce tres años, en 2015, de es­ta fil­tra­ción; sin em­bar­go, nun­ca les in­for­ma­ron a los usua­rios afec­ta­dos. ¿De no ha­ber si­do por las in­ves­ti­ga­cio­nes de los dia­rios The Ob­ser­ver y The New York Ti­mes –que de­nun­cia­ron el epi­so­dio– us­te­des ha­brían he­cho pú­bli­ca es­ta in­for­ma­ción? ¿Le pa­re­ce jus­to ese si­len­cio? Y, so­bre to­do, ¿có­mo po­de­mos es­tar se­gu­ros de que us­te­des van a aler­tar a sus usua­rios si se pro­du­cen nue­vas fil­tra­cio­nes?

En el con­tex­to es­pe­cí­fi­co de Co­lom­bia, los su­ce­sos de Cambridge Analytica –que desem­bo­ca­ron in­di­rec­ta­men­te en la elec­ción de Do­nald Trump– no de­jan de ser preo­cu­pan­tes. Con 26 mi­llo­nes de usua­rios ac­ti­vos (ca­si el 95% de los co­lom­bia­nos con ac­ce­so a in­ter­net tie­nen un per­fil en es­ta red so­cial), Fa­ce­book se con­vier­te en un es­pa­cio es­tra­té­gi­co pa­ra las cam­pa­ñas pre­si­den­cia­les. Es in­ne­ga­ble que hoy Fa­ce­book es un ac­tor po­lí­ti­co: ¿có­mo van a ha­cer pa­ra que su red so­cial no se con­vier­ta en un vehícu­lo de cam­pa­ñas ba­sa­das en el mie­do y en las no­ti­cias fal­sas a fa­vor del me­jor pos­tor?

Por úl­ti­mo, es im­por­tan­te que ha­ya ac­cio­nes con­cre­tas pa­ra en­men­dar esa grie­ta que crea­ron con sus usua­rios: es cla­ve in­ves­ti­gar a to­das las apli­ca­cio­nes que han te­ni­do ac­ce­so a gran­des can­ti­da­des de in­for­ma­ción y ve­tar de la red a cual­quier desa­rro­lla­dor que no es­té de acuer­do con una au­di­to­ria ex­haus­ti­va. Y es­to no so­lo se de­be ha­cer en Fa­ce­book, sino tam­bién en What­sapp e Ins­ta­gram, tres de las re­des so­cia­les más usa­das en to­do el mun­do.

Ne­ce­si­ta­mos re­cu­pe­rar la con­fian­za –y al­go de la in­ti­mi­dad per­di­da–, se­ñor Zuc­ker­berg. Los da­tos de mi­llo­nes de usua­rios es­tán en sus ma­nos. Es­to sig­ni­fi­ca un gran po­der y una gran res­pon­sa­bi­li­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.