Fic­ción en la fac­tu­ra­ción

So­lo un acuer­do que co­bi­je fi­nan­cia­mien­to elec­to­ral, lu­cha con­tra el nar­co­trá­fi­co y des­re­gu­la­ción po­dría ha­cer fac­ti­ble un au­men­to en el re­cau­do.

Dinero (Colombia) - - SUMARIO - Juan Ri­car­do Ortega

ES­TA PLA­GA DE IN­FOR­MA­LI­DAD/ ILE­GA­LI­DAD CO­BI­JA MU­CHOS SEC­TO­RES DE LA ECO­NO­MÍA, PAR­TI­CU­LAR­MEN­TE CO­MER­CIO Y AGRO.

Son mu­chos los re­tos que le es­pe­ran en ma­te­ria tri­bu­ta­ria al pró­xi­mo go­bierno de Co­lom­bia. Pe­ro cual­quier dis­cu­sión rea­lis­ta de­pen­de de com­ple­jas ne­go­cia­cio­nes en otros fren­tes. So­lo si lo­gran desa­rro­llar un diá­lo­go sin­ce­ro y cons­truir acuer­dos en­con­tra­rán el ca­mino a se­guir pa­ra ha­cer fac­ti­bles sus pro­me­sas: re­du­cir el ele­va­do im­pues­to a las em­pre­sas y au­men­tar el re­cau­do. Dos co­sas que van a ser di­fí­ci­les –más no im­po­si­bles– de al­can­zar si­mul­tá­nea­men­te. Co­mo es­to ja­más lo he­mos lo­gra­do, creo pue­de ser útil enun­ciar las in­có­mo­das con­ver­sa­cio­nes que el nue­vo go­bierno ne­ce­si­ta dar pa­ra ser exi­to­so. Co­mo es un te­ma ex­ten­so, lo es­cri­bi­ré en va­rias en­tre­gas. El or­den no obe­de­ce a su prio­ri­dad o se­cuen­cia. El pri­mer te­ma que tra­ta­ré es la fac­tu­ra­ción elec­tró­ni­ca, al­go de lo que se ha­bló am­plia­men­te du­ran­te la cam­pa­ña. Aquí es im­por­tan­te di­men­sio­nar el re­to, que es mu­cho más com­ple­jo que su in­ge­nie­ría. Su éxi­to o fra­ca­so va a de­pen­der de re­sol­ver di­fí­ci­les pro­ble­mas de se­gu­ri­dad y ex­tor­sión en los ba­rrios po­pu­la­res y en el cam­po. Me ex­pli­co: mu­chos pro­duc­to­res se­rios y bien in­ten­cio­na­dos se ven obli­ga­dos a ven­der a in­ter­me­dia­rios pa­ra que sus pro­duc­tos pue­dan es­tar dis­po­ni­bles en las tien­das. Nues­tras ciu­da­des tie­nen sec­to­res con mu­chí­si­ma po­bla­ción don­de el im­pe­rio de la Ley es po­bre, y en el cam­po la si­tua­ción es más com­ple­ja aún. Trans­por­ta­do­res, dis­tri­bui­do­res, tenderos y pa­na­de­ros se ven obli­ga­dos a pa­gar so­bor­nos a au­to­ri­da­des lo­ca­les o a gru­pos de “se­gu­ri­dad” fue­ra de la Ley. Por es­ta ra­zón mu­chí­si­mas em­pre­sas en­vían ‘pre­fac­tu­ras’ pa­ra que quien efec­ti­va­men­te com­pra y dis­po­ne del pro­duc­to di­ga pa­ra qué fe­chas y a qué RUT se ha­cen las fac­tu­ras. La reali­dad de las transac­cio­nes y la for­ma en que se re­gis­tran vi­ven di­vor­cia­das. La mer­can­cía se en­vía con un do­cu­men­to de re­mi­sión, co­mo si se re­ubi­ca­ran in­ven­ta­rios y no con un do­cu­men­to de trans­por­te te­rres­tre acom­pa­ña­do con la fac­tu­ra de ven­ta con la in­for­ma­ción real so­bre el com­pra­dor. ¿Por qué es­to es im­por­tan­te? Por­que mu­chí­si­ma gen­te re­gis­tra sus ven­tas mal y lo que se re­por­ta no es cier­to. Los dis­tri­bui­do­res, tal vez víc­ti­mas de pre­sio­nes que lo obli­gan a rea­li­zar pa­gos a cri­mi­na­les o co­rrup­tos, han op­ta­do por uti­li­zar RUT aje­nos pa­ra li­cuar los in­gre­sos en­tre va­rios pres­ta­nom­bres que no que­den obli­ga­dos a de­cla­rar o pa­gar im­pues­to de ren­ta. Una ver­da­de­ra fac­tu­ra elec­tró­ni­ca que sigue el mo­vi­mien­to de la mer­can­cía en tiem­po real des­nu­da es­tas prác­ti­cas y da­ría pie a in­ves­ti­ga­cio­nes de ca­rác­ter pe­nal y fis­cal que de­ja­rían a me­dio país mal pa­ra­do. Pa­ra que la fac­tu­ra elec­tró­ni­ca de ver­dad fun­cio­ne y au­men­te el re­cau­do en­tre 2% y 4% del PIB, la se­gu­ri­dad ciu­da­da­na de­be po­ner fin a las ex­tor­sio­nes que co­bran com­bos, pan­di­llas, ex­pa­ra­cos y ex­gue­rri­lle­ros. Y to­ca co­men­zar a po­ner­le co­to a la ma­si­va co­rrup­ción en la ges­tión de los mu­ni­ci­pios. Por ejem­plo, la re­gu­la­ción del In­vi­ma que le exi­ge a pa­na­de­rías pe­que­ñas, bal­do­sas por do­quier, por su­pues­tas ra­zo­nes sa­ni­ta­rias es in­ne­ce­sa­ria y da pie a pa­gos de has­ta $200.000 men­sua­les a fun­cio­na­rios co­rrup­tos de las se­cre­ta­rías de Sa­lud. La ga­na­de­ría o el chan­ce pa­de­cen la in­se­gu­ri­dad y la ex­tor­sión por par­te de gru­pos fue­ra de la ley. El sec­tor ga­na­de­ro es ab­so­lu­ta­men­te es­qui­zo­fré­ni­co. Va­cu­nan le­gal­men­te, una en­ti­dad del go­bierno les ven­de la va­cu­na, se co­no­ce el cen­so del ga­na­do, pe­ro el sec­tor es in­for­mal y ca­si to­do se ven­de sin pa­go de im­pues­tos de ren­ta cuan­do sus in­gre­sos es­tán por los $14 bi­llo­nes anua­les. En el Chan­ce la his­to­ria es aún más com­ple­ja: con ven­tas en­tre 30% y 50% en la ile­ga­li­dad y con pa­gos de so­bor­nos mi­llo­na­rios a múl­ti­ples go­ber­na­cio­nes, ¿se­rá que van a pa­gar los im­pues­tos de ley? Es­tas tam­bién son ci­fras con­si­de­ra­bles, ya que se es­ti­ma que lo que no se re­por­ta es­tá en­tre los $3 bi­llo­nes y $5 bi­llo­nes al año. Es­ta pla­ga de in­for­ma­li­dad/ile­ga­li­dad co­bi­ja mu­chos sec­to­res de la eco­no­mía, par­ti­cu­lar­men­te co­mer­cio y agro: las ven­tas de acei­tes re­fi­na­dos pro­du­ci­dos ile­gal­men­te y dis­tri­bui­dos en ba­rrios po­pu­la­res su­pera el bi­llón de pe­sos de ven­tas al año y las cen­tra­les de abas­tos tran­san más de $20 bi­llo­nes al año to­tal­men­te por fue­ra de la for­ma­li­dad. En es­ta reali­dad la fac­tu­ra elec­tró­ni­ca tie­ne co­mo obs­tácu­lo, no la tec­no­lo­gía o la vo­lun­tad del em­pre­sa­ria­do, sino la im­po­si­bi­li­dad de exis­tir en lo le­gal sin vi­vir ro­dea­do e in­ter­ac­tuan­do con lo in­for­mal/ile­gal que co­bi­ja la ma­yo­ría del te­rri­to­rio y sus ciu­da­da­nos. So­lo un gran acuer­do na­cio­nal, con un com­po­nen­te im­por­tan­te de per­dón y jus­ti­cia al­ter­na­ti­va po­dría ha­cer efec­ti­va una lu­cha con­tra la in­for­ma­li­dad y un au­men­to en el re­cau­do tri­bu­ta­rio. Mo­vi­das ais­la­das no van a ser efec­ti­vas por­que si al­guien tra­ta de cum­plir to­do bien so­lo que­da muy vul­ne­ra­ble.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.