Eduar­do Lo­ra

Ubí­que­se

Dinero (Colombia) - - Sumario -

Há­ga­se la si­guien­te pre­gun­ta: en una es­ca­la de 1 a 100 don­de 1 es el es­ca­lón de los asa­la­ria­dos de más ba­jos in­gre­sos y 100 es el es­ca­lón de los asa­la­ria­dos de más al­tos in­gre­sos, ¿en qué es­ca­lón es­tá si­tua­do us­ted?

Si us­ted es co­mo la ma­yo­ría de la gen­te, se­gu­ra­men­te pien­sa que es­tá más cer­ca del per­cen­til 50 que al que real­men­te per­te­ne­ce. Com­prué­be­lo en el cua­dro. Por ejem­plo, si su sa­la­rio (sin arandelas) es de dos mi­llo­nes de pe­sos, us­ted es uno de los afor­tu­na­dos del es­ca­lón 90. Us­ted no es cla­se me­dia, no se di­ga men­ti­ras. Cla­se me­dia es quien tie­ne $800.000 de sa­la­rio, es de­cir, li­ge­ra­men­te por en­ci­ma del sa­la­rio mí­ni­mo ($781.242). Y ni qué de­cir si su sa­la­rio es de cua­tro mi­llo­nes: en ese ca­so su per­cen­til es el 97. Y si su sa­la­rio su­pera los $6,7 mi­llo­nes men­sua­les us­ted per­te­ne­ce al 1% más ri­co de los asa­la­ria­dos. Es­tas ci­fras vie­nen de la re­cién pu­bli­ca­da Gran Encuesta In­te­gra­da de Ho­ga­res del Da­ne de ju­nio de 2018.

Apar­te de que to­dos nos de­ci­mos men­ti­ras res­pec­to a nues­tra po­si­ción, el sis­te­ma de re­mu­ne­ra­cio­nes la­bo­ra­les co­lom­biano es muy po­co trans­pa­ren­te. Ex­cep­to pa­ra los tra­ba­ja­do­res muy ba­jos en la es­ca­la, el sa­la­rio pro­pia­men­te di­cho re­pre­sen­ta apro­xi­ma­da­men­te la mi­tad de lo que re­ci­be el em­plea­do. El res­to son arandelas que in­clu­yen des­de las ho­ras ex­tras has­ta las pri­mas y las bo­ni­fi­ca­cio­nes por las más di­ver­sas ra­zo­nes. Co­mo re­sul­ta­do, el eje­cu­ti­vo del per­cen­til 99 ga­na en reali­dad de $13,8 mi­llo­nes pa­ra arri­ba, y no los $6,7 mi­llo­nes de su sa­la­rio no­mi­nal.

Las arandelas son el me­ca­nis­mo de eva­sión que han desa­rro­lla­do con el tiem­po em­pre­sas y em­plea­dos pa­ra eva­dir so­bre­cos­tos la­bo­ra­les ta­les co­mo las con­tri­bu­cio­nes a las ca­jas de com­pen­sa­ción y las co­ti­za­cio­nes obli­ga­to­rias pa­ra la sa­lud y las pen­sio­nes.

Y es ló­gi­co que sea así, por­que esos sis­te­mas de so­li­da­ri­dad im­pli­can más cos­tos que be­ne­fi­cios des­de el pun­to de vis­ta de la gran ma­yo­ría de los asa­la­ria­dos. Por eso son de afi­lia­ción obli­ga­to­ria. El pro­ble­ma es que, aun­que fue­ron crea­dos con el loa­ble em­pe­ño de pro­te­ger a los tra­ba­ja­do­res, no han lo­gra­do ese ob­je­ti­vo. Es­tos sis­te­mas no cu­bren a quie­nes más protección ne­ce­si­tan: los mi­llo­nes de tra­ba­ja­do­res in­de­pen­dien­tes, de mu­je­res y de vie­jos que no han si­do par­te del sis­te­ma for­mal de em­pleo, o lo han si­do so­lo de ma­ne­ra muy pa­sa­je­ra.

Ubí­que­se: us­ted no per­te­ne­ce a la cla­se me­dia y, co­mo ca­si to­dos los tra­ba­ja­do­res for­ma­les, las arandelas sa­la­ria­les le sir­ven pa­ra elu­dir par­te de las con­tri­bu­cio­nes a los sis­te­mas de protección. ¿No se­ría más ló­gi­co sin­ce­rar to­do es­to eli­mi­nan­do to­do ti­po de con­tri­bu­cio­nes for­zo­sas y es­ta­ble­cien­do en su lu­gar sis­te­mas de protección so­cial uni­ver­sal fi­nan­cia­dos con im­pues­tos ge­ne­ra­les, co­mo el im­pues­to de ren­ta y el IVA? To­dos sal­dría­mos ga­nan­do, ha­bría más em­pleo for­mal, más so­li­da­ri­dad so­cial y em­pre­sas más pro­duc­ti­vas. Y us­ted man­ten­dría su po­si­ción en la je­rar­quía de in­gre­sos sin ser un eva­sor.

UBÍ­QUE­SE: US­TED NO PER­TE­NE­CE A LA CLA­SE ME­DIA Y, CO­MO CA­SI TO­DOS LOS TRA­BA­JA­DO­RES FOR­MA­LES, LAS ARANDELAS SA­LA­RIA­LES LE SIR­VEN PA­RA ELU­DIR PAR­TE DE LAS CON­TRI­BU­CIO­NES A LOS SIS­TE­MAS DE PROTECCIÓN.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.