Ron ar­te­sa­nal: he­ren­cia del Ca­ri­be La po­ten­cia de los Ri­be­ra del Due­ro

EN CO­LOM­BIA, TRES PRO­DUC­TOS AR­TE­SA­NA­LES SON HE­RE­DE­ROS DE ESA FUER­TE MEZ­CLA EN­TRE CA­RI­BE Y RON. UNA IN­VI­TA­CIÓN A DESCUBRIRLOS CON CU­RIO­SI­DAD Y SIN AFÁN.

Cocina (Colombia) - - MISE EN PLACE - Por Ma­ría Mer­ce­des Ja­ra­mi­llo Ar­qui­tec­ta, ur­ba­nis­ta y som­me­lier con ni­vel avan­za­do del Wi­ne & Spi­rits Edu­ca­tion Trust (WSET).

A ES­CA­SOS KI­LÓ­ME­TROS DE LA PLA­YA EN BAR-

ba­dos, en las on­du­la­cio­nes de al­gu­na de sus co­li­nas, se en­cuen­tra una ca­sa del año 1658, qui­zás la úni­ca mues­tra del es­ti­lo ja­co­bino que aún es­tá en pie de es­te la­do del mun­do: la Aba­día de San Ni­co­lás. La me­sa es­tá pues­ta, con una de las va­ji­llas de por­ce­la­na chi­na y ca­si pa­re­ce que se des­pren­die­ra al­gún olor de la co­ci­na, co­mo si fué­ra­mos in­vi­ta­dos es­pe­cia­les a un exó­ti­co al­muer­zo; pe­ro en cam­bio, a es­ca­sos me­tros de la ca­sa se en­cuen­tra una des­ti­le­ría ar­te­sa­nal con el alam­bi­que más her­mo­so que exis­ta en Amé­ri­ca. Se le lla­ma An­na­be­lle, y ha si­do es­pe­cí­fi­ca­men­te di­se­ña­do y fa­bri­ca­do para pro­du­cir un ron li­ge­ro pe­ro com­ple­jo, ya que con­ser­va mu­chos de los com­pues­tos pro­du­ci­dos por las le­va­du­ras du­ran­te la fer­men­ta­ción. Una vez des­ti­la­do, el al­cohol pro­du­ci­do por An­na­be­lle se dis­po­ne a en­ve­je­cer en ba­rri­cas de bour­bon de ro­ble ame­ri­cano usa­do.

Die­cio­cho años des­pués lo em­bo­te­llan, en una bo­te­lli­ta rec­tan­gu­lar nu­me­ra­da, y me en­cuen­tro de­gus­tán­do­lo en una tar­de fe­liz de agos­to. Con la na­riz re­no­va­da des­pués de va­rios días le­jos del pe­sa­do ai­re bo­go­tano, en­cuen­tro aro­mas de ca­ne­la y ca­ra­me­lo, y sa­bo­res de na­ran­jas amar­gas y fru­tos se­cos, con un fi­nal de ta­ba­co. A la al­tu­ra de los me­jo­res sin­gle-malt whis­kies de sus an­te­ce­so­res bri­tá­ni­cos, no hay co­mo un buen ron añe­jo ar­te­sa­nal. Y si ade­más se de­gus­ta al rit­mo del mo­vi­mien­to de las as­pas de un mo­lino de ca­ña de tres si­glos, con el océano en frente, ¿qué más pe­dir?

Pues pe­di­ría, jus­ta­men­te, po­der con­se­guir­los en Co­lom­bia, don­de de­sa­for­tu­na­da­men­te se­gui­mos sien­do tri­bu­ta­rios de un sis­te­ma mo­no­pó­li­co en la pro­duc­ción de des­ti­la­dos, en be­ne­fi­cio de los de­par­ta­men­tos. Y en el país del aguar­dien­te… po­co buen ron dis­po­ni­ble. So­bre to­do buen ron ar­te­sa­nal, co­mo aún se pro­du­ce en ma­yo­res can­ti­da­des en gran par­te del Ca­ri­be.

Afor­tu­na­da­men­te ya pue­den con­se­guir­se en Co­lom­bia los me­jo­res ro­nes que se es­tán pro­du­cien­do en el país, por­que du­ran­te mu­chos años es­tu­vie­ron des­ti­na­dos úni­ca­men­te al mer­ca­do de los paí­ses eu­ro­peos. Me re­fie­ro a Par­ce, por ejem­plo, que des­de ha­ce unos tres años es­tá con­quis­tan­do co­ra­zo­nes en el mer­ca­do es­ta­dou­ni­den­se con su es­pí­ri­tu ju­ve­nil; o a He­chi­ce­ra, que em­bru­jó a los bo­go­ta­nos y, por for­tu­na, ya se con­si­gue con ma­yor fa­ci­li­dad. Pe­ro sin du­da mi pre­fe­ri­do es el im­per­ti­nen­te Dictador, que des­cu­brí en Pa­rís. Digno de su nom­bre, su­po im­po­ner­se, contundentemente, co­mo el ron de mis afec­tos, trans­for­man­do para siem­pre mi per­cep­ción del buen ron, con su sa­bi­du­ría y ele­gan­cia, y sus ex­qui­si­tas no­tas de ese sol ca­ri­be­ño tan mu­si­cal. ¿Có­mo se lo­gra es­ta equi­li­bra­da sin­fo­nía? Exac­ta­men­te co­mo el ron de la Aba­día de San Ni­co­lás en Bar­ba­dos, el car­ta­ge­ne­ro Dictador ha­ce uso de ju­gos de las me­jo­res ca­ñas y de ba­rri­cas de ro­ble usa­do, don­de se ha pro­du­ci­do bour­bon, o je­rez, u opor­to. Y en­ve­je­ce en un sis­te­ma de so­le­ra en­tre 12 y 20 años.

Co­mo Par­ce, La He­chi­ce­ra o Dictador, un buen ron co­lom­biano y ar­te­sa­nal siem­pre vuel­ve a sus orí­ge­nes. Y co­mo ge­ne­ral­men­te se con­su­men fue­ra de Co­lom­bia, no es ra­ro re­cor­dar —a tra­vés de una bue­na co­pa— nues­tra tie­rra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.