DESAFÍOS Y MEN­SA­JES

Dinero (Colombia) - - EDITORIAL -

Epa­sa­das elec­cio­nes, que lo lle­van a con­ver­tir­se en el pre­si­den­te más jo­ven de la his­to­ria re­cien­te de Co­lom­bia, tran­qui­li­zó a em­pre­sa­rios e in­ver­sio­nis­tas y no ge­ne­ró ma­yo­res mo­vi­mien­tos en los mer­ca­dos, que ya ha­bían des­con­ta­do los efec­tos de su vic­to­ria. Sin em­bar­go, los re­tos ape­nas em­pie­zan pa­ra el nue­vo go­bierno: la prio­ri­dad es dar­le una nue­va di­ná­mi­ca a la eco­no­mía, que en los úl­ti­mos años en­fren­tó el ma­yor cho­que ex­terno de la his­to­ria re­cien­te, tras la des­tor­ci­da de los pre­cios del pe­tró­leo. Aun­que la ta­rea en el ma­ne­jo ma­cro fue des­ta­ca­da, pues el país, a pe­sar de la si­tua­ción no lle­gó a una re­ce­sión –co­mo sí la tu­vie­ron Bra­sil o Ecua­dor–, los desafíos pa­ra re­cu­pe­rar la di­ná­mi­ca per­sis­ten. Vol­ver a ta­sas de cre­ci­mien­to de más del 4% o5%, ge­ne­rar em­pleos for­ma­les de ca­li­dad; au­men­tar en los ín­di­ces de com­pe­ti­ti­vi­dad; rom­per la ba­ja di­ná­mi­ca que trae la pro­duc­ti­vi­dad en el país; apos­tar­le a la in­no­va­ción –no co­mo un es­lo­gan sino co­mo una es­tra­te­gia de cam­bio y trans­for­ma­ción pro­fun­dos–; di­ver­si­fi­car nues­tra ba­se pro­duc­ti­va y au­men­tar nues­tras ex­por­ta­cio­nes de pro­duc­tos de ma­yor va­lor agre­ga­do; dar­le im­pul­so a vic­to­rias tem­pra­nas en ma­te­ria agrí­co­la, tu­rís­ti­ca y de ser­vi­cios de ter­ce­ri­za­ción; in­ser­tar­nos en ca­de­nas de va­lor in­ter­na­cio­na­les pa­ra apro­ve­char la glo­ba­li­za­ción, aún en mo­men­tos de ten­sión pro­tec­cio­nis­ta, y con­so­li­dar una es­tra­te­gia pa­ra el pos­con­flic­to son ape­nas al­gu­nas de las ta­reas pen­dien­tes. Ya hay se­ña­les de un cam­bio en la ten­den­cia: el cre­ci­mien­to de la eco­no­mía en el pri­mer tri­mes­tre, que me­jo­ró los nú­me­ros de lo que se traía en 2017, y el re­pun­te de la con­fian­za de los con­su­mi­do­res –que en ma­yo se ubi­có en 8,9%, ra­ti­fi­can­do su re­cu­pe­ra­ción lue­go de un pe­rio­do di­fí­cil en­tre 2015 y 2017–, in­di­can la pro­xi­mi­dad de un nue­vo es­ce­na­rio. La ad­mi­nis­tra­ción Du­que ten­drá que dar­les im­pul­so a sec­to­res cla­ve en el cre­ci­mien­to co­mo vivienda o in­fra­es­truc­tu­ra, que hoy es­tán en ve­lo­ci­dad ba­ja. Los desafíos pa­ra el pró­xi­mo go­bierno no se­rán sen­ci­llos. Des­de el pun­to de vis­ta fis­cal, la re­la­ja­ción de las me­tas es­ta­ble­ci­das en la re­gla fis­cal le per­mi­te al go­bierno que en­tra un ma­yor mar­gen de ma­nio­bra que se su­ma al buen mo­men­to de los pre­cios de los com­mo­di­ties. Pe­ro no se pue­de de­ter­mi­nar cuán­to nos pue­de du­rar es­ta ‘mi­ni­bo­nan­za’ y si, ade­más, es­ta­ría­mos en ca­pa­ci­dad de en­fren­tar un cam­bio en los es­ce­na­rios in­ter­na­cio­na­les, hoy con una ten­sión ca­da vez ma­yor, que pue­da au­men­tar el costo del di­ne­ro. Con los ojos de las ca­li­fi­ca­do­ras

LA DE­SIG­NA­CIÓN DEL GA­BI­NE­TE SE­RÁ EL PRI­MER GRAN MEN­SA­JE DEL PRE­SI­DEN­TE ELEC­TO. DE­BE PRI­MAR EL CA­RÁC­TER TÉC­NI­CO Y UNA GRAN CA­PA­CI­DAD DE GES­TIÓN.

en­ci­ma, ex­pec­tan­tes por las re­for­mas que de­ci­da ade­lan­tar el nue­vo go­bierno des­pués de la re­la­ja­ción de la re­gla fis­cal, se­rá ne­ce­sa­rio no so­lo bus­car un ma­yor ni­vel de re­cur­sos –in­clui­da, por ejem­plo, una re­for­ma tri­bu­ta­ria tem­pra­na que ga­ran­ti­ce un re­cau­do ma­yor co­mo pro­por­ción del PIB–, sino tam­bién en­con­trar la fór­mu­la de re­du­cir cos­tos en un pre­su­pues­to de­ma­sia­do in­fle­xi­ble y bus­car una me­jor dis­tri­bu­ción de los re­cur­sos. Y, si de re­for­mas se tra­ta, se­rá una prue­ba de fue­go en el Con­gre­so, no so­lo pa­sar una tri­bu­ta­ria o la del Sis­te­ma Ge­ne­ral de Par­ti­ci­pa­cio­nes o has­ta una de re­ga­lías o la de sa­lud, sino tam­bién avan­zar en las dis­cu­sio­nes de la pen­sio­nal, sin to­car las pro­me­sas de cam­pa­ña de no au­men­tar la edad ni aca­bar la pen­sión de sus­ti­tu­ción. To­dos es­tos ca­mi­nos con­du­cen a uno de los ma­yo­res desafíos del país: re­du­cir la de­sigual­dad. Co­lom­bia ha te­ni­do en la his­to­ria re­cien­te una re­vo­lu­ción si­len­cio­sa, al au­men­tar el nú­me­ro de per­so­nas que han sa­li­do de la po­bre­za, pe­ro ello trae tam­bién gran­des res­pon­sa­bi­li­da­des pa­ra el Es­ta­do: cum­plir con las ex­pec­ta­ti­vas de toda es­ta po­bla­ción en ma­te­ria de em­pleo, sa­lud y edu­ca­ción se­rá –sin du­da al­gu­na– el ma­yor desafío no so­lo del go­bierno que en­tra sino de los que ven­drán. El país ape­nas va a te­ner un po­co más de un año de tre­gua elec­to­ral, an­tes de em­pe­zar en fir­me la cam­pa­ña por las al­cal­días, con­ce­jos, asam­bleas y go­ber­na­cio­nes, don­de las ten­sio­nes y la po­la­ri­za­ción se­gu­ra­men­te se exa­cer­ba­rán. Du­que ten­drá que man­dar un men­sa­je es­pe­ran­za­dor, de in­clu­sión y de go­bierno pa­ra to­dos – así ya al­gu­nos ha­yan co­lo­ni­za­do el te­rreno de­mo­crá­ti­co de la opo­si­ción– pa­ra ba­jar las ten­sio­nes en el país. Y ese pri­mer men­sa­je se­rá la con­for­ma­ción de su ga­bi­ne­te mi­nis­te­rial. Allí de­be pri­mar la ges­tión, el ca­rác­ter téc­ni­co y una gran ca­pa­ci­dad de eje­cu­ción pa­ra dar­le no so­lo un nue­vo ai­re a la eco­no­mía sino tam­bién a la di­rec­ción de los dis­tin­tos sec­to­res del país.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.