LA LLA­MA­DA DE LA TRI­BU

Lo que pre­di­ca Var­gas Llo­sa so­bre la in­mi­nen­te bon­dad de un Es­ta­do pe­que­ño es em­pí­ri­ca­men­te fal­so.

Dinero (Colombia) - - OPINION - Juan Ri­car­do Or­te­ga

Var­gas Llo­sa en el li­bro que ti­tu­la es­ta co­lum­na de­di­ca su pro­sa a in­tro­du­cir­nos a las ideas y tex­tos clá­si­cos del pen­sa­mien­to li­be­ral. Nos de­vuel­ve al pa­sa­je­ro triun­fa­lis­mo del fin de la Gue­rra Fría, cuan­do el mun­do oc­ci­den­tal creía que sus va­lo­res li­be­ra­les eran la ver­dad re­ve­la­da que pre­va­le­ce­ría y que po­co a po­co se im­pon­dría en to­do el pla­ne­ta. La ma­yo­ría de los con­fe­sos li­be­ra­les que co­mul­ga­mos con Var­gas Llo­sa cre­ci­mos en un mun­do que pre­go­na­ba la au­to­de­ter­mi­na­ción de los in­di­vi­duos, la división de po­de­res, las elec­cio­nes li­bres, las li­ber­ta­des eco­nó­mi­cas, la li­ber­tad de aso­cia­ción y el de­re­cho a la crí­ti­ca co­mo el ca­mino a se­guir pa­ra su­pe­rar a los dic­ta­do­res o el ab­so­lu­tis­mo co­mu­nis­ta. Creía­mos en la li­ber­tad co­mo el prin­ci­pio fun­da­men­tal de una vi­da en so­cie­dad en­ca­mi­na­da a la pros­pe­ri­dad. Es­tos ca­si 30 años des­de el fin de la Gue­rra Fría han re­sul­ta­do muy dis­tin­tos a lo que se pro­nos­ti­có en aquel en­ton­ces: la ola de de­mo­cra­ti­za­ción no pre­va­le­ció. El mun­do es­tá atra­ve­san­do por una nue­va olea­da de cau­di­llis­mo y go­bier­nos to­ta­li­ta­rios. Par­te del pro­ble­ma es que los li­be­ra­les nos que­da­mos pa­si­vos an­te la fal­sa creen­cia de que te­nía­mos la ver­dad. Per­di­mos la pa­sión por apren­der ob­ser­van­do la reali­dad e ir gra­duan­do y co­rri­gien­do lo que de­ja­ba de fun­cio­nar: la adap­ta­bi­li­dad del ser hu­mano ha­ce que cual­quier mo­de­lo sea un blan­co mó­vil, cam­bian­te y dinámico que so­lo con­ti­nuas re­for­mas pue­den man­te­ner su esen­cia. De­sa­for­tu­na­da­men­te, la au­to­rre­gu­la­ción no ha si­do tan exi­to­sa y la pa­sión por el po­der y la ri­que­za han per­mi­ti­do car­te­les y monopolios que capturan go­bier­nos e im­po­nen sus in­tere­ses so­bre los de los de­más y los de la so­cie­dad co­mo un to­do. La re­tó­ri­ca no cua­dra con los he­chos. La in­for­ma­li­dad no dis­mi­nu­ye, la de­sigual­dad ha cre­ci­do a ni­ve­les sin pre­ce­den­te y las es­tra­te­gias de Stalin o Hitler pa­ra ma­ni­pu­lar ma­sas se es­tán vol­vien­do a usar sis­te­má­ti­ca­men­te. Las es­tra­te­gias elec­to­ra­les que usan nues­tras más bá­si­cas emo­cio­nes —co­mo el mie­do al fo­rá­neo o la in­ven­ción de ame­na­zas su­pues­ta­men­te in­mi­nen­tes— se han vuel­to fre­cuen­tes en las con­tien­das po­lí­ti­cas. Los psi­có­lo­gos ex­per­tos en com­por­ta­mien­to han de­mos­tra­do lo efec­ti­vas y fá­ci­les de

TO­DAS LAS NA­CIO­NES RI­CAS TIE­NEN ELE­VA­DAS TA­SAS DE TRI­BU­TA­CIÓN Y UN IM­POR­TAN­TE GAS­TO PÚ­BLI­CO ENFOCADO EN RE­DU­CIR LA DE­SIGUAL­DAD. PE­RO, SO­BRE TO­DO, TIE­NEN AGEN­CIAS PÚ­BLI­CAS GRAN­DES CON ENOR­ME CA­PA­CI­DAD DE GES­TIÓN.

ma­si­fi­car que son es­tas es­tra­te­gias, gra­cias a nues­tros ins­tin­tos bá­si­cos de so­bre­vi­ven­cia. Sus es­tu­dios mues­tran que men­ti­ras de es­te ti­po mar­can tan­to nues­tra me­mo­ria que, aun­que se co­rri­jan, la mi­tad de la gen­te si­gue cre­yen­do la men­ti­ra. Es­te opor­tu­nis­mo en la po­lí­ti­ca des­tru­ye la po­si­bi­li­dad de una con­tien­da don­de se com­pi­ta con ba­se en la efec­ti­vi­dad de las po­lí­ti­cas y la ca­li­dad de la ge­ren­cia de los ser­vi­cios al ciu­da­dano. Y se pres­ta pa­ra que mi­no­rías de ul­tra­po­de­ro­sos fi­nan­cien cam­pa­ñas pa­ra po­der in­fluir en la re­gu­la­ción o des­re­gu­la­ción que les con­vie­ne, de­bi­li­tar la in­de­pen­den­cia de la jus­ti­cia o po­ner a su ser­vi­cio a los me­dios de co­mu­ni­ca­ción. Por ejem­plo, lo que re­pi­te Var­gas Llo­sa so­bre la in­mi­nen­te bon­dad de un Es­ta­do pe­que­ño es em­pí­ri­ca­men­te fal­so. To­das las na­cio­nes ri­cas tie­nen ele­va­das ta­sas de tri­bu­ta­ción y un im­por­tan­te gas­to pú­bli­co enfocado en re­du­cir la de­sigual­dad. Pe­ro, so­bre to­do, tie­nen agen­cias pú­bli­cas gran­des con enor­me ca­pa­ci­dad de ges­tión. De he­cho, la li­te­ra­tu­ra aca­dé­mi­ca so­bre co­rrup­ción ha de­mos­tra­do am­plia­men­te que cuan­do el go­bierno es pe­que­ño la co­rrup­ción tien­de a ser ele­va­da. Tam­po­co es cier­to que re­du­cir im­pues­tos a quie­nes son más ri­cos au­men­ta la in­ver­sión y la ge­ne­ra­ción de em­pleos for­ma­les. Las pe­que­ñas y me­dia­nas em­pre­sas son las que ge­ne­ran los au­men­tos im­por­tan­tes en em­pleo. Pe­ro son víc­ti­mas de ex­tor­sión, so­bre­rre­gu­la­ción e im­pues­tos en­go­rro­sos. Y to­do eso las im­pul­sa a la in­for­ma­li­dad. Una so­cie­dad li­be­ral ne­ce­si­ta de re­for­mas con­ti­nuas gra­dua­les que se va­yan ajus­tan­do con ba­se en resultados. Es­to re­quie­re au­men­tar y dis­mi­nuir el ta­ma­ño del Es­ta­do co­mo un acor­deón se­gún las cir­cuns­tan­cias. El li­be­ra­lis­mo son unos prin­ci­pios rec­to­res con un mé­to­do, no una úni­ca fór­mu­la.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.