Car­ta­ge­na, en ase­dio

Dinero (Colombia) - - SUMARIO -

Ha­ce unas se­ma­nas el re­co­no­ci­do eco­no­mis­ta co­lom­biano Adol­fo Mei­sel pa­sea­ba por las be­llas ca­lles de Car­ta­ge­na de la mano de su es­po­sa, lue­go de una lar­ga se­sión de la Con­ven­ción Ban­ca­ria que se rea­li­za ca­da año en la ciudad. Era ca­si la me­dia no­che, así que no ha­bía tan­to tu­ris­ta y ‘ca­cha­co’ ron­dan­do los por­ta­les y be­llos bal­co­nes del cen­tro his­tó­ri­co. De un mo­men­to a otro, Mei­sel se sor­pren­dió al ver un mon­tón de si­lue­tas o som­bras os­cu­ras que se co­la­ban por la Pla­za de los Co­ches, un tra­di­cio­nal es­pa­cio de la ciudad que du­ran­te va­rios si­glos fue epi­cen­tro del co­mer­cio de es­cla­vos pro­ve­nien­tes de Áfri­ca. Po­cos se­gun­dos des­pués, el ex­co­di­rec­tor del Ban­co de la Re­pú­bli­ca y hoy rec­tor de la Uni­ver­si­dad del Nor­te se per­ca­tó que se tra­ta­ba del trán­si­to de de­ce­nas y de­ce­nas de pros­ti­tu­tas. “Lo que se me vino a la ca­be­za fue una con­ti­nui­dad his­tó­ri­ca de un mer­ca­do de la car­ne que mues­tra la ex­plo­ta­ción hu­ma­na en una de sus ver­sio­nes más te­rri­bles”, ex­pli­có Mei­sel a Di­ne­ro.

¿Por qué ini­ciar una his­to­ria eco­nó­mi­ca de Car­ta­ge­na con se­me­jan­te anéc­do­ta? ¿Es que aca­so no hay pros­ti­tu­tas en Bogotá, Me­de­llín y en ca­si to­dos los rin­co­nes de Co­lom­bia? Se­gu­ro sí.

Pe­ro co­mo que­da­rá en evi­den­cia en es­te re­por­ta­je so­bre La He­roi­ca, la es­cla­vi­tud y la pros­ti­tu­ción, así co­mo otros fe­nó­me­nos na­cio­na­les co­mo la co­rrup­ción y la po­bre­za es­tán mi­nan­do no so­lo el clima de con­fian­za sino nues­tro pa­tri­mo­nio y nues­tra iden­ti­dad co­mo co­lom­bia­nos.

La ciudad vuel­ve a es­tar si­tia­da, es­ta vez por tres nue­vos ver­du­gos: la pros­ti­tu­ción, la po­bre­za y la co­rrup­ción. ¿Cuál es la sa­li­da? Informe es­pe­cial.

Ha­ce un par de si­glos era la ciudad más prós­pe­ra y ri­ca del país, fue la cuar­ta ca­pi­tal más im­por­tan­te de la Amé­ri­ca es­pa­ño­la, jun­to con Ciudad de Mé­xi­co, Lima y San­ta­fé de Bogotá; su cen­tro his­tó­ri­co es pa­tri­mo­nio de la Hu­ma­ni­dad y la va­len­tía de sus pri­me­ros po­bla­do­res fue cru­cial pa­ra la In­de­pen­den­cia de Co­lom­bia. Car­ta­ge­na es nues­tra Fi­la­del­fia.

Hoy la ciudad si­gue sien­do im­por­tan­te e in­flu­yen­te, pe­ro ha per­di­do bri­llo y aho­ra es­tá en me­dio de una de las peo­res cri­sis ins­ti­tu­cio­na­les de su his­to­ria. La si­tua­ción po­lí­ti­ca y sus efec­tos en la economía han si­do ana­li­za­dos con pro­fun­di­dad por la Fun­da­ción Cí­vi­ca por Car­ta­ge­na (Fun­ci­car), en­ti­dad que se en­car­ga de po­ner­les lu­pa a los líos de la ciudad y que es di­ri­gi­da por Ca­ro­li­na Cal­de­rón.

Fun­ci­car re­su­me muy bien la cri­sis po­lí­ti­ca de la ca­pi­tal de Bo­lí­var. Des­de 2005 se han re­gis­tra­do 4 elec­cio­nes atí­pi­cas (Cu­ri, Ber­nal, Vé­lez y Gue­rra). En 7 años han te­ni­do 12 al­cal­des y nin­gún plan de de­sa­rro­llo se ha po­di­do cul­mi­nar des­de 2011, la con­tra­lo­ra es­tá pre­sa; de 19 con­ce­ja­les, 8 se en­cuen­tran en de­ten­ción do­mi­ci­lia­ria y uno más en la cár­cel. Y la ce­re­za del pas­tel: des­de 2016 se han pro­du­ci­do más de 103 cam­bios en el gabinete del Dis­tri­to.

Pe­ro ese es so­lo el co­mien­zo. 93% de los con­tra­tos se ad­ju­di­ca­ron de ma­ne­ra di­rec­ta por par­te de la Al­cal­día y sus en­ti­da­des des­cen­tra­li­za­das, mu­chos de los en­tre­vis­ta­dos pa­ra es­te es­pe­cial se que­jan por el pa­pel del Edur­be, por ejem­plo. Así mis­mo, Fun­ci­car con­clu­ye que en 5 de ca­da 10 pro­ce­sos en las di­fe­ren­tes mo­da­li­da­des de se­lec­ción, so­lo se presenta un pro­po­nen­te.

Al­guien pue­de de­cir que en

Bogotá, Me­de­llín o Ca­li tam­bién hay co­rrup­ción o con­cen­tra­ción de la con­tra­ta­ción en unos po­cos.

Pue­de ser cier­to. Ha­ble­mos en­ton­ces de los in­di­ca­do­res eco­nó­mi­cos.

Se­gún un do­cu­men­to del Ban­co de la Re­pú­bli­ca, que Adol­fo Mei­sel ci­ta, en 2016 Car­ta­ge­na fue la ter­ce­ra ciudad con ma­yor in­ci­den­cia de la po­bre­za mo­ne­ta­ria en

Co­lom­bia, si­tua­ción que con­tras­ta con el di­na­mis­mo de sus prin­ci­pa­les sec­to­res eco­nó­mi­cos co­mo la in­dus­tria, el tu­ris­mo, la cons­truc­ción y la ac­ti­vi­dad por­tua­ria.

Es ne­ce­sa­rio acla­rar que los ín­di­ces de po­bre­za de Car­ta­ge­na ca­ye­ron de for­ma sos­te­ni­da en­tre 2008 y 2015, co­mo su­ce­dió en el res­to del país. De acuer­do con los da­tos del Da­ne, la po­bre­za mo­ne­ta­ria pa­só de 40,2% a 26,2%, y la po­bre­za mo­ne­ta­ria ex­tre­ma dis­mi­nu­yó de 6,9% a 4,0%, res­pec­ti­va­men­te. Sin em­bar­go, la ciudad es­tá aún le­jos del pro­me­dio de las tre­ce prin­ci­pa­les ciu­da­des, don­de la po­bre­za mo­ne­ta­ria ca­yó de 36,2% a 15,4% y la ex­tre­ma pa­só de 7,6% a 2,7% pa­ra el mis­mo pe­río­do.

Lo peor su­ce­dió en 2016 (es­tan­ca­mien­to de la economía) cuan­do am­bos in­di­ca­do­res au­men­ta­ron en ma­yor pro­por­ción en Car­ta­ge­na que en el pro­me­dio de las ciu­da­des prin­ci­pa­les. La po­bre­za mo­ne­ta­ria lle­gó a 29,1% y la po­bre­za ex­tre­ma a 5,5%, re­fle­jan­do un in­cre­men­to de 2,9 y 1,5 pun­tos por­cen­tua­les res­pec­ti­va­men­te en­tre 2015 y 2016.

La po­bre­za por Ne­ce­si­da­des Bá­si­cas In­sa­tis­fe­chas (NBI), de acuer­do con el Sis­bén III, en Car­ta­ge­na, du­ran­te el pri­mer se­mes­tre de 2018, fue 32% y la po­bre­za ex­tre­ma 51%, es de­cir, 32 de ca­da 100 ho­ga­res tie­nen pri­va­cio­nes en la sa­tis­fac­ción de una ne­ce­si­dad bá­si­ca y más de la mi­tad de los ho­ga­res tie­nen pri­va­cio­nes en la sa­tis­fac­ción de por lo me­nos dos ne­ce­si­da­des bá­si­cas.

La fal­ta de acue­duc­to y al­can­ta­ri­lla­do en mu­chos ba­rrios de la ciudad “po­ne de ma­ni­fies­to el al­to gra­do de vul­ne­ra­bi­li­dad fí­si­ca y am­bien­tal, el gra­ve ries­go de la po­bla­ción in­fan­til pa­ra con­traer en­fer­me­da­des que de­bie­ron ha­ber si­do su­pe­ra­das en una ciudad que se pre­cia de te­ner éxi­to eco­nó­mi­co”, co­men­ta el ca­te­drá­ti­co de la Uni­ver­si­dad de Car­ta­ge­na y di­rec­tor del Ob­ser­va­to­rio La­bo­ral de Bo­lí­var, De­win Pé­rez.

Pé­rez afir­ma que, has­ta sep­tiem­bre del pre­sen­te año, Car­ta­ge­na era la sex­ta ciudad del país don­de los pre­cios

Eso ma­ni­fies­ta "el ries­go de la po­bla­ción in­fan­til pa­ra con­traer en­fer­me­da­des que de­bie­ron ser su­pe­ra­das en una ciudad que se pre­cia de te­mer éxi­to eco­nó­mi­co",

De­win Pé­rez Di­rec­tor del Ob­ser­va­to­rio La­bo­ral de Bo­lí­var.

(IPC) ha­bían te­ni­do los ma­yo­res au­men­tos, con una in­fla­ción acu­mu­la­da de 2,89%. “La po­bre­za y la po­bre­za ex­tre­ma son el prin­ci­pal pro­ble­ma eco­nó­mi­co y so­cial en la ciudad de Car­ta­ge­na, al tiem­po que ha si­do el te­ma más des­cui­da­do en me­dio de la cri­sis po­lí­ti­ca de la ciudad, pues los go­bier­nos han te­ni­do otras prio­ri­da­des”, ex­pli­có Pé­rez.

En edu­ca­ción, la si­tua­ción no es muy dis­tin­ta. El pro­me­dio de años de edu­ca­ción en el Ba­rrio El Po­zón, por ejem­plo, es de 6,4 años, mien­tras que en el ba­rrio

Cres­po al­can­za los 9,2 años, es de­cir, cer­ca de tres años de di­fe­ren­cia en pro­me­dio.

“To­do es­to es el re­fle­jo de la cri­sis so­cial pro­fun­da de Car­ta­ge­na. Hay fa­llas por la fal­ta de li­de­raz­go em­pre­sa­rial, po­lí­ti­co e in­te­lec­tual que no es ca­paz de apro­ve­char la pros­pe­ri­dad del sec­tor por­tua­rio e in­dus­trial pa­ra erra­di­car la po­bre­za ex­tre­ma”, co­men­ta Mei­sel.

La so­lu­ción pa­re­ce de­mo­ra­da. El nue­vo al­cal­de de la ciudad (de­sig­na­do por el pre­si­den­te Iván Du­que ha­ce unos días), Pe­dri­to Pe­rei­ra, ten­drá muy po­co tiem­po y es­pa­cio po­lí­ti­co pa­ra so­lu­cio­nar to­dos los pro­ble­mas y, aun­que tu­vie­ra la vo­lun­tad, su prio­ri­dad de­be ser unir a la so­cie­dad, em­pre­sa­rios y go­bierno na­cio­nal pa­ra sa­car ade­lan­te la ciudad en el me­diano y lar­go pla­zo.

“No hay luz al fi­nal del tú­nel. No he­mos lle­ga­do al fon­do por­que no se ha sa­cu­di­do la ciudad. No se ha per­ca­ta­do por­que hay in­do­len­cia y des­co­no­ci­mien­to de la gra­ve cri­sis que se vi­ve”, di­jo el ex­co­di­rec­tor del Ban­co de la Re­pú­bli­ca.

Pe­ro lo más tris­te es que Car­ta­ge­na tie­ne con qué re­cu­pe­rar el ce­tro de la ciudad más prós­pe­ra de Co­lom­bia. A di­fe­ren­cia de Tumaco, Bue­na­ven­tu­ra, la al­ta Gua­ji­ra, y otras zo­nas del país, co­mo la pro­pia Ciudad Bo­lí­var en Bogotá, la He­roi­ca cuen­ta en su pa­tio no con una sino con va­rias ‘ga­lli­ni­tas de los hue­vos de oro’.

Re­cor­de­mos so­lo las prin­ci­pa­les. La nue­va Re­fi­car, la mis­ma del es­cán­da­lo por so­bre­cos­tos bi­llo­na­rios, es en la ac­tua­li­dad el mo­tor in­dus­trial de Co­lom­bia. Además, le per­mi­tió a Car­ta­ge­na con­ver­tir­se en la cuar­ta ciudad in­dus­trial del país.

Se­gun­do ejem­plo. La So­cie­dad Por­tua­ria de Car­ta­ge­na tie­ne el ter­mi­nal más mo­derno de to­do el Ca­ri­be. Em­pre­sas co­mo Ama­zon es­tán mi­ran­do con de­te­ni­mien­to es­te des­tino co­mo pun­ta de lan­za pa­ra des­em­bar­car en la Su­ra­mé­ri­ca his­pa­noha­blan­te. Ar­gos tie­ne la plan­ta más mo­der­na de

CAR­TA­GE­NA TIE­NE MU­CHAS PO­SI­BI­LI­DA­DES DE DE­SA­RRO­LLO ADI­CIO­NAL POR CUEN­TA DE LA IN­DUS­TRIA, EL TU­RIS­MO Y LA AC­TI­VI­DAD POR­TUA­RIA.

ce­men­to y des­de su ter­mi­nal car­ta­ge­ne­ro ex­por­ta a 30 paí­ses. Y el lis­ta­do si­gue con em­pre­sas co­mo Te­na­ris, Esent­tia, Ajo­ver, Cen­tro lo­gís­ti­co de Ba­yer, y un lar­go et­cé­te­ra.

En el te­ma in­mo­bi­lia­rio tam­bién hay mu­cho que con­tar: 500 nue­vas ca­mas ho­te­le­ras en so­lo dos años con la lle­ga­da de nue­vas mar­cas de ta­lla mun­dial, el pro­yec­to Se­re­na del Mar, que pre­vé la cons­truc­ción de unas 18.000 vi­vien­das en un área de 1.000 hec­tá­reas. Ar­gos tie­ne un área le­ve­men­te su­pe­rior pa­ra de­sa­rro­llos si­mi­la­res.

En in­fra­es­truc­tu­ra tam­bién hay co­sas nue­vas. Se pu­so en operación ha­ce unas se­ma­nas un im­po­nen­te via­duc­to en la Cié­na­ga de la Vir­gen y se es­tá es­truc­tu­ran­do un nue­vo ae­ro­puer­to pa­ra una ciudad que re­ci­be vue­los de 7 ae­ro­lí­neas in­ter­na­cio­na­les. La lle­ga­da de cru­ce­ros y via­je­ros fo­rá­neos au­men­ta a do­ble dí­gi­to en la ciudad y un em­pre­sa­rio lo­cal, jun­to con Os­pi­nas, ini­ció la cons­truc­ción de un gran cen­tro co­mer­cial y, lo me­jor, por fue­ra de Bo­ca­gran­de.

Otras ci­fras in­tere­san­tes. El pro­fe­sor De­win Pé­rez des­ta­ca que el au­men­to pro­me­dio anual en el nú­me­ro de pa­sa­je­ros in­ter­na­cio­na­les que tie­nen co­mo des­tino a Car­ta­ge­na fue de 18% en el periodo 2013 -2016. Así mis­mo, du­ran­te la tem­po­ra­da de enero a abril de 2018 au­men­tó en 32% con res­pec­to a igual periodo de 2017. De igual ma­ne­ra, por el Puerto de Car­ta­ge­na se mo­vi­li­za más del 60% de los con­te­ne­do­res trans­por­ta­dos por los puer­tos del país y se rea­li­zan más de 50% de las ope­ra­cio­nes de adua­nas, co­sa se­me­jan­te pa­sa con la in­dus­tria lo­cal que ex­pe­ri­men­tó una ta­sa de cre­ci­mien­to pro­me­dio de 5,9% du­ran­te el periodo 2012-2017.

Así es Car­ta­ge­na, La He­roi­ca, al­go in­ve­ro­sí­mil y lle­na de con­tras­tes.

_¿Cuál es la sa­li­da?

Pa­ra Ma­ría Clau­dia Páez, pre­si­den­te de la Cá­ma­ra de Co­mer­cio de Car­ta­ge­na, ha­ce fal­ta un ma­yor li­de­raz­go po­lí­ti­co que se con­si­gue con con­fian­za y co­no­ci­mien­to mu­tuo.

“Car­ta­ge­na es co­mo esa ni­ña bo­ni­ta. Es una vi­tri­na que to­dos ve­mos pe­ro na­die en­tien­de o apor­ta a su cons­truc­ción”, co­men­ta.

La di­ri­gen­te men­cio­nó el ca­so re­cien­te de un em­pre­sa­rio im­por­tan­te de la ciudad que tra­mi­ta­ba una es­cri­tu­ra cu­yo pro­ce­so cos­ta­ba $750 mi­llo­nes y que fue ex­tra­via­da en una ofi­ci­na pú­bli­ca de la ciudad. “Oja­lá va­yas co­mo ciu­da­dano a ob­te­ner un do­cu­men­to, a ver si lo lo­gras”, afir­ma.

Páez le pi­dió al pre­si­den­te Du­que ini­ciar una es­tra­te­gia que per­mi­ta a em­pre­sa­rios, po­lí­ti­cos y so­cie­dad ci­vil sen­tar­se a de­fi­nir el fu­tu­ro y re­cu­pe­ra­ción de la ciudad. “Ne­ce­si­ta­mos un fa­ci­li­ta­dor y ese pue­de ser el Pre­si­den­te”, di­ce.

La di­ri­gen­te ex­pli­có que al­gu­nos em­pre­sa­rios son muy cau­tos cuan­do ven la si­tua­ción ins­ti­tu­cio­nal y que hay otros que han de­ci­di­do asen­tar­se en otras par­tes por esos mis­mos mo­ti­vos. “Sin em­bar­go, el que co­no­ce bien la ciudad ter­mi­na in­vir­tien­do por sus fa­vo­ra­bles con­di­cio­nes na­tu­ra­les”, con­clu­ye.

La pre­si­den­te de la Cá­ma­ra agre­ga al­go que es muy cier­to y es que Car­ta­ge­na ha aguan­ta­do mu­cho. “Acá se ha­cen to­dos los gran­des even­tos y con­gre­sos del país, ima­gí­na­te si tu­vié­ra­mos ins­ti­tu­cio­na­li­dad”.

EN LA CIUDAD CREEN QUE EL PRE­SI­DEN­TE DU­QUE DE­BE JU­GAR UN ROL PRO­TA­GÓ­NI­CO EN LA BÚS­QUE­DA DE SA­LI­DAS A ES­TA PRO­FUN­DA CRI­SIS.

Es pa­ra­dó­ji­co que en Car­ta­ge­na se lle­ven a ca­bo los con­gre­sos y even­tos don­de se pla­nea y pro­yec­ta el país, pe­ro la ciudad si­ga an­cla­da en te­mas co­mo la po­bre­za, la in­for­ma­li­dad, y sí, la pros­ti­tu­ción.

“A mu­chos les in­tere­sa man­te­ner ese caos po­lí­ti­co e ins­ti­tu­cio­nal ac­tual por­que así pue­den ha­cer lo que les dé la ga­na”, afir­ma un di­ri­gen­te gre­mial de la zo­na.

¿En qué mo­men­to Car­ta­ge­na per­dió ese po­der y li­de­raz­go po­lí­ti­co en Co­lom­bia? Adol­fo Mei­sel, en su li­bro El li­de­raz­go y el fu­tu­ro del Ca­ri­be co­lom­biano, ha­bla de una cri­sis que se re­ve­la al pon­de­rar la enor­me dis­tan­cia en­tre el pe­so elec­to­ral cos­te­ño y su rol en la con­duc­ción del Es­ta­do co­lom­biano.

El aca­dé­mi­co re­cuer­da que en las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les de 2014 la in­fluen­cia de los 8 de­par­ta­men­tos cos­te­ños fue de­ci­si­va. “Al dividir el país en­tre la Re­gión Ca­ri­be y el res­to, se ob­ser­va que Juan Ma­nuel San­tos per­dió las elec­cio­nes en el res­to del país, pe­ro la vic­to­ria que ob­tu­vo en la Cos­ta Ca­ri­be fue tan enor­me que le per­mi­tió ser ele­gi­do Pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca por 4 años más”, di­ce el tex­to.

Mei­sel des­ta­ca que ese po­der elec­to­ral no se tra­du­ce en la to­ma de de­ci­sio­nes a ni­vel na­cio­nal. “Des­de 1894 nin­gún ciu­da­dano oriun­do del ca­ri­be co­lom­biano ha si­do ele­gi­do Pre­si­den­te de Co­lom­bia. Es­to, a pe­sar que la re­gión tie­ne 21% de la po­bla­ción”, re­za otro frag­men­to del li­bro.

Y va más allá. En­tre 1998 y 2018 hu­bo 127 mi­nis­tros, 41 de Bogotá, 15 de An­tio­quia y so­lo 4 de Bo­lí­var. Así mis­mo, en ese periodo, de 7 mi­nis­tros de Ha­cien­da que tu­vo el país, cin­co na­cie­ron en Bogotá y otro en An­tio­quia. “En con­tras­te, en los úl­ti­mos 100 años el país no ha te­ni­do un mi­nis­tro de Ha­cien­da de la Re­gión Ca­ri­be”, afir­ma Mei­sel en su li­bro.

En­tre las cau­sas ex­pues­tas de ese de­cli­ve en el pro­ta­go­nis­mo po­lí­ti­co es­tá una de­bi­li­dad en la tec­no­cra­cia del Ca­ri­be y el re­za­go en la economía y en el ca­pi­tal so­cial de la re­gión, en­tre otros.

“Aun­que Car­ta­ge­na es el se­gun­do cen­tro ur­bano de la Re­gión Ca­ri­be y la quin­ta ciudad del país, su li­de­raz­go es muy dé­bil en re­la­ción con su pe­so eco­nó­mi­co y de­mo­grá­fi­co. Es­to por cuan­to sec­to­res cla­ve co­mo la in­dus­tria son pro­pie­dad de per­so­nas y em­pre­sas que no son lo­ca­les. Por ejem­plo, las gran­des plan­tas industriales de Ma­mo­nal (las ga­lli­nas de los hue­vos de oro que ha­blá­ba­mos an­tes) son pro­pie­dad de mul­ti­na­cio­na­les, de Eco­pe­trol y de gru­pos eco­nó­mi­cos de

"Juan Ma­nuel San­tos per­dió las elec­cio­nes en el res­to del país, pe­ro la vic­to­ria que ob­tu­vo en la Cos­ta Ca­ri­be fue tan enor­me que le per­mi­tió ser ele­gi­do Pre­si­den­te". Adol­fo Mei­sel Rec­tor Uni­ver­si­dad del Nor­te

otras zo­nas del país. No hay nin­gún in­dus­trial car­ta­ge­ne­ro con un pe­so re­le­van­te en la ac­ti­vi­dad pro­duc­ti­va na­cio­nal. Al­go si­mi­lar ocu­rre con los gran­des ho­te­les y con el puerto”, des­ta­ca el tex­to en la pá­gi­na 44.

Mei­sel lo re­su­me muy bien. De he­cho, hay otras per­so­nas en Car­ta­ge­na que di­cen lo mis­mo, no hay una apro­pia­ción de ciudad por­que bue­na par­te de los em­pre­sa­rios no son de allí.

Po­co pue­de ha­cer el ge­ren­te lo­cal de una plan­ta cuan­do la ca­sa ma­triz que­da en Eu­ro­pa, Es­ta­dos Uni­dos, Bogotá o Me­de­llín.

Por eso se pi­de que el li­de­raz­go ini­cial pro­ven­ga de la Ca­sa de Na­ri­ño, don­de hay po­co acen­to e in­fluen­cia en la to­ma de de­ci­sio­nes de los cos­te­ños.

Las so­lu­cio­nes no son tan com­ple­jas, pues es­te mis­mo te­ji­do em­pre­sa­rial es ca­paz de apa­lan­car pro­yec­tos am­bi­cio­sos. Esa de­be­ría ser una me­ta de la so­cie­dad car­ta­ge­ne­ra, que ca­da vez más los em­pre­sa­rios de la ciudad se in­vo­lu­cren en en­con­trar sa­li­das es­truc­tu­ra­les a los pro­ble­mas que aque­jan a la he­roi­ca.

En otro es­tu­dio del Ban­co de la Re­pú­bli­ca re­fe­ren­cia­do por Adol­fo Mei­sel se des­ta­ca que con una in­ver­sión de US$641 mi­llo­nes es po­si­ble sa­car a Car­ta­ge­na de la po­bre­za más le­si­va (Vver cua­dro). No es una ci­fra al­ta. Es ca­si el pre­su­pues­to de

Car­ta­ge­na de un año, pe­ro cla­ro, en es­tos mo­men­tos hay otras prio­ri­da­des, co­mo es fi­nan­ciar los 5.800 em­plea­dos con pres­ta­ción de ser­vi­cios que tie­ne Car­ta­ge­na.

El mis­mo Ban­co In­te­ra­me­ri­cano de De­sa­rro­llo se ha mos­tra­do in­tere­sa­do en gi­rar el che­que, pe­ro es ne­ce­sa­rio an­tes que la ins­ti­tu­cio­na­li­dad es­té ju­ga­da en torno a es­te pro­pó­si­to, lo cual hoy no lu­ce fá­cil. Tam­bién hay lla­ma­dos pa­ra que se me­jo­re el sis­te­ma tri­bu­ta­rio. Y, ha­blan­do de im­pues­tos, el ge­ren­te ge­ne­ral de la So­cie­dad Por­tua­ria de Car­ta­ge­na, Alfonso Sa­las, ase­gu­ró que es ne­ce­sa­rio me­jo­rar los pro­ce­sos de la Adua­na, pues ni si­quie­ra se cuen­ta con un sis­te­ma in­for­má­ti­co efi­cien­te.

Sa­las se de­cla­ró op­ti­mis­ta fren­te a los desafíos de es­ta ca­pi­tal, tal vez por­que ese sen­ti­mien­to pue­de ayu­dar a sa­car­la ade­lan­te. El pe­si­mis­mo es el ho­yo ne­gro de la economía. El ex­pe­ri­men­ta­do di­rec­ti­vo afir­ma que pre­pa­ra por es­tos días un con­jun­to de pro­pues­tas pa­ra pre­sen­tar­las al pre­si­den­te Du­que, co­mo par­te de los apor­tes que pue­de ha­cer el Puerto pa­ra la ciudad. En­tre esas pe­ti­cio­nes se des­ta­ca una pa­ra me­jo­rar los trá­mi­tes lo­ca­les, me­jo­rar la coor­di­na­ción pa­ra asun­tos del trans­por­te, re­vi­sar el ré­gi­men mu­ni­ci­pal y re­du­cir la bu­ro­cra­cia, muy cen­tra­li­za­da en Bogotá. Sin em­bar­go, es­to úl­ti­mo no quie­re de­cir que Sa­las es­té de acuer­do con una re­gio­na­li­za­ción, co­mo lo ha pro­pues­to Eduar­do Ve­rano. “An­tes de des­cen­tra­li­zar hay que sim­pli­fi­car los pro­ce­sos, o de lo con­tra­rio lo que se ha­ce es tras­la­dar el des­or­den del cen­tro a los mu­ni­ci­pios. Re­gio­na­li­zar pa­ra bu­ro­cra­ti­zar es un pe­li­gro, pre­fie­ro de­pen­der de Bogotá y no de Ba­rran­qui­lla por­que de lo con­tra­rio lo que ha­ría­mos se­ría mul­ti­pli­car las fun­cio­nes bu­ro­crá­ti­cas”, apun­tó.

En Car­ta­ge­na hay fu­tu­ro. Es ne­ce­sa­rio que des­de el Pre­si­den­te has­ta los mi­llo­nes de ciu­da­da­nos que la vi­si­tan ca­da año se apro­pien de ella. No la usen co­mo si­tio ideal de pros­ti­tu­ción, co­rrup­ción o co­mo sim­ple pla­ta­for­ma po­lí­ti­ca pa­ra al­can­zar el po­der. Se ne­ce­si­ta una to­ma pa­cí­fi­ca, no co­mo la de Pa­blo Mo­ri­llo ha­ce 203 años, sino co­mo la que ha­ce Ca­ta­li­na Es­co­bar con la Fun­da­ción Juan Fe­li­pe Gó­mez, que le ha ten­di­do la mano a mi­les de ma­más ado­les­cen­tes que quie­ren rom­per con lo que lla­man los economistas la tram­pa de po­bre­za. Se lo de­be­mos a Car­ta­ge­na.

EN CAR­TA­GE­NA HAY FU­TU­RO. ES NE­CE­SA­RIO QUE DES­DE EL PRE­SI­DEN­TE HAS­TA LOS MI­LLO­NES DE CIU­DA­DA­NOS QUE LA VI­SI­TAN SE APRO­PIEN DE LA HE­ROI­CA.

Los fla­ge­los so­cia­les se agu­di­zan por otro fe­nó­meno: la co­rrup­ción que les qui­ta re­cur­sos pú­bli­cos a los más po­bres.

Car­ta­ge­na fue la ter­ce­ra ciudad con ma­yor in­ci­den­cia de po­bre­za ex­tre­ma, co­men­tó el eco­no­mis­ta Adol­fo Mei­sel.

En los úl­ti­mos años, mu­chas in­ver­sio­nes nue­vas han lle­ga­do a la ciudad. Ma­ría Ca­mi­la Sa­las Di­rec­to­ra de In­vest in Car­ta­ge­na

En­tre al­gu­nos em­pre­sa­rios hay op­ti­mis­mo so­bre el fu­tu­ro de Car­ta­ge­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.