Por la de bron­ce

El ver­ti­gi­no­so cre­ci­mien­to de Ba­rran­qui­lla y la re­cu­pe­ra­ción eco­nó­mi­ca de Ca­li es­tán lle­van­do a es­tas dos ca­pi­ta­les a una gue­rra no de­cla­ra­da por el ter­cer pues­to de las ciu­da­des más im­por­tan­tes de Co­lom­bia. Re­por­ta­je.

Dinero (Colombia) - - CARÁTULA -

Al­gu­nos co­lom­bia­nos vie­nen di­cien­do des­de ha­ce un tiem­po que las per­so­nas que vi­ven en ‘tie­rra ca­lien­te’ sue­len tra­ba­jar me­nos, ser más pe­re­zo­sos y, co­mo si fue­ra po­co, afir­man que a los oriun­dos de es­tos te­rri­to­rios –de ma­ne­ra ge­ne­ral y pre­jui­cio­sa– no les gus­ta pa­gar las cuen­tas; un fe­nó­meno cla­si­fi­ca­do en me­dios de co­mu­ni­ca­ción co­mo ‘cul­tu­ra del no pa­go’. Sin em­bar­go, lo que es­tá pa­san­do por es­tos días con dos de las ciu­da­des más im­por­tan­tes del país – cu­yo pro­me­dio de tem­pe­ra­tu­ra al día es de 30 gra­dos– de­ja­ría a más de uno con la bo­ca abier­ta y pen­san­do muy dis­tin­to. Du­ran­te dé­ca­das se en­se­ñó en las es­cue­las y co­le­gios de Co­lom­bia un or­den teó­ri­co de las prin­ci­pa­les ciu­da­des del país en fun­ción de su po­bla­ción, eco­no­mía e im­por­tan­cia: Bo­go­tá, Me­de­llín, Ca­li y Ba­rran­qui­lla fue el lis­ta­do que se es­cri­bió por dé­ca­das en los cua­der­nos de los es­tu­dian­tes. Aun­que Bo­go­tá y Me­de­llín con­ti­núan con las me­da­llas de oro y pla­ta (res­pec­ti­va­men­te), al me­nos en lo que tie­ne que ver con po­bla­ción y pro­duc­ción eco­nó­mi­ca, la dis­tan­cia que en su mo­men­to hu­bo en­tre Ca­li y Ba­rran­qui­lla se ha re­du­ci­do en la se­gun­da dé­ca­da del si­glo XXI, de­bi­do a múl­ti­ples

fun­da­men­ta­les eco­nó­mi­cos, a la ex­ce­len­te po­si­ción geo­grá­fi­ca de las dos ur­bes y a vi­go­ro­sas ad­mi­nis­tra­cio­nes que le han im­pri­mi­do un nue­vo ai­re. Pa­ra ave­ri­guar lo que es­tá pa­san­do y tomar el pulso, Di­ne­ro via­jó a es­tas dos ciu­da­des pa­ra ha­blar con em­pre­sa­rios, go­bierno y ana­lis­tas pa­ra ver có­mo se es­tán con­vir­tien­do es­tas dos ca­pi­ta­les en las ni­ñas bo­ni­tas del país. Pe­ro an­tes de ver có­mo va es­ta sa­na lu­cha, es ne­ce­sa­rio acla­rar que bue­na par­te de la in­for­ma­ción eco­nó­mi­ca dis­po­ni­ble, in­clui­da la del Da­ne, mi­de y com­pa­ra va­rios indicadores eco­nó­mi­cos de­par­ta­men­ta­les, pe­ro no ha­ce lo mis­mo con las ca­pi­ta­les. Una ta­rea pen­dien­te en el Go­bierno. A pe­sar de ello, el Con­se­jo Pri­va­do de Com­pe­ti­ti­vi­dad (CPC) pre­sen­tó ha­ce po­co un com­ple­men­to a su ya tra­di­cio­nal Ín­di­ce De­par­ta­men­tal de Com­pe­ti­ti­vi­dad, y aho­ra es­tá re­vi­san­do el com­por­ta­mien­to de las ciu­da­des ca­pi­ta­les a tra­vés del Ín­di­ce de Com­pe­ti­ti­vi­dad de Ciu­da­des (ICC). Es­te nue­vo in­su­mo es­tá muy sin­to­ni­za­do con las ten­den­cias del co­mer­cio mun­dial, en don­de la lu­cha y la com­pe­ten­cia por la in­ver­sión, el ta­len­to y la ca­li­dad de vi­da ya no es en­tre paí­ses sino en­tre ciu­da­des. En el ca­so de Ba­rran­qui­lla, el CPC con­so­li­dó indicadores de com­pe­ti­ti­vi­dad jun­to con el mu­ni­ci­pio de So­le­dad, en don­de fun­cio­na el ae­ro­puer­to Er­nes­to Cor­tis­soz y una par­te im­por­tan­te de la in­dus­tria. Con Ca­li se hi­zo lo mis­mo, jun­tan­do a Yum­bo, don­de tam­bién tie­nen asien­to im­por­tan­tes em­pre­sas y fá­bri­cas. En es­te úl­ti­mo ca­so, el aná­li­sis del CPC no in­clu­yó los cen­tros de pro­duc­ción del nor­te del Va­lle y el mis­mo Cau­ca. Así las co­sas, ¿en qué es­tán es­tas dos ca­pi­ta­les? Un com­pa­ra­ti­vo de ci­fras eco­nó­mi­cas es un buen pri­mer ejer­ci­cio. El da­to con­so­li­da­do del ICC en­con­tró a Ca­li en el pues­to 6 y a Ba­rran­qui­lla en el 9. Sin em­bar­go, al ha­cer un zoom en los indicadores que ali­men­ta­ron es­te ran­king se en­cuen­tran da­tos in­tere­san­tes. Por ejem­plo, en cuan­to a con­di­cio­nes bá­si­cas, que in­clu­yen te­mas co­mo in­fraes­truc­tu­ra, ta­ma­ño de mer­ca­do, ins­ti­tu­cio­nes, edu­ca­ción, sa­lud y sos­te­ni­bi­li­dad am­bien­tal, Ba­rran­qui­lla que­dó en el pues­to 6, su­peran­do a Ca­li que que­dó de 11. Pe­ro en otra com­pe­ten­cia, la de la so­fis­ti­ca­cion e in­no­va­cion es Ca­li la que pi­ca ade­lan­te en el pues­to 3, mien­tras Ba­rran­qui­lla le si­gue muy cer­ca en el 5. El otro fac­tor de com­pe­ti­ti­vi­dad que ana­li­zó el CPC fue efi­cien­cia (edu­ca­ción su­pe­rior y efi­cien­cia de los mer­ca­dos), en ese ca­so la pe­lea es más in­ten­sa, pues Ca­li lo­gró el lu­gar 8 y Ba­rran­qui­lla el 9. Se tra­ta de indicadores que dan cuen­ta de las co­sas que es­tán pa­san­do en es­tas ciu­da­des. Por ello no es su­fi­cien­te con mi­rar el PIB de las dos ca­pi­ta­les. Si nos ba­sa­mos so­lo en es­te in­di­ca­dor ma­cro­eco­nó­mi­co, el área me­tro­po­li­ta­na de Ca­li es cer­ca de dos ve­ces el de Ba­rran­qui­lla o Bu­ca­ra­man­ga y 72,1% el de Me­de­llín. Allí hay una dis­tan­cia to­da­vía gran­de. En don­de no hay tan­ta di­fe­ren­cia es en el va­lor agre­ga­do per cá­pi­ta. En la ca­pi­tal del Atlán­ti­co es de $12,78 mi­llo­nes, mien­tras en Ca­li es de $15,70 mi­llo­nes. A con­ti­nua­ción otro da­to in­tere­san­te. Aun­que Ba­rran­qui­lla es ca­si la mi­tad en po­bla­ción y es­tá le­jos en PIB fren­te a Ca­li, otro es el asun­to si se re­vi­san los in­gre­sos e in­ver­sión pú­bli­ca de las dos ciu­da­des. La evo­lu­ción de in­gre­sos pú­bli­cos en la Are­no­sa es im­pre­sio­nan­te. En 2008 re­por­ta­ba in­gre­sos de $800.000 mi­llo­nes y la ma­yo­ría de es­tos eran em­bar­ga­dos por múl­ti­ples pro­ce­sos ju­rí­di­cos y de Ley 550 (in­sol­ven­cia). El pa­no­ra­ma cam­bió mu­cho, pues en 2017 a la ca­pi­tal del Atlán­ti­co ya in­gre­sa­ba cer­ca de $2,8 bi­llo­nes. En Ca­li, tam­bién pro­duc­to de la bue­na ges­tión del ac­tual al­cal­de, se vie­ne me­jo­ran­do es­ta ci­fra: en 1998 in­gre­sa­ba $800.000 mi­llo­nes, en 2008 cer­ca de $1,2 bi­llo­nes y en 2017 lle­gó a $3,6 bi­llo­nes. “Ba­rran­qui­lla tie­ne ca­si el mis­mo pre­su­pues­to de Ca­li, pe­ro te­ne­mos el do­ble de po­bla­ción”, con­fir­mó a Di­ne­ro el al­cal­de de la ciu­dad, Mau­ri­ce Ar­mi­ta­ge.

Ca­li quiere cre­cer al 6% an­tes de 2036, cuan­do la ciu­dad cum­pla 500 años.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.