Mer­ca­do laboral

¿Sa­la­rio mí­ni­mo cris­tiano?

Dinero (Colombia) - - Sumario - Iván Du­que Pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca

Ha­ce po­cos días el ex­pre­si­den­te y se­na­dor Ál­va­ro Uri­be ra­di­có en el Con­gre­so un pro­yec­to de ley que le otor­ga­ría al Pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca unas fa­cul­ta­des ex­tra­or­di­na­rias pa­ra de­cre­tar, por una so­la vez, un au­men­to del sa­la­rio mí­ni­mo le­gal (SML). La pro­pues­ta ge­ne­ró con­tro­ver­sia.

En pri­mer lu­gar, ese me­ca­nis­mo des­or­de­na­ría la ins­ti­tu­cio­na­li­dad vi­gen­te de ne­go­ciar en una me­sa de con­cer­ta­ción –in­te­gra­da por au­to­ri­da­des eco­nó­mi­cas y re­pre­sen­tan­tes de los tra­ba­ja­do­res y los em­pre­sa­rios–, una so­la vez ca­da año, el in­cre­men­to del SML pa­ra el si­guien­te, de acuer­do con el in­cre­men­to de la pro­duc­ti­vi­dad del año an­te­rior y la in­fla­ción cau­sa­da en ese pe­río­do y la es­pe­ra­da pa­ra el en­tran­te. Po­dría ocu­rrir que a al­gu­na fuer­za política se le ocu­rrie­ra vol­ver­lo per­ma­nen­te. En tal ca­so se co­rre­ría el ries­go de te­ner una ne­go­cia­ción del in­cre­men­to, o au­men­tos dis­cre­cio­na­les por la vía ad­mi­nis­tra­ti­va, de uno de los pre­cios más im­por­tan­tes de la economía más de una vez al año.

Co­mo la va­ria­ción del SML es la re­fe­ren­cia pa­ra ajus­tar una gran can­ti­dad de los pre­cios ad­mi­nis­tra­dos pa­ra otros bie­nes y ser­vi­cios, se in­cu­rri­ría en el pe­li­gro de ge­ne­rar un caos en la ope­ra­ción de su me­ca­nis­mo de for­ma­ción, que po­dría in­clu­so im­pul­sar una es­pi­ral in­fla­cio­na­ria de cos­tos en la economía.

En se­gun­do lu­gar, aun­que el in­cre­men­to ad­mi­nis­tra­ti­vo del SML fue­ra por una so­la vez, po­dría co­me­ter­se el error de que ex­ce­die­ra el au­men­to de la pro­duc­ti­vi­dad laboral, co­mo ha ocu­rri­do con fre­cuen­cia, in­clu­so bajo el me­ca­nis­mo ac­tual.

En ese even­to, el SML se apro­xi­ma­ría más al sa­la­rio y al in­gre­so pro­me­dio de la economía. Con ello se en­ca­re­ce­ría más el cos­to del tra­ba­jo no ca­li­fi­ca­do. Al ale­jar­lo de su pro­duc­ti­vi­dad, se­ría me­nos ren­ta­ble pa­ra los em­pre­sa­rios con­tra­tar tra­ba­ja­do­res for­ma­les, de ma­ne­ra que au­men­ta­ría el

in­cen­ti­vo, so­bre to­do en las fir­mas me­nos pro­duc­ti­vas, de con­tra­tar tra­ba­ja­do­res in­for­ma­les por una re­mu­ne­ra­ción me­nor. Es un he­cho do­cu­men­ta­do en los es­tu­dios so­bre el mer­ca­do laboral, que en las re­gio­nes don­de el SML es­tá más pró­xi­mo al sa­la­rio me­dio y al in­gre­so pro­me­dio por ha­bi­tan­te –que se usan pa­ra apro­xi­mar la pro­duc­ti­vi­dad laboral pro­me­dio–, las ta­sas de desempleo e in­for­ma­li­dad son más al­tas que en aque­llas don­de es­tá más le­jano.

Por tan­to, un au­men­to del SML que lo ale­ja­ra más de la pro­duc­ti­vi­dad del tra­ba­jo no ca­li­fi­ca­do di­fi­cul­ta­ría la re­duc­ción de las ta­sas de in­for­ma­li­dad laboral (63% de los ocu­pa­dos no co­ti­zan a su se­gu­ri­dad so­cial) y de desempleo es­truc­tu­ral de la economía co­lom­bia­na (9%), que son al­tas com­pa­ra­das con los es­tán­da­res in­ter­na­cio­na­les.

Por su­pues­to, si la uti­li­za­ción del me­ca­nis­mo ad­mi­nis­tra­ti­vo pro­pues­to por el ex­pre­si­den­te Uri­be se con­vir­tie­ra en una prác­ti­ca usual, las ta­sas de in­for­ma­li­dad y de desempleo es­truc­tu­ral en el país no so­lo no dis­mi­nui­rían, sino que, in­clu­so, en un ca­so ex­tre­mo, po­drían au­men­tar.

En ter­cer lu­gar, la uti­li­za­ción de ese me­ca­nis­mo ex­cep­cio­nal se jus­ti­fi­ca­ría, qui­zá, en una economía en de­pre­sión. Sin em­bar­go, la economía co­lom­bia­na es­tá le­jos de una con­trac­ción. Su ac­ti­vi­dad es­tá en una fa­se de ace­le­ra­ción len­ta, pe­ro con un ses­go al al­za en las pro­yec­cio­nes, que la lle­va­ría el año en­tran­te a en­trar en el ran­go en el cual se es­ti­ma su ta­sa de cre­ci­mien­to po­ten­cial (en­tre 3% y 3,8%).

En con­se­cuen­cia, la economía no re­quie­re se­me­jan­te im­pul­so a la de­man­da que, al cons­ti­tuir un cho­que ad­ver­so de cos­tos, po­dría más bien re­sul­tar in­fla­cio­na­rio.

En con­tras­te con su pro­pó­si­to con­tra cí­cli­co ori­gi­nal, pe­ro in­ne­ce­sa­rio; al di­fi­cul­tar la re­duc­ción del desempleo es­truc­tu­ral y la in­for­ma­li­dad, el me­ca­nis­mo de au­men­to ad­mi­nis­tra­ti­vo del SML po­dría di­fi­cul­tar el au­men­to de la ta­sa de cre­ci­mien­to po­ten­cial. De es­te mo­do, no con­tri­bui­ría a me­jo­rar la ca­pa­ci­dad de ex­pan­sión sos­te­ni­da de la economía, que es una de las prio­ri­da­des de la política eco­nó­mi­ca en la co­yun­tu­ra ac­tual; sino que po­dría for­zar un in­cre­men­to de la ta­sa de in­te­rés del Ban­co de la Re­pú­bli­ca, pa­ra en­fren­tar su efec­to in­fla­cio­na­rio, lo cual ten­dría con­se­cuen­cias ad­ver­sas en el cor­to pla­zo so­bre la ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca.

Aún en el even­to de que la economía es­tu­vie­ra en una cri­sis, un au­men­to ex­tra­or­di­na­rio del SML pa­ra im­pul­sar la de­man­da in­ter­na, bien po­dría acor­dar­se en la me­sa de con­cer­ta­ción sa­la­rial.

En cuar­to lu­gar, si la uti­li­za­ción del me­ca­nis­mo pro­pues­to por el ex pre­si­den­te Uri­be se vol­vie­ra fre­cuen­te, des­me­jo­ra­ría la eficiencia del mer­ca­do laboral, que es uno de los cue­llos de bo­te­lla de la com­pe­ti­ti­vi­dad de la economía co­lom­bia­na. Por es­ta vía, im­pe­di­ría tam­bién me­jo­rar la eficiencia en la asig­na­ción de los re­cur­sos y au­men­tar su pro­duc­ti­vi­dad. Por tan­to, de es­ta for­ma di­fi­cul­ta­ría otra vez ele­var su ca­pa­ci­dad de cre­ci­mien­to sos­te­ni­do.

El quin­to as­pec­to, es que el me­ca­nis­mo tam­po­co con­tri­bui­rá a la aus­te­ri­dad fis­cal, por­que au­men­ta­ría los cos­tos la­bo­ra­les del sec­tor pú­bli­co más de lo pre­vis­to.

Con ello di­fi­cul­ta­ría el cum­pli­men­to de las me­tas de dé­fi­cit y deu­da pú­bli­ca es­ta­ble­ci­das con ba­se en la re­gla fis­cal, le qui­ta­ría es­pa­cio a otros gas­tos prio­ri­ta­rios en la co­yun­tu­ra ac­tual, o con­du­ci­ría a un in­cre­men­to de los im­pues­tos, que ten­dría efec­tos ne­ga­ti­vos so­bre la ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca.

Por úl­ti­mo, la apro­ba­ción de es­te ins­tru­men­to po­dría des­me­jo­rar la con­fian­za de los in­ver­sio­nis­tas, que es vi­tal en la ac­tua­li­dad, cuan­do dis­mi­nu­ye la to­le­ran­cia al ries­go emer­gen­te en los mer­ca­dos fi­nan­cie­ros in­ter­na­cio­na­les, pa­ra se­gu­rar la fi­nan­cia­ción de los des­ba­lan­ces ma­cro­eco­nó­mi­cos sin te­ner que ele­var las ta­sas do­més­ti­cas de in­te­rés.

No pa­re­ce con­ve­nien­te pa­ra la economía ni pa­ra el buen fun­cio­na­mien­to del mer­ca­do laboral, la im­ple­men­ta­ción de un me­ca­nis­mo de de­ter­mi­na­ción ad­mi­nis­tra­ti­va del SML. Ni si­quie­ra en aras de la equi­dad, por­que man­ten­dría a una gran par­te de la po­bla­ción en el desempleo y la in­for­ma­li­dad. In­sis­tir en es­ta pro­pues­ta po­dría ter­mi­nar sien­do un ti­ro en el pie en ma­te­ria eco­nó­mi­ca.

LA DE­TER­MI­NA­CIÓN AD­MI­NIS­TRA­TI­VA EXTEMPORÁNEA DEL SML PO­DRÍA DI­FI­CUL­TAR EL FIN DE AU­MEN­TAR EL CRE­CI­MIEN­TO PO­TEN­CIAL.

La fi­ja­ción ad­mi­nis­tra­ti­va extemporánea del sa­la­rio po­dría au­men­tar el desempleo y la in­for­ma­li­dad.

Alicia Aran­go Mi­nis­tra de Tra­ba­jo

Ál­va­ro Uri­be Ex­pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.