DE CON­SUL­TA EN CON­SUL­TA

Dinero (Colombia) - - Editorial -

Cen­te­na­res de obras e in­ver­sio­nes en in­fra­es­truc­tu­ra vial y en ge­ne­ra­ción y trans­mi­sión de ener­gía, cla­ves pa­ra el desa­rro­llo y la com­pe­ti­ti­vi­dad del país, han que­da­do en el lim­bo por no lo­grar acuer­dos con las co­mu­ni­da­des y no su­pe­rar las eta­pas de las con­sul­tas pre­vias que la ley exi­ge.

Ade­más, pro­yec­tos pe­tro­le­ros y mi­ne­ros que re­pre­sen­ta­rían más de $200.000 mi­llo­nes en re­ga­lías se han fre­na­do por con­sul­tas po­pu­la­res que han im­pe­di­do su desa­rro­llo y eje­cu­ción en ca­si un cen­te­nar de mu­ni­ci­pios del país. Pa­re­ce co­mo si el país es­tu­vie­ra dis­pues­to a de­cir­les no a los pro­yec­tos que les lle­van desa­rro­llo a las co­mu­ni­da­des.

Por es­tos días, tan­to las con­sul­tas pre­vias co­mo las po­pu­la­res han re­to­ma­do im­por­tan­cia en la agen­da na­cio­nal. La pri­me­ra, por el pro­yec­to de ley es­ta­tu­ta­ria que Cam­bio Ra­di­cal quie­re que el Con­gre­so dis­cu­ta y, la se­gun­da, por el fa­llo que se es­pe­ra de la Cor­te Cons­ti­tu­cio­nal pa­ra acla­rar la ju­ris­pru­den­cia en es­tos ca­sos.

En el fren­te de las con­sul­tas pre­vias, co­mo lo plan­teó el ex­vi­ce­pre­si­den­te Ger­mán Var­gas Lle­ras en una re­cien­te co­lum­na en El Tiem­po, se tra­ta de de­fi­nir con exac­ti­tud quié­nes son los pue­blos pro­te­gi­dos, có­mo pue­den ha­cer uso de la con­sul­ta y cuá­les son sus efec­tos vin­cu­lan­tes. Pe­ro tam­bién bus­ca con­sen­sos y con­ci­lia­ción, fi­ja tiem­pos pre­ci­sos pa­ra ha­cer­las, evi­ta di­la­cio­nes y es­ta­ble­ce cos­tos ra­zo­na­bles. Ade­más, pre­ten­de ter­mi­nar con “los au­to­de­no­mi­na­dos pue­blos “an­ces­tra­les” y “di­ná­mi­cos” que se des­pla­zan de pro­yec­to en pro­yec­to a lo lar­go de to­da la geo­gra­fía na­cio­nal en bus­ca de lu­cro”. Agre­ga que de es­ta ma­ne­ra se eli­mi­nan el chan­ta­je y la pre­sión so­bre los pro­mo­to­res y au­to­ri­da­des, “pues el no acuer­do no se­rá más si­nó­ni­mo de no rea­li­za­ción de los pro­yec­tos”.

Son nu­me­ro­sas las ini­cia­ti­vas que se han vis­to afec­ta­das por es­ta si­tua­ción: la plan­ta de ge­ne­ra­ción Porce IV de EPM, em­pre­sa que an­te los ele­va­dos cos­tos que re­pre­sen­ta­ban co­mu­ni­da­des que apa­re­cie­ron en la zo­na del pro­yec­to lue­go de los cen­sos, pre­fi­rió desis­tir de él; o la lí­nea de trans­mi­sión ha­cia Bue­na­ven­tu­ra, que iba a cons­truir Epsa y en cu­yo tra­za­do se ubi­ca­ron dis­tin­tas co­mu­ni­da­des que no per­mi­tie­ron su desa­rro­llo. Lo mis­mo ha su­ce­di­do con vías co­mo Mu­la­ló-lo­bo­gue­rre­ro o la que es­tá pro­yec­ta­da en­tre Po­pa­yán y San­tan­der de Qui­li­chao.

La pre­gun­ta que ca­be ha­cer­se es por qué es­te pro­yec­to, ab­so­lu­ta­men­te ne­ce­sa­rio pa­ra des­tra­bar la eje­cu­ción de obras pú­bli­cas en el país, no fue ra­di­ca­do por el par­ti­do del ex­vi­ce­pre­si­den­te du­ran­te los cua­tro años en que ejer­ció aquel car­go.

Ya se an­ti­ci­pa un de­ba­te ce­rra­do y com­ple­jo. Tras co­no­cer­se el anun­cio, el se­na­dor Gus­ta­vo Pe­tro y el con­gre­sis­ta in­dí­ge­na Fe­li­ciano Va­len­cia, de los par­ti­dos de oposición, hi­cie­ron crí­ti­cas a la iniciativa. Pe­tro ad­vir­tió en un trino que “la con­sul­ta pre­via es un de­re­cho es­ta­tui­do mun­dial­men­te pa­ra mi­no­rías ét­ni­cas que pre­ci­sa­men­te su­bor­di­na obras de in­fra­es­truc­tu­ra a de­ci­sio­nes pa­ra pro­te­ger las cul­tu­ras y la na­tu­ra­le­za. Mal ha­ce us­ted @Ger­ma­n_ Var­gas en su­pe­di­tar cul­tu­ra y na­tu­ra­le­za al ce­men­to”.

Por el la­do de la con­sul­ta po­pu­lar, la Cor­te Cons­ti­tu­cio­nal de­be­rá uni­fi­car su vi­sión fren­te a dos fa­llos an­te­rio­res: una sen­ten­cia de 2014 so­bre una de­man­da de in­cons­ti­tu­cio­na­li­dad con­tra el Có­di­go de Mi­nas por los ca­sos de au­to­ri­za­ción de las ac­ti­vi­da­des mi­ne­ras, en él ad­vier­te que la Na­ción y los mu­ni­ci­pios de­ben sen­tar­se a dia­lo­gar y con­cer­tar so­bre el desa­rro­llo de los pro­yec­tos, por­que el prin­ci­pio es que ni la Na­ción pue­de obli­gar, ni el mu­ni­ci­pio prohi­bir; mien­tras el otro, de 2016, es una de­ci­sión de una de las sa­las, en un ca­so de Pi­jao (Quin­dío), que se­ña­ló que los en­tes te­rri­to­ria­les sí tienen po­tes­tad pa­ra prohi­bir ac­ti­vi­da­des mi­ne­ras y pe­tro­le­ras.

El año pa­sa­do la pe­tro­le­ra Man­sa­ro­var in­ter­pu­so una tu­te­la por cuan­to en el mu­ni­ci­pio de Cu­ma­ral se ade­lan­tó una con­sul­ta po­pu­lar con­tra el desa­rro­llo de uno de los pro­yec­tos de es­ta em­pre­sa. La tu­te­la en­tró en re­vi­sión en la Cor­te Cons­ti­tu­cio­nal y so­bre ella se es­pe­ra la de­fi­ni­ción de es­te al­to tri­bu­nal.

Es­tos pro­ce­sos da­rán cla­ri­dad en torno al fu­tu­ro de las con­sul­tas. El te­ma es cla­ve por va­rios mo­ti­vos. Pri­me­ro, pa­ra ga­ran­ti­zar el pleno ejer­ci­cio de los de­re­chos de las co­mu­ni­da­des y, se­gun­do, pa­ra en­tre­gar a las ini­cia­ti­vas pri­va­das la se­gu­ri­dad ju­rí­di­ca pa­ra ha­cer via­bles los pro­yec­tos, que son cla­ve pa­ra ase­gu­rar la com­pe­ti­ti­vi­dad del país. Eso es al­go que no da es­pe­ra.

VA­RIAS INI­CIA­TI­VAS SE HAN VIS­TO AFEC­TA­DAS POR ES­TA SI­TUA­CIÓN: LA PLAN­TA DE PORCE IV DE EPM Y LA LÍ­NEA DE TRANS­MI­SIÓN HA­CIA BUE­NA­VEN­TU­RA DE EPSA.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.