De ar­qui­tec­to a pa­na­de­ro

"Soy ar­qui­tec­to de for­ma­ción, pe­ro me in­quie­ta la in­no­va­ción. Per­si­go el desa­rro­llo pa­ra po­ner­lo en prác­ti­ca pa­ra los co­lom­bia­nos", pre­si­den­te de Dun­kin Do­nuts.

Dinero (Colombia) - - Sumario - Mi­guel­me­rino

Ar­qui­tec­to de pro­fe­sión, pe­ro em­pre­sa­rio de co­ra­zón. Así se des­cri­be el to­li­men­se Mi­guel Me­rino, de 76 años, due­ño y pre­si­den­te de Do­nu­col, la fran­qui­cia en Co­lom­bia de Dun­kin Do­nuts, que ya com­ple­tó 35 años en el mer­ca­do na­cio­nal.

Me­rino, an­tes de de­di­car­se de lleno a la in­dus­tria de ali­men­tos, es­tu­dió ar­qui­tec­tu­ra en la Uni­ver­si­dad de los Andes, fue Mi­nis­tro de Desa­rro­llo Eco­nó­mi­co, em­ba­ja­dor en las Na­cio­nes Uni­das, cón­sul en Bos­ton y go­ber­na­dor del To­li­ma en 1978, en­tre otras ac­ti­vi­da­des.

Du­ran­te su eta­pa co­mo ar­qui­tec­to en Iba­gué, apar­te de par­ti­ci­par en la cons­truc­ción de vi­vien­das pa­ra el To­li­ma, par­ti­ci­pó tam­bién en la cons­truc­ción del pri­mer cen­tro co­mer­cial de dos pi­sos pa­ra es­ta ciu­dad y, aun­que fue du­ra­men­te cri­ti­ca­do en su mo­men­to por que­rer desa­rro­llar un for­ma­to re­vo­lu­cio­na­rio pa­ra el sec­tor, sa­có ade­lan­te la obra que desafió to­das las cos­tum­bres de la re­gión y que pa­só a ser un éxi­to pa­ra los iba­gue­re­ños.

La com­pra de la fran­qui­cia de Dun­kin Do­nuts no es­ta­ba en los pla­nes de Me­rino. Sin em­bar­go, un día cual­quie­ra, mien­tras es­ta­ba en Bos­ton, se acer­có a las ofi­ci­nas de la com­pa­ñía pa­ra pre­gun­tar por una re­ce­ta que le ayu­da­ra a su her­ma­na a ha­cer bue­nos pa­sa­bo­cas pa­ra mon­tar un ne­go­cio.

Pa­ra su sor­pre­sa, lo atendieron y fue en­ton­ces cuan­do se en­te­ró que la fir­ma pla­nea­ba ex­pan­dir­se al mer­ca­do in­ter­na­cio­nal por la vía de fran­qui­cias. En ese mo­men­to Me­rino les pro­pu­so que con­si­de­ra­ran a Co­lom­bia pa­ra em­pe­zar con el plan de ex­pan­sión, ya que tam­bién ha­bían he­cho la pro­pues­ta des­de Ve­ne­zue­la.

Así, en sep­tiem­bre de 1983 la re­co­no­ci­da mar­ca lle­gó al país tras ce­rrar­se un acuer­do en­tre Me­rino y el pa­dre de su ami­go Jor­ge Roth­lis­ber­ger, quien fue su so­cio en el pro­ce­so, que cos­tó US$100.000. Lue­go de es­to se abrió la pri­me­ra tien­da de Dun­kin Do­nuts en Bogotá en la ca­lle 63 con ca­rre­ra 13.

La lle­ga­da de es­ta ca­de­na cau­só sen­sa­ción en­tre los con­su­mi­do­res, pues no se ha­bía desa­rro­lla­do un for­ma­to de ca­fe­te­ría acor­de con los es­tán­da­res es­ta­dou­ni­den­ses; ade­más de ha­ber si­do la pri­me­ra em­pre­sa de es­te mer­ca­do que pau­tó en te­le­vi­sión.tras va­rios al­ti­ba­jos, in­ver­sio­nes y cons­tan­tes lu­chas, la em­pre­sa lle­gó a su pun­to de equi­li­brio, pe­ro es­to so­lo lo hi­zo ocho años des­pués de su aper­tu­ra.

Aun­que el pú­bli­co aco­gió la fran­qui­cia, es­te em­pre­sa­rio nun­ca se ima­gi­nó que esa 'ca­sua­li­dad de la vi­da' se con­vir­tie­ra en una com­pa­ñía que cre­ce 5,77% al año, fac­tu­ran­do más de $71.600 mi­llo­nes. Ni que lle­ga­ra a te­ner pre­sen­cia en 109 ciu­da­des del te­rri­to­rio co­lom­biano, ge­ne­re 1.200 em­pleos di­rec­tos y sea se­mi­lle­ro de pri­mer em­pleo pa­ra los jó­ve­nes.

El su­ce­so que mar­có la vi­da em­pre­sa­rial de Me­rino fue una charla mo­ti­va­cio­nal que le dio a va­rios co­ro­ne­les de las fuer­zas mi­li­ta­res, que es­ta­ban en cur­so pa­ra as­cen­der a ge­ne­ra­les, en don­de uno de los asis­ten­tes se le­van­tó y le agra­de­ció por es­tar allí. “Re­cuer­do que me di­jo: gra­cias al tra­ba­jo que con­se­guí en su em­pre­sa pu­de cos­tear mis es­tu­dios en la ma­ri­na. Y hoy ya es­toy en el ca­mino pa­ra ser ge­ne­ral”, re­cor­dó con nos­tal­gia el em­pre­sa­rio, quien ase­gu­ra que se han en­fo­ca­do en brin­dar opor­tu­ni­da­des de cre­ci­mien­to a sus tra­ba­ja­do­res.

En­tre tan­to, re­co­no­ce que no te­nía con­tac­tos den­tro de Dun­kin Do­nuts pa­ra ha­ber con­se­gui­do que el ne­go­cio se que­da­ra den­tro del país y no en Ve­ne­zue­la. Lo atri­bu­ye a la for­tu­na de ha­ber lle­ga­do a pre­gun­tar en el mo­men­to opor­tuno y así le ga­nó el pul­so al país ve­cino.

Me­rino ase­gu­ra que la ex­pe­rien­cia más sa­tis­fac­to­ria que le han da­do las do­nas es ha­ber traí­do a Co­lom­bia un con­cep­to di­fe­ren­te de ca­fe­te­rías y de co­mi­da rá­pi­da.

“La economía del país era ce­rra­da. Cuan­do co­men­za­mos se creía que el desa­rro­llo se da­ba in­ter­na­men­te y no en el ex­te­rior. No ha­bía mu­cha aper­tu­ra ha­cia la in­ver­sión ex­tran­je­ra en ese mo­men­to”, re­cuer­da el lí­der de la com­pa­ñía.

Hoy las co­sas han cam­bia­do y Dun­kin Do­nuts ope­ra en un mer­ca­do ca­da vez más exi­gen­te y com­pe­ti­do. No obs­tan­te, Me­rino pla­nea se­guir cre­cien­do a ta­sas de 3% anual. Con tra­ba­jo, com­pro­mi­so, te­són y dis­ci­pli­na es­pe­ra se­guir lle­gan­do a los ne­go­cios en el mo­men­to ade­cua­do.

DUN­KIN DO­NUTS VEN­DIÓ EN EL PAÍS $71.600 MI­LLO­NES EN 2017, LO QUE RE­PRE­SEN­TÓ UN CRE­CI­MIEN­TO ANUAL DE 5,77%.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.