Juan Ma­nuel Ló­pez Ca­ba­lle­ro

¿En qué ma­nos es­tá el ma­ne­jo de la economía del país?

Dinero (Colombia) - - Sumario -

No son po­cos los pro­ble­mas que atra­vie­sa Co­lom­bia. Unos de ma­la suer­te –aso­cia­da un po­co con erro­res en la in­ge­nie­ría na­cio­nal– co­mo los ca­sos de Hi­droi­tuan­go, el puen­te de Chi­ra­ja­ra, la ca­rre­te­ra al Llano (y otras ca­rre­te­ras). aun que se le ha da­do más des­plie­gue de lo que re­pre­sen­ta, la con­sul­ta an­ti­co­rrup­ción mues­tra otra de las gran­des preo­cu­pa­cio­nes. Tam­bién la muer­te de lí­de­res so­cia­les y el ex­tra­ño com­por­ta­mien­to de Iván Már­quez y otros je­fes de la gue­rri­lla in­si­núan que la paz pue­de com­pli­car­se. La fal­ta de ope­ran­cia de la ra­ma judicial y los de­ba­tes al­re­de­dor de su re­es­truc­tu­ra­ción se­ña­lan una de nues­tras fa­llas más gran­des. La ola de in­mi­gran­tes no es tam­po­co pro­ble­ma me­nor. Co­mo tam­po­co lo es el cre­ci­mien­to de los cul­ti­vos de co­ca o el ha­ci­na­mien­to en las cár­ce­les co­mo vio­la­ción a los De­re­chos Hu­ma­nos.

En fin, otros son los acu­mu­la­dos por fal­ta de so­lu­ción y con re­for­mas pen­dien­tes, co­mo las pen­sio­nes, la elec­to­ral o de la sa­lud, o aque­llos por fal­ta de po­lí­ti­cas co­mo el sec­tor agro­pe­cua­rio con si­tua­cio­nes in­sos­te­ni­bles co­mo el ca­fé, el arroz, la le­che, la pal­ma.

Pe­ro sin lu­gar a du­das don­de to­dos con­ver­gen –y que de­be ser tra­ta­do co­mo ur­gen­te con la in­mi­nen­te reforma tri­bu­ta­ria– es la si­tua­ción eco­nó­mi­ca (in­for­tu­na­da­men­te lo ur­gen­te des­pla­za lo im­por­tan­te).

La si­tua­ción fis­cal es com­pren­si­ble­men­te –y pre­vi­si­ble­men­te– dra­má­ti­ca: nos mon­ta­mos en unos gas­tos per­ma­nen­tes ba­sa­dos en unos in­gre­sos tran­si­to­rios con el im­pues­to de gue­rra y los de la am­nis­tía que en­tra­ron en los úl­ti­mos tres años y des­apa­re­cie­ron pa­ra el ac­tual pre­su­pues­to; y lo que se ha­ya po­di­do sub­sa­nar ha si­do do­blan­do el en­deu­da­mien­to ex­terno, su­bien­do de US$60.000 mi­llo­nes a US$120.000 mi­llo­nes en 4 años. La vo­la­ti­li­dad del pre­cio del pe­tró­leo, que cuan­do la brus­ca ba­ja sir­vió de ex­pli­ca­ción pa­ra jus­ti­fi­car ma­los re­sul­ta­dos, hoy con la brus­ca al­za ca­si na­da ha po­di­do co­rre­gir. La pre­vi­sión de $190 bi­llo­nes pa­ra la Con­se­je­ría pa­ra la Paz (aho­ra tam­bién pa­ra la Le­ga­li­dad y la Con­vi­ven­cia) ne­ce­si­ta un re­ajus­te se­gún el Co­mi­sio­na­do re­cién po­se­sio­na­do. El Mi­nis­tro de Ha­cien­da in­for­ma que el pro­yec­to de pre­su­pues­to pre­sen­ta­do pa­ra apro­bar en es­tas se­sio­nes tie­ne un faltante de $25 bi­llo­nes.

An­te es­to lo que es di­fí­cil de en­ten­der es la ló­gi­ca del Mi­nis­tro.

Di­ce que se de­be gra­var la ca­nas­ta fa­mi­liar por­que no es co­rrec­to que los más ri­cos se apro­ve­chen no pa­gan­do por esos con­su­mos. Pe­ro al mis­mo tiem­po se­ña­la lo in­sig­ni­fi­can­te que es pa­ra ellos ese gas­to, en con­tras­te con el pe­so que tie­ne pa­ra los otros es­tra­tos. Des­ta­ca ade­más que esos ‘ri­cos’ no re­pre­sen­tan ni 5% de la po­bla­ción; es de­cir, que el in­gre­so pa­ra el Es­ta­do se­ría mí­ni­mo pe­ro afec­ta­ría gra­ve­men­te al 95% de los co­lom­bia­nos. Co­mo si fue­ra po­co, la idea de de­vol­ver a los es­tra­tos 1 y 2 lo re­cau­da­do, cos­ta­ría más que los in­gre­sos por cuen­ta de esa mi­no­ría. Pro­po­ne tam­bién au­men­tar ese IVA, y al mis­mo tiem­po que ha­bla del faltante, pro­po­ne ade­más ba­jar el im­pues­to a las em­pre­sas que él mis­mo di­ce re­pre­sen­tan más de 85% de los re­cur­sos. Lo úl­ti­mo es que res­pon­de que se bus­ca­rán otras fuen­tes de in­gre­sos di­fe­ren­tes de los im­pues­tos pe­ro sin in­si­nuar si­quie­ra cuá­les se­rían.

Así, lo que más de­be preo­cu­par es lo con­fu­so que pa­re­ce lo pro­pues­to por el Dr. Ca­rras­qui­lla. Su­po­ne ser un re­pre­sen­tan­te idó­neo de la or­to­do­xia pre­va­le­cien­te, re­co­no­ci­do y res­pe­ta­do por quie­nes de­ter­mi­nan có­mo fun­cio­na el país (des­de los ór­ga­nos in­ter­na­cio­na­les has­ta los ‘ca­caos’ y los di­ri­gen­tes gre­mia­les). Pe­ro se ol­vi­da que tu­vo que sa­lir del mis­mo car­go cuan­do bajo la pre­si­den­cia de Uri­be plan­teó pro­pues­tas tan im­po­pu­la­res co­mo in­só­li­tas y he­te­ro­do­xas co­mo la ge­ne­ra­li­za­ción del IVA a to­da la ca­nas­ta fa­mi­liar o cuan­do su­gi­rió que el pro­ble­ma era lo al­to del sa­la­rio mí­ni­mo.

Hoy re­pi­te las mis­mas ideas, pe­ro ex­pli­can­do que son so­lo las pro­pias y no ne­ce­sa­ria­men­te las del Go­bierno. ¿Có­mo dis­tin­guir cuán­do ha­bla co­mo lo uno y cuán­do co­mo lo otro?.

LO QUE MÁS DE­BE PREO­CU­PAR ES LO CON­FU­SO QUE PA­RE­CE LO PRO­PUES­TO POR EL MI­NIS­TRO CA­RRAS­QUI­LLA.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.