Al­ber­to Ca­rras­qui­lla

El debate con­tem­po­rá­neo sue­le pri­vi­le­giar la in­ci­vi­li­dad, lo cual tie­ne su ló­gi­ca. Sin em­bar­go, la in­ci­vi­li­dad tie­ne cos­tos.

Dinero (Colombia) - - SUMARIO -

Ci­vi­li­dad ren­ta­ble

LA CI­VI­LI­DAD EXI­GE ES­CU­CHAR, DES­DE LUE­GO, PE­RO TAM­BIÉN EXI­GE EN­TEN­DER LOS CI­MIEN­TOS Y LA AR­QUI­TEC­TU­RA DE UNOS AR­GU­MEN­TOS QUE NI SE COM­PAR­TEN, NI SE RES­PE­TAN.

Una pri­me­ra reac­ción a quien de­fien­de la no­ción de “ci­vi­li­dad” en ge­ne­ral, y a su pa­pel en el debate de­mo­crá­ti­co, en par­ti­cu­lar, po­dría ser de cáus­ti­ca pre­ven­ción, en el me­jor de los ca­sos, o de fran­ca hi­la­ri­dad, en el peor de ellos. Al fin y al ca­bo, con­tra el te­lón de fon­do de unos te­mas que lle­gan y se van de la agen­da re­le­van­te a ve­lo­ci­da­des ca­da vez más al­tas, de una es­tre­chez cre­cien­te de los ci­clos no­ti­cio­sos y de una con­ver­gen­cia ace­le­ra­da ha­cia el con­fort de las di­co­to­mías, po­co o na­da con­vie­ne per­der el tiem­po en los preám­bu­los y en ejer­cer ese mí­ni­mo res­pe­to por el ar­gu­men­to con­tra­rio, que con­sis­te en en­ten­der­lo. A quie­nes sien­ten que prac­ti­car la ci­vi­li­dad en el debate pú­bli­co es un cos­to que so­bre­pa­sa cual­quie­ra que fue­re su be­ne­fi­cio, pa­re­cie­ra asis­tir­les la ra­zón por dos mo­ti­vos prin­ci­pa­les. Pri­me­ro, por­que la ci­vi­li­dad es fá­cil­men­te in­ter­pre­ta­ble co­mo una manifestación de de­bi­li­dad y fla­que­za en ma­te­ria de con­vic­cio­nes, co­mo una acep­ción par­ti­cu­lar del co­lor gris, que es el me­nos desea­ble de to­dos los co­lo­res ex­hi­bi­dos en el ca­lor y el vér­ti­go de la pla­za pú­bli­ca con­tem­po­rá­nea. Allí se con­fun­den el blan­co y el ne­gro de las ex­clu­sio­nes con­tun­den­tes y el ad ho­mi­nem a flor de piel, con el tem­ple y el ca­rác­ter. La in­ci­vi­li­dad, en­ton­ces, re­du­ce cos­tos de transac­ción por­que se­ría una se­ñal in­me­dia­ta de una vir­tud –la fir­me­za de al­ma–, que es un va­lor que, al am­pa­ro de la ci­vi­li­dad, se co­se a un fue­go de­ma­sia­do len­to. Se­gun­do, la ci­vi­li­dad se­ría ex­ce­si­va­men­te one­ro­sa por­que es­tá ci­men­ta­da en una dua­li­dad cos­to­sa de car­gar pa­ra quien la ex­hi­be: el res­pe­to sin­ce­ro por el con­trin­can­te que de­fien­de unas ideas cu­yo con­te­ni­do sim­ple y lla­na­men­te no le me­re­cen el me­nor res­pe­to. La ci­vi­li­dad exi­ge es­cu­char, des­de lue­go, pe­ro tam­bién exi­ge en­ten­der los ci­mien­tos y la ar­qui­tec­tu­ra de unos ar­gu­men­tos que ni se com­par­ten, ni se res­pe­tan. Por flo­jos, por in­con­sis­ten­tes, e in­clu­so por con­tra­rios a los prin­ci­pios éti­cos de quien los es­tá de­ba­tien­do. Pues bien, hay ar­gu­men­tos en con­tra de la hi­pó­te­sis se­gún la cual el ejer­ci­cio de la ci­vi­li­dad es un cos­to in­jus­ti­fi­ca­do en el debate pú­bli­co y ra­zo­nes pa­ra de­fen­der­la, cual­quie­ra que sea es­te o aquel debate es­pe­cí­fi­co. Mi ar­gu­men­to cen­tral es que la ci­vi­li­dad cau­sa ma­yor con­fian­za ciu­da­da­na y que di­cha con­fian­za ge­ne­ra bie­nes­tar so­cial por vías tan di­fe­ren­tes co­mo el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co y la con­vi­ven­cia. Pe­ro va­mos por par­tes. Su­pon­ga­mos que fue­ra po­si­ble in­de­xar la ci­vi­li­dad in­he­ren­te en una de­ter­mi­na­da so­cie­dad a lo lar­go de una es­ca­la, por ejem­plo con va­lor ce­ro en el ex­tre­mo de la más ab­so­lu­ta in­ci­vi­li­dad y va­lor uno en el ex­tre­mo opues­to de la má­xi­ma ci­vi­li­dad. Más aun, su­pon­ga­mos que es­co­ge­mos dos paí­ses, uno con un al­to gra­do de ci­vi­li­dad y el otro con ba­jo gra­do de ci­vi­li­dad. Más aun, su­pon­ga­mos que las pre­fe­ren­cias de los ciu­da­da­nos que ha­bi­tan ca­da una de es­tas dos so­cie­da­des son prác­ti­ca­men­te idén­ti­cos: quie­ren bue­nos sis­te­mas de sa­lud, edu­ca­ción, ser­vi­cios pú­bli­cos, se­gu­ri­dad y un lar­go et­cé­te­ra. Pa­ra cons­truir la so­cie­dad que to­dos quie­ren, no hay ca­mi­nos fá­ci­les ni mo­dos úni­cos. Se ha­ce ca­mino al an­dar, co­mo di­ría Ma­cha­do. Los ciu­da­da­nos no son ho­mo­gé­neos en cuan­to a la ru­ta que con­si­de­ran más ade­cua­da, si bien quie­ren prác­ti­ca­men­te lo mis­mo. De­ba­tir es la co­lum­na ver­te­bral del “an­dar” de­mo­crá­ti­co, es eso que las de­mo­cra­cias ha­cen pa­ra tra­mi­tar las diferencias y, mu­cho más im­por­tan­te, pa­ra tomar las de­ci­sio­nes. Y el pun­to de fon­do es que la con­fian­za en­tre los ciu­da­da­nos lu­bri­ca la com­ple­jas bi­sa­gras de las diferencias ciu­da­da­nas, fa­ci­li­tan­do el co­mer­cio y la con­vi­ven­cia. Ca­be pre­gun­tar: ¿Se­rá que la ci­vi­li­dad pro­mue­ve o que la ci­vi­li­dad cas­ti­ga la con­fian­za ciu­da­da­na? En mi ca­so per­so­nal, con­fío mu­cho en quien es­cu­cha y en­tien­de mis ar­gu­men­tos, pa­ra lue­go desechar­los con sus­tan­cia. Des­con­fío del per­so­na­je que – des­de el púl­pi­to de turno– los des­pa­cha a pun­ta de ad­je­ti­vos. Con el atre­vi­mien­to que tie­ne ex­pan­dir con ba­se en lo per­so­nal, mu­cho me te­mo que al evi­tar los dos pre­sun­tos cos­tos de la ci­vi­li­dad, las so­cie­da­des ter­mi­nan en el pé­si­mo equi­li­brio de la des­con­fian­za.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.