La nue­va mi­ne­ría ile­gal

Los ci­ber­cri­mi­na­les des­cu­brie­ron una si­len­cio­sa for­ma de ob­te­ner di­ne­ro. Le con­ta­mos có­mo es el "de­li­to in­for­má­ti­co del año".

Dinero (Colombia) - - SUMARIO -

El ran­som­wa­re, pro­gra­ma ma­li­cio­so que se­cues­tra da­tos pa­ra lue­go con­di­cio­nar su li­be­ra­ción a un pa­go, pu­so en ja­que el año pa­sa­do a gran­des com­pa­ñías y go­bier­nos.

Co­mo resultado se en­cen­die­ron las alar­mas en to­das par­tes y, pa­ra es­te año, los ci­ber­cri­mi­na­les se vie­ron obli­ga­dos a vol­car­se a otra for­ma me­nos es­can­da­lo­sa de ob­te­ner in­gre­sos.

Se tra­ta de una ame­na­za prio­ri­za­da por las au­to­ri­da­des a ni­vel glo­bal y en re­por­tes co­mo la Eva­lua­ción de Ame­na­zas del Cri­men Or­ga­ni­za­do en In­ter­net, emi­ti­da es­te año por la Eu­ro­pol, lo po­nen en evi­den­cia: el cry­pto­jac­king.

De acuer­do con la Di­jín, en lo co­rri­do de 2018 se han in­cre­men­ta­do en Co­lom­bia las de­nun­cias por el uso de soft­wa­re ma­li­cio­so en 1.376%. El ge­ne­ral Jorge Luis Var­gas Va­len­cia, di­rec­tor de la Di­jín, ex­pli­ca que en el La­bo­ra­to­rio de In­for­má­ti­ca Fo­ren­se han iden­ti­fi­ca­do unas 15 mues­tras de cry­pto­jac­king.

“La Po­li­cía Na­cio­nal ha de­fi­ni­do una es­tra­te­gia de con­trol. En el Cen­tro Ci­ber­né­ti­co Po­li­cial he­mos crea­do una lí­nea es­pe­cí­fi­ca de in­ves­ti­ga­ción con un par de téc­ni­cos y pe­ri­tos es­pe­cia­les en co­ne­xión muy fo­ca­li­za­das.

Te­ne­mos la ar­ti­cu­la­ción pa­ra de­ter­mi­nar en dón­de es­tá el de­li­to, por­que si no hay una re­gu­la­ción es­pe­cí­fi­ca con­tra las crip­to­mo­ne­das, tam­bién ten­dre­mos que en­con­trar dón­de es­tá la fal­ta co­me­ti­da so­bre el cry­pto­jac­king”, di­ce el ge­ne­ral Var­gas.

Se­gún las au­to­ri­da­des, en el país hay con­ve­nios in­ter­na­cio­na­les con Eu­ro­pol y la In­ter­pol pa­ra com­ba­tir es­te de­li­to.

_¿En qué con­sis­te?

Ce­ci­lia Pas­to­rino, es­pe­cia­lis­ta del la­bo­ra­to­rio de in­ves­ti­ga­ción de Eset La­ti­noa­mé­ri­ca, de­fi­ne es­ta ten­den­cia co­mo el se­cues­tro de la ca­pa­ci­dad de pro­ce­sa­mien­to de un equi­po ajeno con el ob­je­ti­vo de ga­nar di­ne­ro me­dian­te la mi­ne­ría de crip­to­mo­ne­das.

Es­ta mi­ne­ría es la ma­ne­ra co­mo las crip­to­mo­ne­das (co­mo el bit­coin) fun­cio­nan, al re­sol­ver cálcu­los ma­te­má­ti­cos pa­ra po­der man­te­ner fun­cio­nan­do las crip­to­mo­ne­das. De por sí, es­te no es el de­li­to.

“A las per­so­nas que ha­cen es­ta mi­ne­ría se les pa­ga, en­ton­ces, la la­bor de los ata­can­tes con­sis­te en com­pro­me­ter equi­pos aje­nos pa­ra usar esa ca­pa­ci­dad de pro­ce­sa­mien­to en la mi­ne­ría”, co­men­ta Pas­to­rino.

Los ata­can­tes usan pro­gra­mas ma­li­cio­sos pa­ra me­ter­se en equi­pos de per­so­nas o em­pre­sas y de­jar ahí es­con­di­do el mi­ne­ro de crip­to­mo­ne­das. No le ro­ban in­for­ma­ción, pe­ro le ro­ban re­cur­sos co­mo la co­nec­ti­vi­dad y la ca­pa­ci­dad de pro­ce­sa­mien­to. Es­to po­dría lle­var a que to­da una red de compu­tado­res o `ce­lu­la­res zom­bis’ ter­mi­nen en­tre­gan­do to­da su ener­gía a los cri­mi­na­les.

Se­gún San­tia­go Pon­ti­ro­li, ana­lis­ta de se­gu­ri­dad de Kas­persky Lab, en lo que va del año los ata­ques cau­sa­dos por ran­som­wa­re han de­cre­ci­do rá­pi­da­men­te, dan­do lu­gar a los crip­to­mi­ne­ros que, si bien ge­ne­ran me­nos in­gre­sos, lo ha­cen de for­ma sos­te­ni­da y sin arries­gar­se tan­to co­mo les ocu­rría con el otro de­li­to.

“Una de las ra­zo­nes pa­ra el cre­cien­te in­te­rés en es­te ti­po de ata­ques es­tá en la rá­pi­da va­lo­ri­za­ción de las crip­to­mo­ne­das, cu­yos se han dis­pa­ra­do en cor­to tiem­po. En­tre las crip­to­mo­ne­das más bus­ca­das por los ci­ber­cri­mi­na­les se en­cuen­tra el tra­di­cio­nal bit­coin, así co­mo mo­ne­das con­si­de­ra­das más se­gu­ras y anó­ni­mas ti­po mo­ne­ro y zcash”, sos­tie­ne Pon­ti­ro­li.

Kas­persky Lab ha iden­ti­fi­ca­do que am­bien­tes cor­po­ra­ti­vos y cen­tros de da­tos en don­de los re­cur­sos dis­po­ni­bles son ca­si ili­mi­ta­dos, debido al fun­cio­na­mien­to de al­gu­nos ser­vi­cios en la nu­be que es­ca­lan su ca­pa­ci­dad au­to­má­ti­ca­men­te, son un blan­co de al­to ni­vel pa­ra es­tos ata­can­tes.

En el mun­do hay al­re­de­dor de 3 mi­llo­nes de dis­po­si­ti­vos que son víc­ti­mas de cry­pto­jac­king, pre­ci­sa Car­los Gó­mez, in­ge­nie­ro de So­nic­wall pa­ra Su­ra­mé­ri­ca.

“Ca­da vez más en­con­tra­mos mé­to­dos so­fis­ti­ca­dos pa­ra apro­ve­char­se tan­to de PC´S, co­mo de te­lé­fo­nos e in­clu­so de dis­po­si­ti­vos in­te­li­gen­tes co­mo en­ru­ta­do­res de in­ter­net. El minado es una ac­ti­vi­dad le­gal pe­ro ca­da vez cues­ta más la ex­trac­ción por­que hay más equi­pos y más usua­rios ha­cién­do­lo. El cry­pto­jac­king es una ac­ti­vi­dad ile­gal por­que el ter­ce­ro re­ci­be el di­ne­ro, mien­tras que el cos­to de pro­ce­sa­mien­to y de ener­gía co­rre por cuen­ta del equi­po cau­ti­vo”, aña­de Gó­mez.

Equi­pos len­tos y que se re­ca­lien­tan de­ben ser aho­ra una nue­va se­ñal de aler­ta.

EN 2018 LAS DE­NUN­CIAS POR EL DE­LI­TO DE USO DE SOFT­WA­RE MA­LI­CIO­SO EN CO­LOM­BIA HAN CRE­CI­DO 1.376% FREN­TE A 2017.

En el cry­pto­jac­king, los cri­mi­na­les mi­nan crip­to­mo­ne­das usan­do re­cur­sos de otros.

Ge­ne­ral Jorge Luis Var­gas Di­rec­tor de la Di­jín

Ce­ci­lia Pas­to­rino Es­pe­cia­lis­ta de Eset

San­tia­go Pon­ti­ro­li Ana­lis­ta de Kas­persky Lab

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.