Ita­lia

Des­pués de una dé­ca­da de es­tan­ca­mien­to, el go­bierno de Ita­lia desafía la or­to­do­xia fis­cal de la Zo­na del Eu­ro, pe­ro ol­vi­da las re­for­mas es­truc­tu­ra­les. ¿Cuá­les se­rán las im­pli­ca­cio­nes?

Dinero (Colombia) - - SUMARIO -

¿Fal­ta de or­to­do­xia o rea­lis­mo fis­cal?

En sep­tiem­bre pa­sa­do el go­bierno ita­liano sor­pren­dió a los in­ver­sio­nis­tas y a las au­to­ri­da­des eu­ro­peas con unas me­tas fis­ca­les que in­cre­men­ta­rán el dé­fi­cit fis­cal de -1,9% a -2,4% del PIB en­tre 2018 y 2019, en lu­gar de dis­mi­nuir­lo a -0,8%, co­mo ha­bía pro­pues­to la an­te­rior ad­mi­nis­tra­ción. Ade­más, las nue­vas pre­vi­sio­nes pa­ra 2020 y 2021 con­tem­pla­ban man­te­ner­lo en esa mag­ni­tud.

Sin em­bar­go, la reac­ción ad­ver­sa de los in­ver­sio­nis­tas obli­gó al go­bierno a re­cor­tar las pro­yec­cio­nes del dé­fi­cit pa­ra 2020 y 2021, a -2,1% y -1,8% del PIB, pe­ro man­tu­vo la de 2019.

La am­plia­ción de las me­tas fis­ca­les del ac­tual go­bierno res­pec­to de lo pla­nea­do por la an­te­rior ad­mi­nis­tra­ción, se de­be a la no ac­ti­va­ción de un in­cre­men­to de la ta­sa del IVA, pro­me­ti­da por la Li­ga (par­ti­do po­lí­ti­co de de­re­cha); jun­to con el in­gre­so ciu­da­dano ofre­ci­do por el Mo­vi­mien­to Cin­co Es­tre­llas (eco­lo­gis­ta, an­ti­eu­ro y par­cial­men­te eu­ro­es­cép­ti­co), que son los par­ti­dos que cons­ti­tu­yen la coa­li­ción go­ber­nan­te. Tam­bién in­clu­ye una pro­pues­ta de re­for­ma pen­sio­nal me­nos exi­gen­te que la del go­bierno pre­ce­den­te, la po­si­bi­li­dad de una ju­bi­la­ción an­ti­ci­pa­da (a los 62 años) y un au­men­to en la in­ver­sión pú­bli­ca.

Con to­do ello se pre­ten­de es­ti­mu­lar la de­man­da pa­ra im­pul­sar la ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca y la ge­ne­ra­ción de em­pleo, que es­tán es­tan­ca­das ha­ce una dé­ca­da.

Aun­que las nue­vas me­tas de dé­fi­cit no lu­cen des­me­su­ra­das, se vuel­ven preo­cu­pan­tes al con­si­de­rar que la deu­da pú­bli­ca as­cen­dió a 131,2% del PIB en 2017. Si el cre­ci­mien­to de la eco­no­mía re­sul­ta me­nor que el pro­yec­ta­do por el go­bierno (1,5% anual pro­me­dio en­tre 2019 y 2021), co­mo pre­vé por ejem­plo el FMI (0,9% pro­me­dio anual), el sal­do de las obli­ga­cio­nes po­dría in­cre­men­tar­se, en lu­gar de dis­mi­nuir a 124% del PIB, co­mo pre­ten­den las pro­yec­cio­nes gu­ber­na­men­ta­les.

En vis­ta de ello, a me­dia­dos de oc­tu­bre Moody’s de­gra­dó la ca­li­fi­ca­ción de la deu­da pú­bli­ca ita­lia­na de Baa2 a Baa3, un gra­do arri­ba de los bo­nos ba­su­ra, con una pers­pec­ti­va es­ta­ble.

La de­gra­da­ción fue jus­ti­fi­ca­da por el te­mor de que, con las pro­yec­cio­nes de dé­fi­cit fis­cal, la deu­da pú­bli­ca ape­nas se es­ta­bi­li­za­ría, en lu­gar de dis­mi­nuir, co­mo ocu­rría con las me­tas de la an­te­rior ad­mi­nis­tra­ción; e in­clu­so po­dría au­men­tar,

si no se cum­plen los su­pues­tos de cre­ci­mien­to, que po­drían so­bres­ti­man el im­pac­to del re­la­ja­mien­to de la pos­tu­ra fis­cal so­bre la ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca.

Se­me­jan­te mag­ni­tud de la deu­da pú­bli­ca de­ja la eco­no­mía muy vul­ne­ra­ble a los cho­ques ines­pe­ra­dos, por las exi­gen­tes ne­ce­si­da­des de re­fi­nan­cia­ción que im­pli­ca.

Una pér­di­da de con­fian­za en la po­lí­ti­ca fis­cal po­dría in­cre­men­tar de ma­ne­ra abrup­ta la pri­ma de ries­go so­be­rano del país, lo cual di­fi­cul­ta­ría la ro­ta­ción de la deu­da.

Una pri­ma so­be­ra­na más al­ta im­pli­ca­ría tam­bién un ma­yor ries­go de mer­ca­do pa­ra su sis­te­ma fi­nan­cie­ro, por los am­plios por­ta­fo­lios de deu­da pú­bli­ca que po­see, que po­drían des­va­lo­ri­zar­se de for­ma pro­nun­cia­da y cau­sar­les cuan­tio­sas pér­di­das a los in­ter­me­dia­rios.

Am­bos even­tos po­drían desatar otra cri­sis fi­nan­cie­ra y fis­cal en la Zo­na del Eu­ro, que ame­na­za­ría su su­per­vi­ven­cia y se trans­mi­ti­ría al res­to del mun­do, com­pli­can­do la es­ta­bi­li­dad fi­nan­cie­ra y la ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca mun­dial.

Por tal mo­ti­vo la po­lí­ti­ca fis­cal del go­bierno ita­liano se con­vir­tió en otra de las preo­cu­pa­cio­nes de los in­ver­sio­nis­tas glo­ba­les y con­tri­bu­yó de una ma­ne­ra pro­ta­gó­ni­ca a los epi­so­dios de caí­da de las bol­sas y de re­fu­gio en ac­ti­vos se­gu­ros el mes pa­sa­do.

Ade­más, una in­ten­sión me­nos fir­me del go­bierno ac­tual que la del an­te­rior, pa­ra lle­var a ca­bo re­for­mas es­truc­tu­ra­les – que me­jo­ren la efi­cien­cia del Es­ta­do, del sis­te­ma ju­di­cial, del ré­gi­men tri­bu­ta­rio, del mer­ca­do la­bo­ral y de la ca­li­dad de la edu­ca­ción, jun­to con una in­ten­si­fi­ca­ción de la com­pe­ten­cia en los mer­ca­dos de bie­nes y ser­vi­cios–, ten­dría un im­pac­to me­nor so­bre la ele­va­ción de la ca­pa­ci­dad de cre­ci­mien­to de la eco­no­mía y la sos­te­ni­bi­li­dad de las fi­nan­zas pú­bli­cas en el me­diano pla­zo, por­que la pro­duc­ti­vi­dad per­ma­ne­ce­ría es­tan­ca­da.

De­bi­do a ello la eco­no­mía no su­pe­raría de una ma­ne­ra sos­te­ni­da su cre­ci­mien­to po­ten­cial de 1%, que es muy ba­jo.

La preo­cu­pa­ción de las au­to­ri­da­des eu­ro­peas por las im­pli­ca­cio­nes de la la­xi­tud de la pos­tu­ra fis­cal del nue­vo go­bierno ita­liano so­bre la es­ta­bi­li­dad fi­nan­cie­ra y la su­per­vi­ven­cia de la Zo­na del Eu­ro las lle­vó a re­cha­zar su pre­su­pues­to de 2019. Es la pri­me­ra vez que su­ce­de al­go así des­de que exis­te la unión mo­ne­ta­ria.

El go­bierno ita­liano tie­ne aho­ra has­ta el 13 de no­viem­bre pa­ra res­pon­der el re­que­ri­mien­to de ela­bo­rar un pre­su­pues­to más aus­te­ro.

Lue­go las au­to­ri­da­des eu­ro­peas ten­drán tres se­ma­nas pa­ra pro­nun­ciar­se.

Si no lle­gan a un acuer­do, la pues­ta en mar­cha del pro­ce­di­mien­to en con­tra del ex­ce­so de gas­to po­dría to­mar­le a la Co­mi­sión Eu­ro­pea por lo me­nos has­ta abril de 2018 y otros seis me­ses pa­ra im­po­ner las san­cio­nes per­ti­nen­tes.

Es po­co pro­ba­ble que el go­bierno ita­liano ce­da a las exi­gen­cias de las au­to­ri­da­des eu­ro­peas, por­que los dos mo­vi­mien­tos que in­te­gran la coa­li­ción de go­bierno tie­nen una cre­cien­te ri­va­li­dad por au­men­tar su fa­vo­ri­tis­mo en­tre los vo­tan­tes.

En es­tas con­di­cio­nes, la la­xi­tud de la po­lí­ti­ca fis­cal de la coa­li­ción po­pu­lis­ta que go­bier­na Ita­lia se­gui­rá ame­na­zan­do la es­ta­bi­li­dad fi­nan­cie­ra y la ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca mun­dial en el cor­to pla­zo, mien­tras que en el me­diano pla­zo po­dría desatar otra cri­sis fi­nan­cie­ra in­ter­na­cio­nal.

Pa­ra lo­grar al­gún acuer­do so­bre la pos­tu­ra de la po­lí­ti­ca fis­cal en­tre el go­bierno ita­liano y la Co­mi­sión Eu­ro­pea se re­que­ri­ría una tur­bu­len­cia fi­nan­cie­ra de gran­des pro­por­cio­nes.

Qui­zá pa­ra es­ta­ble­cer unas con­di­cio­nes que le per­mi­tie­ran a Ita­lia co­men­zar a so­lu­cio­nar su es­tan­ca­mien­to se­cu­lar se­ría ne­ce­sa­rio un com­pro­mi­so del go­bierno pa­ra im­ple­men­tar las re­for­mas es­truc­tu­ra­les re­que­ri­das pa­ra au­men­tar la ca­pa­ci­dad de cre­ci­mien­to sos­te­ni­do de la eco­no­mía en el me­diano pla­zo.

Co­mo al­gu­nas de ellas ten­drían un im­pac­to re­ce­si­vo, tam­bién se­ría me­nes­ter una ma­yor to­le­ran­cia de las au­to­ri­da­des eu­ro­peas con una pos­tu­ra fis­cal es­ti­mu­lan­te, que mi­ni­mi­za­ra su efec­to ad­ver­so so­bre la ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca y el bie­nes­tar de la po­bla­ción en el cor­to pla­zo.

UN BUEN PRIN­CI­PIO DE ACUER­DO EN­TRE EL GO­BIERNO ITA­LIANO Y LA UE SE­RÍA UN COM­PRO­MI­SO CON LAS RE­FOR­MAS ES­TRUC­TU­RA­LES Y UNA TO­LE­RAN­CIA CON LA LA­XI­TUD FIS­CAL.

Los mo­vi­mien­tos de la coa­li­ción de go­bierno com­pi­ten por el elec­to­ra­do, lo cual di­fi­cul­ta su re­la­ción con la UE.

Lui­gi Di Maio Mi­nis­tro de Desa­rro­llo Lí­der de M5E

Mat­teo Sal­vi­ni Mi­nis­tro del In­te­rior Lí­der de la Li­ga

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.