Mer­ca­dos fi­nan­cie­ros

Des­pués de las caí­das de oc­tu­bre, los in­ver­sio­nis­tas se pre­gun­tan pa­ra dón­de van los mer­ca­dos fi­nan­cie­ros. ¿Se tra­ta de una co­rrec­ción o de una ten­den­cia a la ba­ja?

Dinero (Colombia) - - SUMARIO -

Sin un rum­bo de­fi­ni­do

An­tes de oc­tu­bre el mer­ca­do bur­sá­til de Es­ta­dos Uni­dos es­ta­ba pró­xi­mo a al­can­zar nue­vos má­xi­mos. No obs­tan­te, co­mo con­se­cuen­cia de los des­cen­sos su­fri­dos en ese mes, se eva­po­ra­ron las ga­nan­cias que allí ha­bían he­cho los in­ver­sio­nis­tas en lo que va de 2018.

En es­ta oca­sión los des­plo­mes re­du­je­ron el Dow Jo­nes cer­ca de 8%, con­du­je­ron al Nas­daq a su pri­me­ra co­rrec­ción des­de fe­bre­ro, con un de­cli­ve ma­yor a 10% des­de su úl­ti­ma ci­ma, e hi­cie­ron que el S&P 500 tu­vie­ra 15 días de caí­das en el mes, el ma­yor nú­me­ro de re­sul­ta­dos ne­ga­ti­vos des­de oc­tu­bre de 2008.

La úl­ti­ma de­cli­na­ción fue la más di­fí­cil de sor­tear en mu­cho tiem­po, de­bi­do a que el mer­ca­do no en­con­tra­ba un so­por­te pa­ra de­te­ner el des­cen­so de los ín­di­ces, por la fal­ta de un áni­mo com­pra­dor en­tre los in­ver­sio­nis­tas.

La au­sen­cia de una in­cli­na­ción com­pra­do­ra ha­rá más di­fí­cil de­te­ner ese ti­po de des­plo­mes en el in­me­dia­to fu­tu­ro, en la me­di­da en que pri­ma­rá la cau­te­la.

En el trans­cur­so de 2018 ha­bía pri­ma­do una vo­la­ti­li­dad te­nue en los mer­ca­dos. Sin em­bar­go, los cho­ques a la ba­ja de oc­tu­bre su­gie­ren que ese pe­rio­do pu­do ha­ber lle­ga­do a su fin.

La in­quie­tud de los in­ver­sio­nis­tas se ma­ni­fes­tó en los dos brin­cos que tu­vo el ín­di­ce de vo­la­ti­li­dad de las op­cio­nes del S&P 500, cal­cu­la­do por la bol­sa de Chica­go (VIX), en oc­tu­bre. En am­bas opor­tu­ni­da­des el VIX as­cen­dió a cer­ca de 25, que re­sul­ta al­to com­pa­ra­do con su pro­me­dio his­tó­ri­co de 20, que se con­si­de­ra nor­mal.

El VIX tie­ne una re­la­ción in­ver­sa con el S&P 500 por­que mi­de cuán­to pa­gan los par­ti­ci­pan­tes en el mer­ca­do por las op­cio­nes que los pro­te­gen en los si­guien­tes 30 días. El au­men­to de al­re­de­dor de 100% del VIX en oc­tu­bre su­gie­re que los in­ver­sio­nis­tas es­tán te­me­ro­sos de un des­cen­so de los ín­di­ces bur­sá­ti­les en los pró­xi­mos me­ses.

A pe­sar de los bue­nos fun­da­men­ta­les de las eco­no­mías avan­za­das en el cor­to pla­zo, la in­tran­qui­li­dad de los in­ver­sio­nis­tas sur­ge de los cre­cien­tes ries­gos pa­ra la es­ta­bi­li­dad fi­nan­cie­ra y la ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca glo­bal.

Las prin­ci­pa­les ame­na­zas son una gue­rra co­mer­cial, la po­lí­ti­ca fis­cal po­pu­lis­ta en Ita­lia, la sa­li­da del Reino Uni­do sin un acuer­do de la Unión Eu­ro­pea, la ace­le­ra­ción del trán­si­to a la nor­ma­li­dad mo­ne­ta­ria de la Re­ser­va Fe­de­ral (FED) y otros gran­des ban­cos cen­tra­les, los efec­tos ad­ver­sos que po­dría mo­ti­var en los mer­ca­dos fi­nan­cie­ros y en las eco­no­mías emer­gen­tes, jun­to con la con­je­tu­ra de que una gran can­ti­dad de las com­pa­ñías ha­bría al­can­za­do ya la ci­ma de sus uti­li­da­des.

Con ta­les mo­ti­vos de preo­cu­pa­ción, los in­ver­sio­nis­tas se pre­gun­tan si los des­cen­sos de los mer­ca­dos fi­nan­cie­ros de los Es­ta­dos Uni­dos son el pre­sa­gio de una co­rrec­ción, que ocu­rre cuan­do la caí­da de los pre­cios des­de la úl­ti­ma ci­ma lle­ga a 10%; o cons­ti­tu­yen los pri­me­ros in­di­cios de al­go más drás­ti­co, co­mo el ini­cio de un mer­ca­do con una in­cli­na­ción a la ba­ja, du­ran­te la cual el des­cen­so acu­mu­la­do so­bre­pa­sa­ría 20%.

Aun­que en el cor­to pla­zo los fun­da­men­ta­les ma­cro­eco­nó­mi­cos de las eco­no­mías avan­za­das res­pal­dan las ga­nan­cias de sus em­pre­sas y el au­ge de sus mer­ca­dos fi­nan­cie­ros, en el me­diano pla­zo las pers­pec­ti­vas po­drían cam­biar. De mo­do que qui­zá, mien­tras que en el cor­to pla­zo ten­ga lu­gar una co­rrec­ción, en el me­diano pla­zo se po­dría ori­gi­nar una ten­den­cia a la ba­ja, al ma­te­ria­li­zar­se al­guno de los ries­gos enu­me­ra­dos.

En­tre ellos, el más drás­ti­co se­ría un apre­tón mo­ne­ta­rio muy rá­pi­do o ex­ce­si­vo de par­te de los gran­des ban­cos cen­tra­les, pa­ra evi­tar re­ca­len­ta­mien­tos que ge­ne­ra­ran des­bor­des in­fla­cio­na­rios y des­a­li­nea­cio­nes de las ex­pec­ta­ti­vas.

A pe­sar de que las caí­das de oc­tu­bre eli­mi­na­ron las ga­nan­cias del año en los prin­ci­pa­les ín­di­ces de las bol­sas de Es­ta­dos Uni­dos, al tiem­po que re­du­je­ron (en más de 10%) la re­la­ción en­tre el pre­cio y la ga­nan­cia, es­te in­di­ca­dor to­da­vía es­tá muy arri­ba (40% en el ca­so del S&P 500) de su pro­me­dio his­tó­ri­co. Es­to su­gie­re que per­sis­te una so­bre­va­lo­ra­ción de las ac­cio­nes.

La so­bre­va­lo­ra­ción fue una de las con­se­cuen­cias de una dé­ca­da de la­xi­tud ex­tre­ma de la pos­tu­ra mo­ne­ta­ria de los gran­des ban­cos cen­tra­les que, de­bi­do a las ta­sas de in­te­rés nu­las y la abun­dan­te li­qui­dez, ge­ne­ró un ex­ce­so de de­man­da por los ac­ti­vos fi­nan­cie­ros, el cual ele­vó de una for­ma exu­be­ran­te sus pre­cios.

Pe­ro a me­di­da que suban las ta­sas de in­te­rés y dis­mi­nu­ya la li­qui­dez, por el trán­si­to a la nor­ma­li­dad de sus pos­tu­ras mo­ne­ta­rias, el ex­ce­so de de­man­da se con­ver­ti­rá en uno de ofer­ta, que dis­mi­nui­rá los pre­cios.

En un ar­tícu­lo re­cien­te, Mar­tin Felds­tein, de la Uni­ver­si­dad de Har­vard, enu­me­ra tres ra­zo­nes por las cua­les las ta­sas de in­te­rés de lar­go pla­zo ten­drán en el fu­tu­ro una ten­den­cia al al­za, que eli­mi­na­rá el ex­ce­so de de­man­da por ac­ti­vos fi­nan­cie­ros y des­in­fla­rá sus pre­cios. Por es­ta cau­sa, con una al­ta pro­ba­bi­li­dad los mer­ca­dos fi­nan­cie­ros se­gui­rán una in­cli­na­ción a la ba­ja en el me­diano pla­zo.

La pri­me­ra de las ra­zo­nes es el trán­si­to a la nor­ma­li­dad de la pos­tu­ra mo­ne­ta­ria de la FED que, se­gún los pro­nós­ti­cos de los miem­bros de su co­mi­té de ope­ra­cio­nes de mer­ca­do abier­to, lle­va­rá la me­ta pa­ra la ta­sa de in­te­rés so­bre los fon­dos fe­de­ra­les a 3,5% anual en 2020.

La se­gun­da es el au­men­to del dé­fi­cit fis­cal en Es­ta­dos Uni­dos, que ge­ne­ra­rá una ma­yor ofer­ta de bo­nos de deu­da pú­bli­ca, con lo cual dis­mi­nui­rá su va­lor y au­men­ta­rán sus ta­sas de in­te­rés.

La ter­ce­ra es el ex­ce­so de de­man­da en el mer­ca­do de tra­ba­jo de Es­ta­dos Uni­dos, que au­men­ta­rá los cos­tos la­bo­ra­les, lo cual pre­sio­na­rá la in­fla­ción al al­za y lle­va­rá a los com­pra­do­res de bo­nos a exi­gir unas ta­sas de in­te­rés más al­tas, co­mo com­pen­sa­ción.

En opi­nión de Felds­tein, eli­mi­nar la so­bre­va­lo­ra­ción de las ac­cio­nes en Es­ta­dos Uni­dos, que ocu­rri­rá a me­di­da que se ele­van las ta­sas de in­te­rés, im­pli­ca­rá una cuan­tio­sa pér­di­da de ri­que­za pa­ra los con­su­mi­do­res, que re­du­ci­rá su de­man­da. Es­te des­cen­so, jun­to con el de la in­ver­sión, que se­rá cau­sa­do por el au­men­to de las ta­sas de in­te­rés de lar­go pla­zo, lle­va­rían la eco­no­mía a una re­ce­sión.

Lo preo­cu­pan­te es que es­ta se­ría más pro­fun­da y pro­lon­ga­da de lo nor­mal –me­nos de un año en pro­me­dio–, de­bi­do a la fal­ta de es­pa­cio que ten­drían las au­to­ri­da­des pa­ra en­fren­tar­la, por­que las ta­sas de in­te­rés es­ta­rían to­da­vía ba­jas (3,5% en 2020) y la deu­da pú­bli­ca se­ría muy ele­va­da (100% del PIB).

EN EL COR­TO PLA­ZO LOS FUN­DA­MEN­TA­LES DE LAS ECO­NO­MÍAS AVAN­ZA­DAS RES­PAL­DAN EL AU­GE FI­NAN­CIE­RO. EN EL ME­DIANO LAS PERS­PEC­TI­VAS PO­DRÍAN CAM­BIAR.

Los in­ver­sio­nis­tas no tie­nen cla­ra la di­rec­ción de los mer­ca­dos fi­nan­cie­ros y es­tán in­quie­tos por los ries­gos a la ba­ja.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.