ME­NOS ‘DE­TOX’, MÁS CON­CIEN­CIA

SE­GU­RA­MEN­TE HA LEÍ­DO SO­BRE LAS DIE­TAS DESINTOXICANTES O HA HE­CHO AL­GU­NA. AQUÍ HA­BLA­MOS DE QUÉ ES UN PLAN DE­TOX O DE­PU­RA­TI­VO, SI ES RE­CO­MEN­DA­BLE Y POR QUÉ.

Cocina (Colombia) - - VIDA SALUDABLE / DETOX - Por Catalina Sán­chez Mon­to­ya, pe­rio­dis­ta es­pe­cia­lis­ta en Nutrición de la Uni­ver­si­dad de Bar­ce­lo­na / Ins­ta­gram: @La­cu­cha­ra­de­ca­ta*

ES RE­CU­RREN­TE PROPONERSE LA TA­REA TI­TÁ­NI­CA

de per­der pe­so en el pri­mer tri­mes­tre de ca­da año. Una de las ma­ne­ras más efec­ti­vas pa­ra lo­grar­lo es ha­cien­do die­ta y, da­dos los ex­ce­sos de las fies­tas y de las va­ca­cio­nes, lo más ló­gi­co —pa­ra mu­chos— es com­pen­sar la ‘gua­cha­fi­ta’ con un plan de des­in­to­xi­ca­ción.

Pe­ro sean ba­ti­dos ver­des, ayu­nos in­ter­mi­ten­tes, días de ‘so­lo lí­qui­dos’ y fru­tas o tés ‘má­gi­cos,’ es­te ti­po de re­gí­me­nes es­tric­tos to­da­vía ge­ne­ran po­lé­mi­ca des­de el pun­to de vis­ta mé­di­co. ¿Son úti­les? ¿Ca­da cuán­to ha­bría que se­guir un plan de­pu­ra­ti­vo? ¿Es cier­to que hay ali­men­tos que ayu­dan a lim­piar na­tu­ral­men­te el or­ga­nis­mo?

LOS PLA­NES DE DES­IN­TO­XI­CA­CIÓN

En teo­ría, es­tos pro­ce­sos de lim­pie­za per­mi­ten eli­mi­nar las to­xi­nas que se acu­mu­lan en el or­ga­nis­mo. Una de las cau­sas más fre­cuen­tes de la acu­mu­la­ción de to­xi­nas es una die­ta ba­sa­da en el ex­ce­so de azú­car re­fi­na­da, be­bi­das al­cohó­li­cas, gra­sas sa­tu­ra­das y ali­men­tos pro­ce­sa­dos.

Hay va­rios ti­pos, pe­ro den­tro de las más po­pu­la­res se en­cuen­tra la ju­go­te­ra­pia, por ejem­plo, que se tra­ta de con­su­mir úni­ca­men­te zu­mos de fru­tas o ver­du­ras du­ran­te uno o más días. Tam­bién está la mo­no­die­ta, es de­cir, con­su­mir du­ran­te cier­to tiem­po un so­lo ali­men­to (nor­mal­men­te, fru­tas diu­ré­ti­cas y an­ti­in­fla­ma­to­rias co­mo la pi­ña o la pa­pa­ya), o los ayu­nos de ho­ras o jor­na­das en­te­ras. La lis­ta de pla­nes pa­ra de­pu­rar es con­si­de­ra­ble.

El pro­ble­ma es que to­dos es­tos se ca­rac­te­ri­zan por res­tric­cio­nes ca­ló­ri­cas ex­tre­mas y por la eli­mi­na­ción de va­rios ali­men­tos con el pro­pó­si­to, jus­ta­men­te, de ‘des­in­to­xi­car.’ Sin em­bar­go, no se ha com­pro­ba­do cien­tí­fi­ca­men­te su fun­cio­na­li­dad, por lo que rea­li­zar es­te ti­po de die­tas po­dría in­clu­so traer más con­se­cuen­cias ne­ga­ti­vas que be­ne­fi­cios: no so­lo se es­ta­rían eli­mi­nan­do tor­tas, dul­ces, fri­tu­ras y he­la­dos, sino tam­bién pro­teí­nas, lác­teos, nue­ces y ce­rea­les. El cuer­po ne­ce­si­ta de to­dos los ma­cro­nu­trien­tes pa­ra fun­cio­nar co­rrec­ta­men­te y so­me­ter­lo a ayu­nos pro­lon­ga­dos o pla­nes muy es­tric­tos no es bue­na idea.

RE­VI­TA­LI­ZAR EL CUER­PO

¿Có­mo? Fa­ci­lí­si­mo ¡Con fru­tas, ver­du­ras, pro­teí­nas ma­gras y mu­chos lí­qui­dos! Lle­var un es­ti­lo de vi­da sa­lu­da­ble en el que se com­bi­nen há­bi­tos equi­li­bra­dos per­mi­ti­rá que el or­ga­nis­mo eli­mi­ne fá­cil­men­te las to­xi­nas. El se­cre­to de es­tos pla­nes no está en que sean ‘re­lám­pa­go,’ sino en pro­cu­rar que el 70 por cien­to de los ali­men­tos con­su­mi­dos sean na­tu­ra­les. La res­pues­ta está en el ba­lan­ce.

La acu­mu­la­ción de to­xi­nas se aso­cia con el con­su­mo en ex­ce­so de azú­car re­fi­na­da, al­cohol, gra­sas sa­tu­ra­das y ali­men­tos pro­ce­sa­dos.

¿CA­DA CUÁN­TO DE­BE­RÍAN HA­CER­SE LOS PLA­NES DEPURATIVOS?

Con mu­cha pru­den­cia y muy ex­cep­cio­nal­men­te. El cuer­po está di­se­ña­do pa­ra di­ge­rir, ab­sor­ber, me­ta­bo­li­zar y uti­li­zar los nu­trien­tes, así co­mo pa­ra eli­mi­nar los desechos. El in­tes­tino, el hí­ga­do y los ri­ño­nes son los ór­ga­nos en­car­ga­dos del pro­ce­so na­tu­ral de des­in­to­xi­ca­ción del or­ga­nis­mo. Cuan­do una per­so­na co­me ali­men­tos pro­ce­sa­dos en ex­ce­so, be­bi­das azu­ca­ra­das y gra­sas sa­tu­ra­das, el or­ga­nis­mo pue­de lle­gar a ne­ce­si­tar un em­pu­jón ex­tra pa­ra re­vi­ta­li­zar­se. La cla­ve está en có­mo ha­cer­lo.

DE­PU­RA­TI­VO NA­TU­RAL

Los ali­men­tos ri­cos en vi­ta­mi­nas, mi­ne­ra­les y nu­trien­tes po­seen tam­bién pro­pie­da­des na­tu­ral­men­te desintoxicantes. El acei­te de oli­va en ayu­nas, por ejem­plo, ac­ti­va el dre­na­je de los ca­na­les bi­lia­res. Tam­bién son diu­ré­ti­cos y depurativos ve­ge­ta­les co­mo el ka­le, la es­pi­na­ca, los es­pá­rra­gos y el apio, se­mi­llas co­mo las de chía y hier­bas co­mo el hi­no­jo y la man­za­ni­lla. In­cluir to­dos es­tos in­gre­dien­tes en las re­ce­tas, com­bi­na­dos con ce­rea­les in­te­gra­les y le­gum­bres per­mi­ti­rá que el or­ga­nis­mo se man­ten­ga en for­ma.

Una die­ta com­ple­ta y ba­lan­cea­da, lle­na de ma­cro­nu­trien­tes, es el me­jor plan de de­pu­ra­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.