Cor­to cir­cui­to

Las re­la­cio­nes en­tre el Gru­po Ener­gía de Bogotá y Enel –so­cios en Em­ge­sa y Co­den­sa– pa­san por uno de sus mo­men­tos más ten­sos, por di­fe­ren­cias en di­vi­den­dos, en el de­sa­rro­llo de las ener­gías re­no­va­bles y en el uso de la mar­ca.

Dinero (Colombia) - - SUMARIO -

El pa­sa­do vier­nes 12 de oc­tu­bre, una in­for­ma­ción even­tual del Gru­po Ener­gía de Bogotá (GEB) pu­bli­ca­da se­gun­dos an­tes de las 5 de la tar­de con­fir­mó un se­cre­to a vo­ces: las di­fe­ren­cias de es­te po­de­ro­so con­glo­me­ra­do ener­gé­ti­co – con­si­de­ra­do la jo­ya de la co­ro­na de Bogotá– con su so­cio Enel, que par­ti­ci­pan en Em­ge­sa (que tie­ne 21% del mer­ca­do de ge­ne­ra­ción en Co­lom­bia) y en Co­den­sa (com­pa­ñía de dis­tri­bu­ción que atien­de el cen­tro del país).

“Con oca­sión de de­ba­tes es­pe­cí­fi­cos al­re­de­dor de los Acuer­dos Mar­co de In­ver­sión sus­cri­tos con Enel Amé­ri­cas en re­la­ción con las com­pa­ñías Em­ge­sa y Co­den­sa se ha de­ci­di­do ele­var los con­flic­tos no re­suel­tos en­tre las par­tes an­te un tri­bu­nal de ar­bi­tra­men­to”, di­ce en for­ma es­cue­ta el pro­nun­cia­mien­to del gru­po.

An­te un re­que­ri­mien­to de la Su­pe­rin­ten­den­cia Fi­nan­cie­ra pa­ra que am­plia­ra la in­for­ma­ción, el GEB con­fir­mó que las con­tro­ver­sias “se re­fie­ren al por­cen­ta­je de re­par­to de di­vi­den­dos, el de­sa­rro­llo de ne­go­cios en nue­vas tec­no­lo­gías y asun­tos de pro­pie­dad in­te­lec­tual”.

La re­la­ción del GEB y la ita­lia­na Enel, ca­da una con sus trans­for­ma­cio­nes y cam­bios de pro­pie­dad, ha si­do una de las alian­zas pú­bli­co-pri­va­das más lar­gas en el tiem­po –con más de 20 años de exis­ten­cia– y más exi­to­sas, pues los re­cur­sos que han sa­li­do de ella han ser­vi­do pa­ra apa­lan­car el de­sa­rro­llo de las obras y pro­yec­tos de Bogotá y le per­mi­tie­ron a la en­ton­ces Em­pre­sa de Ener­gía de Bogotá (EEB) con­ver­tir­se en un po­de­ro­so con­glo­me­ra­do.

Además de las di­fe­ren­cias en el re­par­to de uti­li­da­des, tam­bién hay con­flic­tos in­ter­nos en­tre los so­cios so­bre la for­ma de in­cur­sio­nar en el ne­go­cio de las ener­gías re­no­va­bles no con­ven­cio­na­les –que se es­pe­ra ten­gan un de­sa­rro­llo im­por­tan­te en el país, tras el anun­cio de nue­vas subas­tas por par­te del Go­bierno, aun­que hay to­da­vía in­te­rro­gan­tes en su ope­ra­ti­vi­dad– y, una de las con­tro­ver­sias adi­cio­na­les, es­tá re­la­cio­na­da con el ma­ne­jo de las mar­cas, pues Em­ge­sa y Co­den­sa, ba­jo el nue­vo con­cep­to de co­mu­ni­ca­ción, ter­mi­na­ron sien­do un apén­di­ce de Enel.

Es­ta si­tua­ción no es nue­va pa­ra Enel, que ya ha te­ni­do en­fren­ta­mien­tos

ES­TA HA SI­DO UNA DE LAS ALIAN­ZAS PÚBLICOPRIVADAS MÁS LAR­GAS Y EXI­TO­SAS EN EL PAÍS.

en di­fe­ren­tes mer­ca­dos, en es­pe­cial en Chi­le con los fon­dos de pen­sio­nes, y en Bra­sil con otros ju­ga­do­res del sec­tor, co­mo Iber­dro­la.

En el ca­so del GEB, sor­pren­de el her­me­tis­mo con que ha ma­ne­ja­do la in­for­ma­ción una em­pre­sa lis­ta­da en la Bol­sa de Va­lo­res de Co­lom­bia, don­de el Dis­tri­to tie­ne más de 65% y los fon­dos de pen­sio­nes son ju­ga­do­res ac­ti­vos, dan­do es­pa­cio a nu­me­ro­sas es­pe­cu­la­cio­nes, pe­ro ge­ne­ran­do in­te­rro­gan­tes e in­quie­tu­des acer­ca de la in­for­ma­ción pa­ra los ac­cio­nis­tas mi­no­ri­ta­rios e in­clu­so pa­ra quie­nes par­ti­ci­pa­ron en el re­cien­te pro­ce­so de democratización ac­cio­na­ria del gru­po.

Di­ne­ro in­ten­tó con­se­guir la po­si­ción de ca­da una de las par­tes –GEB y Enel– pe­ro las em­pre­sas pre­fi­rie­ron no pro­nun­ciar­se.

_La his­to­ria

A fi­na­les del si­glo pa­sa­do, el sec­tor eléc­tri­co en Co­lom­bia pa­sa­ba por uno de sus mo­men­tos más ál­gi­dos, y la EEB no fue la ex­cep­ción: afron­ta­ba se­rias di­fi­cul­ta­des pa­ra sub­sa­nar su des­equi­li­brio financiero y era ca­si una em­pre­sa in­via­ble que ne­ce­si­ta­ba aco­me­ter un pro­ce­so de ca­pi­ta­li­za­ción y avan­zar en un es­que­ma que per­mi­tie­ra la vin­cu­la­ción de ca­pi­tal pri­va­do.

En 1997 se dio es­te pro­ce­so –se­ña­la el li­bro His­to­ria de la Em­pre­sa de Ener­gía de Bogotá– en el que ga­nó el con­sor­cio Ca­pi­tal Ener­gía – con­for­ma­do por En­de­sa de Es­pa­ña y En­de­sa de Chi­le–, pa­ra Em­ge­sa, por US$810 mi­llo­nes (32,8% su­pe­rior al pre­cio de re­ser­va), y Luz de Bogotá –en el que par­ti­ci­pa­ban En­de­sa de Es­pa­ña y Ener­sis y Chi­lec­tra de Chi­le, de las que era ac­cio­nis­ta En­de­sa de Es­pa­ña–, pa­ra Co­den­sa, por US$1.085 mi­llo­nes (3,7 ve­ces su­pe­rior al pre­cio de re­ser­va). Además, co­mo par­te de lo es­ta­ble­ci­do en los plie­gos, ca­da uno de di­chos con­sor­cios apor­tó US$141 mi­llo­nes adi­cio­na­les pa­ra par­ti­ci­par en 5,5% en el ca­pi­tal de la em­pre­sa ma­triz EEB (11% en to­tal). En su­ma, el va­lor to­tal que se ca­pi­ta­li­zó fue de US$2.177 mi­llo­nes.

El li­bro tam­bién se­ña­la que con el fin de ga­ran­ti­zar el con­trol ope­ra­ti­vo de las nue­vas com­pa­ñías por par­te de los in­ver­sio­nis­tas pri­va­dos pe­ro, al mis­mo tiem­po, pre­ser­var el vo­to de­ci­so­rio de la EEB en asun­tos es­tra­té­gi­cos, se adop­ta­ron dos de­ci­sio­nes fun­da­men­ta­les: pri­me­ra, dividir la par­ti­ci­pa­ción ma­yo­ri­ta­ria de la Em­pre­sa en las nue­vas em­pre­sas (51,5%) en dos ca­te­go­rías de ac­cio­nes, or­di­na­rias y pre­fe­ren­cia­les (es­tas úl­ti­mas sin de­re­cho a vo­to, pe­ro con ma­yor di­vi­den­do), de tal for­ma que, al fi­nal, los nue­vos in­ver­sio­nis­tas pri­va­dos ten­drían 57% de las ac­cio­nes con de­re­cho a vo­to; y la se­gun­da, com­pro­me­ter a los fa­vo­re­ci­dos por la ad­ju­di­ca­ción con un acuer­do mar­co de in­ver­sión que in­cluía la apro­ba­ción pre­via por par­te de la asam­blea de ac­cio­nis­tas de la EEB de cual­quier operación de fu­sión o es­ci­sión de las nue­vas em­pre­sas, de la emi­sión de ac­cio­nes, de re­for­ma de es­ta­tu­tos y de la par­ti­ci­pa­ción en nue­vos ne­go­cios no re­la­cio­na­dos con sus ob­je­ti­vos fun­da­men­ta­les.

La EEB em­pe­zó un pro­ce­so de trans­for­ma­ción. Ini­cial­men­te, el fo­co de sus ne­go­cios se­ría el de trans­mi­sión de ener­gía, pe­ro los in­gre­sos que le lle­ga­ban de Em­ge­sa y Co­den­sa, le die­ron un nue­vo múscu­lo, e hi­zo dos mo­vi­das es­tra­té­gi­cas: se que­dó con Eco­gas –hoy, TGI–, que tie­ne ope­ra­cio­nes en Pe­rú; y em­pe­zó su ex­pan­sión re­gio­nal que la lle­vó a Cen­troa­mé­ri­ca. El por­ta­fo­lio del GEB lo com­po­nen 18 com­pa­ñías. Pa­ra el pri­mer se­mes­tre de 2018, el GEB re­gis­tró in­gre­sos por ca­si US$580 mi­llo­nes, 11,7% más que en el mis­mo periodo de 2017; un ebit­da de US$560 mi­llo­nes, ca­si 11%

EL GEB HOY CUEN­TA CON UN POR­TA­FO­LIO DE 18 COM­PA­ÑÍAS Y TIE­NE IN­VER­SIO­NES FUE­RA DEL PAÍS EN ENER­GÍA Y GAS.

adi­cio­nal, y la uti­li­dad neta lle­gó a US$278 mi­llo­nes. Su deu­da, que as­cien­de a $8,5 bi­llo­nes, en su gran ma­yo­ría es de lar­go pla­zo.

Al mis­mo tiem­po, en el mun­do em­pe­za­ron las con­so­li­da­cio­nes en las ope­ra­cio­nes de las em­pre­sas de ener­gía y Enel se que­dó con los ac­ti­vos de En­de­sa, in­clui­dos los que te­nía en Amé­ri­ca La­ti­na.

_Las di­fe­ren­cias

Se­gún al­gu­nas fuen­tes con­sul­ta­das por Di­ne­ro, las re­la­cio­nes en­tre el GEB y Enel se han ve­ni­do agrie­tan­do en los úl­ti­mos años. En el ca­so de los di­vi­den­dos, se­ña­lan que el com­pro­mi­so era re­par­tir 100% de ellos, pe­ro en los dos años pa­sa­dos, ese to­pe no se ha­bría da­do.

Es­te te­ma es cru­cial pa­ra las dos par­tes: la Al­cal­día –ma­yor ac­cio­nis­ta del GEB con más de 65%, tras el pa­sa­do pro­ce­so de democratización de ha­ce unos me­ses que al­can­zó cer­ca de $2 bi­llo­nes– por­que ne­ce­si­ta más di­vi­den­dos pa­ra aten­der sus me­ga­pro­yec­tos, en una con­yun­tu­ra don­de la ven­ta de la ETB no se ha da­do y se es­tá con­vir­tien­do en un pro­ce­so ca­da vez más com­ple­jo y di­fí­cil y con el pre­cio de la ac­ción ca­yen­do. Pe­ro Enel ne­ce­si­ta in­ver­tir. Y eso pa­sa por los te­mas con­ta­bles: si Enel quie­re ha­cer in­ver­sio­nes de ca­pi­tal o de man­te­ni­mien­to no pue­de en­tre­gar to­da la ca­ja al Dis­tri­to por­que se ten­dría que en­deu­dar más y eso con­so­li­da en Enel Amé­ri­cas.

El se­gun­do te­ma cla­ve es el de­sa­rro­llo de las ener­gías re­no­va­bles no con­ven­cio­na­les, que se da en mo­men­tos en que el Go­bierno se pre­pa­ra pa­ra sa­car ade­lan­te las subas­tas de es­te ti­po de ener­gía, pe­se a la crí­ti­ca de dis­tin­tos sec­to­res por el pa­pel que asu­mió el Mi­nis­te­rio que, a juicio de al­gu­nos ana­lis­tas, le qui­tó fun­cio­nes a la Co­mi­sión de Re­gu­la­ción de Ener­gía y Gas (Creg). Pe­ro una crí­ti­ca adi­cio­nal es que con la subas­ta en es­te ti­po de ener­gías el ries­go lo asu­me el com­pra­dor/co­mer­cia­li­za­dor, pues la subas­ta di­ce que es­tá obli­ga­do a po­ner es­ta ener­gía me­dia y de lo con­tra­rio, el com­pra­dor tie­ne que ir a bol­sa.

Enel, al pa­re­cer, de­ci­dió no pre­sen­tar­se pa­ra el de­sa­rro­llo de los pro­yec­tos de ener­gías re­no­va­bles con Em­ge­sa sino a tra­vés de uno de sus más po­de­ro­sos vehícu­los, Enel Green Po­wer, con el que tie­ne la apues­ta de in­ver­tir más de US$8.000 mi­llo­nes en el mun­do, en ener­gías re­no­va­bles no con­ven­cio­na­les, en­tre 2018 y 2020. En Co­lom­bia es­tá cons­tru­yen­do uno de los pro­yec­tos más gran­des de ener­gías re­no­va­bles no con­ven­cio­na­les: El Pa­so, en el Ce­sar, con cer­ca de 90 me­ga­va­tios de ca­pa­ci­dad y una in­ver­sión de más de $210.000 mi­llo­nes, y cu­ya ener­gía va a en­trar a la bol­sa.

La preo­cu­pa­ción con la subas­ta es que, con Hi­droi­tuan­go sin ha­ber en­tra­do al sis­te­ma, es po­si­ble que ven­ga una es­ca­la­da de pre­cios en la bol­sa de ener­gía y los com­pra­do­res po­drían ter­mi­nar asu­mien­do el ries­go.

Ha­bría preo­cu­pa­ción por par­te del GEB por­que po­dría que­dar por fue­ra del ne­go­cio de las ener­gías re­no­va­bles no con­ven­cio­na­les, pe­ro además que las em­pre­sas en las que es so­cio –Em­ge­sa y Co­den­sa– en­tra­rían a par­ti­ci­par co­mo las co­mer­cia­li­za­do­ras de Enel Green Po­wer, asu­mien­do ma­yo­res ries­gos y con unos pre­cios de ener­gía que po­drían fa­ci­li­tar el cierre pa­ra in­gre­sar a la subas­ta.

An­te es­ta si­tua­ción, es po­si­ble en­ton­ces, que el GEB ter­mi­ne con­so­li­dan­do un vehícu­lo pa­ra desa­rro­llar su pro­pio ne­go­cio de ener­gías re­no­va­bles no con­ven­cio­na­les.

Y, en el ca­so de la mar­ca, Enel es­tá en una cam­pa­ña de po­si­cio­nar su

mar­ca y Em­ge­sa y Co­den­sa, po­de­ro­sas en el mer­ca­do eléc­tri­co co­lom­biano, es­ta­rían re­le­ga­das. Ten­drá que dis­cu­tir­se en el tri­bu­nal si ha­bía res­tric­ción a que hi­cie­ran un cam­bio de mar­ca.

_La his­to­ria se re­pi­te

La his­to­ria que se es­tá dan­do en­tre el GEB y Enel, pa­re­ce re­pe­tir los ca­sos que se vi­vie­ron en Chi­le en­tre la fir­ma ita­lia­na y los fon­dos de pen­sio­nes. El pri­me­ro, di­ce un ana­lis­ta chi­leno, se dio a prin­ci­pios de es­ta dé­ca­da cuan­do En­de­sa Es­pa­ña que con­tro­la­ba a Ener­sis, y a su vez era con­tro­la­da por Enel, pro­pu­so un au­men­to de ca­pi­tal en el que las em­pre­sas po­nían unos ac­ti­vos y los ac­cio­nis­tas mi­no­ri­ta­rios di­ne­ro en efec­ti­vo. Enel y En­de­sa Es­pa­ña los va­lo­ri­za­ban en US$4.800 mi­llo­nes y por la lucha de las AFP en Chi­le se lle­gó a de­ter­mi­nar que la va­lo­ri­za­ción es­ta­ba so­bre­es­ti­ma­da y ba­jó US$3.600 mi­llo­nes. La ra­zón es que fue una operación en­tre par­tes re­la­cio­na­das que exi­gía dos va­lo­ri­za­cio­nes in­de­pen­dien­tes.

En 2015, la pu­ja fue por las re­es­truc­tu­ra­cio­nes de las com­pa­ñías –Enel, En­de­sa, Ener­sis– pa­ra crear la hol­ding de la operación en La­ti­noa­mé­ri­ca y el pa­pel en los ne­go­cios de ge­ne­ra­ción, pues es­tas re­es­truc­tu­ra­cio­nes im­pli­ca­ban di­vi­sión y pos­te­rior­men­te fu­sión de com­pa­ñías, con el in­cen­ti­vo de va­lo­ri­zar con un ma­yor mon­to aque­lla com­pa­ñía don­de se tie­ne ma­yor par­ti­ci­pa­ción y va­lo­ri­zar con me­nor mon­to don­de hay me­nor par­ti­ci­pa­ción. Y la justicia tam­bién de­ter­mi­nó que era una operación en­tre par­tes re­la­cio­na­das.

Y en el ter­cer ca­pí­tu­lo en­tra Enel Green Po­wer. “En al­gún mo­men­to –re­cuer­da el ana­lis­ta del mer­ca­do chi­leno– Enel Ge­ne­ra­ción hi­zo con­tra­tos con esa fir­ma pa­ra que le pro­ve­ye­ra a un cier­to pre­cio, ener­gía re­no­va­bles no con­ven­cio­na­les, sien­do que po­dría ha­ber un te­ma de operación en­tre re­la­cio­na­dos y don­de Enel te­nía ma­yor par­ti­ci­pa­ción en Enel Green Po­wer y me­nor par­te en En­de­sa. En vez de que Enel Ge­ne­ra­ción fue­ra la que ge­ne­ra­ra sus pro­pios pro­yec­tos de ener­gías re­no­va­bles no con­ven­cio­na­les se de­ci­dió que es­tos los ha­ría Enel Green Po­wer”.

Una re­cien­te pu­bli­ca­ción de El Mer­cu­rio de Chi­le ad­vier­te que la si­tua­ción en Co­lom­bia es si­mi­lar a la que ocu­rrió en ese país “en la que Enel de­ci­dió zan­jar a tra­vés del de­sa­rro­llo del Plan El­qui, operación en la que se ter­mi­nó rea­li­zan­do una re­es­truc­tu­ra­ción so­cie­ta­ria con la que se in­cor­po­ra­ron los ac­ti­vos chi­le­nos de Enel Green Po­wer y se lan­zó una OPA por Enel Ge­ne­ra­ción”.

En me­dio del her­me­tis­mo, las di­fe­ren­cias del GEB y Enel ape­nas em­pie­zan sus dis­cu­sio­nes ju­di­cia­les y po­dría con­ver­tir­se en uno de los plei­tos más im­por­tan­tes en los ne­go­cios en Co­lom­bia, en don­de se­rá fun­da­men­tal el se­gui­mien­to de las au­to­ri­da­des pa­ra pro­te­ger la in­for­ma­ción de los mi­no­ri­ta­rios y el im­pac­to que es­te con­flic­to pue­da te­ner en sus in­ver­sio­nes y en la va­lo­ra­ción del GEB.

Pe­ro tam­bién pue­de ser uno de los plei­tos más do­lo­ro­sos, pues gol­pea­ría un mo­de­lo de alian­za pú­bli­co-pri­va­da exi­to­so y que po­dría ser­vir pa­ra re­pli­car en otros ne­go­cios.

ENEL EN TRES AÑOS PIEN­SA IN­VER­TIR CER­CA DE US$8.000 MI­LLO­NES EN NUE­VOS PRO­YEC­TOS DE ENER­GÍAS RE­NO­VA­BLES NO CON­VEN­CIO­NA­LES EN EL MUN­DO.

Una de las con­tro­ver­sias es el cam­bio en las mar­cas, pues Em­ge­sa y Co­den­sa que­da­ron ba­jo la som­bri­lla de Enel.

As­trid Ál­va­rez Pre­si­den­te del Gru­po Ener­gía de Bogotá La mega del GEB es con­ver­tir­se en la com­pa­ñía no mi­ne­ra de ma­yo­res uti­li­da­des en Co­lom­bia, con in­gre­sos por más de $35 bi­llo­nes.

Enel es­tá mon­tan­do su pri­mer gran pro­yec­to de ener­gías re­no­va­bles en el Ce­sar: El Pa­so, con cer­ca de 90 MW. Lu­cio Ru­bio Ge­ren­te ge­ne­ral de Enel Co­lom­bia

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.