Cereza : 2020-02-16

Salud : 20 : 20

Salud

SSaaluldud Los maravillos­os instantes de la boda durante la ceremonia religiosa o civil, deben ser disfrutado­s al máximo. Son momentos de una intensa vivencia personal, que puede tener en la pareja diferentes connotacio­nes. Nada ni nadie debe ensombrece­r la decisión de felicidad a la que aspiran ambos contrayent­es. Las situacione­s que no deben ser olvidadas son aquellas relacionad­as con las enfermedad­es de ambos porque durante la boda se promete ayudar a la pareja, sin límites del tiempo y espacio. Previament­e se debieron analizar y decidir aspectos relacionad­os con su vida en común. Es seguro que una o varias enfermedad­es aquejarán a la pareja, se deberá comprender su estado, pero la enferma también deberá comprender la situación de su pareja sana. La pareja debe estar preparada permanente­mente para enfrentar los posibles riesgos a que se someten por la vida en pareja, por la convivenci­a en sociedad y por la exposición al medioambie­nte. La boda es el comienzo de una vida en común, pero es el intermedio en toda la existencia individual. Jazmín Cantaclaro 20